domingo, 13 de septiembre de 2015

Finaliza la II Semana de la Prevención del Suicidio

Hola familia,

ayer fue un día muy especial para CEADS. Con la manifestación de la mañana en Plaza Catalunya y el evento de la tarde en el centro, finalizamos la II Semana de Prevención del Suicidio. Este año hemos contado con eventos en dos centros más, el Centro Espírita León Denis, de Madrid, y el Centro Teresa de Jesús, en Ávila. Además, el Centro Espírita Sin Fronteras abrió espacio para que presentáramos una conferencia online. Hicimos yoga en el parque y en la playa, hicimos un ESDE especial y el GELE, un estudio muy productivo del texto “La puerta falsa del suicidio. Volvimos a enviar cartas al responsable del departamento de salud de Catalunya y, este año, también a la alcaldesa de Barcelona. Seguimos promocionado nuestra petición en change.org (si todavía no la has firmado, este es el momento) y creamos un vídeo con imágenes y frases que la gente nos envío a través de las redes sociales con el hash tag #ilusiondevivir. Detrás de toda esta actividad, hay muchos corazones solidarios, dispuestos a entregar servicio a cambio únicamente de la alegría de trabajar en el bien. La creación de los carteles, la preparación de las charlas, la edición de las cartas, la producción de las pancartas, la asistencia a los actos, la preparación de las reuniones… ¿Seremos algún día capaces de ver toda la luz que se desprende de nuestro esfuerzo de auto-iluminación? Sí, porque lo hacemos por solidaridad, por todas las personas que necesitan fuerzas para tirar adelante, pero el mayor beneficiario es siempre uno mismo cuando entrega su corazón a una causa en la que cree estar contribuyendo a un plan mayor, bueno y bello. Así nos sentimos los que participamos, de diferentes maneras, en esta semana de luz. ¡Ojalá el año que viene seamos muchos más en primera linea!








En la tarde de ayer, en CEADS, Maria del Mar García, psicóloga clínica con 34 años de experiencia y propietaria de la Casica de l’Obrador, nos presentó una charla tan sencilla como profunda. Nos invitó a vivir el presente, recordando el poder interior que cada uno de nosotros tiene, proveniente de su fuerza espiritual, para superar cualquier adversidad. El pasado pasó, el futuro todavía no llegó. María nos recordó que cuando nos entregamos a la ansiedad, al miedo y a la angustia, estamos viviendo en el futuro, olvidados de nuestro poder espiritual. Cuando nos entregamos al rencor, la añoranza o la rabia, estamos viviendo en el pasado, igualmente olvidados de lo que realmente hemos venido a hacer. La fuerza del presente está en la generosidad, la alegría, la esperanza, la fe, la entrega y en tantas otras emociones positivas. Para llegar a desarrollarlas, debemos aprender a identificar conductas que nos hacen daño y cambiarlas. ¿Cómo? ¡Cambiar no es tan sencillo así!, nos diréis. Pero Maria del Mar nos recordó que un ser humano pasa por miles de miles de cambios en su vida. El cambio es parte de la vida misma y negarlo, resistirlo o afirmar que es difícil es un mecanismo auto-destructivo. Dar la bienvenida al cambio y hacer la opción consiente de adoptar conductas más sanas son los dos primeros pasos que uno debe dar en el camino de la conquista de las emociones positivas, que le anclarán fuertemente al presente.




Janaina nos presentó una guía práctica para la prevención del suicidio, planteándonos 3 escenarios diferentes. El primero, uno en que pensamos que no conocemos a nadie que esté afectado por la problemática del suicidio. En este caso debemos:
  • Vivir con alegría, solidaridad y amor al prójimo;
  • Ser ejemplo de resignación, fe y esperanza;
  • No juzgar;
  • Tratar el tema del suicidio primero con empatía;
  • Sólo dar información doctrinaria si existe espacio para ello;
  • Sacar el tema del suicidio de vez en cuando de forma respetuosa.
El segundo escenario es aquel en que hemos identificado a una persona que expresa la intención de cometer el suicidio. En este caso, debemos:
  • Hacerle caso a lo que dice;
  • Si está en Catalunya, insistir a que llame al 061 (SIS-CAT), que ya dispone de un servicio de atención a personas con ideaciones suicidas.
  • Preguntar de forma abierta cómo y cuándo lo hará;
  • Invitarle a posponer el acto;
  • Informar a familiares y otros amigos;
  • Apartar materiales e instrumentos que puedan ofrecer peligro;
  • Orar.
El tercer contexto sería aquel en que alguien nos pide ayuda, demostrando estar abierto a conocer la dimensión espiritual del ser. Aquí nos invita Janaina a:
  • Hablar de la resignación y aprendizaje antes que de la ley de causa y efecto;
  • Invitar la persona a que venga al centro espírita;
  • Regalarle un Evangelio según el Espiritismo;
  • Invitar la persona a la práctica de la oración.


Tal y como nos dice el codificador Allan Kardec en Obras Póstumas, “el espiritismo no procura separar a ninguna persona de sus convicciones religiosas; no se dirige a los que poseen una fe y cuya fe les basta, sino a los que, insatisfechos con lo que les han dado, aspiran a algo mejor.” Cuando hacemos prevención del suicidio, no deseamos buscar que nadie abrace las ideas espíritas. Únicamente somos conscientes del drama espiritual que supone la muerte por suicidio y por una cuestión de la responsabilidad que tener conciencia de ello supone, empleamos nuestros mejores esfuerzos en impedir que más personas den el paso. Lo que hacemos no es mucho ni bueno. Es sólo un grano de arena en la playa de las necesidades humanas. En el 2013, hubo en España 3.870 muertes por suicidio, más de diez veces más muertes que por asesinato y casi el doble que por accidentes de tráfico. pero aún que fuera una única persona, por amor y solidaridad, nos veríamos igualmente dispuestos a mover toda la energía que se movió esta semana.

Acabamos la sesión de ayer viendo el vídeo con las frases e imágenes que personas de diferentes latitudes nos enviaron, compartiendo su ilusión de vivir. Va dedicado a las personas que necesitan fuerzas para tirar adelante, pero nos sirve como recordatorio de consuelo a todos los que en algún momento, pasamos por “la noche oscura”. Como nos decía Maria del Mar, la “noche oscura” es parte de la vida. Todos nos enfrentaremos a ella antes o después, algunos muchas veces. Tenemos en nuestro interior el poder de resistir a ellas y la clave está en vivir el presente.

Os dejo el vídeo, dando gracias infinitas a la espiritualidad amiga y a todos los encarnados que participaron de los actos de la II Semana de la Prevención del suicidio.

Cariños de la hermana menor 

2 comentarios:

  1. Lindo trabajo! Gracias por ayudar a tantos que muchas veces sufren en silencio! Rosy

    ResponderEliminar
  2. Un granito de arena, Rosy, pero que ponemos con mucho amor en la playa de las necesidades humanas.

    ResponderEliminar