Un esfuerzo de elevación

Ayer en CEADS nuestro compañero Andrea Firense nos presentó la emotiva conferencia "Jesús en casa de Zaqueo". La verdad es que no todos nos acordábamos del pasaje en que Jesús, pasando por Jericó, era seguido por la multitud. Zaqueo, que tenía estatura baja, no podía ver a Jesús, porque la multitud se lo impedía. Decidió entonces subirse a un árbol y desde ahí poder contemplar al Maestro. Jesús se fijó en él y le dijo que bajara de este árbol, que hoy comería en su casa. La gente no tardó en observar que era extraño que el enviado de Dios comiera en casa de un publicano, cobrado de impuestos.


Andrea Firense nos recordó que el médico de almas no vino para los sanos, sino para los enfermos. Al hacer el esfuerzo de elevarse, Zaqueo entró en la sintonía del Maestro. Este es sin duda el esfuerzo que se nos pide, el esfuerzo para el que este momento de la vida de Jesús nos convoca a despertar. No importa quiénes somos, donde estamos, lo que los demás piensan de nosotros. Un movimiento que significa buscar la sintonía con Jesús puede cambiar nuestras vidas, abriendo espacio de crecimiento y transformación interior.

Andrea también nos contó de que hay información mediúmnica de que Zaqueo encarnó hasta cuatro veces intentando crear una institución de amparo a los menos favorecidos, teniendo sus planes desbaratados por espíritus ignorantes del bien. De la anécdota, nos debe quedar la paciencia y la persistencia que son necesarias para corregir el rumbo de espíritus que nos hemos complacido demasiado tiempo en el egoísmo. Además, también supimos que Zaqueo encarnó en Brasil como nuestro venerado médico de los pobres, Bezerra de Meneses. Se dice que cuando desencarnó tenía Becerra un camino hacia la zona espiritual que le correspondía, totalmente iluminado por las oraciones de todas las personas a quién ayudó. No se podría perder en absoluto.

Nuestro compañero Jose se encargaba de la venta de libros y de la biblioteca. Mientras todo esto los niños, en la sala de educación infantil, tenían clase con el tema "Suicidio y locura". Las actividades, de valorización de la vida y respeto a la dádiva mayor que Dios nos ofrece, no eludieron enseñar a los pequeños que es necesario luchar con fe ante las adversidades, sin jamás sucumbir a las ideas de suicidio.



Acabamos la agradable tarde de aprendizaje con un delicioso catering preparado por hormiguitas del bien, anónimas y tan dedicadas, que a la vez que nos ofrecen alimento para el cuerpo físico, contribuyen con el mantenimiento de CEADS.


¡Que tengamos todos una semana de fuerza, sabiduría y ternura, para enfrentarnos a todas las situaciones difíciles que sobrevengan, sin olvidar hacer el esfuerzo de elevación que nuestro amigo Zaqueo nos inspiró!   

Comentarios

  1. Muito bem, desejo em breve participar ativamente das atividades deste centro. Como estudiosa da doce doutrina e posteriormente como tarefeira da obra de Jesus. Que a paz da espiritualidade amiga e do nosso Mestre Maior os acompanhe. Elida Olmeda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario