domingo, 7 de abril de 2013

Buenas tardes a tod@s,

Ayer en CEADS hemos estudiado de los capítulos más importantes de la Doctrina Espírita, directamente vinculado al desarrollo moral, Capítulo XV - Sin caridad no hay salvación, item 1 del Evangelio según el Espiritismo.

Patricia, la monitora de la clase, nos entregó el texto para lectura y, a continuación, nos dividimos en dos grupos para dinamizar el estudio (¡éramos muchos ayer!!)

Lo que es menester hacer para salvarse. Parábola del buen samaritano
Y cuando viniere el hijo del hombre ea su majestad, y todos los ángeles con él, se sentará entonces sobre el trono de su majestad.-Y serán todas las gentes ayuntadas ante él, y apartará los unos de los otros, como el pastor aparta las ovejas de los cabritos. - Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a la izquierda.
Entonces dirá el Rey a los que estarán a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, poseed el reino que os está preparado desde el establecimiento del mundo porque tuve hambre, y me disteis de comer: tuve sed, y me dísteis de beber: era huésped, y me hospedásteis. - Desnudo, y me cubrísteis: enfermo, y me visitásteis:
estaba en la cárcel, y me vinísteis a ver.
Entonces le responderán los justos, y dirán: Señor ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer: o sediento y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos huésped y te hospedamos: o desnudo y te vestimos, o cuándo te vimos huésped o en la cárcel y te fuimos a ver? - Y respondiendo el Rey, les dirá: En verdad os digo, que en cuanto lo hicísteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicísteis.
Entonces dirá también a los que estarán a la izquierda: Apartáos de mí, malditos al fuego eterno, que está aparejado para el diablo y para sus ángeles.
Porque tuve hambre y no me dísteis de comer, tuve sed y no me dísteis de beber. - Era huésped, y no me hospedásteis; desnudo y no me cubrísteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitásteis.
Entonces ellos también le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o huésped, o desnudo, o enfermo, o en la cárcel y no te servimos? - Entonces les responderá diciendo: En verdad os digo: que en cuanto no lo hicísteis a uno de estos pequeñitos ni a mí lo hicísteis.
E irán éstos al suplicio eterno: y los justos a la vida eterna (San Mateo, cap. XXV, v. de 31 a 46).



Los grupos tenían la tarea de contestas a 6 preguntas, así que os dejo las preguntas y respuestas de ambos grupos:

1. ¿Qué sentido podemos atribuir a la expresión "poseer el reino" usada por Jesús en este paraje?
La expresión usada por Jesús tiene el sentido que todos tenemos las herramientas para llegar a la felicidad plena a través de la máxima Amar al prójimo como a ti mismo y a Dios sobre todas las cosas.
Para amar al prójimo hay que amarse a si mismo, no significa que amemos de manera egoista o vanidad, pero con respeto al cuerpo, vigilando a los pensamientos, cuidando con buena alimentación física y espiritual.

2. ¿Qué hicieron los justos para merecer el reino prometido?
Simplemente hicieron la caridad. Es el único camino para que podamos llegar a la felicidad, al reino prometido por Jesús. Cuando habla de la separación de las ovejas y de los cabritos es la separación que nosotros mismos hacemos eligiendo el "lado" que estamos: del bien o del mal. Sabiendo que ningún sofrimiento es para siempre y que tenemos las mimas posibilidades para encontrar la felicidad, podemos empezar por buscar la caridad en nosotros mismos, cuidando nuestro cuerpo, pensamientos y alma; pasando a hacer la caridad con nuestro prójimo más cercano y, cuando estuvirmos preparados hacer la caridad a todos los hermanos de este planeta.

3. ¿Cómo considera Jesús la buena acción, practicada a favor de los necesitados?
Como si hubíeramos hecho la acción a nosotros mismos. El mayor beneficio es para nosotros mismos. La caridad es el amor en acción, es el movimiento de la energía del Cosmo a favor de nosotros mismos.

4. ¿Por qué socorriendo al prójimo estamos agradando a Dios?
El camino que nos lleva a la felicidad pasa, obligatoriamente, por las buenas acciones que hacemos a los demás. Jamás encontramos la felicidad en nosotros mismos, en los bienes materiales o en futilidades; un Padre cariñoso siempre esperará que un hijo haga el bien a otro hermano, de la misma manera que Él hace a todos sus hijos.

5. De acuerdo con la lección, ¿qué necesita el espíritu para salvarse?
Hacer el bien al prójimo y principalmente a los más necesitados. La práctica de la caridad no inclyue solamente donar dinero o dar comida, es mucho más que los dotes materiales, está la palabra amiga en momentos de desespero, está el abrazo en momentos de soledad, el respecto por las opiniones de los demás, calar para respetar, hablar dulces palabras, donar lo que el necesita o no lo que te sobra, etc.

6. ¿Cómo debemos actuar, en nuestra vida diaria, para atender a las enseñanzas de Jesús y, rápidamente  tornarnos poseedores del reino que Dios nos preparó?
Debemos extender la mano a todos en todos los momentos. Necesitamos disciplina, respecto y oración. Todas las formas de caridad son válidas desde que salgan de corazón, sin buscar nada a cambio.



La conclusión es la más lógica y sencilla: Sin caridad no hay salvación.

Os dejo el texto Atendamos al bien del libro Fuente Viva para finalizar y os recomiendo que hagáis el Evangelio en el hogar en casa, dar el primer paso en la acción de la caridad es lo más importante, los demás pasos vendrán naturalmente pues lo que sembramos es lo que recogeremos, hoy, mañana y por toda la eternidad.


Una buena semana,

Andrea Campos

No hay comentarios:

Publicar un comentario