domingo, 11 de enero de 2015

La actividad en el plano espiritual

Hola familia,

ayer en CEADS nos dedicamos al estudio de un tema muy interesante: las ocupaciones y misiones de los espíritus en el plano espiritual. Es posible que alguien se sorprenda con el asunto. ¿ocupaciones después de la muerte? ¿Los espíritus trabajan? Pues sí, no nos sorprendamos. Nos cuentan los espíritus a través de relatos mediúmnicos que la actividad en el plano espiritual es incesante. Tal vez esto sea difícil de creer para los que han sido educados en traiciones religiosas que, al no contar con la comunicación con los desencarnados, han representado la vida después de la muerte física como una descanso, sueño u ociosidad eternas. La Doctrina Espírita, sin embargo, nos da cuenta de que los espíritus trabajan, estudian, viajan, en fin, están plenamente activos en el plano espiritual. ¿Será el más allá igual que el mundo material? Vayamos más lejos: el mundo material es una copia imperfecta de todo cuanto existe en el plano espiritual.

Antes de leer el texto de preparación para la clase, nuestros monitores Yuta y Andrea nos hicieron pensar en las diferencias entre las palabras OCUPACIÓN y MISIÓN.
La ocupación, la definimos entre todos como algo que hacemos para nuestra supervivencia, relacionada a la realización de tareas con provecho propio. La misión, por otra parte, viene por encargo, está asociada a alcanzar una meta y se realiza en beneficio de los demás. Todo misionero se ocupa de algo, pero no todo aquél que tiene una ocupación, es un misionero. Solemos decir que tenemos una “misión” y hablar que la misión personal de cada uno es su propia evolución. Es útil comprender la diferencia que nos aclara la doctrina. Cada uno se ocupa de su propia evolución. La misión, en sentido estricto, es algo que se le confía a espíritus más elevados en función de su elevación moral o intelectual para hacer progresar la Tierra en algún aspecto en particular.

Los desencarnados se ocupan de múltiples tareas, según su grado de evolución. Pueden ocuparse de influenciar a los encarnados o de ejercer funciones de médicos, enfermeros, profesores e incluso cocineros en el plano espiritual. Los espíritus misioneros, por otra parte, ejercen tareas de mayo influencia, gestionando grandes colonias, por ejemplo, si desencarnados, o luchando contra la inferioridad y la ignorancia humana cuando encarnados.

En conclusión, sea en el plano material sea en el plano espiritual,
  • El trabajo es el camino para progresar;
  • El espíritu progresa según la manera como desempeña sus funciones;
  • El bien común es el único objetivo de una misión;
  • Las misiones y ocupaciones dependen del grado de evolución de cada espíritu.

Para acabar la clase, nuestros monitores nos propusieron un reto. Nos pidieron que pensáramos en las misiones de los pueblos en la Tierra. Los incas, los griegos, los egipcios, los pueblos primitivos… La propuesta es pensar e incluso investigar qué tipo de misión pueden compartir espíritus que encarnan en un determinado tiempo y espacio de forma colectiva. La semana que viene tenemos conferencia, así que tenemos dos semanas para reflexionar e investigar.

Que la espiritualidad amiga pueda ayudarnos a todos para que, conscientes de nuestros deberes, nos ocupemos de forma disciplinada y perseverante de nuestra propia evolución.


Cariños de la hermana menor

No hay comentarios:

Publicar un comentario