domingo, 26 de abril de 2015

Periespíritu: nuestro cuerpo espiritual

Buenas tardes,

Ayer estudiamos el cuerpo espiritual sus propiedades y funciones en nuestro momento actual en este planeta. Resumidamente hemos apuntado los siguientes puntos más importantes:

El periespíritu o cuerpo fluídico de los Espíritus, que une el cuerpo físico con el espíritu, es uno de los más importantes productos del fluido cósmico. Es el principio de la vida orgánica, es decir, materia, pero no de la vida intelectual, que reside el Espíritu.
Es agente de las sensaciones exteriores, es imponderable y etéreo, moldeable según el medio donde vivirá y se relaciona siempre con el grado de progreso moral del ser inteligente.

La constitución íntima del periespíritu no es idéntica en todos los Espíritus encarnados o desencarnados que pueblan la Tierra o el espacio que la circunda. En los mundos y en los Espíritus inferiores, es de naturaleza más grosera y se aproxima mucho a la materia bruta.



Basicamente sus propiedades son:

Plasticidad: Es la capacidad que tiene el Espíritu de producir alteraciones morfológicas en su periespíritu.
Densidad: Es la propiedad que determina la constitución molecular del periespíritu.
Ponderabilidad: Es la propiedad que se relaciona con el peso específico del periespíritu, que varía según la densidad.
Luminosidad: El brillo periespiritual tiene directa relación con la evolución moral del Espíritu quien, por su naturaleza, posee una (...) propiedad luminosa que se desarrolla con el influjo de la actividad y de las cualidades del alma.
Penetrabilidad: Es la propiedad que permite al Espíritu atravesar barreras vibratorias, físicas o no
Visibilidad: Es la propiedad que posee el periespíritu de tornarse visible.
Tangibilidad: Es la propiedad que tiene el periespíritu de (...) tornarse materialmente tangible en forma total o parcial.
Sensibilidad: Es la propiedad que tiene el periespíritu de transmitir las sensaciones, los sentimientos y las emociones del Espíritu.
Expansibilidad: Es la característica que le permite al periespíritu su expansión y exteriorización en los fenómenos anímicos, en las donaciones fluídicas y en los procesos mediúmnicos.
Unicidad: La estructura periespiritual tiene un reflejo del alma. Esto significa, que cada persona tiene en su periespíritu la suma de todas sus conquistas evolutivas. Por lo tanto, no hay dos periespíritus
iguales.
Mutabilidad: Debe entenderse como la capacidad que le permite al periespíritu, mediante la acción de la plasticidad, cambiar su aspecto con relación a su estructura y a su forma, modificación ésta que es sustentada por la mente, en consonancia con el proceso evolutivo.



Tenemos cuatro funciones básicas del periespíritu:

  1. Función instrumental: es el instrumento de integración del Espíritu con el mundo físico y espiritual, donde acciona y recibe influencias en un regimen de intercambio.
  2. Función individualizadora: Plasma la individualidad e identificación, constituido por sus cualidades positivas y negativas.
  3. Función organizadora: Se refiere para la forma, aspectos anatómicos peculiares y los diversos sistemas de sustentación psicofisiológicos que se forman principalmente en la gestación donde el feto sella las tareas que tendrá que afrontar para evolucionar.  
  4. Función de sustentación: Garantiza la vitalidad al cuerpo físico sustentándolo desde su formación hasta su completo crecimiento durante todo el tiempo programado para su encarnación.
Cuando las ciencias médicas tengan en cuenta la influencia del elemento espiritual descubrieremos las cauas de muchas dolencias y encontraremos medios para combartilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario