jueves, 25 de noviembre de 2010

MEDIUMNIDAD EN LOS NIÑOS

Querida familia CEADS,
el próximo sábado trataremos el tema de la mediumnidad en los niños. Os dejo el texto de estudio, que leeremos en clase y que nos servirá de base para el debate de un tema muy difundido entre adolecentes: la ouija.

El abrazo fraterno de siempre,

Janaina

(...)

MEDIUMNIDAD EN LOS NIÑOS

No es aconsejable estimular la práctica de la mediumnidad en los niños. Esto se debe a que su organismo no está completamente desarrollado; sus órganos, sobre todo el sistema nervioso, están en fase de maduración. Además de eso, el niño tal vez no posea el discernimiento necesario para evitar la influencia de los malos Espíritus. Kardec, al preguntar a los Espíritus orientadores de la Codificación, sobre si habría inconvenientes en desarrollar la mediumnidad en los niños, obtuvo de uno de ellos la siguiente respuesta: “Por cierto, sostengo que es hasta muy peligroso, ya que esos organismos débiles y delicados sufrirían por eso grandes conmociones y las respectivas imaginaciones, una excesiva sobreexcitación. De manera que los padres prudentes deben alejarlos de esas ideas, o al menos, no hablarles del asunto sino desde el punto de vista de las consecuencias morales.”

“Cuando se examine el asunto, se debe observar el problema del desarrollo desde un doble aspecto: físico y mental. Hay niños bien desarrollados físicamente, pero de recursos mentales e intelectuales deficientes (…).” Existen niños poco desarrollados físicamente, sin embargo bien dotados mental e intelectualmente. En ambos casos, la prudencia aconseja que se evite, en su presencia, el trabajo mediúmnico. Desarrollar la mediumnidad, o sea, educarla, significa colocarnos en relación de dependencia magnética, mental y moral, con entidades de los más variados tipos evolutivos. (…) El frágil organismo infantil y su inexperiencia pueden sufrir los efectos de una aproximación obsesora. La imaginación del niño es, sobre todo, excitable, lo que puede ocasionar consecuencias peligrosas desde el punto de vista del equilibrio, de la estabilidad espiritual (…). Son negativos todos los aspectos del desarrollo mediúmnico de los niños. El Codificador, misionero elegido, estaba acertado al desaconsejar tal proceder. Hay recursos para amparar a los niños que revelan mediumnidad:

1. La oración en su favor y a favor de los Espíritus que intentan acercarse a ellos.
2. Los pases suministrados por personas responsables.
3. La concurrencia a las clases espíritas de Evangelio, a fin de que puedan, poco a poco, ir asimilando nociones doctrinarias compatibles con su edad.

«Debemos considerar, sin embargo, que hay niños cuya mediumnidad se da naturalmente, sin causarles trastornos. Estos niños son médiums naturalmente y « (…) cuando en una criatura, la facultad se manifiesta espontáneamente, es porque está en su naturaleza y su constitución se presta para eso. No sucede lo mismo cuando es provocada y sobreexcitada. (…) El niño que tiene visiones, por lo general no se impresiona con ellas, le parecen una cosa natural, a la que presta poca atención y casi siempre llega a olvidarla. (…)» Para la iniciación de la práctica mediúmnica « no hay una edad precisa; todo depende por completo del desarrollo físico y, todavía más, del moral. Hay chicos de doce años a quienes tal cosa afectará menos que a algunas personas maduras. Hablo de la mediumnidad en general, sin embargo, la de efectos físicos es más agotadora para el cuerpo; la de escritura tiene otro inconveniente, derivado de la falta de experiencia del niño, si se da el caso que quiera entregarse a solas, al ejercicio de su facultad y hacer de eso un juego.

«La práctica del Espiritismo (…) demanda mucho tacto, para desbaratar las tramas de los Espíritus embaucadores. Si éstos engañan a hombres formados, es notorio que la infancia y la juventud se hallan más expuestas a ser víctimas de ellos. Sabemos, además, que el recogimiento es una condición sin la cual no se puede tratar con Espíritus serios. Las evocaciones hechas imprudentemente o por bromear son una verdadera profanación, que facilita el acceso de Espíritus burlones o malvados. Ahora bien, como no se puede esperar de una criatura la seriedad necesaria para semejante acto, es de esperar que haga de eso un juego si se la deja abandonada a sí misma. Aún en las condiciones más favorables, es de desear que un niño dotado de facultad mediúmnica, no la ejercite sino bajo la vigilancia de personas experimentadas, que le enseñen con el ejemplo, el respeto que se debe a las almas que vivieron en este mundo. Así se ve que la cuestión de la edad está subordinada tanto a las circunstancias del temperamento como a las del carácter. (…)»

(...)

E ya que estamos, os dejo el trailler de la película EL SEXTO SENTIDO, que me gusta mucho porque toca temas como la dificuldad de los padres en lidar con la mediumnidad de los niños, las dificultades vividas por el propio niño al sentirse "anormal", el tipo de espíritus que pueden manifestarse a un niño con mediumnidad no educada y no digo más por si no habéis visto la película, no estropearos el final =)


 

2 comentarios:

  1. Jana y Patrícia, fue una clase muy tranquila y emotiva a la vez...la mediunidad hay que ser tratada con respecto y mucha responsabilidad. Estoy totalmente de acuerdo que tenemos de proteger a los niños y esperar el momento para desarollar o no su mediunindad.
    Gracias por este año de estudio y espero estar a altura para el próximo período...
    ¡Que Dios nos bendiga!

    ResponderEliminar
  2. Querida, seguro que lo harás estupendamente porque tienes un corazón tan lindo. Las reuniones las hacemos entre todos y cuando sale bien, como ayer, es que cada uno ha puesto su parte de concentración y sintonía con el bien. Seguimos trabajando juntos =)

    ResponderEliminar