domingo, 13 de julio de 2014

Purgatorio

CAPÍTULO V - EL PURGATORIO
(Silver Chiquero)

El purgatorio, en su comprensión, establece penas rigurosas y redimibles ante faltas de menor gravedad. Aplicando la equidad sería como la reclusión temporal frente a la cadena perpetua. Pero la noción del purgatorio no es completa. Conociendo sólo la pena del fuego, el purgatorio se convirtió en un infierno en miniatura, donde las almas no salen del purgatorio en razón de su evolución, sino en virtud de las plegarias. El error de la concepción del infierno generó derivada la idea del purgatorio y éste determinó la reformulación de la Teología cristiana, la posterior Reforma protestante y ésta el camino al Espiritismo.

CAUSA Y EFECTO

Sabemos que el hombre expía en la Tierra no sólo las faltas de su vida actual, sino las anteriores que aún no había reparado; sufre los pesares que él hizo sufrir a otros en una vida anterior. Son para el alma experiencias aleccionadoras, son la oportunidad para luchar y desarrollar sus fuerzas y facultades morales e intelectuales. El premio de la victoria lo hallará el hombre en la vida espiritual.
Image courtesy of Naypong / FreeDigitalPhotos.net"

El purgatorio es una realidad material que vemos, tocamos y sufrimos; se encuentra en los mundos de expiación. Depende de cada uno de nosotros el abreviar la estancia en ellos, de acuerdo con nuestro grado de progreso y purificación al que se llega por medio del trabajo. Recordemos las palabras de Cristo: "A cada uno según sus obras".

El Espíritu culpable sufre primero en la vida espiritual en razón de sus imperfecciones, más tarde se le concede la vida corporal como un medio de reparar sus culpas. Volverá a encontrar a la gente que ofendió o se hallará ubicado en lugares análogos a aquellos en los que hizo mal, así como en situaciones opuestas.

La expiación tiene el propósito de facilitar el progreso del Espíritu mediante el trabajo efectivo, de él depende aprovecharlo. Que sea el hombre quien deba todo a sus propios esfuerzos y sea el artesano de su futuro. Gracias a la revelación de los Espíritus y a los ejemplos que nos ofrecen, sabemos que la duración de la expiación depende de la mejoría del culpable.

PURGATORIO EN EL ESPIRITISMO

Image courtesy of noppasinw / FreeDigitalPhotos.net"El Espiritismo no niega el purgatorio, lo define y precisa, explicando la causa de las miserias terrenales y conduciendo a los que lo negaban a creer en él. El Espiritismo nos dice que la eficacia de la plegaria reside en el pensamiento y no en las palabras que se pronuncian; reside en las que nacen del corazón, aquellas que se dice uno mismo. Así el Espíritu sólo tiene dos alternativas: castigo temporal conforme a la culpabilidad o recompensa graduada según el mérito.


Cuando los hombres se hayan reformado, aportarán sólo buenos Espíritus al Mundo Espiritual y éstos al reencarnarse, proveerán a la humanidad corporal de elementos perfeccionados. Entonces la Tierra ya no será un mundo expiatorio y los hombres no sufrirán más las miserias que son consecuencia de sus imperfecciones. Esa transformación ya se está operando en la actualidad y ella elevará a la Tierra en la jerarquía de los Mundos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario