domingo, 5 de mayo de 2013

La homosexualidad bajo la óptica del espíritu inmortal - II Parte


Volviendo a llenar la taza

Marcello Pagnota

Vaya responsabilidad me ha dejado Jana, la de hacer el resumen de la segunda parte… Bueno, intentaré resumirla…

En la primera parte vimos todos los aspectos científicos más actuales respecto al tema. En la segunda parte se abordó la homosexualidad bajo la visión de la Doctrina Espírita. Andrei hizo hincapié en que no es correcto hablar de homosexualismo, que es el término usado erróneamente cuándo era considerado una patología por la psiquiatría. Lo correcto es hablar de homosexualidad, la condición natural homosexual de un ser.

Empezó con un video donde nuestro querido y admirado Chico Xavier, en un programa de tele (Pinga Fogo), aclara la cuestión de la homosexualidad dentro de la óptica del Espiritismo.


Os cuento algunos puntos clave:
  • Siempre que Chico Xavier habla de la heterosexualidad habla de la “supuesta” normal heterosexualidad: quiere poner énfasis en que la homosexualidad también es normal.
  • Todos, homosexuales, bisexuales, asexuales, transexuales,… son dignos del mayor respeto por parte de la sociedad.
  • Nos dice que nuestros conceptos cambiarán en el futuro (el programa es de 1971) y que el asunto merecerá mucho estudio
  • Nos deja claro que hay un problema respecto al sexo en general en la humanidad

En la página web de la Federación Espírita Española 
podéis encontrar la transcripción al castellano, página 19.

Dentro del Espiritismo la cuestión sexual no es un tema reciente. Allan Kardec ya lo había abordado. Andrei interpreta primeramente la pregunta 202 del Libro de los Espíritus:
Cuando se es Espíritu ¿se prefiere encarnar en el cuerpo de un hombre o en el de una mujer?-          Esto importa poco al Espíritu. Depende de las pruebas por las que tenga que pasar.
Queda claro que las diferencias sociales entre hombre y mujer, las actitudes de opresión, represión, de superioridad del hombre sobre la mujer son una equivocación de los hombres, que nada tiene de divino. La materia no da al Espíritu su esencia, sino que la materia es un “camino” al desarrollo espiritual del ser humano. El espíritu no tiene sexo, todos los seres son iguales.

Los espíritus (o sea, nosotros), para evolucionar, tendrán que pasar por experiencias, por existencias físicas en ambos sexos biológicos, consiguiendo así vivenciar la infinidad de situaciones que lo empujarán a ser espíritus mejores. En algún momento más adelantado de evolución espiritual, los seres tendrán equilibradas tanto las potencialidades masculinas como las femeninas.



Gracias al concepto de la reencarnación, se pueden explicar muchos casos donde deseos homosexuales están presentes. Nos ha contado un caso curioso. Un hombre heterosexual está casado, no tiene problemas mayores de los habituales en su relación con la esposa ni con los hijos. No tiene ninguna atracción sexual por otros hombres, salvo hacia una persona en particular, que también tiene por él una atracción afectiva muy fuerte. Probablemente esta atracción existe debido a un relacionamento entre estos dos seres en vidas pasadas muy intenso que, incluso, podría haber sido rota o bloqueada por alguna circunstancia.

Andrei en este momento empieza a darnos posibles explicaciones para que un ser nazca homosexual, basado en las enseñanzas Espiritistas.

  • ¿Que pasa con un espíritu que vive durante muchas encarnaciones con un sexo y luego tiene que encarnar en el sexo opuesto? La transición de un sexo a otro no se da de golpe. El Espíritu conserva sus tendencias, su personalidad, sus gustos. Podría ser una razón por que una mujer pueda tener algún aspecto considerado masculino en su carácter o al revés. Eso ya se había publicado en la Revista Espírita de 1866 No. 1, por Allan Kardec. Además, en el libro Sexo y Destino, Emmanuel lo desarrolla aún más.
  • El propio ser puede solicitar para reencarnar en esta situación donde podrá rescatar posibles faltas en el pasado, cuándo pudiera haber menospreciado a los seres en la condición en que se encuentra él mismo ahora. Una situación similar puede pasar con los espíritus que eran llenos de  preconceptos hacia los negros. Pueden pedir nacer con la piel negra. De hecho hay muchos casos en la bibliografía espírita donde se cuentan como antiguos dueños de esclavos han pedido nacer como un esclavo, después de darse cuenta de la falta moral que cometieron.
  • Puede ser que hayan condiciones físicas (biológicas) y psíquicas que son específicas de los homosexuales, importantes para el desarrollo de espíritu, por eso tienen que pasar por esta experiencia.
Él nos insiste en que la homosexualidad no es una elección, una enfermedad, una perturbación, un disturbio. Es una condición sexual natural.

Todos somos tratados de manera igual bajo las leyes del amor de Dios. Un precioso párrafo de Sexo y Destino (Capítulo 9) ilustra esta idea:
“Comentó, sin embargo, que en el mundo venidero los hermanos reencarnados, tanto en condiciones normales como en las juzgadas como anormales, serán tratados con igualdad, en el mismo nivel de dignidad humana, reparando, de esta forma, las enormes injusticias que se han cometido contra aquellos que renacen sufriendo anomalías, ya que la persecución y crueldad con que han sido tratados por la sociedad humana impiden o dificultan la ejecución de las tareas que traían a la esfera física, cuando no hacen de ellos criaturas hipócritas, con la necesidad de mentir continuamente para vivir bajo el sol que la Bondad Divina encendió en beneficio de todos.”
Homosexualidad y familia

Cuándo hay un homosexual en la familia, esto no pasa sin motivos. Es un impacto en toda la familia. Es una experiencia a través de la cuál todos en la familia tienen que pasar, cada uno con sus razones particulares. Es un deber de los padres acoger con amor a todos los hijos, independientemente de su sexualidad. Un hijo homosexual tiene el derecho de recibir toda la enseñanza sexual y emocional que cualquier otro hijo. El momento en que un hijo cuenta a sus padres que es homosexual debería ser un momento de compartir amor, de apertura del corazón, de sentimientos.



Rompiendo un tabú existente en nuestra sociedad, Andrei afirma y enseña ejemplos de familias de pareja homosexual envejecen juntos, con amor. Mucha gente no cree en la duración en esta unión familiar, pero es por ignorancia de los hechos.

Andrei nos cuenta dos casos parecidos, pero muy diferentes en la actitud:

  • Una madre muy arrogante, llena de prejuicios, en una sesión mediúmnica  pregunta al mentor espiritual que tratamiento sugiere él a su hijo homosexual, para que cambie. El sabio mentor aconseja a la madre: Busca tu un tratamiento, tu hijo es perfectamente normal.
  • La segunda madre, muy humilde y respetuosa con su hijo también homosexual, pregunta qué tiene que hacer ella para aprender a soportar su propio sufrimiento. El mentor, le dice, muy dulcemente:  Esta vivencia con tu hijo es amarga como el fermento. Pero acuérdate de que es el fermento que ayuda al crecimiento. No mires solamente el dolor, sino aprovéchalo para crecer.

Los homosexuales tienen que tener los mismos derechos para poder pasar por todos procesos sociales: nacer, crecer, educarse, casarse, tener hijos, constituir familias.

En el Libro de los Espíritus, en la pregunta 695, se habla de la unión de dos seres y no de la unión del hombre y de la mujer.
“El matrimonio, esto es, la unión permanente de dos seres, ¿es contrario a la ley natural?- Es un progreso en la marcha de la humanidad.”
 Homosexualidad y religiones

Muchas religiones ponen a los homosexuales como seres inferiores, como seres endemoniados. Lo único que esta postura hace es alejar a los homosexuales de la religiones. Pero esto no es el más grave. Lo grave es que esto los aleja de Dios. En el movimiento espiritista tenemos que acoger a todos, sin distinción alguna. Somos todos seres en evolución. La condición sexual es pasajera; el espíritu es inmortal.

Cuándo Dios mira a su criatura, ve la perfección de su obra, que nunca es equivicada. Dios mira con amor a toda s obra. Tenemos que seguir el ejemplo de Jesus: amar a todos.

Andrei nos brinda con un precioso video, en e que un niño que ve por la primera vez a una pareja homossexual, entiende por su propia cuenta que su unión se da por el amor y que, aunque no sea habitual, es natural.


Adopción por parejas Homosexuales

Otro tema lleno de tabúes: “Los niños de homosexuales van a ser homosexuales o perturbados”. Primer punto, lo de considerar que puedan ser homosexuales sea un problema ya es un equívoco por sí solo. Segundo, que van a ser perturbados: puede que sí, pero no más que hijos de parejas separadas, de parejas violentas, de parejas ausentes, o de parejas supuestamente normales. Investigaciones científicas concluyen que estos niños se adaptan a la sociedad tan fácilmente como hijos de parejas heterosexuales.

Para concluir el asunto, Andrei nos enseña este video. Se trata de un homenaje que un niño hizo a sus padres:

  
Andrei termina el seminario diciendo que su charla no es una defensa de la homosexualidad: una condición sexual no necesita de ninguna defensa. Tampoco es un ataque, como queda claro en toda la ponencia. Simplemente presenta el tema con toda su complejidad y lo coloca dentro de la naturalidad y normalidad que merece.

Nos ha impresionado a todos el nivel profundo de conocimiento científico, filosófico y moral que tiene Andrei de la sexualidad, su preocupación en no dejar ningún aspecto sin ser tratado. En cada palabra que pronunciaba se percibía el respeto que tiene a todas condiciones sexuales, expresando que todos los seres tienen el mismo valor y merecen el mismo respeto y amor que todos somos hijos del amor de Dios.

7 comentarios:

  1. Gracias Ma, por el resumen de la segunda parte. Has cumplido la tarea con matrícula de honor. No he podido estar en la sefunda parte y me ha emocionado ver los videos y leer sobre las reflexiones de Andrei. Yo misma tenía (tengo) reticencias respecto a la adopción, por ejemplo. Cuando no le has dado al tema toda la profundidad que requiere solo analizas las nuevas situaciones en relación con tus preconceptos. El seminario ha sido una enorme oportunidad de crecimiento. Estoy muy a agradecida a la doctrina espírita por tener, cada día que voy al centro, la oportunidad de aprender de personas tan instruidas y sensibles.

    ResponderEliminar
  2. El Espíritu, en sí mismo, no tiene sexo. El sexo masculino o femenino lo determina el cuerpo físico, en el mundo de las formas, con órganos masculinos o femeninos. El Espíritu, en su larga caminata evolutiva, experimenta tanto en cuerpos masculinos como en cuerpos femeninos, para adquirir los aprendizajes que cada sexo le puede ofrecer, según lo que más le interese para las tareas a desarrollar.
    En ese largo caminar, el Espíritu adquirirá cualidades masculinas y femeninas, que irán formando su psiquismo masculino o femenino, en la búsqueda de alcanzar el equilibrio y armonía entre ambas polaridades, que es el ideal a conseguir.
    Y hasta alcanzar ese ideal, el recorrido será variado y diferente de un Espíritu a otro, con unas experiencias u otras.
    En la homosexualidad encontramos, por lo tanto, antes que un hombre o una mujer que busca un vínculo afectivo con otra persona del mismo sexo, un Espíritu que se relaciona con otro Espíritu encarnado en un cuerpo físico del mismo sexo que el suyo.
    Las razones de la homosexualidad, normalmente, no se encuentran en esta vida, sino que su explicación se ha de buscar en las existencias anteriores, donde las conductas del Espíritu le predisponen para vivir en esta nueva reencarnación unas experiencias que muestran un desajuste entre su psiquismo y el sexo del cuerpo en que ha reencarnado.
    A partir de aquí, el homosexual debe ser respetado, igual que el heterosexual, porque todos tenemos el derecho a amar y ser amado, expresando el amor según la condición y el punto evolutivo particular de cada uno.
    Porque el amor debe estar siempre por encima de la forma física transitoria que utiliza el Espíritu para manifestarse en la vida material, y lo que queda es cómo se ha comportado en esta nueva experiencia física, bajo la vestimenta carnal que sea, guardando, al final, tan sólo, las conquistas morales e intelectuales, que es lo que forma el patrimonio de cada espíritu.
    No nos corresponde juzgar si la homosexualidad es "correcta o incorrecta", "natural o antinatural", pero sí tratar de comprender y aceptar que, tanto los homosexuales como los heterosexuales, son Espíritus en aprendizaje, creados todos por Dios y a quienes Dios ama por igual, independientemente, en este caso, de su orientación sexual.


    ResponderEliminar
  3. A estas alturas Pablo, si, el de Tarso, va tener que rehacer alguna de sus Epistolas, principalmente la de Primero de Corintios, capitulo 6 versiculo 9

    ResponderEliminar
  4. Má y Jana...habeis exprsado muy bien toda la enseñaza y estudio del dia de ayer..una vez más mi alma se llena de amor por tener a vosotros y la Doctrina en mi vida. Andrei, muchas gracias por hacer parte de nuestra familia.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias, Marcello Y Janaína por estes resúmenes tan buenos. Gracias también a La Federación Espírita Española y los estimados amigos del CEADS, por permitirme compartir con todos las contribuciones de la ciencia academica y de la ciencia, filosofia y religión espirita sobre este tema. Tuve mucho gusto en conocerlos y estoy muy agradecido a Dios por todo. Aquellos que no pudieron comparecer podrán adquirir el libro "Homosexualidad bajo la óptica del espíritu inmortal", en español, en el Centro Espírita Amalia Domingo Soler o, para aquellos que no están en barcelona y región, a través del periodico El Angél del Bien, de Madrid, que distribuirá los libros de la Ame Editora en España (Oscar Aglio - 678667213 - elangeldelbien@arrakis.es. Dios os bendiga a todos y hasta la próxima! Andrei Moreira

    ResponderEliminar
  6. Definitivamente la Ciencia Espírita contesta todos nuestras dudas e inte
    rrogantes y nos dá seguridad de Futuro. Mi profundo agradecimiento al -
    espíritu transmisor por la Luz recibida, El Amor Absoluto Infinito te llene
    de más luz para nuestro progreso, te amo hermano mío.

    ResponderEliminar