miércoles, 29 de octubre de 2014

lunes, 27 de octubre de 2014

¡Somos espíritus en evolución!

¡Buenos días!

El pasado sábado hemos estudiado sobre los espíritus errante en la vida en el mundo espiritual y las conclusiones principales de los grupos de trabajo fueron:
  • Los espíritus errantes son todos los espíritus que viven en la erraticidad y que necesitan volver a reencarnar para evolucionar.
  • La erraticidad es el plan espiritual donde viven los espíritus errantes.
  • Ser espíritu errante no tiene nada que ver con error o estar perdido, significa exactamente que son espíritus que viven fuera de la materia pero que necesitan de ella para seguir su camino evolutivo.
  • Todos del planeta Tierra somos espíritus errantes, a poquísimas excepciones de algunos espíritus ya evolucionados que solamente encarnan para ayudar pues ya no necesitan reencarnar.
  • Podemos progresar en la erraticidad, según nuestra voluntad y necesidad.
  • Los animales no son espíritus errantes puesto que no son espíritus, no poseen individualidad o libre albedrío. Su estado de “erraticidad” es muy diferente de la nuestra.


Para entender mejor este tema dejamos el resumen de la preciosa conferencia de Andrea Firenze sobre el tema de la evolución:

También recomendamos la lectura del Capítulo X – Génesis Orgánico de “La Genesis según el Espiritismo”

Para los más estudiosos dejamos las respuestas de “El Libro de los Espíritus” que contestan todas las preguntas que fueran planteadas en la clase.

223. ¿Reencarna el alma de inmediato, después de su separación del cuerpo?
A veces inmediatamente, pero casi siempre después de intervalos más o menos largos. En los mundos superiores la reencarnación es en casi todos los casos inmediata. Por ser menos grosera la materia corporal, el Espíritu encarnado goza en ella de casi todas sus facultades de Espíritu. Su estado normal es el de vuestros sonámbulos lúcidos.

224. ¿Qué es el alma en el intervalo de las encarnaciones?
Un Espíritu errante que aspira a un nuevo destino y lo espera.

224 a. ¿Cuánto pueden durar tales intervalos?
Desde unas pocas horas hasta unos cuantos millares de siglos. Por lo demás, no hay, en rigor, un límite extremo asignado al estado errante, que puede prolongarse muchísimo tiempo pero que, sin embargo, jamás es perpetuo. Tarde o temprano, siempre encuentra el Espíritu oportunidad de recomenzar una existencia que servirá para la purificación de sus vidas anteriores.

224 b. Esa duración ¿se halla subordinada a la voluntad del Espíritu o puede serle impuesta como expiación?
Es una consecuencia del libre arbitrio. Los Espíritus saben perfectamente lo que hacen, pero hay también algunos para quienes es una punición infligida por Dios. Otros piden que se prolongue con el objeto de continuar estudios que sólo pueden hacerse con provecho en el estado de Espíritu.

225. La erraticidad ¿es por sí misma un signo de inferioridad en los Espíritus?
No, por cuanto hay Espíritus errantes de todos los grados. La encarnación constituye un estado transitorio, ya lo hemos dicho: en su estado normal el Espíritu se halla despojado de la materia.

226. ¿Es posible afirmar que todos los Espíritus que no están encarnados son errantes?
Los que deben reencarnar, sí. Pero los Espíritus puros que han llegado a la perfección no son errantes: su estado es definitivo.
En lo que se refiere a sus cualidades íntimas, los Espíritus son de diferentes órdenes o grados, que van recorriendo sucesivamente, a medida que se purifican. Como estado, pueden tener los de: encarnados, esto es, unidos a un cuerpo; errantes, o sea, despojados del cuerpo material y esperando una nueva encarnación a fin de progresar, y Espíritus puros, vale decir, perfectos y que no tienen ya necesidad de encarnación.



227. ¿De qué manera se instruyen los Espíritus errantes? Sin duda no lo hacen del mismo modo que nosotros…
Estudian su pasado y buscan los medios de elevarse. Ven, observan lo que ocurre en los lugares que recorren. Escuchan los discursos de los hombres esclarecidos y los consejos de los Espíritus más elevados que ellos, y esto les da ideas que no tenían.

228. ¿Conservan los Espíritus algunas de las pasiones humanas?
Los Espíritus elevados, al perder su envoltura, sólo conservan las pasiones del bien. Pero los Espíritus inferiores continúan con las malas. De lo contrario pertenecerían a la primera jerarquía.

229. ¿Por qué los Espíritus, al dejar la Tierra, no se liberan de todas sus malas pasiones, puesto que ven sus inconvenientes?
Tienes en ese mundo a personas que son envidiosas en extremo: ¿crees acaso que tan pronto como lo abandonan pierden ese defecto? Les queda, luego que parten de la Tierra, sobre todo a aquellos que han alimentado pasiones muy intensas, una especie de atmósfera que los circunda y les comunica todas esas cosas nocivas, porque el Espíritu no está desprendido por completo. Sólo por momentos entrevé la verdad, como para señalarle el buen camino.

230. ¿Progresa el Espíritu en estado errante?
Puede mejorar mucho, pero siempre según sean su voluntad y su deseo. Mas es en la existencia corpórea donde pone en práctica las nuevas ideas que ha adquirido.

231. Los Espíritus errantes ¿son dichosos o desventurados?
Más o menos, conforme a su mérito. Sufren pasiones cuyo resabio han conservado, o son felices, según estén más o menos Allan Kardec http://www.espiritismo.es FEE 157
desmaterializados. En estado errante, el Espíritu entrevé lo que le falta para ser dichoso, y entonces busca los medios de alcanzarlo. Pero no siempre se le permite reencarnar a voluntad, y esto constituye un castigo.

232. En estado errante ¿pueden los Espíritus ir a todos los mundos?
Según: cuando el Espíritu ha dejado el cuerpo no se halla por eso enteramente desprendido de la materia y pertenece aún al mundo en que ha vivido, o a un mundo de igual grado, a menos que en el transcurso de su vida se haya elevado, y en esto reside el objetivo a que debe tender, sin lo cual no se perfeccionaría jamás. Sin embargo, puede trasladarse a ciertos mundos superiores, pero en tal caso estará allí como un extranjero. No hace más que entreverlos, si así vale decirlo, y eso es lo que le infunde el deseo de perfeccionarse para ser digno de la felicidad que allí se goza y poder habitarlos más tarde.

233. Los Espíritus ya depurados ¿vienen a los mundos inferiores?
Lo hacen con frecuencia, a fin de ayudarles a progresar. A no ser por ellos, esos mundos se encontrarían librados a sí mismos, sin guías que los dirigieran.

317. Comentario
La situación de los Espíritus y su modo de ver las cosas varían hasta lo infinito, en virtud de su grado de desarrollo moral e intelectivo. Los Espíritus de un orden elevado sólo permanecen en la Tierra, por lo general, durante cortos períodos. Todo lo que en ella se realiza es tan mezquino, si se le compara con las grandezas del infinito, las cosas a que los hombres otorgan más importancia son tan pueriles a los ojos de los Espíritus, que éstos encuentran pocos motivos de atracción aquí, a menos que hayan sido llamados a nuestro mundo para cooperar al progreso del género humano. Los Espíritus de un orden medio vienen con más frecuencia a la Tierra, aunque consideran las cosas desde un punto de vista más elevado que durante la encarnación. Los Espíritus vulgares, en cambio, son en cierto modo permanentes entre nosotros y constituyen la masa de la población circundante del Mundo Invisible. Han conser-vado más o menos las mismas ideas, gustos e inclinaciones que tenían bajo su envoltura corpórea. Se suman a nuestras reuniones y se mezclan en nuestros asuntos y diversiones, en los que desempeñan parte más o menos activa, según sea en cada caso su carácter. No pudiendo satisfacer sus pasiones, gozan con los que se entregan a ellas y los incitan a hacerlo. 53 Pero entre ellos los hay más serios, que miran y observan con el propósito de instruirse, de perfeccionarse.

318. ¿Se modifican las ideas de los Espíritus en el Mundo Espiritual?
Mucho. Experimentan grandísimas modificaciones, a medida que el Espíritu se va desmaterializando. Puede a veces permanecer largo tiempo con las mismas ideas, pero poco a poco disminuye la influencia de la materia y ve las cosas con más claridad. Entonces busca los medios para mejorarse.

600. Visto que el alma del animal sobrevive a su cuerpo ¿se halla después de la muerte en la erraticidad, como la del hombre?
Es una especie de erraticidad la suya, puesto que no está unida a un cuerpo, pero no es un Espíritu errante. El Espíritu errante es un Ser que piensa y obra por su libre voluntad. El de los animales no posee la misma facultad. El atributo del irracional es clasificado, después de su muerte, por los Espíritus a quienes esta tarea compete, y casi de inmediato se le utiliza. No tiene oportunidad de entrar en relaciones con otras criaturas.



¡Una semana maravillosa a tod@s! 
Y recordad que el próximo sábado no hay clase por motivo del festivo de 1 de noviembre.

jueves, 23 de octubre de 2014

Espíritus errantes

Buenos días.

Este Sábado en CEADS tenemos el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita, y para los más dedicamos al estudio os dejamos el texto de referencia.

Un saludo fraterno y nos vemos el sábado a las 17 horas.

Andrea y Marcello





Módulo I – La vida en el mundo espiritual 

Guía 4 – Espíritus errantes


Concepto de Espíritu errante
El Espíritu retorna al mundo espiritual después de la muerte del cuerpo físico. Después de pasar por las experiencias características del proceso de desligamiento entre el alma y el cuerpo, regresa al (...) mundo espírita que preexiste y sobrevive a todo.
Comienza entonces la etapa de reintegración a una nueva forma de vida en otro plano vibratorio.
El periespíritu, desligado del cuerpo físico revela con más sutileza sus propiedades las que, bajo la conducción del pensamiento y de la voluntad del Espíritu, le proporcionan las transformaciones necesarias para su adaptación en el plano espiritual.
Después de un período más o menos prolongado en las regiones espirituales, el Espíritu reinicia las experiencias reencarnatorias. Durante el intervalo de las reencarnaciones el alma recibe la denominación de Espíritu errante, que aspira a un nuevo destino, que espera. El intervalo entre las reencarnaciones es de duración variable: Desde algunas horas hasta algunos miles de siglos. En realidad, no hay un límite establecido para el estado de erraticidad, que puede prolongarse durante muchísimo tiempo, pero que no es perpetuo.
Tarde o temprano el Espíritu tendrá que volver a una existencia apropiada que lo purifique de las máculas de sus existencias anteriores.



La palabra errante utilizada por Kardec para designar el estado del Espíritu que aún necesita reencarnar, produce a veces muchas dudas. Por eso, es importante tener en cuenta que errante, del francés errant, significa en este contexto, lo mismo que en castellano: lo que vaga, lo que no está fijo. Ese estado de erraticidad cesa cuando el Espíritu llega a la situación de Perfección Moral y se torna Espíritu puro. Entonces ya no es más errante porque llegó a la perfección, que es su estado definitivo. De esa forma, los Espíritus que necesitan mejorarse – intelectual y moralmente – retornan innumerables veces a la experiencia reencarnatoria.
En el lapso de tiempo comprendido entre una y otra reencarnación no quedan confinados en un determinado lugar en el plano espiritual, según el aprendizaje que necesiten realizar. En esa situación, reciben la denominación de Espíritus errantes. Aunque se encuentren en la categoría de errantes, los Espíritus tienen oportunidad de progresar.
El estudio, los consejos de Espíritus superiores a ellos, la observación, las experiencias vivenciadas, entre otras cosas, les brindan los medios de mejorarse espiritualmente.
Una situación diversa se presenta con los Espíritus evolucionados quienes, por no poseer mayores necesidades de reencarnar, según el grado de perfección que hayan logrado, permanecen vinculados a determinadas colonias espirituales. En esas regiones evolucionadas del plano espiritual, actúan como orientadores promoviendo el progreso de la humanidad terrestre.


La erraticidad
Hay Espíritus errantes de diferentes niveles evolutivos, y ellos constituyen la mayoría de los Espíritus desencarnados de nuestro Planeta.Son más o menos felices o desdichados según sus méritos. Sufren por efecto de las pasiones cuya esencia aún conservan, o son felices en consonancia con el grado de desmaterialización al que hayan llegado.
En la erraticidad el Espíritu percibe lo que todavía le falta para ser más feliz, y, desde ese momento, procura los medios para obtener  esa felicidad. Pero, no siempre le es permitido reencarnar según su agrado, y esto significa una punición para él. De esa manera, las (...) situaciones de los Espíritus y su modo de ver las cosas, varían a lo infinito, en consonancia con los niveles de desarrollo moral e intelectual en que se encuentren.
Generalmente, los Espíritus de orden elevado sólo se aproximan a la Tierra durante un breve tiempo. Todo lo que en ella se realiza es para ellos tan pobre, comparado con las grandezas de lo infinito, tan pueriles son a sus ojos las cosas a las que los hombres dan mayor importancia, que casi ningún atractivo les ofrece nuestro mundo, salvo que los guíe el propósito de colaborar en el progreso de la Humanidad.
Los Espíritus de un orden intermedio son los que más frecuentemente bajan a este planeta, aunque estén en condiciones de considerar las cosas desde un punto de vista más elevado que cuando están encarnados.



Los Espíritus vulgares son los que constituyen la masa de la población invisible del globo terráqueo, y los que más se complacen en estar en él. Conservan casi las mismas ideas, los mismos gustos y las mismas inclinaciones que tenían cuando estaban revestidos por la envoltura corporal. Se inmiscuyen en las reuniones, negocios, diversiones, e intervienen en ellos en forma más o menos activa, según sus caracteres. Cuando no pueden satisfacer sus pasiones, gozan en la compañía de aquellos que se entregan a ellas, y los incitan a cultivarlas.
Entre tanto, en medio de ellos, hay muchos Espíritus serios, que miran y observan para instruirse y perfeccionarse. Con todo, las ideas y, consecuentemente, los conocimientos de los Espíritus se modifican en la erraticidad. Efectivamente, (...) sufren grandes modificaciones en la medida en que el Espíritu se desmaterializa. Algunas veces éste puede permanecer largo tiempo impregnado de las ideas que tenía en la Tierra, pero, poco a poco, la influencia de la materia disminuye, y ve las cosas con más claridad. Es entonces que procura los medios para mejorarse.
Otro punto que merece destacarse es el que se refiere a la sobrevivencia de los animales después de la muerte del cuerpo físico. Los Espíritus Superiores nos esclarecen que el alma del animal queda (...) en una especie de erraticidad, porque ya no se encuentra unida al cuerpo, pero no es un “Espíritu errante”.
El Espíritu errante es un ser que piensa y que obra por libre voluntad. Los animales no disponen de esta facultad. La conciencia de sí mismo es lo que constituye el principal atributo del Espíritu. El de los animales después de la muerte, es clasificado por Espíritus que tienen a su cargo esa tarea, y los utilizan casi de inmediato. No se les da tiempo de entrar en relación con otras criaturas.

lunes, 20 de octubre de 2014

Las claves del perfeccionamiento

Buenos días.

Perdonadnos. Ayer no nos fue posible subir el resumen de la conferencia de sábado como siempre hacemos en nuestro blog... pero llega el lunes y nada como empezar una nueva semana con estudio.

Rafa nos brindo con una conferencia bella y muy dura a la vez. Buscar el perfeccionamiento es tarea individual, de proceso de purificación y toma de conciencia, de encontrar la luz interior que nuestro padre creador dejo guardada dentro de nosotros, saber amar y ser amado, paso a paso cambiar nuestra frecuencia y limar las asperezas de la primitividad de nuestro ser.
Todos estamos destinados a la perfección y a la felicidad pero el camino será recorrido por nosotros mismos, según nuestras lecciones, nuestras experiencias.



Rafa nos habló del compromiso personal, íntimo y sincero de cada individuo para esforzarse, con base en las enseñanzas de Jesús, en mejorarse y despojarse de todos los vicios, físicos y morales.
Nos listo una serie de claves para el perfeccionamiento, haciendo algo más “práctico” la acción de buscar el equilibrio y la mejoría de uno mismo.
Dejándonos muy claro el mensaje que este mejoramiento debe ser para si mismo, que los frutos deberán ser recogidos por uno mismo, aunque muchos podrán disfrutar de los resultados si nos acompañan en la jornada.
La primera clave es la postura de aprendiz, el que busca conocimientos, reconoce la propia  inferioridad y tiene la humildad para pedir ayuda, si necesario.
Las observaciones de si mismo nos auxiliará a una auto-evaluación y análisis de nuestro interior pero siempre con postura de benevolencia hacia a los propios errores.
Ya la renuncia está directamente vinculada a la elección de nuestro nuevo camino. En el caso de dejar vicios físicos, es la elección de recomenzar, de quizás hacer un cambio radical, una selección social para que pueda encontrar su paz interior en este proceso de renovación.
Para aceptar la sombra, aceptar nuestros defectos, es necesario visualizar el camino, valorar las conquistas diarias, manteniendo siempre la postura de errores y experiencias como un proceso necesario para alcanzar la meta. Nuestras sombras son consecuencias de nuestra falta de auto-conocimiento y de nuestra ignorancia en amar.
Sin duda, sin el auto-perdón, no podríamos seguir adelante en nuestra reforma. Dar el primer paso es importante pero auto-perdonarse es el dínamo para seguir adelante. No tener miedo y ser indulgentes con nosotros mismos nos ayudará a enfrentar la fase de la culpa, esta etapa confusa y difícil de gestionar, pero no necesaria para aprender. Dejar de errar y seguir adelante, y si volvemos a recaer, levantar y seguir adelante.



La renovación espiritual haz parte de la complejidad en la decisión de crecer, es necesario luchar y tener mucha seriedad para que el cambio se materialize en las acciones del dia a dia. Hay que dedicar todo el tiempo para realizar la auto-reforma, aunque pareza raro, debemos estar atentos en todos los momentos, en todas las actividades. Que nuestras actitudes sean compromisos serios para nosotros mismos, y el resultado será alegría por parte de los que nos rodean.
Para llevar a cado las claves anteriores, hay dos que ha destacado por su importancia en el proceso de protección y fuerza interior: la vigilancia y la oración. Claves íntimamente vinculadas, verdaderas medicinas para el alma en proceso de limpieza y toma de conciencia, momento de conexión con el Mayor, con las energías superiores de los que nos quieren ayudar, de nuestros mentores, nuestros verdaderos amigos.
Todo este proceso de cambio tiene una gran herramienta de acción: el trabajo. Cuando hablamos de trabajo, hablamos de sentirnos útil todo el momento, ocupando nuestro tiempo, sea en el trabajo del gana pan, sea en las actividades de casa y de ocio, sea en actividades de voluntariado. Mantener la cabeza ocupada con actividades de elevada energía, haciendo el bien, sea como sea, nos dará fuerza para seguir adelante.
La tolerancia, el amor incondicional y la socialización auxiliarán en mantener el corazón abierto y libre de malos pensamientos. El auto-amor y el amor de nuestros familiares y amigos, este apoyo emocional, nos auxiliará en el proceso de cura, nos protegerá de la tortura íntima, del auto flagelo de nuestras culpas.
Aunque no tengamos reconocido nuestro esfuerzo, nuestros pequeninos cambios, tengamos dentro de nuestros corazones la seguridad que estamos en el camino correcto, que estamos preparando la tierra para que las semillas sean plantadas y germinen en el futuro.



El proceso de cambio empieza hoy, un paso delante de otro, pero que sean pasos firmes aunque pequeños, y nada mejor que la caridad para que los pasos sean estables.
A través de la práctica de la caridad entendemos el amor del padre, es una escuela de sentimientos, que entendemos que ya hemos avanzado el suficiente para decidir lo que es mejor para nosotros.

Para finalizar, Rafa nos leyó un trecho de “El Evangelio según el Espiritismo”:
“…Al término de la jornada interrogaba a mi conciencia, pasando en revista cuanto había realizado ese día, y me preguntaba si no había faltado a algún deber; si nadie había tenido que quejarse de mi. Así llegué a conocerme y averiguar qué era lo que debía reformar en mí. Aquel que, llegada cada noche, recuerde todas sus acciones de la jornada y se pregunte qué ha hecho de bien o de mal, rogando a Dios y a su ángel de la guarda que lo iluminen, adquirirá gran energía para perfeccionarse…”  San Agustín


Para los que quieran ver, escuchar o tener el power point de la conferencia podréis entrar en http://www.ceesinfronteras.es/rafael.html o en nuestro slideshare http://www.slideshare.net/centreespiritaamaliadomingosoler/reforma-intima-rafael-navarrete

martes, 14 de octubre de 2014

Reforma íntima

Hola familia!

El sábado es día de conferencia. Recordad que es día de alimento espiritual y material. Los que podáis, por favor colaborad donando alimentos no perecederos al proyecto de la Cesta Básica. Para el próximo mes necesitamos principalmente de legumbres, tomate triturado y café. Muchas gracias a todos y todas =)

La hermana menor

18 de octubre - Conferencia: 
Reforma íntima, a cargo de Rafael Navarrete
De 17:30 a las 19:00
Entrada libre y gratuita.



domingo, 12 de octubre de 2014

¿Tienen sensaciones los espíritus?

Hola familia,

ayer en CEADS nos dedicamos a intentar comprender las sensaciones y percepciones que tienen los espíritus, así como las razones por las que las experimentan.

Dos cosas, creo, hay que aclarar de entrada. Tal vez a mucha gente se le ocurran estas dudas:

¿Tienen sensaciones los espíritus? Y de ser así, ¿qué nos puede interesar saber qué sensaciones son estas a los que todavía estamos encarnados?

La respuesta a la primera pregunta es sí, los espíritus tienen sensaciones. Para los que disponer de la información que nos traen nuestros amigos desencarnados es algo novedoso o poco creíble, la vida después de la muerte tiene todavía un sentido muy nebuloso. Hay muchas personas que creen en que “hay algo” después de la muerte, pero, por las razones que sean, ignoran qué tipo de vida nos espera después que el cuerpo físico ha desaparecido. Gracias a que Kardec, en la doctrina Espírita, promovió un dialogo sistematizado y de contenido moral e intelectualmente relevante para la humanidad, hoy disponemos informaciones muy interesantes sobre la vida en el plano espiritual.

La segunda pregunta es igualmente importante y normal que sea planteada: ¿Qué nos puede interesar saber, por ejemplo, que el espíritu escucha, no a través de sus oídos, si no a través de todo su ser? ¿Qué nos puede importar saber que, a falta del cuerpo físico, el espíritu siente de forma generalizada? ¿Que según las pasiones que haya alimentado, puede seguir deseando fumar o beber incluso después de desencarnado? Pues, todas las clases de estudio de la filosofía espírita que realizamos, las hacemos con el mismo fin: instruirnos sobre diferentes aspectos de la inmortalidad del ser, para intentar mejorar ahora mismo. Solemos decir “prepararnos para la muerte”, que es la única certeza que todos tenemos, pero no nos referimos a dejar la herencia ordenada o nada por el estilo. El espírita se prepara para la muerte buscando desprenderse de las adicciones que tenga; luchando por vivir con más desapego; intentando cultivar virtudes y dominar el ego. Al final, lo que deseamos es ser felices. Comprendemos, porque así nos han aclarado los espíritus en nuestra doctrina, que todas nuestras acciones están encadenadas en una relación de causa y efecto.

En la Revista Espírita, publicada en 1858, Allan Kardec nos ofrece un interesante ensayo basado en la información que recibió de los espíritus y sus observaciones empíricas al trabajar con mediuns. Nos dice, por ejemplo, que el periespíritu, nuestro cuerpo espiritual, es el que trasmite al espíritu las sensaciones del cuerpo físico cuando estamos encarnados. Estando desencarnados, sigue teniendo la función de registrar percepciones y trasmitirlas al espíritu. A medida que evolucionamos, el periespíritu se vuelve más etéreo y menos denso. Progresivamente, el espíritu pasa a experimentar las sensaciones con menor intensidad. Para comprender esta situación planteamos una analogía con el desarrollo moral de forma más general: cuando un espíritu moralmente muy evolucionado vive una situación problemática que a cualquiera de nosotros nos parecería una tragédia, la encaja con más entereza y fe. Nosotros, en cambio, solemos vivir con gran intensidad situaciones que suceden todos los días en todas partes, situaciones que probablemente deben ocurrir a todos en algún momento de nuestras existencias físicas, como puede ser la pérdida de un ser querido o una ruptura conyugal. Se puede decir que a mayor madurez moral, menos situaciones pueden afectar el equilibrio del ser; a menor madurez moral, se vive todo con más pasión, en una auténtica rueda vida de sentimientos. La base de esta reacción emocional puede que sea la propia densidad del periespíritu. Como ya hemos dicho, a medida que evolucionamos, nuestro cuerpo espiritual se vuelve más etéreo y el ser ya no sufre o goza con la misma pasión de los que todavía estamos ensayando para el amor y la caridad.
Bueno familia, que no tenemos ni de lejos la intención de agotar el tema. esto sí, se han planteado algunas preguntas sobre el periespíritu. Por esto os dejo aquí algunos enlaces apra el que quiera hacer repaso del tema:

Paz y bien. Cariños de la hermana menor

miércoles, 8 de octubre de 2014

Aprendizaje para la muerte

APRENDIZAJE PARA LA MUERTE


Preocupado por la supervivencia después de la sepultura preguntas, atemorizado, cómo se puede realizar el aprendizaje de un hombre para afrontar las sorpresas de la muerte. La indagación es curiosa y da realmente qué pensar. Con todo, créeme que, por el momento, no es muy fácil preparar técnicamente a un compañero ante esa peregrinación infalible.

Los turistas que proceden de Asia o de Europa prepararon futuros viajeros con eficacia, porque no les faltaron los términos analógicos necesarios. Pero nosotros, los desencarnados, tropezamos con obstáculos casi insalvables. En rigor de verdad, la Religión debería orientar las realizaciones del espíritu así como la Ciencia dirige todo lo que concierne a la vida material. Entre tanto, la Religión, hasta cierto punto, permanece sometida a la superficialidad del sacerdocio, sin alcanzar la profundidad del alma. Es importante tener en cuenta también, que tu consulta, en vez de ser enviada a los grandes teólogos de la Tierra que hoy habitan en la Espiritualidad, fue dirigida justamente a mí, pobre comunicador de noticias sin méritos para tratar semejante indagación.



Foto: Marcelo Nogare
A pesar de que me encuentro nuevamente aquí desde hace casi veinte años, siento aún el asombro de un xavante (pueblo indígena brasileño) que fuera traído repentinamente de la selva del Mato Grosso hacia alguna de nuestras Universidades, con la obligación de inscribirse, inopinadamente, en los más elevados estudios y en las más complicadas disciplinas.


Debido a eso, no puedo dirigirme sino a mi propio punto de vista, con las deficiencias del salvaje sorprendido ante la corona de la Civilización. Preliminarmente, admito que debo referirme a nuestros antiguos malos hábitos. La cristalización de ellos, aquí, es una plaga que influye cruelmente.

Comienza a renovar tus costumbres por el plato de cada día. Disminuye gradualmente el placer de comer la carne de los animales. El cementerio en la barriga es un tormento después de la gran transición. El lomo de cerdo o el bife de ternera condimentados con sal y pimienta, no nos alejan mucho de nuestros antepasados los tamoios y los caiapós (pueblos indígenas brasileños), que se devoraban unos a otros.

Los estimulantes ingeridos en abundancia, son otra peligrosa obsesión. He visto a muchas almas de origen aparentemente primorosa dispuestas a cambiar el cielo por un aristocrático whisky o por la cachaça brasileña (aguardiente de caña de azúcar).

Cuanto te sea posible, evita los abusos en el fumar. Infunde mucha pena la angustia de los desencarnados amantes de la nicotina. No te rindas a la tentación de los narcóticos.
Por aflictivas que te parezcan las crisis de la estadía en el cuerpo, soporta firme los golpes de la lucha. Las víctimas de la cocaína, de la morfina y de los barbitúricos se detienen largo tiempo en la celda oscura de la sed y de la inercia.

¿Y el sexo? Ten mucho cuidado en la preservación de tu equilibrio emotivo. Aquí tenemos mucha gente que lleva consigo el infierno con el rótulo de “amor”. Si tienes algún dinero o algún bien terrestre, no postergues su donación en caso de que realmente estés dispuesto a hacerlo. Grandes hombres que admirábamos en el mundo por su habilidad y por su poder de concretar importantes negocios, en muchas ocasiones aparecen junto a nosotros como niños desesperados porque ya no pueden disponer más de sus chequeras.

En el ámbito de la familia, ten cautela con los testamentos. Las enfermedades fulminantes llegan en forma sorpresiva, y si tus papeles no estuvieran en orden, padecerás muchas humillaciones a través de tribunales y escribanías. Sobre todo, no te apegues demasiado a los lazos consanguíneos. Ama a tu esposa, a tus hijos y a tus parientes con moderación; ten la seguridad de que un día estarás ausente y que, por eso mismo, generalmente, actuarán en desacuerdo con tu voluntad, aunque respeten tu memoria.


No te olvides que en el actual nivel educativo terrestre, si bien es cierto que algunos de sus aprendices registran la presencia extra terrena, después de los funerales, los intimarán a descender a los infiernos, porque temen un regreso inoportuno. Si ya posees el tesoro de la fe religiosa, vive de acuerdo con los preceptos que abraces. Es muy grande la responsabilidad moral de aquel que ya conoce el camino y que no se equilibra interiormente.

Haz todo el bien que puedas sin preocuparte por satisfacer a todos. Convéncete de que si no sientes simpatía por determinadas criaturas, hay mucha gente que te soporta con mucho esfuerzo. Por esa razón, en cualquier circunstancia, conserva tu noble sonrisa. Trabaja siempre, trabaja sin cesar. El trabajo es el mejor diluyente de nuestras angustias. Ayúdate mediante el leal cumplimiento de tus deberes.

En cuanto a lo demás, no te agobies ni indagues en exceso, porque con más o menos tiempo, la muerte te ofrecerá su tarjeta de visita imponiéndote el conocimiento de aquello que por ahora, no te puedo decir.

Texto extraído del Capítulo 4 del libro “Cartas y Crónicas”, de Chico Xavier, por el Espíritu Hermano X.

Enseñanzas fundamentales

SUS ENSEÑANZAS FUNDAMENTALES

(Andrea Campos)

La Doctrina Espírita o Espiritismo es el conjunto de leyes revelados por los Espíritus Superiores, a través de varios médiums por todo el mundo, y codificados1 por Allan Kardec. Cuenta con cinco obras básicas: El Libro de los Espíritus, El Libro de los Médiums, El Evangelio según el Espiritismo, El Cielo y el Infierno según el Espiritismo y La Genesis. Cada una de las obras tiene bases filosófico-moral-científica respecto a la vida, la muerte y la evolución de los seres vivos.

La primera edición de El Libro de los Espíritus fue publicado el  1857 y hasta la actualidad sus enseñanzas siguen vigentes en la sociedad moderna aunque no hemos aplicado nada o casi nada de las orientaciones que nos han dejado los espíritus que buscan ayudarnos.

La Doctrina Espírita viene a revelar de manera profunda acerca de la inmortalidad del alma, la naturaleza de los espíritus y sus relaciones con los hombres; las leyes morales, la vida presente, la vida futura y el porvenir de la humanidad.

Actualmente contamos con millares de libros serios, psicografiados2 por médiums responsables, que nos actualizan de las necesidades de la sociedad actual, en bases a la codificación básica.
Para entender las bases fundamentales de la Doctrina Espírita la enumeraremos de manera bastante simple:


  • Dios es la inteligencia suprema, causa primera de todas las cosas: en la edición anterior de nuestra revista hablamos sobre Dios pero no dejaremos de aclarar que es una inteligencia superior a la nuestra y que todavía no somos capaces de entenderla, a igual que un niño recién nacido sería incapaz de entender cálculos de química inorgánica, aunque viva cada momento de su existencia en base a estos cálculos.
Foto: Marcelo Nogare
    • En el Universo existen otros mundos habitados por seres de diferentes organismos, en diferentes grados de evolución, ya que la creación no cesa. El ser humano está compuesto principalmente de 4 cuerpos: mental, periespiritual, doble etérico (magnético) y físico 3
    • Existen muchas moradas en la casa del Padre: somos seres espirituales con experiencias carnales, así que hay tantas moradas en el otro lado de la tumba como las hay aquí. Cuando dejamos el cuerpo de carne seguimos nuestra vivencia en la verdadera morada donde desarrollaremos nuestra inteligencia y moral según las leyes divinas y nuestro libre albedrío.
    • Las leyes divinas o naturales abarcan las leyes físicas y morales, por lo que son inmutables.
    • Los espíritus (nosotros) somos inteligencias creadas por Dios y son creadas simples e ignorantes para que gocen de la oportunidad de evolucionar moral e intelectualmente. Jamás vuelvan atrás en su evolución, pueden permanecer estancados, además de conservar su propia individualidad eternamente.
    • Los espíritus reencarnan, es decir, vuelven al cuerpo de carne, tantas veces sean necesarias para su propio perfeccionamiento. Todas las reencarnaciones están regidas por la ley de acción y reacción puesto que no existen castigos o infiernos eternos.
    •  Jesús es guía y modelo para toda la humanidad, su moral habla de la práctica del amor y de la caridad con uno mismo y con los demás.
    • La comunicación entre los dos mundos, carnal y espiritual, ha existido siempre, no dependen de la creencia, sexo o cultura, es normal, debe ser realizado gratuitamente, con indulgencia, respecto y mucha seriedad a igual que la comunicación entre dos seres humanos en la Tierra.
    • La oración es un acto de amor a Dios y a todas sus criaturas, mejora nuestra capacidad mental y espiritual, eleva y ofrece auxilio de los buenos espíritus4 que nos acompañan en nuestra marcha hacia la evolución.

    Básicamente esas son las enseñanzas fundamentales del Espiritismo que iremos desvelando en nuestros artículos en Conociendo el Espiritismo.

    Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? ¿Por qué el sufrimiento y el dolor? ¿Cómo ser feliz? Son preguntas como éstas que encuentran respuestas en las obras de la Codificación Espírita pero hay que dedicarle tiempo para estudiar y nada mejor como empezar por textos básicos como este, aprendiendo las bases y su vocabulario, para entender que la vida espiritual es la verdad y que todavía nada sabemos.



    1 Codificar = conformar un cuerpo de leyes metódico y ordenado. Sinónimos: Compilar, recopilar.
    2 Psicografía = una de las maneras que los Espíritus ya desencarnados encuentran para expresarse o comunicarse a través de un espíritu encarnado (médium) a través de la escritura. La comunicación se da a través de la psique del espíritu comunicante al espíritu receptor.
    3 Cuerpos = hablaremos de este tema en la próxima edición de la revista Visión Espírita.
    4 Espíritus buenos = hablaremos de los ángeles de la guarda o espíritus amigos en ediciones futuras.

    Bibliografía consultada: Doctrina Espírita para principiantes. Luis Hu Rivas.