lunes, 24 de septiembre de 2012

Por el árbol se conoce el fruto


Hola  hermanos de mi alma,

hemos vuelto a las clases de la evangelización con mucha alegría y ilusión. Teníamos ganas de hablar, de contar como habían sido las vacaciones, pero lo mejor teníamos ganas de aprender. Hablamos de los profetas y les conté una historia:


Les presenté Clarinha, una muñeca  muy inteligente que va a las clases de evangelización y que nos explicó  lo que había aprendido en una de las clases. ¿Que son los profetas? 

"Los profetas son personas que predican la palabra de Dios pero no solamente predican, también practican las enseñanzas de Cristo."


Entonces Clarinha, entre de los profetas que había estudiado, decidió elegir un profeta para seguir sus pasos, es decir, para seguir las enseñanzas de Cristo. Clarinha después de tanto pensar decidió elegir a Jesús que fue un profeta y que trazó un camino muy bonito en la tierra. Luego Clarinha se dió cuenta de que no tenía una foto de Jesús y pensó: ¿Cómo puedo seguir a Jesús si no tengo una foto suya? Ah ya lo sé, sábado cuando vaya a la clase de evangelización  pediré una foto a mi evangelizadora, ella seguro que tendrá. Pasó la semana y a cada día Clarinha se ponía más nerviosa con ganas de tener la foto de Jesús para poder seguir sus enseñanzas. Cuando llegó el sábado, Clarinha pidió a su abuela para ir a la evangelización más pronto. Su abuela viendo su ansiedad le preguntó: ¿Clarinha, porque quieres ir a la evangelización tan temprano? Aun nos falta hora y media. Y Clarinha le contestó: Sabe abuela, en mi última clase de evangelización estudiamos los profetas, y entonces decidí seguir los caminos de Jesús, las enseñanzas de Cristo, pero me he dado cuenta que no tengo una foto suya, ¿Y si me encuentro con el por la calle?

Su abuela con todo cariño le explicó que no hacía falta tener una foto de Jesús. Si era de su agrado le regalaría una,  pero que Jesús está dentro de nuestros corazones y que lo más importante era seguir las enseñanzas de Cristo. Clarinha se puso muy contenta sabiendo que a partir de ahora podría seguir su camino teniendo a Jesús dentro de su corazón.


Después del cuento miramos al árbol, que pone la siguiente frase “Por el fruto se conoce el árbol” y nos preguntamos quién sería el árbol, y quien seria los frutos... El árbol somos nosotros, los frutos son nuestras acciones y sentimientos y que Jesús es el gran jardinero.

Cada niño escribió cual serian los buenos frutos, como por ejemplo la caridad, el amor, obedecer a los padres...

Hicimos un test de verdadero o falso entre todos, confeccionamos la cajita de los problemas, y luego jugamos.

Y así fue nuestra clase de estreno después de vacaciones.

Que Dios os proteja y los bendiga a todos.

Con todo cariño y amor,

vuestra hermana Kédima

No hay comentarios:

Publicar un comentario