domingo, 30 de septiembre de 2018

Nutriendo la gratitud hacia nuestras mamás y nuestros papás

¡Buenas noches familia!

Ayer en CEADS, mientras los adultos escuchaban la conferencia "Sí a la vida", un pequeño grupo de niños hablaban sobre el mismo tema en la salita de la educación infantil. Es que el equipo de monitoras ha decidido que ahora siempre trataremos con los peques los mismo temas que traten los adultos, claro está, adaptando el contenido y la forma a la comprensión de los más pequeños. Nuestro objetivo es promover el diálogo en familia, abriendo la puerta a que tanto los niños como los adultos se interesen por lo que han aprendido en clase. Mientras el equipo de Divulgación prepara los vídeos de las charlas de ayer para nuestro canal de You Tube, os dejamos con una pequeña crónica de la clase de los peques. 

Empezamos elaborando una historia juntos. La monitora iba sacando imágenes y entre todos íbamos decidiendo quién era aquella persona, qué edad tenía, su nombre, como se sentía y porqué estaba de aquella manera. Resulta que entre todos nos imaginamos la historia de Clara, una joven de 26 años que quedó embarazada y sintió mucho miedo. 

Sus amigas le decían que no podría hacer todo lo que quisiera y ella se sentía muy insegura. De noche tenía pesadillas, pero al día siguiente, buscó un lugar tranquilo y oró. Pidió ayuda y, por la noche, mientras su cuerpo físico dormía, se encontró con su madre, ya desengranada. 

Ésta le dio ánimos y le dijo que este niño le traería mucha felicidad, aunque que no sería fácil. Clara tuvo a su bebé, que se convirtió en un lindo niño y más tarde en un joven lleno de vida y bondad en su corazón. Ella se sentía muy feliz y agradecida por haber recibido aquellos sabios consejos de su madre.



En seguida, vimos un video. En este vídeo se veía como diferentes madres en todo el mundo hacían lo mismo: despertaban a sus hijos para ir a la escuela, les daban el desayuno, les llevaban al colegio, en fin, como les cuidaban sus madres. Hablamos bastante de cómo nos cuidan nuestros padres y madres y de cómo les debemos ser agradecidos por todo el esfuerzo que hacen por nosotros. En este momento, la monitora sacó una imagen de Maria con Jesús en brazos. Los niños se enternecieron. Y hablamos de cómo Jesús había sido niño como ellos y había necesitado los cuidados y cariños de su madre. No sólo Jesús, sino todos le estamos agradecidos a María por haberle dicho sí a Jesús.

Conversamos mucho sobre el hecho de nacer es una oportunidad de progreso que todos necesitamos y que fue gracias al "Sí" que nos dijeron nuestros papás y mamás que pudimos volver a la Tierra para seguir aprendiendo. Por esto, cada niño cogió un billete que la monitora había preparado: "Gracias, mamá, por haberme dicho que sí" y/o "Gracias, papá, por haberme dicho que sí" y los decoraron como quisieron, pintándolos, poniéndoles pegatinas de flores, corazones y caritas felices. No sé si somos capaces de entender lo que sintieron sus mamás, cuando, después de escuchar la charla "Sí a la vida", recibieron de sus peques esta pequeña nota decorada con tanto amor.

Ayer también fue un día muy importante porque era el estreno de una nueva trabajadora en CEADS. ¡Mayana ha sido promovida! Ha pasado de ser una niña más de la educación infantil a ser una monitora. Ella será responsable por traer, cada semana, algún juego que hacer con los peques, animando así los últimos 5 minutos finales de clase.

Fue una tarde muy especial. Que la gratitud hacia sus mamás y papás que transbordaba del corazón de los peques pueda inspirarnos a todos s sentir lo mismo. ¿Qué tal decir hay a nuestros padres, gracias mamá, gracias papá, por haberme dicho "Sí"! Incluso si ya están desencarnados les emocionará. ¡Adelante!

Equipo de Divulgación
CEADS


No hay comentarios:

Publicar un comentario