sábado, 18 de julio de 2015

Esbozo geológico de la Tierra

CAPÍTULO VII – ESBOZO GEOLÓGICO DE LA TIERRA
(Rafael Navarrete)

Períodos Geológicos

“La tierra conserva las huellas evidentes de su formación. Gracias a las diferentes capas que componen su corteza podemos conocer sus etapas con suma precisión.”
La Geología es la ciencia que estudia el origen de nuestro planeta, la historia de la formación del mundo y de los seres que vivieron en cada etapa.

En todo terreno que haya sido excavado, sea por el hombre o por la propia naturaleza, se pueden identificar capas superpuestas de terreno o estratificaciones. Los terrenos que presentan esa disposición son llamados terrenos estratificados, y sus capas, pueden tener un espesor muy variable, desde algunos centímetros hasta cientos de metros o más y se distinguen entre sí por el color y por la naturaleza de los materiales que las componen. Se pueden observar.

Las capas generalmente son homogéneas, es decir, son formadas por todas las sustancias que coexistieron en un período de tiempo. Las líneas de demarcación son precisas y claras, así se sabe que fueron formadas sucesivamente, depositadas una sobre la otra en condiciones y por motivos diferentes. Las más profundas se formaron primero y las más superficiales, con posterioridad. La última camada de todas es la superficie, con la tierra y la vegetación actual.


“Los estratos inferiores, ubicados por debajo de la capa vegetal, reciben en Geología el nombre de rocas, palabra que en esta acepción no implica necesariamente una sustancia pedregosa, sino que se aplica a un lecho o banco de una sustancia mineral cualquiera. Algunos están formados por arena, arcilla, tierra gredosa, marga y cantos rodados; otros por piedras de mayor o menor dureza, tales como la arenisca, mármol, tiza, caliza, pedernal, carbón de piedra, asfaltita, etc. Del espesor de la roca, dependerá su solidez.”

Al observar cada camada, se pueden apreciar las señales de la naturaleza de esas rocas o estratos y sus orígenes. Pueden ser provenientes de materias fundidas, a veces vitrificadas por la acción del fuego y el silicio, o sustancias terrosas depositadas por el agua. Algunas sustancias permanecieron disgregadas, como la arena, otras, por la acción de la presión, gravedad o agentes químicos, endurecieron y adquirieron la consistencia de la piedra.

“Un hecho característico de la mayor importancia, por el testimonio irrecusable que provee, es el hallazgo de restos fósiles de animales y vegetales que en gran número se hallan en las diversas capas. Encontramos estos restos incluso en las piedras más duras, de lo cual se deduce que la existencia de estos seres es anterior a la formación de las mismas piedras (…) Los fósiles animales comprenden sólo las partes sólidas y resistentes, es decir, los huesos, caparazones y astas. A veces se trata de esqueletos completos, pero, generalmente, son partes separadas, aunque es fácil reconocer el origen. Inspeccionando una mandíbula o un diente se sabe inmediatamente si perteneció a un animal herbívoro o carnívoro. Los animales terrestres poseen una organización que no permite confundirlos con los animales acuáticos.”

Las perturbaciones y los cataclismos han cambiado desde épocas remotas la geografía del globo terráqueo y cambiaron las condiciones del terreno, inclusive haciendo desaparecer generaciones enteras los seres vivientes sobre la corteza terrestre. Al estudiar la naturaleza de alguna capa geológica, se conoce si aquella región estaba poblada, y por qué tipo de seres (si acuáticos o terrestres), si estaba ocupada por mar, lagos, bosques o planicies y también el tipo de material que conformaba el suelo en determinada época de la historia.

El estudio de los estratos geológicos atestigua las formaciones sucesivas que cambiaron el aspecto del planeta y dividen su historia en varios períodos.

Contamos seis períodos principales, a saber: período primario, de transición, secundario, terciario, diluviano, postdiluviano o actual. Los terrenos formados durante cada uno de estos períodos se denominan también: terrenos primitivos, de transición, secundarios, etc. Se dice así que tal o cual capa o roca, tal o cual fósil se encuentra en los terrenos de un determinado período.
Conocer estos períodos geológicos es esencial para la comprensión del génesis. En las dos próximas ediciones, estudiaremos más sobre ese asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario