Hacia Dios, por el amor y la ciencia

Ayer fue un día muy festivo en CEADS. Celebramos el acto "Hacia Dios, por el amor y la ciencia", un homenaje a Amalia Domingo Soler, de quien nuestro centro toma su nombre.

La idea de celebrar este acto nació cuando la junta directiva de CEADS decidió entregar a la biblioteca Arús una serie de documentos: libros espiritistas muy antiguos; versiones originales del primer periódico hecho por mujeres y para mujeres en España, "La Luz del Porvenir", editado por Amalia; y el más especial de todos, un diario personal también de Amalia. Estos documentos llegaron a CEADS traídos por alguien que, al morir su madre, decidió vaciar el piso. Su sorpresa fue encontrarse con estos ejemplares entre sus cosas. Como nuestro centro llega el nombre de Amalia, nos encontró por Internet y nos los confío. Con el tiempo, sin embargo, nos dimos cuenta de que no teníamos condiciones de custodiar dichos documentos como sería necesario. Al ser tan antiguos, se podrían deshacer al ser manoseados. Las condiciones de humedad del centro no son ideales y por fin llegamos a la conclusión de que todo este material debería estar en una biblioteca pública, donde pudiera ser consultado por la ciudadanía. Hicimos contacto con Maribel Giner, directora de la biblioteca Arús, que cuenta con un amplio fondo de obras espiritistas. La acogida de nuestro ofrecimiento no podría haber sido más cálida. A partir de ahí, conocimos en esta misma biblioteca a Dolors Marín durante la presentación de su libro "Espirities i lliurepensadores: dones pioneres en la lluita pels drets civils". Pilar Doménech y su amor por Amalia ya es bien conocido entre nosotros los espiritistas. El canta-autor Pedro Cabrera se unió a la empresa. Entre todos, hicieron de ayer un día más que especial.

Dolors Marín empezó contextualizando a Amalia y las mujeres librepensadoras de su tiempo en su aspecto social, político y cultural. La relevancia del movimiento iniciado por ellas en el campo de los derechos civiles, el asociacionismo y la libertad de la mujer es sencillamente admirable. Se rebelaron contra el poder de la Iglesia, del patriarcado y en general en contra de un orden social caduco, en el cual el hombre era el único que tenía derecho a expresarse y poder de decisión. Amalia y sus compañeras, espiritistas, masonas, teósofas y ateístas, librepensadoras y solidarias, venían con una nueva propuesta de sociedad. Una que era mucho más humana. Ellas confiaban profundamente en el poder de la educación para la transformación de la realidad y, sin disponer de Internet o redes sociales, crearon redes de apoyo mutuo e intercambio de información entre España y otras partes del mundo.


Pilar Domènech nos habló más específicamente de la vida y obra divulgativa de Amalia. Esta mujer que teniendo graves problemas de visión y serias dificultades económicas, una mujer del pueblo, llegó a incomodar la Iglesia Católica hasta el punto en que quedó conocida en Barcelona por los debates que entabló con diferentes clérigos y que se vieron reflejados en los periódicos de la época. El pacifismo que caracterizaba el movimiento espiritista era sin lugar a dudas una marca registrada de su proceder, pero no menos la lógica con que Amalia refutaba, a través de sus escritos, los ataques al espiritismo. Su alma estaba llena de poesía y su corazón, de caridad.


Acto seguido, Pedro Cabrera, en representación del pequeño equipo que trabajó en la digitalización del diario de Amalia, nos explicó qué podremos ver en este documento. En él, Amalia explica cosas que le suceden en la cotidianidad, es un diario en toda regla. Hace meditaciones, comenta encuentros, refleja situaciones que le cuentan personas que buscan sus consejos. Es una lectura entrañable. El material producido por este grupo de trabajo ha sido donado a la Federación Espírita Española, cuya editora sacará en breve a la luz un libro. Mientras, podemos disfrutar de la versión que disponemos en nuestra página web.


Maribel Giner, directora de la biblioteca Arús, nos contó la historia de esta biblioteca que muchos teníamos como "de los masones". Maribel explicó que Rossent Arús sí era masón, pero tenía vínculos con el movimiento espírita del siglo XIX en función de las ideas progresistas que compartían. El fondo de la biblioteca refleja el deseo de su creador de dotarla con una variedad de puntos de vista a los lectores de la ciudad para que llegaran a sus propias conclusiones. Andrea Campos, responsable del area de Divulgación de CEADS, hizo la entrega a Maribel del último de los documentos que quedaba en nuestro poder: el diario de Amalia. 


Maribel destacaba que no lo debíamos sentir como una pérdida, sino todo lo contrario. Sí, desapegarnos de este tesoro no ha resultado fácil pero una vez llegados aquí, sentimos que finalmente estos documentos han llegado a su destino. Nos sentimos felices por ello.


Pedro Cabrera encerró la tarde cantándonos una canción dedicada a Amalia. Las vibraciones que durante toda la tarde habían sido de lo más armoniosas se volvieron aún más suaves con la poesía de su música.


Finalizamos el acto con un pica pica ofrecido por trabajadores de CEADS. ¡Qué día! Pronto tendremos las conferencias en nuestro canal de You Tube. Lo que no se habrá captado ahí es el ambiente de admiración colectiva por Amalia en todas sus facetas: mujer, espiritista, activista, educadora. O igual sí que se notará... Ojalá.

Gracias a todos los que hicieron este acto posible: conferenciantes, colaboradores del grupo de trabajo de digitalización del diario de Amalia, trabajadores de CEADS. ¡Gracias, Amalia! Que sepamos estar a la altura del legado que nos confiaste viviendo el espiritismo con una coherencia intachable.

Equipo de Divulgación
CEADS      

Comentarios