martes, 21 de marzo de 2017

Evolución de las especies

Por Andrea Campos

“La vida del Espíritu recorre en conjunto las mismas fases de la vida corporal. Pasa gradualmente del estado de embrión al de infancia, para llegar por una serie de períodos al de adulto, que es el de la perfección; (...) realiza su progreso no en un solo mundo, sino pasando por diversos mundos”.

Hace aproximadamente 15 mil millones de años que se originó el Universo por el famoso Big Bang. Pero maticemos el “conocido por nosotros” pues es, hasta donde nuestra inteligencia y tecnología ha podido alcanzar a saber hasta el momento. No significa exactamente que sea el origen, pues tampoco los científicos se atreven a confirmarlo del todo.

En ese momento de creación de la vida, donde los átomos se juntan “aleatoriamente” para formar vida, para componer los planetas con los materiales de esa gran explosión; surgen los primeros momentos de la materia en sus diversos estados, formando los mundos y organizando el Espacio.

Nace el principio inteligente, fuerza motora de la Creación que anima todo lo que conocemos, a toda la materia, que en cada fase evolutiva pretende aprender algo y desempeñar funciones importantes para su propia supervivencia y la de los demás.
Según León Denis, filósofo espiritista, “el alma duerme en el mineral, sueña en el vegetal, se mueve en el animal y despierta en el hombre".

En el reino mineral, este principio inteligente tiene la finalidad de aprender las leyes de atracción y cohesión de las moléculas para mantenerlas agrupadas. Podríamos decir que uno de los eslabones, conocidos de este reino con el reino vegetal, es la piedra de cuarzo, ya que es única por su desarrollo rudimentario de una cierta “memoria”.

En el reino vegetal se desarrollan varios fenómenos de sensibilidad celular, como la búsqueda de agua y alimentos, la necesidad de reproducción, en algunas especies la necesidad de vivir en grupo, etc. De este reino al siguiente tenemos la planta-carnívora, el primer espécimen vegetal con un sistema digestivo más desarrollado y la necesidad de caza.

Ya en el reino animal, la variedad se amplía exponencialmente en varios tipos y modalidades, desde los insectos, moluscos, anfibios, invertebrados, vertebrados, marinos, terrestres y voladores; todo ello con la intención de empezar a desarrollar los instintos, preludios de razón, emociones y sentimientos. Los mamíferos están algo más desarrollados en esta escala hasta el punto culminante de esta fase, donde el principio inteligente, se desarrolla en los primates, desarrollando también la forma física bípeda, tan necesaria para formar el periespíritu hominal.

Llegado al reino hominal, el principio inteligente se transforma en Espíritu, en ser inteligente de la creación, donde empezará sus primeros pasos en la carne bajo formas físicas más grotescas y en planetas adecuados a su cuerpo físico y espiritual, a su nivel de inteligencia y de conciencia. A lo largo de esa evolución seguirá desarrollando, principalmente, el cerebro, desde el más primitivo de ellos, el reptiliano, archivo vivo de todas las experiencias anteriores; al límbico, donde se encuentran las experiencias emotivas presentes en los mamíferos; finalmente, al cerebro neo-córtex o frontal, con el Homo Sapiens, hace aproximadamente 195 mil años, donde nace la conciencia del yo y del entorno donde se vive.

En la Creación todo proviene del principio material: la materia, los fluidos, etc.; y del principio espiritual: los espíritus y los principios inteligentes que le anteceden.
En la pregunta 607-A de El Libro de los Espíritus, Kardec pregunta a los espíritus sobre la naturaleza del principio inteligente: "¿Parece, entonces, que el alma habría sido el principio inteligente de los seres inferiores de la creación?

- ¿No hemos dicho ya que en la Naturaleza todo se encadena y tiende a la unidad? Es en esos seres, a los que estáis lejos de conocer en su totalidad, donde se elabora el principio inteligente, individualizándose poco a poco y se ensaya para la vida, conforme hemos afirmado antes... Se trata en cierto modo de una tarea preparatoria, como la de la germinación, a consecuencia de la cual el principio inteligente experimenta una transformación y se convierte en Espíritu. Entonces comienza para él el periodo de humanidad (...)".

Sin duda uno de los grandes misterios de la creación es el nacer de la individualidad, oculto todavía al hombre actual. La Ley de Progreso es inherente a todos los reinos de la creación, el hombre no es una criatura privilegiada o superior.

André Luiz en el libro El en Mundo Mayor, concluye muy bien la evolución de las especies de la Creación, por lo que no podría definirlo mejor: "No somos criaturas milagrosas, destinadas al adorno de un paraíso de cartón”.

“Somos hijos de Dios y herederos de los siglos, conquistando valores, de experiencia en experiencia, de milenio en milenio”.

“La crisálida de la conciencia, que reside en el cristal que fluye en la corriente del río, ahí se halla en proceso de liberación; los árboles que se yerguen por centenares de años, soportando los golpes del invierno y calentados por las caricias de la primavera, están conquistando la memoria; la hembra del tigre lamiendo las crías recién paridas, aprende los rudimentos del amor; el simio, chillando, organiza las facultades de la palabra".


Bibliografía:



No hay comentarios:

Publicar un comentario