viernes, 25 de febrero de 2011

Mistificación y Animismo

Hola queridos amigos y queridas amigas,

Nos acercamos al final del estudio de la Mediumnidad en las clases del ESDE de los sábados. Después de las clases de Robson Pinheiro y de Fernando Espelho de esta semana, podemos entender un poco más respecto los resultados que podemos tener cuando no cuidamos nuestros pensamientos y actitudes... Seguimos adelante, buscando ser más serenos, tranquilos, bondadosos y, sobretodo, mejores personas para nosotros mismos...

Reflexionemos, cada noche, antes de acostarnos sobre nuestros pensamientos, emociones, sensaciones... oremos y pidamos al Señor su fuerza y orientación. Que las palabras del Maestro dejen de estar en los libros y en la mente para simplemente salir del corazón.

¡Qué la luz del Evangelio nos oriente!


Mistificación y Animismo

La palabra mistificar significa "abusar de la credulidad de; engañar, ilusionar, burlar, estafar, embaucar, sorprender"... Constituye el escollo más desagradable del Espiritismo...

Ya el animismo es el estado en que opera el Espíritu del médium y no el del no encarnado.

No debemos confundir mistificación con animismo. En la primera tenemos la mentira; en el segundo, el desequilibrio psíquico del médium. El mediúm en tales condiciones debe ser tratado con la misma atención que suministramos a los sufridores que se comunican…

André Luiz, en el libro Mecanismos de la Mediunidad, nos introduce el tema del animismo:

"Alineando apuntes sobre la Mediumnidad, nos será lícito olvidar algunas consideraciones entorno del animismo o conjunto de los fenómenos psíquicos producidos con la ayuda concientes o inconciente de los médiums en acción. Tenemos aquí muchos casos que pueden resurgir en los fenómenos mediúmnicos de efectos físicos o de efectos intelectuales, con la propia Inteligencia encarnada comandando manifestaciones o de ellas participando con diligencias, en una demostración del cuerpo espiritual puede desdobrarse y actuar con sus recursos e implementos característicos, como conciencia pensante y organizadora, fuera del carro físico.” (Cap. 23)

Alexandre Aksakof fue uno de los espiritistas que más estudió el fenómeno del animismo a finales del siglo XIX. En esta época los detractores de la recién codificada Doctrina Espírita atribuían todas las manifestaciones mediúmincas a las capacidades del propio médium, es decir, afirmaban que lo que donde los espiritistas veían la acción conjunta entre una inteligencia encarnada y otra encarnada, solamente actuaba el propio encarnado. Por esto decían que no se trataba de “espiritismo”, sino de “animismo”. Alexandre Aksakof afirma que es difícil identificar cuando el médium realmente posee una comunicación de un espíritu desencarnado o, por la aproximación de él, “regresa” a su propia memoria reactivando experiencias y vivencias de vidas pasadas. Segú nos cuenta Alexandre:

“Para mayor brevedad, propongo designar por la palabra animismo todos los fenómenos intelectuales y físicos que suponen una actividad extracorpórea o a la distancia del organismo humano, y más especialmente todos los fenómenos mediúmnicos que pueden ser explicados por una acción que el hombre encarnado ejerce allá de los limites del cuerpo”

Aunque Stahl aplica la palabra “animismo” para simplemente designar el alma (anima) como principio vital y Taylor para designarla de manera incompleta a los fenómenos espiritas, adopte este término en un sentido más estricto y determinado. El estudio del animismo debe preceder la del Espiritismo ya que son fenómenos bien establecidos, llevando a diferenciar los dos distintamente. Aunque se pruebe que la transmisión de pensamientos es posible y querrán probarlo a través de él que el animismo es uno de los efectos psíquicos de lectura de la mente, las manifestaciones de este género tienen un carácter distinto ya que conservan plenamente su carácter personal, hablan de sus experiencias y nunca de otras personas. AKSAKOF, Alexandre. Animismo y Espiritismo (1890)

Otro famoso estudioso del tema es Ernest Bozzano, un investigador de la filosofía espirita y de la metapsíquica, que es el conjunto de las investigaciones científicas acerca de los fenómenos de la mediumnidad, telepatía, premonición y similares: fenómenos que están más allá de los estudiados por la psicología normal. Bozzano afirma: “Se hace evidente, por lo tanto, (…) que el animismo prueba el Espiritismo y de tal modo que, sin el animismo, el Espiritismo carecería de base.” En su obra la Verdad sobre Metapsíquica Humana”, Bozzano aclara su punto de vista:

“(…) cuando afirmo que el animismo es el complemento necesario del espiritualismo y que el espiritismo carecería de base sin el animismo; cuando digo esto, sostengo precisamente que para lograr la demostración científica de la hipótesis espírita, es indispensable proceder de lo conocido a lo desconocido; es decir, que se está obligado a pasar por la hilera de las causas y efectos de orden psicofisiológico, que se elevan gradualmente, se refinan y se espiritualizan, hasta hallarse en relación, sin solución de continuidad, con las manifestaciones de naturaleza esencialmente espiritual. Se trata, por último, del paso, admirablemente graduado, de causas conocidas a otras menos conocidas, pero sólidamente asentadas sobre las que las preceden, exactamente como se exige para hacer obra rigurosamente científica.”

Para Bozzano, el espiritismo y el animisto, de forma aislada, no pueden lograr explicar los fenómenos comumente conocidos como “paranormales”, puesto que ambos tienen su causa en las características y potencialidades del espíritu, esté éste encarnado o desencarnado.

Así que, el tema es de cierta complejidad. Hemos citado los tres grandes estudiosos de este fenómeno pero existen otros muchos otros autores modernos que han observado al animismo a fin de poder ayudar el médium en su trabajo y, a través de la observación, saber diferenciar una comunicación mediúmnica de los recuerdos del médium.

Os esperamos en la clase del sábado para aprender más sobre el tema…

Cariños,

Andrea

No hay comentarios:

Publicar un comentario