domingo, 17 de enero de 2016

Emancipación del amo: ¡el trabajo nunca duerme!

Muy buenas noches

Ayer tuvimos una preciosa conferencia preparada por nuestra querida Nathalia.

Intentaremos hacer un breve resumen de los puntos más importantes sobre el tema presentado, que se intitula "Emancipación del alma: el trabajo nunca duerme"

Nathalia empezó la conferencia explicando que es la emancipación del alma. Es el momento de desprendimiento parcial del espíritu y su cuerpo espiritual (periespíritu) en la la hora del sueño.

Decimos que es un desprendimiento parcial pues el espíritu no está totalmente libre de la experiencia de la encarnación, será total cuando llegue el momento de la muerte física, así que, diferenciamos alma de espíritu, aunque es el mismo periespíritu, uno está ligado a la carne y el otro libre de ella.

Sabiendo que pasamos un tercio de nuestras vidas "durmiendo" deberíamos estar más atentos a ese momento, más conscientes de que no dormimos del todo, no estaremos ociosos ya que el espíritu, la inteligencia del hombre, sigue experimentando experiencias ya que no existe la necesidad de dormir.

Ejemplo de emancipación del alma.


El objetivo principal de su conferencia es llamar la atención a esta valiosa herramienta de evolución que tenemos y que apenas o nada aprovechamos, el momento del sueño.

En el Libro de los Espíritus, Capítulo VII - Emancipación del alma, los Espíritus nos orientan respecto a esta libertad condicional del ser humano mientras desencarnado.

Antes mismo de dormir, deberíamos vivir la caridad y la reforma íntima en nuestro día a día, prepararnos antes de dormir y mantener una vibración tranquila, comer ligero, leer buenos libros, estar en meditación y oración, para que el espíritu se prepare para vivir la "verdadera vida".

Cuando nos desprendemos del cuerpo físico seguimos ligados a el a través de un cordón fluídico y espíritu vivirá las experiencias según sus afinidades. Podemos visitar parientes o amigos, auxiliar a otras personas, aprender en escuelas de la espiritualidad, o bien, vincularnos a los vicios o debilidades que nos es propio en este momento presente de nuestra experiencia.

Si optamos por hacer lo mejor mientras estamos despiertos auxiliará mucho en nuestras vivencias mientras el cuerpo físico descansa y se recupera molecularmente. Caso contrario, desaprovechamos este 1/3 de tiempo de nuestra evolución.

En varios libros espiritistas encontramos relatos sobre los "sueños inteligentes", como decía Kardec, donde los espíritus encarnados auxilian o aprenden mientras su cuerpo descansa. A igual que encontramos historia sinfín de espíritus que desaprovechan este momento sublime.

No podemos negar que es muy difícil saber exactamente lo que se vivió o lo que hemos "imagino". El cerebro físico humano no es capaz de absorber todas las experiencias y  cuando volvemos a nuestro cuerpo podemos mezclar lo que presenciamos con mensajes vistas así como preocupaciones del día a día.

Muchas veces, lo único que acordamos es el sentimiento del sueño, si despertamos bien es posible que hemos vivido situaciones agradables, al contrario, puede que no sea del todo mal, y no deberíamos dar tanta importancia.


Resumidamente, debemos prepararnos antes de dormir, solicitando siempre amparo de nuestro guía, aprovechando el día para ser mejor persona, y de esta manera, seguir este mismo trabajo de evolución por la noche, por como dice el propio titulo de la conferencia: ¡el trabajo nunca duerme!


En algunos días, subiremos la presentación para consulta y, ¡una novedad!


Muy buenas noches, ¡felices y provechosos sueños!

No hay comentarios:

Publicar un comentario