La ofensa bajo la óptica Espírita

Ayer en CEADS tuvimos la oportunidad de escuchar a Janaina Minelli de Oliveira. La compañera nos presentó la conferencia titulada “La Ofensa bajo la óptica Espírita” y confesó antes de empezar: “De todas las conferencias que he hecho hasta hoy, esta es la que más me ha ayudado a crecer”.

Janaina empezó explicando lo que nos dice Joana de Angelis, a través de Divaldo Franco, en el libro “Conflictos Existenciales”, sobre la ofensa. Dice Joana que el individuo que se siente ofendido lo hace por ser defraudado en su ambición a ser valorado positivamente por el otro y reacciona con un ego agredido y subestimado. La persona ofendida depende del reconocimiento exterior de su valor y desea que los demás le traten “como se merece”. Cuando no sucede así, el ego se rebela y abre espacio para el sentimiento de la ofensa. La tristeza, el rencor, el resentimiento, el odio y la depresión son todos subproductos de la ofensa. Cuando se convierte en fijación mental, propicia sintonía psíquica entre el verdugo y la víctima, desencadenando graves desequilibrios. 


Algo que resulta profundamente sorprendente es la condición para que algo nos resulte ofensivo. ¿Sería el fondo de lo que se nos dice? ¿El tono o el volumen de la voz de quién nos ofende? ¿Dependería de quién nos dice tal o cual cosa? Se ve que no va por ahí. La condición primera para que una persona de sienta ofendida es que no se conozca bien a sí misma, sea insegura y dude de su valía. Además, su estilo de gestión emocional tienda a reprimir lo que percibe como agresivo para su ego. Si lo meditamos bien, tiene que ser así. Si alguien nos dice algo, lo que sea, como sea, que no nos sienta bien, hay dos opciones: o bien corresponde y lo que hay que hacer es disculparse y hacer esfuerzos para corregir lo que se pueda; o bien no corresponde, no es cierto, y lo que no es cierto sencillamente no nos debería hacer daño. El problema viene de que a menudo nos encontramos dependientes de que se nos reconozca nuestro valor exteriormente. La persona que no se conoce a sí misma, no sabe su valor. Si no es valorada por los demás, se siente defraudada, como apuntaba Joana de Angelis. 

Es cierto que hay personas que “necesitan ofender”. ¿Por qué lo hacen? 1. Para afirmarse a sí mismas mediante el ejercicio del poder. 2. Para descargar sus tensiones en alguien que consideran más débil. 3. Porque no han aprendido a canalizar su energía emocional de forma creativa y amorosa y recurren a lo más fácil: destruir y dañar. Bien mirado, esta persona nos debería compadecer… De hecho, el consejo que encontramos en “El libro de los Espíritus” sobre cómo proceder ante las ofensas es claro:
886 – ¿Cuál es el verdadero sentido de la palabra caridad tal como la entendía Jesús?
– Benevolencia para con todos, indulgencia con las imperfecciones ajenas, perdón de las ofensas.
Hay algo que quedó muy clarito en el estudio presentado por Janaina ayer: la ofensa no depende de lo que me dice el otro, y sí de cómo me lo tomo yo. No es lo que me hace, es como lo interpreto. Puedo escoger interpretar los que me dicen como una mala gestión de los sentimientos de alguien que está bajo mucha tensión. O puedo ponerme triste (ego en sufrimiento) porque no me valoró positivamente. Escoger la primera opción es un ejercicio que todos debemos hacer.


Janaina nos habló de la profilaxia ante la ofensa. Está compuesta de 3 pasos. El primero consiste en tener en cuenta la opinión de las personas a quiénes no caemos del todo bien sobre nosotros. Nuestros amigos son benevolentes con nuestras imperfecciones. es preciso admitir que hay algo de verdad en lo que nuestros “enemigos” piensan de nosotros. El segundo aspecto de la profilaxia es responder a lo que percibimos como agresión, pero es preciso practicando el autocontrol. No tiene que ser al momento de la ofensa y siempre se ha de recordar que fue como nosotros interpretamos lo que se nos dijo o ocurrió. Cuando nos acerquemos a la persona es importante decir: Fulano, me sentí de tal manera por aquello que me dijiste. Es diferente que decir: “Lo que dijiste me hedió”. La tercera etapa de la profilaxia, es un movimiento. Una vez hemos penetrado en el “territorio ofensa”, sea como ofensor u ofendido, si queremos resolver la situación de desequilibrio y sufrimiento, es preciso recorrer la “ruta del perdón”.

¿Qué actitud es la más acertada si tenemos que convivir con personas criticonas?
  • Aprender a protegernos con un buen paraguas de autoestima
  • Aprender a gestionar nuestras emociones caóticas
  • No retener basura emocional
  • Expresar asertivamente cómo nos sentimos ante su conducta
  • Evitar entrar en su rueda de críticas
El espíritu Simeón, parafraseando al Maestro en su respuesta a la pregunta de Pedro: Señor, ¿Cuàntas veces debo perdonar a mi hermano?, nos da una importante lección:
Jesús, el justo por excelencia, responde a Pedro:Tú perdonarás, pero sin límites;tú perdonarás siempre que ofensa te sea hecha;tú enseñarás a tus hermanos ese olvido de sí mismo que le hace invulnerable contra el ataque, los malos procederes y las injurias;tú serás benigno y humilde de corazón no midiendo nunca tu mansedumbre;tu harás, en fin, lo que desees que el Padre celeste haga por tí;¿no tiene El que perdonarte muy a menudo, y cuenta, acaso, elnúmero de veces que su perdón desciende a borrar tus faltas?                                                    (Simeón, Bordeaux, 1862)

Que todos podamos aprender a perdonar las ofensas recibidas,o lo que sería todavía mejor, no tenerlas en consideración. Poco a poco nos vamos abriendo a la necesidad de doblegar el ego, dominar el orgullo, cultivar una auto-estima sana que nos permita comprender que somos seres humanos tan dignos de amor y respeto como todos los demás: ni más, ni menos. En la teoría no es difícil de comprender. Pasemos a la práctica.

Comentarios