miércoles, 28 de enero de 2015

Relaciones después de la sepultura

Hola familia,

los monitores de sábado nos envían un interesante texto de preparación para la clase. ¡Nos vemos en CEADS!

Cariños de la hermana menor

Relaciones después de la sepultura
simpatias y antipatias

Allan Kardec pregunta a los Instructores de la Humanidad si los Espíritus de diferentes órdenes están mezclados unos con otros. Los Benefactores responden así: 
"(...) ellos se ven pero se diferencian unos de otros. Se rechazan o se aproximan según la simpatía o la antipatía que se inspiren recíprocamente, así como sucede entre vosotros. Constituyen un mundo del cual el vuestro es un pálido reflejo. Los de una misma categoría se reúnen por una especie de afinidad y forman grupos o familias unidos por vínculos de simpatía y por los fines que persiguen: los buenos, por el deseo de hacer el bien; los malos, por el de hacer el mal, por la vergüenza de sus faltas y por la necesidad de estar entre sus semejantes. Sucede como en una gran ciudad donde se encuentran, sin confundirse, hombres de todas las clases y de todas las condiciones; donde las sociedades se forman por la analogía de los gustos; donde la virtud y el vicio se codean. Nótese que no todos los Espíritus tienen acceso a esos diferentes grupos o sociedades. Así es que los buenos pueden ir (...) a todas partes, y es necesario que así sea, para que puedan influir sobre los malos. Pero, para los Espíritus imperfectos, están prohibidas las regiones habitadas por los buenos, para que no las perturben con sus pasiones inferiores. De ese modo, les cabe a los buenos Espíritus (...) combatir las malas inclinaciones de los otros con el fin de ayudarlos a progresar. Esa es su misión. Para eso, ejercen una autoridad irresistible sobre los Espíritus imperfectos, porque está basada en la superioridad moral. 
Los Espíritus se comunican entre sí mediante el fluido universal, que establece entre ellos un constante intercambio, ya que es el vehículo de transmisión de sus pensamientos, como para nosotros el aire es el medio por el cual se propaga el sonido. Ese fluido es (...) una especie de telégrafo universal que une a todos los mundos y permite que los Espíritus se comuniquen de un mundo a otro. Esa es la razón por la cual los Espíritus no pueden disimular sus pensamientos entre sí, espe- cialmente, los Espíritus imperfectos con relación a los Espíritus Superiores, ya que para éstos (...) todo está a la vista. 
Además de la simpatía general fundamentada en la semejanza que exista entre ellos, los Espíritus se vinculan unos con otros por afectos particulares, como sucede entre los encarnados, aunque ese lazo afectivo es más vigoroso en el plano espiritual a causa de que (...) no está expuesto a las vicisitudes de las pasiones. La simpatía que atrae a un Espíritu hacia otro se produce por la perfecta concordancia entre sus tendencias e instintos. Si uno tuviera que complementar al otro, perdería su individualidad. De ese modo, el mutuo afecto que dos seres se brinden en la Tierra continúa en el mundo espiritual (...) siempre que se haya originado por una verdadera simpatía. Pero, si nació principalmente de causas de carácter físico, desaparece con la causa. Los afectos entre los Espíritus son más consistentes y duraderos que los de la Tierra, porque no están su- bordinados a los caprichos de los intereses materiales y del amor propio."

No hay comentarios:

Publicar un comentario