domingo, 8 de noviembre de 2015

Ayudate y el Cielo te ayudará

Buenas noches.

Ayer, en CEADS, estudiamos los items de 1 al 5 - Ayudáte y el Cielo de ayudará del capítulo XX - Buscad y Hallaréis del Evangelio según el Espiritismo.

Cada asistente recibió un fragmente del texto, un item y una pregunta a ser contestada de manera silenciosa y después compartida y debatida por todo el grupo.

Os las preguntas planteadas y las respuestas de la clase para que más aplicados y a los que no han podido asistir la reunión.

Deseamos una semana lleva de paz

Equipo Divulgación




¿Cuál es el sentido de la expresión: “ayúdate a ti mismo”? 
Significa que el hombre debe poner todo su esfuerzo en el trabajo digno y edificante en pro de sí mismo y del semejante. Para eso, él debe utilizar todos los recursos orgánicos, materiales e intelectuales que posee.
La ley del trabajo es una ley natural que induce al hombre a no acomodarse. El progreso, otra ley natural, surge en el transcurrir del trabajo.


¿Cómo progresa la Humanidad?
El deseo incesante de lo mejor impele al hombre a aplicar su inteligencia en el descubrimiento de nuevos medios de mejorar su posición. Con eso, él va perfeccionando el medio en que vive, al mismo tiempo que progresa.
El hombre que “se ayuda a sí mismo” descubre más rápidamente la meta a alcanzar y, más fácilmente, el camino que a ella conduce. Esa es una forma de compensación de su esfuerzo.
Con la sobrevivencia del alma el espíritu conserva almacenados en sí los conocimientos ya adquiridos, que son perfeccionados a través de nuevas reencarnaciones.


¿Qué finalidad tiene el trabajo?
El trabajo tiene, también, el objetivo de permitir al hombre ejercitar su cuerpo y su inteligencia, para desarrollarlos. Las propias características del cuerpo humano y las tendencias del espíritu que lo anima, ya son una invitación al trabajo.
Si Dios hubiese dispensado del trabajo del cuerpo y de la inteligencia al hombre, sus miembros se hubieran atrofiado y su espíritu habría permanecido en la infancia.


¿Por qué los espíritus no ayudan al hombre en los descubrimientos e invenciones, y en la solución de problemas graves, como la guerra, las enfermedades incurables, el hambre, etc.?
Porque, así, estarían paralizando sus posibilidades de aprendizaje y trabajo, además de impedir al progreso de seguir su curso normal.
“No, los espíritus no vienen a dispensar al hombre de la ley del trabajo: vienen únicamente a mostrarle la meta que debe alcanzar y el camino que a ella conduce, diciéndole: Camina y llegarás”.

¡Buena semana a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario