martes, 29 de julio de 2014

Responsabilidad política por un problema de salud pública: el suicidio

Querida familia,

un año más el presidente del Centre Espírita Amalia Domingo Soler envía una carta al sr. Boi Ruiz, Conseller de Salut de Catalunya, con una serie de reivindicaciones en el campo de la prevención del suicidio. Como centro espírita, nuestra principal labor es instruir, a quién le pueda interesar, desde la perspectiva de la inmortalidad del espíritu, que el suicidio es una equivocación. Las personas que dan este paso deseando liberarse de alguna forma de sufrimiento deben saber que la muerte es un fenómeno biológico. El suicidio no interrumpe la existencia de espíritus inmortales que somos. Al hacerlo, la persona acumula más y más pesados sufrimientos que los que experimentaba en su encarnación. Al lado de esta labor, sin embargo, CEADS encuentra necesario llamar la atención de la sociedad en general para la alarmante situación que el suicidio representa actualmente. Conocer los números de esta tragedia y comprobar que poco o nada se hace de forma coordinada por el poder público nos ha llevado a convocar toda la sociedad a pedir responsabilidad política por el grave problema de salud pública que el suicidio representa.

Si quieres contribuir con esta causa, ¡Firma la petición! Pero si además deseas implicarte en ella y ser uno más que sale de su zona de confort y decide que esta es una causa lo suficientemente noble y urgente como para hacerte reaccionar con más que darnos tu firma, ¡consigue que tus amigos, familiares, contactos de Facebook, Twitter y demás redes sociales también la firmen!

Por cada nueva firma, el Departament de Salud recibe un correo informando de cómo progresa nuestra petición. ¡Únete a nosotros y juntos empujaremos a las personas que ocupan cargos públicos con responsabilidad de gestión sanitaria a dejar de obviar la epidemia silenciosa que suicidio ha sido hasta ahora. Si no responden, la epidemia seguirá. En lo que de nosotros dependa, sin embargo, dejará de ser silenciosa.  


A continuación, la carta que nuestro presidente, Alfredo Tabueña, ha enviado al sr. Boi Ruiz.

Cariños de la hermana menor


Alfredo Tabueña.
Presidente del Centre Espírita Amalia Domingo Soler.
C/ Ventura Plaja, 15 Bajos, Barcelona. 08028.
665 312 687.

Hble. Sr. Boi Ruiz i Garcia.     
Conseller del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya.
Travessera de les Corts, 131-159 - Pavelló Ave Maria. Barcelona. 08028.
93227 29 00.

Apreciado señor Boi Ruiz i Garcia,

Como usted debe saber, el día 10 de septiembre se celebra el día Mundial para la Prevención del Suicidio, impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En torno a esa fecha, cada año, se fomentan en todo el mundo compromisos y medidas prácticas para prevenir los suicidios.

El Día Mundial para la Prevención del Suicidio en este 2014 resulta especialmente significativo porque estará marcado por el lanzamiento del Informe Mundial elaborado por la OMS. Dicho informe sigue a la adopción del Plan de Acción de Salud Mental Integral 2013-2020 por la Asamblea Mundial de la Salud, que compromete a todos los 194 Estados miembros a reducir sus tasas de suicidio en un 10% para el año 2020.


Usted debe conocer que actualmente mueren más españoles por suicidio que por accidentes de tráfico. En 2012, 3.539 personas se suicidaron, lo que supone un incremento de un 11% en relación al año 2011, y la tasa más alta desde 2005 en España, según datos del Instituto Nacional de Estadística. De esa elevada cifra, 526 suicidios tuvieron lugar en Catalunya, que ocupa el segundo lugar, solo por detrás de Andalucía. 
El suicidio es la primera causa de muerte en hombres entre 25 y 34 años en España, país donde además se producen más muertes por suicidio que por asesinato. A ello se suma que hay bastantes más casos de los que las estadísticas reflejan, porque muchas muertes que se contabilizan como “accidentes” son en realidad suicidios, y ello sucede porque a menudo las familias optan por ocultar la realidad. Nuestra sociedad tiende a tratar el suicidio como un tema que corresponde al ámbito privado de las personas. Sin embargo, el suicidio es, además de una tragedia personal, una cuestión de salud pública. Contrariamente a la creencia generalizada de que el suicidio es solo un signo de una ruptura individual, es importante reconsiderar las tasas de suicidio como una señal de deterioro del contexto social en el que vive el individuo, según reconoce La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
De acuerdo con la OMS, la prevención del suicidio aún no se ha abordado adecuadamente por dos razones fundamentales: 

  1. la falta de conciencia de que el suicidio es un problema grave.
  2. el tabú en torno al suicidio, que impide que en muchas sociedades se hable abiertamente sobre el tema.
En noviembre de 2012, todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados del Estado español firmaron una declaración en la que se instaba al gobierno a redefinir los objetivos nacionales de salud mental y las acciones para prevenir el suicidio. Desde entonces, sin embargo, no ha habido ninguna comunicación pública de nuevas medidas prácticas.

Por esta razón, le pedimos que considere las reivindicaciones que presentamos a continuación, con el objetivo de contribuir al bienestar físico, emocional, mental y espiritual, de la sociedad catalana:
  • Revisión de los objetivos del Plan de Salud de Cataluña 2011-2015 en relación con el suicidio. Mantener el nivel actual de la tasa de mortalidad por suicidio no es suficiente. El suicidio se puede prevenir. De aquí al año 2015 proponemos que se persiga una reducción de la tasa de mortalidad por suicidio en un 5%; y de aquí al año 2020, en un 10%.
  • Creación de un organismo capaz de crear, coordinar y evaluar programas de servicios asistenciales centrados específicamente en la problemática del suicidio. Ello supondría una mayor atención a los trastornos incipientes, una mejora de la atención domiciliaria, de apoyo a las familias y un aumento del control psicoterapéutico y de rehabilitación de las personas afectadas.
  • Desarrollo de una serie de actividades dirigidas a la prevención del suicidio y que contemplen al ser humano de forma integral (cuerpo, mente y espíritu): teléfono de emergencia, consejo y orientación, coordinación de iniciativas, formación de gate keepers (agentes de prevención), fomento de la investigación en los ámbitos de la salud y de la educación.
  • Puesta en práctica de proyectos de sensibilización sobre el suicidio en los medios de comunicación, servicios comunitarios, asociaciones y con las administraciones locales, además de un proyecto de sensibilización educativa en los centros de secundaria (dentro del programa Salud y Escuela).
  • Más claridad del modelo de atención a la depresión y prevención del suicidio.
Además de presentarle dichas reivindicaciones, nos place invitarle a los actos que, como Centro Espírita, celebraremos enfocando el tema de la prevención del suicidio desde la perspectiva espiritual y, cuyo programa, juntamente con los datos de horario y local, le adjuntamos. Se ruega que confirme su asistencia a través del número de teléfono 665 312 687.

Muy cordialmente,

Alfredo Tabueña.
Presidente del Centre Espírita Amalia domingo Soler.

Barcelona, 28 de julio de 2014.

domingo, 27 de julio de 2014

La perspectiva lo es todo

Hola familia,

Ayer en CEADS hicimos clase de estudio Sistematizado del Espiritismo. El tema, "la puerta estrecha", nos es novedad para muchos, pero sin lugar a dudas siempre se pueden aprender cosas nuevas y nuevas maneras de ver la vida.

¿Qué es una puerta estrecha? Pues una por la que pasa uno a la vez; una por la que es más difícil pasar, que requiere más esfuerzo. La imagen que Jesús usó para decirnos que nos esforzáramos por pasar por la puerta estrecha era una invitación a que saliéramos de nuestra zona de confort. ¿Cuántas cosas sabemos que deberíamos hacer y no las hacemos porque requieren esfuerzo? ¿Cuántas deberíamos dejar de hacer y persistimos en la equivocación porque es difícil cambiar? ¡Pues muchas! Lo que nos dice qué debemos o no debemos hacer es nuestra conciencia. Ahí esta escrita, según nos han dicho los espíritus, la ley de Dios. Lo que pasa es que el orgullo y la mala educación falsea la razón. De no ser así, la razón fluiria como una guía perfecta.

Lo importante es comprender que siempre tenemos más de una opción en cualquier situación. El sufrimiento algunas veces nos ofusca, el miedo, el orgullo... Y creemos que no hay salida o que no podemos actuar de otra forma. Pero no es verdad. Examinando nuestras conciencias siempre podremos encontrar alternativas para las situaciones. Lo que pasa es que a menudo nos costará "hacer lo que corresponde" porque hierre nuestro orgullo, porque va en contra de nuestra manera egoísta de vivir la vida o porque nos hemos alejado de valores transcendentales.



Podemos estar seguros que tan cierto como nadie está condenado a sufrir eternamente las consecuencias de una elección equivocada, también es cierto que cada uno vivirá la cosecha de sus propias elecciones. ¿Entonces podríamos decir que evitar la puerta estrecha es como repetir curso? Ojalá fuera así. Evitar la puerta estrecha es como no pagar la tarjeta de crédito, es decir, acumular deudas con intereses. ¿Por qué? Si vivimos una situación difícil, debemos comprender que ésta es una oportunidad de rescate de deudas pasadas. En el pasado no supimos tomar la decisión que nos ponía en armonía con la ley cósmica de amor y volvemos a tener la oportunidad de corregir el rumbo de nuestras existencias. Si una vez más rechazamos la oportunidad correctora, no apenas no recatamos la deuda pasada, como acumulamos más para el futuro. ¿Una mala elección es condenable? ¡De ninguna manera! Nadie debe juzgar a nadie. Pero es necesario comprender, por el bien de los espíritus inmortales que progresan el la psicosfera terrestre que lo que mucha veces parece una "solución" para sus problemas desde un punto de vista material, es en realidad una fuente de mayores y más penosos padecimientos en el futuro. En esta orden de falsas "soluciones" entran el suicidio, el aborto, la eutanasia, toda clase de crímenes, la corrupción, etc. Cada uno vive según vivió en encarnaciones pasadas y vivirá según viva en la encarnación presente. El juicio no es exterior,  si no de la propia conciencia.


Cada uno sabe lo estrecha que es su propia puerta. La perspectiva lo es todo. Lo que hoy parece estrecha, seguramente en el futuro, cuando seamos conciencias más amadurecidas y experimentadas, no lo será. Lo que hoy es la puerta ancha, es decir, la opción más "fácil", en un futuro será tan impensable que nos plantearemos como es posible que algún día la hayamos tomado. Todo es una cuestión de madurez espiritual: para los espíritus superiores también existen situaciones que ponen a prueba su compromiso con la ley cósmica de amor. Lo que pasa es que la dificultad de estas pruebas es proporcional a su elevación moral. Si pensamos en los momentos decisivos en el monte Olivo, dónde el Maestro hizo sus últimas oraciones esperando por los soldados que le llevarían al sacrificio, podemos ver cómo un espíritu de enorme elevación se enfrenta a las situaciones difíciles: en oración, Jesús se entregó al servicio del Padre, y pidió que se cumpliera Su voluntad.

Que el Maestro, luz y guía de la humanidad, pueda fortalecer nuestros esfuerzos de renovación. Que podamos asumir un compromiso perenne con el bien, el amor y la paz, cultivando pensamientos y emociones que nos pongan en armonía con la ley cósmica. Que podamos hacer cada vez más elecciones más acertadas, pese a lo difícil que resultan muchas veces.

Os dejo a continuación la presentación que nos preparó Andrea para su clase y cariños de la hermana menor.


 


lunes, 21 de julio de 2014

La puerta estrecha

Hola familia,

el sábado que viene tendremos Estudio Sistematizado del Evangelio. Nuestro monitor nos envía el texto de estudio. ¡Os esperamos!

Cariños de la hermana menor

La puerta estrecha

3. “Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta de la perdición, y espacioso el camino que conduce a ella, y muchos son los que entran por ella. En cambio, ¡qué pequeña es la puerta de la vida! ¡Y qué estrecho el camino que conduce a ella! ¡Y qué pocos son los que la encuentran!” (San Mateo, 7:13 y 14.)
4. Y alguien le hizo esta pregunta: “Señor, ¿serán pocos los que se salven?” Él les respondió: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha, pues os aseguro que muchos procurarán entrar y no podrán. Y cuando el padre de familia haya entrado y cerrado la puerta, vosotros desde afuera comenzaréis a golpear, diciendo: ‘Señor, ábrenos’. Y él os responderá: ‘No sé de dónde sois’. Entonces comenzaréis a decir: ‘Comimos y bebimos en tu presencia, y en nuestras plazas públicas enseñaste’. Y él os responderá: ‘No sé de dónde sois. Apartaos de mí todos vosotros, que practicáis la iniquidad’.”Entonces habrá llanto y crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, mientras vosotros sois arrojados fuera. Y vendrán de Oriente y de Occidente, de Septentrión y del Mediodía, para participar del festín en el reino de Dios. Entonces, los que fueron los últimos serán los primeros, y los que fueron primeros serán los últimos.” (San Lucas, 13:23 a 30.)

5. La puerta de la perdición es ancha porque las malas pasiones son numerosas, y la mayoría de los hombres frecuenta el camino del mal. La puerta de la salvación es estrecha porque el hombre que quiere penetrar por ella debe hacer grandes esfuerzos sobre sí mismo para vencer sus malas tendencias, y pocos se resignan a ello. Esta enseñanza es el complemento de la máxima: “Muchos son los llamados, y pocos los escogidos”.
Tal es el estado actual de la humanidad terrena, pues dado que la Tierra es un mundo de expiación, en ella predomina el mal. Cuando se haya transformado, el camino del bien será el más frecuentado. Aquellas palabras deben, pues, entenderse en un sentido relativo y no absoluto. Si ese debiera ser el estado normal de la humanidad, Dios habría condenado voluntariamente a la perdición a la inmensa mayoría de sus criaturas: suposición inadmisible desde el momento en que se reconoce que Dios es la justicia y la bondad por excelencia.
No obstante, ¿de qué delitos se habría hecho culpable esta humanidad para merecer una suerte tan penosa, en su presente y también en su porvenir, si ella estuviese en su totalidad relegada a la Tierra y si el alma no hubiera tenido otras existencias? ¿Por qué tantos inconvenientes sembrados en su camino? ¿Por qué esa puerta tan estrecha que sólo a unos pocos es dado trasponer, si la suerte del alma está fijada definitivamente después de la muerte? Así, con la unidad de la existencia, el hombre está siempre en contradicción consigo mismo y con la justicia de Dios. En cambio, con la anterioridad del alma y la pluralidad de los mundos, el horizonte se ensancha; se hace la luz los puntos más obscuros de la fe; el presente y el porvenir se eslabonan con el pasado, y sólo entonces se llega a comprender toda la profundidad, toda la verdad y toda la sabiduría de las máximas de Cristo.

domingo, 20 de julio de 2014

“Fluidoterapia Espírita” explicada

Hola familia,

ayer Andrea Campos nos hizo una instructiva conferencia titulada “Fluidoterapia Espírita”. Nos aclaró que la fluidoterápia no es un término espírita, sino que proviene de la medicina, donde corresponde a un tratamiento utilizado para reponer la perdida de fluidos esenciales del cuerpo físico, tales como, agua, sal, azúcar, etc. En los centros espíritas, la fluidoterapia cobra una dimensión ampliada con la perspectiva espiritual. Por esto es un tratamiento integral a través de donaciones de fluidos bio-psico-energéticos. En el Espiritismo, la fluidoterapia es un tratamiento integral de reposición de energías VITALES para la superviviencia del cuerpo físico, metal y espiritual. Utilizamos dos técnicas principalmente: El pase espírita y el agua magnetizado.


Andrea nos contó que la imposición de manos nació en las civilizaciones antiguas, como un ritual de las creencias primitivas. También encontramos relatos de las tribus indígenas aborígenes de Australia, los Kung de Kalahari y en el Antiguo Egipto que utilizaban la manipulación energética en el templo de la diosa Isis. La mitología griega cuenta que Esculapio no solo recupero al enfermo moribundo con su “buena mano” sino que también hizo revivir al muerto. Las bendiciones fueran las primeras manifestaciones de la imposición de manos en la edad Media y encontramos este tipo de técnica en todas las religiones o creencias.

El ejemplo más perfecto de terapeuta por manipulación fluido-magnética es el de Jesús  y las curaciones que realizó descritas en los evangelios. Tenemos que entender que él no curaba exactamente con las manos pero si con la fuerza de su pensamiento y desarrollo moral-espiritual. 

Andrea explicó que entre el cuerpo físico y el cuerpo espiritual, está el doble estérico, también conocido como Cuerpo vital.  El doble etérico es el cuerpo magnético que une el cuerpo físico al cuerpo periespiritual. Es como un filtro conversor del fluido vital a fluidos físicos, un reservatorio de energía vital. E responsable por la vitalización magnética del cuerpo físico y del funcionamiento de sus órganos. Convierte la energía recibida del Fluido Cósmico por el periespíritu en energía animalizada para ser utilizada en las funciones del cuerpo físico.El doble etérico también actúa como protector del periepíritu, como un muro de protección del periespíritu respecto a las reacciones energéticas de las emociones y sentimientos descontrolados que afectan el cuerpo físico. Nuestro cerebro físico no es capaz de entender todos los mensajes del cuerpo físico por ese motivo el doble etérico protege el cuerpo espiritual de algunos males innecesarios. Por ser un cuerpo magnético emite ondas magnéticas y algunas personas pueden ver este campo en diversos colores, a el damos el nombre de halo vital (para los espiritualistas Aura por su forma ovalada alrededor de su cuerpo físico). El cuerpo etérico es el que provee el ectoplasma,  tipo de fluido que emanan algunas personas o espíritus para la materialización. Este cuerpo deja que existir con la muerte del cuerpo físico puesto que sus funciones magnéticas cesan con la falta de materia física para trabajar.

Andrea también nos explicó que los centros de fuerza tienen también gran importancia para la absorción de los fluidos durante los pases. Por esto nos recordó las funciones de los principales centros en el cuerpo humano:
  1. Centro Coronario - instalado en la región central del cerebro. Recibe en primer lugar los estímulos del Espíritu, comandando a los demás centros de fuerza y vibrando con ellos de manera interdependiente. Del centro coronario, emanan las energías de sostenimiento del sistema nervioso y sus subdivisiones. Es el gran asimilador de los rayos de la Espiritualidad Superior y proveedor de todos los recursos electromagnéticos indispensables para la estabilidad orgánica;
  2. Centro Cerebral - contiguo al centro coronario, ordena las percepciones, que, en el cuerpo físico, constituyen la visión, la audición, el tacto y la red de procesos de la inteligencia con relación a la palabra, a la cultura, al arte, al saber. En el centro cerebral, poseemos el comando del núcleo endocrínico, referente a los poderes psíquicos;
  3. Centro Laríngeo - preside los fenómenos vocales, incluso las actividades del timo, de las tiroides y de las paratiroides, así como la respiración;
  4. Centro Cardiaco - sustenta los servicios de la emoción y del equilibrio general; 
  5. Centro Esplénico - está situado en la región del bazo en el cuerpo físico. Regula la distribución y la circulación adecuada de los recursos vitales;
  6. Centro Gástrico - responsable de la digestión y absorción de los alimentos en nuestra organización;
  7. Centro Genésico - donde se localiza el santuario del sexo. Guía la reproducción y el establecimiento de estímulos creadores en el campo del trabajo, de la asociación y de la realización entre las almas.

Los principios fundamentales para la transmisión de energías a través de los pases se basan en el fenómeno magnético que gobierna la atracción de los elementos fluídicos entre las criaturas, soporte de la ley de sintonía.  Pero esta bioenergía aplicada de manera aislada no tendrá los efectos deseados sino no añadimos dos ingredientes primordiales: el amor y la fe. Tanto el pasista (persona que dona fluidos) y el paciente (persona que recibe los fluidos) deben participar activamente del proceso a través de la auto-reforma de mejoramiento y control de las emociones y actitudes.

EL ELEMENTO CENTRAL EN LOS PASES ES, PUES, LA CONFIANZA, 
tanto del pasista como del paciente.


La confianza presupone fe, que sólo es inquebrantable si puede mirar frente a frente a la razón.

Además de no tocar al paciente, se recomienda a los pasistas, por ejemplo, evitar cualquier tipo de exhibicionismo, tales como: gesticulación excesiva, ruidos, respiración jadeante, bostezos y ostentaciones, así como prestar orientación mediúmnica durante la aplicación de los pases: “La práctica del pase no necesita ningún recurso espectacular”. Además, las técnicas no deben ser utilizadas como forma de mecanizar y ritualizar los pases. Lo fundamental es que los movimientos realizados por el pasista, durante la aplicación de los pases, estén dirigidos por su pensamiento y voluntad, apoyados en la oración fervorosa con el firme propósito de auxiliar al paciente, que se debe mantener receptivo y con confianza.

Nunca es demasiado recordar que la fluidoterapia espírita no sustituye en ningún caso a los tratamientos tradicionales, sino que es una forma complementaria de establecer armonía entre cuerpo, mente y espírito. Sabemos que no tenemos únicamente un cuerpo físico; además tenemos un periestírito, el doble estérico, un cuerpo mental, entre otros. Cuidar al cuerpo físico y desatender a todo lo demás es poco eficiente para subsanar los problemas de salud que podamos tener. La Organización Mundial de la Salud define la salud como un “completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de molestias o enfermedades.” Hipócrates, 460 a.C. ya la definía como “un estado en el cual un individuo está en armonía consigo mismo y con el entorno.” En ambas definiciones parece quedar claro que atender al cuerpo físico sin poner atención a la existencia integral del ser es como mínimo una equivocación, o más aún, una negligencia.
Ya nos decía Kardec en Obras Póstumas:
“En el conocimiento del periespíritu está la solución de numerosos problemas hasta hoy sin respuesta. Cuando las ciencias médicas tengan en cuenta el elemento espiritual en la economía del ser, habrán dado un gran paso y horizontes enteramente nuevos se les patentarán.”Allan Kardec, Obras Póstumas
Andrea nos explicó que la terapia a través de los pases espíritas y del agua magnetizado es beneficioso al organismo, aunque no puede parar o disminuir algunas enfermedades generadas por los rescates,  enfermedades crónicas o degenerativas, pero facilitará la acción medicamentosa y el equilibrio psicosomático. Cada uno de nosotros tiene unas pruebas y expiaciones a las que debemos enfrentarnos en nuestras existencias físicas. Sin duda, es posible suavizar estas pruebas si cultivamos buenos pensamientos, educamos nuestras emociones y mantenemos una actitud de conexión a la espiritualidad superior a través de la oración.

Gracias, Andrea, por compartir este estudio con nosotros. Seguimos aprendiendo y educando nuestros corazones y nuestras mentes, buscando la armonía integral.

Cariños de la hermana menor



martes, 15 de julio de 2014

Próximo evento

Sábado, 19 de julio
17:30 a las 19:00

Fluidoterapia

a cargo de Andrea Campos

Entrada libre y gratuita


Pedido especial del equipo de la Cesta Básica

Aprovechamos la oportunidad para pedir que se intensifiquen las donaciones de alimentos no perecederos. En agosto, poca gente viene al centro, pero recordad que el amor no entra de vacaciones. ¡Gracias de todo el del equipo!

domingo, 13 de julio de 2014

Dios


DIOS
(Andrea Campos)

Lo más difícil en la vida es explicar algo que no entendemos o no conocemos aunque, por alguna razón, sepamos que existe. Podría citar innumerables ejemplos de situaciones de la vida donde sabemos que las cosas existen pero no sabemos como funcionan, ni como son exactamente.

Image courtesy of Vlado / FreeDigitalPhotos.net¿Cómo funciona el teléfono móvil? ¿La radio? ¿El televisor? ¿Los coches? ¿Cómo se construye un barco o un avión?
Existen varios tipos de inteligencias pero no existe un ser humano que las posea todas en una sola vida.

Pero podemos preguntarnos: ¿si el ser humano, dada sus imperfecciones morales e intelectuales, fue capaz de crear cosas sumamente complejas, podría considerarse obra del “acaso” la creación perfecta de la naturaleza y del cuerpo humano? ¿No será que su creación implica la existencia de una inteligencia superior?

En nuestro íntimo hemos intuido siempre la existencia de un ser superior desde nuestra infancia primitiva donde demostrábamos un sentimiento íntimo de respecto a las fuerzas de la naturaleza; más adelante, pasamos por un fase de juventud donde le atribuimos cualidades, emociones, dándole una característica antropomórfica, susceptible de odios y cólera; hasta llegar a nuestro actual estado, como uno que apenas ha terminado la secundaria, listo para la fase adulta, donde Dios es amor, es Padre justo y bueno.

“Los aztecas, incas y egipcios adoraban el sol, viendo en el astro rey, el centro de la vida; los judíos loaban a Jehová, un dios guerrero y vengativo que protegía a una única raza elegida; los antiguos católicos eran devotos de un viejito de barbas blancas que vivía en el cielo y distribuía gracia entre sus seguidores arrojando al infierno a los herejes, y para los que Jesús era su Padre de amor de inteligencia y sabiduría.1

De allí que Allan Kardec, codificador de la Doctrina Espírita, preguntó a los Espíritus sabios, ¿Qué es Dios? Y ellos contestaron: Dios es la inteligencia suprema, causa primera de todas las cosas.

En una inteligencia suprema, creación de todas las cosas, podríamos decir que es el inicio del todo (o ¡de la nada para algunos científicos!). La cuestión es, ¿tenemos suficiente humildad para aceptar que existe algo más inteligente que nosotros, los seres humanos?

Cuestión difícil de contestar y posiblemente es por ese motivo que todavía muchos no creen en Dios.

PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS

Para probar su existencia basta simplemente buscar la causa de todo lo que no es obra del hombre, pues sabemos que no existe efecto sin causa, que no existe el acaso o la nada.

“En realidad poco sabemos sobre la naturaleza de Dios. Sólo otro Dios podría definirlo. Lo llamaron «Varuna» los arios, «Elim» los egipcios, «Thien» los chinos, «Ahura Mazda» los persas, «Brahma» los indios, «Buda» los orientales, «Jehová» los hebreos, «Zeus» los griegos, Júpiter» los latinos, «Eidos» Sócrates, «Naturaleza de la Naturaleza» Espinoza; no obstante nuestro Dios es aún desconocido, como lo era para los vedas y los sabios del Areópago de Atenas.2.”

El sentimiento íntimo de su existencia no es resultado de la ignorancia o de la educación, es inherente, por eso es universal. Comprenderemos su perfección cuando ya no nos ofusque la materia ni los vicios físicos y morales.

Para la Doctrina Espírita Dios no es un hombre (¡ni mucho menos!), tampoco se trata de un Dios de guerra o que privilegia a un hijo y otro no.

Dios es amor. Ama a todas sus criaturas, les da las mismas oportunidades a todos, la cuestión es saber si las aprovechamos o las dejamos escapar. ¿Hacemos  el bien? ¿Cuidamos nuestra salud? ¿Vigilamos nuestros actos para que sean solo de amor y compasión?

Hay personas que dicen que no nacieron para ser “santos” o “perfectos” y, ¡se equivocan! Todos nacemos destinados a la felicidad y a la evolución, todos seremos “santos”  y “perfectos” pero dependerá de nuestro esfuerzo para hacer el bien, amar, respectar, cuidar y responsabilizarse por sus propios actos.

Dios no es un padre maltratador o castigador, el cielo y el infierno existen dentro de nuestra conciencia, si hacemos sufrir, sufriremos; pero si amamos, seremos amados. Así como dice la ley de la física de acción y reacción.

LOS ATRIBUTOS DE DIOS

Nuestra inteligencia limitada no es capaz de entender sus características, por eso  los Espíritus sabios, de forma educadora, nos han hecho un “listado” para que empecemos a reflexionar sobre estos atributos, sobre la eternidad y el infinito:

Eterno
Si hubiese tenido principio, hubiera salido de la nada o hubiese sido creado por un ser anterior.
Inmutable
Si estuviese sujeto a cambios, ninguna estabilidad tendrían las leyes que rigen el Universo.
Inmaterial
Su naturaleza difiere de todo lo que llamamos materia, pues de otro modo no sería inmutable.
Único
No habría ni unidad de miras, ni de poder en el orden del Universo.
Omnipotente
No habría hecho todas las cosas y las que no hubiese hecho, serían obra de otro Dios.
Justo y bueno
Su sabiduría providencial de las leyes divinas reflejan su amor, justicia y bondad para con todas las criaturas.

“(...) La inteligencia de Dios se revela en su obra, como la del pintor en su cuadro; pero las obras de Dios, no son el mismo Dios, como el cuadro no es el pintor que lo concibió y ejecutó.” El Libro de los Espíritus.


Bibliografía

Doctrina Espírita para Principiantes – Textos recopilados por Luis Hu Rivas, (Consejo Espírita Internacional, 2005.
1 __Pág. 38
2__Pág. 39


Pluralidad de las existencias

CONSIDERACIONES SOBRE LA PLURALIDAD DE LAS EXISTENCIAS -  CAPÍTULO V
(Andrea Leripio)

“Respondió Jesús [a Nicodemo] y le dijo: De cierto, de cierto te digo que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” No dejan dudas, las palabras de Jesús, en el Evangelio según San Juan, 3:3 al 7.

Reconozcamos primeramente que sólo la doctrina de la pluralidad de existencias nos aclara lo que nos resulta inexplicable. Que esta doctrina es eminentemente esperanzadora y acorde con la más rigurosa justicia y, que es para el hombre la tabla de salvación que, en su misericordia, Dios le ha concedido.
Retrocedamos al principio del capítulo. Volvamos a Pitágoras. Algunos dicen que el la filosofía de la reencarnación no es nueva, sino que se trata de una resurrección de la teoría de Pitágoras. Ningún espiritista jamás  ha afirmado  que la Doctrina Espírita fuese una invención moderna. 

LEY DE LA NATURALEZA

El Espiritismo lo entendemos como una Ley de la Naturaleza y creemos que ha debido existir desde el origen de los tiempos. Pitágoras tomó prestada la teoría de la metempsicosis de los filósofos hindúes y egipcios, cuya idea de la transmigración de las almas, era, pues, una idea vulgar, admitida por hombres eminentes y como llegó hasta ellos no lo sabemos. Entendemos que una idea no atraviesa las edades y no es aceptada por los grandes pensadores si no tiene su lado serio. Sin embargo, entre la metempsicosis de los antiguos y la moderna doctrina de la reencarnación existe una gran diferencia por la cual los Espíritus rechazan categóricamente la transmigración del alma del hombre a cuerpo de animales y viceversa.

Al enseñar la pluralidad de las existencias corporales, renuevan los Espíritus una doctrina que nació en las primeras edades del mundo y que se ha mantenido hasta nuestros días, y la han presentado no sólo a través de este libro, sino que con anterioridad a su publicación han aparecido muchísimas comunicaciones en varios países. Por ahora nos centraremos en un terreno neutral, prescindamos de los Espíritus y pensemos con un mismo grado de probabilidad, las dos teorías, es decir, la pluralidad de las existencias y la vida corporal única.

Hay muchísimas personas que rechazan la idea de la reencarnación por la simple razón de que no les conviene, alegando que ya tienen bastante con una sola existencia y no desean empezar de nuevo con otra similar. A estos, les podemos preguntar si creen que Dios ha tomado en cuenta su opinión. Pero seamos sensatos. Hay dos alternativas llegados a este punto: o la reencarnación existe o no existe. Si existe, tendrán que aceptarla y deberán ajustarse a ella; porque Dios no les va a pedir permiso para ello. Pero tenemos que decir, que lo que la Doctrina Espírita, nos dice sobre la reencarnación, no es tan terrible. Pues la condición de una nueva existencia, depende de uno mismo. Será feliz o desdichada, según haya sido su comportamiento en la Tierra. Puede en una única vida elevarse tan, alto que no tenga que temer volver a caer en desgracia.


OPORTUNIDAD

Image courtesy of AMENIC181 / FreeDigitalPhotos.net“Sufrís, no sois tan dichosos como pudierais serlo, mientras tenéis ante vosotros a seres que disfrutan de una felicidad sin sombras. ¿Queréis cambiar vuestra situación con la de ellos? Seguramente responderéis que sí. Y, ¿Qué  es necesario para hacerlo? Poca cosa: simplemente recomenzad lo que habéis hecho mal y tratad de realizarlo mejor. ¿Aceptaríais aunque fuera a costa de muchas existencias de pruebas? Sobre el tema, mucho se ha oído. Dios que es soberanamente bueno, no puede imponer al hombre que recomience una serie de miserias y tribulaciones.  Pero no es apenas volver y empezar de nuevo. Es tener los medios para reparar los errores. De eso se trata. Dios no nos pide permiso, no consulta nuestras preferencias: las cosas son o no son.

Si no hay reencarnación, sólo existe una vida corpórea, esto es evidente. Si nuestra actual existencia corpórea es única, el alma de cada hombre ha sido creada al nacer. Aquí tampoco va a tener términos medios. O el alma existía o no existía antes del cuerpo. Admitiendo, de acuerdo con la creencia vulgar que el alma nace con el cuerpo, planteamos las siguientes preguntas:

1.- ¿Por qué cada alma muestra aptitudes tan diversas independientes de las ideas adquiridas por la educación?
2.- ¿De dónde proviene la aptitud extranormal de ciertos niños de temprana edad para las artes o las ciencias, al paso de que otros siguen siendo mediocres toda su vida?
3.- ¿De dónde provienen en unos las ideas innatas o intuitivas, y  en otros  éstas no existen?
4.- ¿A qué se deben, en ciertos niños, esos instintos precoces que manifiestan, de vicios o virtudes, esos sentimientos innatos de dignidad o de bajeza que contrastan con el ambiente en que han nacido?
5.- ¿Por qué algunos hombres, son más adelantados que otros?
6.- ¿Por qué hay salvajes y hombres civilizados? Si cogemos a un niño salvaje y le educamos en los mejores colegios, aunque su naturaleza sea esta. ¿Podemos hacer de él un Newton o un Laplace?

Si aceptamos por el contrario una sucesión de vidas anteriores y progresivas, todo queda explicado. Los hombres traen al nacer la intuición de lo que han adquirido antes; están más o menos adelantados conforme el número de existencias que han tenido.

Con su justicia, Dios no ha podido crear unas almas más perfectas y otras menos perfectas. Mas, con la pluralidad de vidas, la desigualdad que acabamos de ver no se opone en modo alguno a la más rigurosa equidad.

REENCARNACIÓN EN LAS PALABRAS DE JESÚS

El principio de la reencarnación salta a la vista en muchos pasajes de las Escrituras y se encuentra especialmente formulado de una manera explícita en el Evangelio: “Cuando descendieron del monte (después de la transfiguración), Jesús les mandó, diciendo: No digáis a nadie la visión hasta que el Hijo del Hombre resucite de los muertos. Entonces sus discípulos le preguntaron diciendo: ¿Por qué pues, dicen los escribas que es necesario que Elías venga primero? Respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías viene primero, y no le conocieron, sino que hicieron con él todo lo que quisieron; así también el Hijo del Hombre padecerá de ellos. Entonces los discípulos comprendieron que les había hablado de Juan el Bautista.” Puesto que Juan el Bautista era Elías, hubo, por lo tanto, reencarnación del espíritu o alma de Elías en el cuerpo de Juan el Bautista.

Al hablar del tema, lo hemos hecho prescindiendo de toda  enseñanza espírita, la cual en concepto de algunas personas no tiene autoridad. Si hemos aceptado, y tantos otros también,  la pluralidad de las existencias,  no ha sido porque esta opinión nos venga de los Espíritus, sino, porque nos pareció la más lógica y la única que soluciona los problemas que hasta ahora resultaban insolubles.

Por lo demás, sea cual sea la opinión que se profese acerca de la reencarnación, acéptela o no, pero no por ello hay que dejar de respetarla.  El punto esencial consiste en que la enseñanza de los Espíritus es eminentemente cristiana, apoyándose en la inmortalidad del alma, en las penas o recompensas futuras, en la justicia de Dios, en el libre albedrío del hombre y la moral del Cristo.