Los pequeños de CEADS

Ayer en CEADS, mientras los adultos hacían sesión de "Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita", en la salita de los niños, pasaban cosas maravillosas.

Empezamos leyendo un breve, pero muy instructivo texto:

Por encima de todos nosotros existe Dios. Debemos procurar de él aproximarnos cumpliendo sus leyes. Si sufrimos, al lado del Padre encontraremos el amor que nos reconfortará. Si la Espiritualidad Superior tiene para nosotros un cariño infinito, debemos intentar imitarlos amando a nuestros semejantes. Es de esperar del ser humano que tiene fe la práctica de la fraternidad. Los espíritus deben ayudar a los hombres y los hombres a los espíritus.

Para asegurarnos de que lo habíamos entendido, teníamos algunas preguntas. Pero antes de contestarlas, las ordenamos de más a menos difícil. Y las empezamos a contestar de menos a más.

¿Dónde está Dios? Dios no se encuentra en ningún lugar físicamente. La perfección de suya leyes está en todo, por esto solemos decir que Dios está en todas partes. Cuando decimos que está "por en cima de nosotros", queremos decir que somos inferiores a el.

¿Cómo podemos aproximarnos de Dios? A través de la oración y siguiendo los consejos de Jesús.

¿Por qué hay sufrimiento en la Tierra? Porque todavía somos llenos de imperfecciones los que habitamos nuestro planeta, y estamos afectados por las consecuencias de esto.

¿Cómo nos consuela Dios? A través de amigos y familiares, encarnados y desencarnados. También a través de la Doctrina Espírita.

¿Qué es la “Espiritualidad Superior”? Espíritus más evolucionados que nosotros, que nos ayudan a progresar.

¿Quiénes son nuestros semejantes? Todos los demás.

¿Por qué debemos amar al prójimo? Porque somos todos hermanos, criaturas de Dios, nuestro Padre celestial.

¿Cómo sabemos si una persona tiene fe? Si la persona vive con esperanza, serenidad y alegría, incluso cuando las cosas no salen como le gustaría, tiene fe.

¿Qué es la fraternidad? El tratar como hermanos a todos los demás.


A continuación de todas estas preguntas y respuestas, vimos un pequeño vídeo:


Los niños dijeron que les pareció muy bonito. ¿Por qué? Porque enseña que no hay que rendirse nunca. Entonces profundizamos más en el papel de la mamá... ¿Qué hacía? ¡Ah! Educaba a su pequeño, ya no le daba de comer en la boca porque era hora de que se valiera por sí mismo. ¿Cómo se sintió el pajarito cuando pudo enfrentarse a la adversidad? ¡Feliz! ¡Realizado! Pues así es como actúa Dios con nosotros. Hay dificultades en nuestras vidas. Es así como Dios nos está educando para que podamos conseguir con nuestras propias fuerzas, pero orientados por amigos y familiares, encarnados y desencarnados, cómo vencerlas.

También pintamos, hicimos sopas de letras y juegos de mímicas. ¡Que queden para siempre en nuestros corazones tardes como esta!

Comentarios