martes, 31 de mayo de 2016

sábado, 28 de mayo de 2016

El final de un ciclo, una invitación al recomienzo

Hola familia,

ayer en CEADS hicimos un interesante estudio de casos sobre la obsesión. En cada uno de ellos, la conclusión era la misma: sólo el perdón libera, sólo el amor edifica. La obsesión es una enfermedad del alma. Puede ser fruto de relaciones que empezaron en existencias anteriores y nos convocan a quitar deudas con nuestro pasado evolutivo o puede empezar con brechas que abrimos en nuestra manera de vivir, como hábitos poco saludables o los vicios morales del orgullo, el egoísmo y la vanidad. Sea como sea, vencer una obsesión no es vencer al obsesor. La victoria es la rendición de ambos obsesado y obsesor a la realidad cósmica de que, como hemos dicho antes, sólo el perdón libera, sólo el amor edifica.


En cada uno de los casos estudiados vimos como la reestructuración de la vida hacia el bien, la paz, la humildad y la caridad es esencial para superar un proceso obsesivo. Pero evidentemente no se logra la cura de una obsesión poniendo en escena un teatrito para que el obsesor vea que, pese a haberle mucho daño en el pasado, ahora "somos buenos". No, nada de esto. La cura se alcanza cuando el amor impregna de tal forma todos los actos de nuestra vida, que las emanaciones que parten de nosotros se transforman en invitaciones irresistibles hacia el bien. Tal vez por esta razón, la obsesión sea una constante en la vida de la mayoría de seres encarnados en el planeta Tierra. Todavía nos falta mucho para llegar a este estado de armonía con las leyes cósmicas. De camino nos encontramos todos, unos días haciéndolo mejor, otros cayéndonos, pero con el amparo que la Doctrina Espírita nos ofrece, nos volvemos a levantar, sacudimos el polvo y volvemos a emprender el camino. No hay prisa, porque tenemos la eternidad para alcanzar la perfección. No nos queremos demorar más porque no tenemos ni un instante que perder en el sufrimiento. 


Con la clase de ayer cerramos una vez más un ciclo de cinco años del Estudio Sistematizado del Espiritismo. Esta propuesta de estudio de las bases de nuestra doctrina empieza por qué logramos entender sobre Dios a través de las enseñanzas de los espíritus y finaliza con el estudio de la obsesión y su profilaxis. En las próximas clases de ESDE volvemos a empezar nuevo ciclo, desde el comienzo. Es excelente momento para que, si no frecuentas las actividades del sábado en nuestro centro, empieces a venir, aprendas sobre la Doctrina Espírita y puedas crecer con nosotros. Queda así la invitación a quién quiera que desee pasarse otros cinco años con nosotros estudiando el espiritismo y trabajando por ser cada día un poco mejor que ayer.

¡Os esperamos con ilusión!

Cariños

Equipo de Divulgación CEADS   

jueves, 26 de mayo de 2016

Obsesión: las diferentes expresiones del mismo problema - parte final

Buenos días

Este sábado finalizamos el estudio de la Obsesión en CEADS con 4 casos de estudio. Os dejamos los textos para lectura y reflexión de las preguntas planteadas.

Un saludo fraternal


Andrea Firenze y Andrea Campos




Caso 1 – Dolores fantasmas

Una señora tiene síntomas de obsesión y además tiene dolores tremendos en su pierna que la impiden incluso de caminar. La causa los médicos no son capaces de descubrir.

A través de una amiga que frecuenta una casa espírita, su caso es llevado a la sesión de desobsesión. En la reunión se presenta el espíritu de un ex esclavo.

Este explica que la señora lo había maltratado mucho y que una vez le acusó de haber robado comida, lo que no era verdad. Como castigo le había mandado azotar hasta la muerte. En sus últimos instantes, ya al suelo, se agarró a sus pies pidiéndole clemencia pero ella lo ignoró.

Ahora él explica que la persigue, que de ahí viene su dolor en la pierna y que todo lo que quiere es que ella le pida perdón por la injusticia cometida.
Cuando la amiga le explica lo que había ocurrido, su reacción fue contestar que jamás pediría perdón a un esclavo. 

  1. Imaginaos en el lugar de la amiga. ¿Cómo podríais ayudarla? 
  1. Continúe la historia hasta la siguiente reencarnación de esta señora, pasando por el plano espiritual. ¡Tiene que tener un final feliz!




Caso 2 – Lucha constante

Una mujer en una vida anterior, era propietaria de un prostíbulo. Atraía a chicas jóvenes a la prostitución para saciar a sus clientes ricos. Destruía varios matrimonios y familias por su apego al dinero. Una vez se enamoró de un cura y le desvirtuó de sus votos de castidad, se quedó embarazada de él y dio el hijo a su hermana, una religiosa, para cuidar.

En la vida actual sufre continuo proceso obsesivo. Nació con una fuerte mediunidad y ve constantemente sus perseguidores de vidas pasadas llevándola cerca de la locura.

En sus últimos intentos, se acerca a una casa espírita y empezar conocer la doctrina del Cristo.

Hoy trabaja incansablemente en una casa espírita donde recibe varias de sus “empleadas” de la vida anterior.  Ahora las “convierte” en trabajadoras del bien.

En asistencia fraterna le tocan varios matrimonios en crisis y ha sido capaz de unir varios de ellos. El antiguo cura en esta vida ha sido su gran amor y compañero en su obra cristiana.

Sin embargo, a pesar de todos sus esfuerzos en la evolución, sus enemigos de vida anterior le siguen persiguiendo. 

  1. ¿Por qué todavía sufre la persecución de sus enemigos de la vida anterior? 
  1. ¿Cómo podrá reconciliarse con ellos? ¿De quien depende la reconciliación?




Caso 3 – La niña esperanza

Divaldo tenía a un obsesor desde hace 40 años, siempre le perseguía y le vigilaba las actitudes. Aunque Divaldo intentase regenerarse haciendo buenas obras, él observaba incrédulo de su verdadero cambio personal. 

Un día, pican a la puerta de la Mansao do Caminho, Divaldo acude a la puerta de entrada y ve a un bebe recién abandonado.

Era una niña, fea, plagada de hormigas y heridas en la carita.

Divaldo la cogió en brazos con mucha ternura y, en este mismo momento, su obsesor le pregunta:
-          ¿Qué harás con esta niña?
-          La recogerá y la cuidaré, contesta Divaldo
-          ¡Pero es muy fea! Cumplimenta el obsesor
-          Pues tendrá cualidades… contesta Divaldo fraternalmente
-          ¿Y la amas? Sigue el obsesor
-          Acaba de conocerla y todavía no puedo contestar pero aprenderé a amarla. Contesta Divaldo
-          Pues hoy me as convencido de su reforma moral. ¡La niña que tienes en brazos es mi madre!

A partir de este momento, el obsesor de Divaldo pasa a ser una amigo y trabajador en el centro espírita de Divaldo. 

  1. ¿Cómo debemos afrontar una obsesión persistente y de largo camino? 
  1. ¿Las obsesiones siempre tienen resultados negativos? Explique la respuesta.



Caso 4 – Brazo de acero

Por muchos años un obsesor acompañaba uno de los trabajadores de una casa espírita. Hacía de todo para perjudicarlo profesionalmente.

Le fue dado el permiso para expresarse en la reunión de desobsesión de este centro y expuso la deuda que este trabajador tenía con el pues le perjudicó en el pasado haciendo que perdiera su trabajo, y como consecuencia, su familia finalizó por pasar por graves necesidades. Por ese motivo,  el perseguía al trabajador en el ámbito laboral.

Un día, el obsesado fue asaltado, baleado en la garganta y casi desencarna. Poco después el obsesor vuelta a la reunión de desobsesión y dice estar muy feliz por el sufrimiento del obsesado y que saboreaba la venganza.

Pasado unos meses, el trabajador ya curado, tuvo noticias de un amigo de la policía que habían encontrado al asaltante que le disparó. El amigo policía le preguntó si quería que aplicará un castigo especial además de la cárcel, y el obsesado contesto que no era necesario que el pagará más de lo debía según la ley del hombre.

En este momento, el obsesor se da cuenta que el obsesado de verdad se había reformado ya que era un verdugo en la otra vida, y decidió perdonarlo. Desde entonces, este espíritu se hace llamar brazo de acero y colabora en la protección energética de la casa espírita. 

  1. ¿Además de la venganza, que otras emociones motivan la obsesión y porqué? Cite 2 ejemplos que creáis más problemáticas. 

  1. ¿Sería un castigo que el obsesado llevará un tiro y tuviera un obsesor? Explique la respuesta.

lunes, 23 de mayo de 2016

La Pluralidad de las Existencias


La Pluralidad de las Existencias
Andrea Campos
 
Reencarnación es renacer en la carne y está vinculada directamente con la ley natural del progreso. En cada existencia en la carne el espíritu puede purificarse de las malas tendencias y seguir con su plan de vida.

Todos los espíritus son creados de la misma manera: simples e ignorantes.  Simples en su esencia para aprender e ignorantes del amor para que puedan aprenderlo según su libre albedrío y valorarlo más que nada en su vida.

Foto: cortesia de sritangphoto en freedigitalphotos
 En cada reencarnación tenemos la oportunidad del olvido del pasado para fijarnos en el presente, con miras a la felicidad futura. No vale de nada estar anclados en el pasado, muchas veces sombrío y llenos de equivocaciones, más importante es lo que hoy ya sabemos y este conocimiento se debería aplicar para el bien y por el bien. Básicamente la reencarnación tiene 3 finalidades principales en el estado actual de nuestra evolución: reparación de los actos equivocados del pasado, aprendizaje  para seguir instruyéndose y elevación hacia el camino del bien y de la felicidad.

La pluralidad de las existencias nos ayuda a entender el porqué de las enfermedades de nacimiento, de las malas formaciones físicas, de las diferencias sociales o económicas. ¿Puede ser obra del acaso que uno sea rico y otro pobre, uno bonito y otro feo, uno nacido en África y otro en Noruega? Según el razonamiento de Kardec, admitiendo la existencia de Dios y siendo este Dios soberanamente justo, no se puede admitir diferencias en oportunidades. La Inteligencia Suprema es sabia pues nos deja sembrar lo que queremos y a nuestra manera. Es justa porque deja que recojamos el resultado de la siembra y aprendamos de ella. En este punto tenemos que matizar que la ley del progreso tiene una relación estrecha con la ley de causa y efecto ya que la cosecha tiene relación directa con la siembra.

“Nacer, morir, renacer y progresar siempre, tal es la ley”

¿Aprovechamos esta existencia para aprender algo más sobre el amor, el respeto y la fraternidad?


Para que amemos más



Para que amemos más
 (Janaina Minelli)


Un reina de Francia. Así firma el espíritu que nos instruye en el mensaje que cierra el capítulo II de El Evangelio según el Espiritismo, “Mi reino no es de este mundo”. Nos cuenta esta reina que cuando encarnada estaba orgullosa de su sangre, se sentía superior a los demás por la posición social que ocupaba y los bienes que tenía. Pero también nos habla del desengaño, de la desilusión al desencarnar y darse cuenta de que hombres pobres e en posiciones sociales inferiores a la suya se encontraban más felices que ella. ¿Dónde estarían sus bienes? ¿Dónde la corte? No, ella no había secado las lágrimas del prójimo. Se había dedicado a una existencia materialista, plena en los goces terrenales, pero vacía de emociones superiores. Esta mujer, que una vez fue reina y en la espiritualidad se reconoce un espíritu más, desafortunada y humillada por su propia manera de proceder en la Tierra, nos aconseja a la abnegación, la humildad, la caridad en toda su celeste práctica, y la benevolencia para todos.
Tal vez dudemos por un momento que sea el testimonio de una reina de verdad. O tal vez pensemos que como no somos reyes ni reinas, tampoco nos tengamos que tomar el mensaje de forma personal.  Tal vez si hubiese firmado “Presidente o presidenta de un Centro Espírita”, “Jefe de un equipo”, “Propietario o propietaria de una empresa”, “Padre o madre de familia”… tal vez así veríamos el mensaje como más cercano. Pero la gran verdad es que de cada existencia física sólo nos llevamos el bien que hayamos hecho. Los bienes materiales y el poder de que disponemos no son más que recursos que nos son confiados para que hagamos el bien. Cuanto más alta nuestra posición en la sociedad mayor la responsabilidad que tenemos ante la eternidad. ¡Cuántos no fracasan a la primera oportunidad de tener una posición mínimamente superior a sus compañeros de jornada evolutiva? Muy pronto nos olvidamos de que la gloria del mundo es transitoria, que sólo el amor es perene.

El poder de toda clase es una gran prueba para el ser humano. Resistir a su seducción exige madurez espiritual. ¿Por qué es tan fácil caer ante la prueba del poder? Posiblemente sea más sencillo de lo que pueda parecer. En el fondo, todos deseamos ser amados. Nos diferenciamos en la manera como buscamos cultivar el amor de los demás, en la forma. Pero en el fondo, todos necesitamos el amor del prójimo. En las posiciones de destaque social o económico, uno puede olvidarse que ha venido a enjugar las lágrimas de los demás. Ha nacido ahí para servir a más hermanos suyos de humanidad. Ha sido puesto donde está para amar más, no para ser el más amado. La tragedia personal del que ostenta el poder, en lugar de llevarlo con la humildad del mayor servidor, es como dice la reina de El Evangelio según el Espiritismo, comprender la esterilidad de los honores y de las grandezas que con tanta avidez se buscan en la tierra demasiado tarde.

Por mucho que estudiemos la Doctrina Espírita y sepamos de memoria las máximas de Cristo, es en el corazón donde deben hacer eco las palabras de nuestra amiga desencarnada: “Los hombres corren tras los bienes terrestres como si debieran conservarlos siempre; pero aquí ya no hay ilusión, ven muy pronto que solo se asieron a una sombra y despreciaron los únicos bienes sólidos y duraderos, los únicos que les sirven en la celeste morada, los solos que pueden franquearles la entrada.” En el santuario sagrado del corazón reside la fuerza para resistir a la seducción del poder, incluso en las pequeñas pruebas en las que todos somos experimentados de forma cotidiana. Al final, en cada relación que establecemos con el otro, ejercitamos una pequeña  o una gran parcela de poder. En nuestras manos está recordar que cada una de estas porciones de poder de que disponemos nos es confiada para que amemos más, no para que seamos más amados.

La Transición


Segunda Parte - Capítulo I - La Transición
(Silver Chiquero)

La confianza en la vida futura no excluye los temores propios de la transición de una vida a la otra, el temor es el momento de la transición.


Observando la expresión serena de ciertos muertos y las terribles convulsiones orgánicas de otros, deducimos que las sensaciones no son siempre idénticas. El fenómeno fisiológico de la separación del alma se basa en las leyes que rigen las relaciones del Espíritu con la materia. La religión se detiene en el umbral de la vida espiritual, la ciencia en el de la vida material y el Espiritismo que une a ambas, puede decirnos cómo se opera la transición.


La materia inerte es insensible, solamente el alma experimenta las sensaciones de dolor y placer. Es el alma y no el cuerpo quien sufre. El periespíritu es la envoltura fluídica del alma y no se separa ni antes ni después de la muerte. Durante la vida el fluido periespiritual penetra al cuerpo en todas sus partes y sirve de vehículo a las sensaciones físicas del alma.

La extinción de la vida orgánica produce la separación del alma y el cuerpo mediante la ruptura del lazo fluídico que los une, pero esa separación no es brusca. El fluido periespiritual se desprende poco a poco de todos los órganos, de manera que la separación sólo es completa y absoluta cuando no queda un solo átomo del periespíritu unida a una molécula del cuerpo. La muerte por tanto, será más penosa según las circunstancias:

  • si en el momento de la extinción de la vida orgánica el desprendimiento del periespíritu ya se haya operado, el alma no sentirá absolutamente nada,
  • si la unión es muy fuerte, se producirá una especie de desgarramiento que actuará dolorosamente sobre el alma,
  • si la unión es débil, la separación será fácil y sin dificultad,
  • si después del cese completo de la vida orgánica hay todavía numerosos puntos de contacto entre el cuerpo y el periespíritu, el alma podrá llegar a sentir los efectos de la descomposición del cuerpo hasta que el lazo fluídico se corte definitivamente.


Otro fenómeno de mayor importancia es el de la turbación. El alma sufre un entorpecimiento que paraliza momentáneamente sus facultades y neutraliza, por lo menos en parte, sus sensaciones, razón por la cual el alma casi nunca es consciente de su último suspiro. La intensidad y duración del sufrimiento dependen del grado de afinidad existente entre el cuerpo y el periespíritu: puede durar desde algunas horas hasta varios años. A medida que se va clarificando, el alma despierta. Para unos, ese despertar es sereno, pero para otros es muy diferente, lleno de horror y angustia, como una horrible pesadilla.

El estado moral del alma es la causa principal que influye sobre la mayor o menor facilidad del desprendimiento. La afinidad entre el cuerpo y el periespíritu está en relación con el apego del Espíritu con la materia:

  • en la muerte natural, por causa de la edad o una enfermedad, la separación se opera gradualmente,
  • el Espíritu más apegado a la vida, en lugar de abandonarse a esa fuerza que lo arrastra, resiste con todo empeño y lucha hasta que los últimos lazos del periespíritu se quiebran; la incertidumbre de lo que irá a ser de él aumentan sus angustias,
  • en el espíritu desmaterializado, los lazos fluídicos que le unen al cuerpo son muy débiles y se quiebran sin dificultad, además, por su confianza en el porvenir que intuye e incluso percibe, encara la muerte como una liberación y sus males como una prueba. La serenidad moral y la resignación endulzan su sufrimiento,
  • en la muerte violenta, la vida orgánica con toda su fuerza, se detiene rápidamente, la separación del periespíritu se inicia después de la muerte pero no instantáneamente; en los suicidios, el cuerpo retiene al periespíritu y transmite sus convulsiones por medio de éste al alma, que siente los atroces sufrimientos propios de tal estado.


El Espíritu sufre más cuanto más lento sea el desprendimiento del periespíritu, relacionado con el grado de progreso moral del Espíritu. Para el Espíritu desmaterializado, cuya conciencia es pura, la muerte es como un sueño de algunos instantes, exento de todo sufrimiento y cuyo despertar es plácido y dulce.


El espírita serio no se limita a creer: cree porque comprende y sólo puede creer recurriendo al raciocinio. El Espiritismo no tiene pretensión de ser el único medio existente para la salvación de las almas, pero la facilita por los conocimientos que proporciona, los sentimientos que inspira y las disposiciones que despierta en el Espíritu.


Preparando el despertar de la vida

CAPÍTULO VII – Preparando el despertar de la vida
(Andrea Campos)



"El alma duerme en el mineral, sueña en el vegetal, en el animal se agita y en el hombre despierta". León Denis

Como vimos en el anterior texto de la edición número 25 la Tierra conserva su historia geológica, su evolución, en cada rincón se encuentran evidencias, cada granito de arena, cada gota de agua son los fósiles de nuestra propia historia.

Es importante que estudiemos cada parte de este proceso evolutivo, llamadas de períodos geológicos. El globo terrestre ha pasado por seis períodos: primario, de transición, secundario, terciario, diluviano y postdiluviano o actual, tal como lo describe el libro “La Génesis”, de Allan Kardec.

En esta edición haremos una introducción del estado primitivo y del periodo primario de nuestro lindo planeta azul.

En su origen la Tierra era una masa incandescente que empezó a solidificarse como cualquier materia en fusión. Los elementos que contenían esta materia incandescente sufrieron modificaciones a la medida que el globo se enfriaba, dando origen a todo tipo de materia.

Foto: cortesia de xedos4 en freedigitalphotos.net


“El primer efecto del enfriamiento fue la solidificación de la superficie… esa corteza está formada por el granito, de mucha dureza.” Una vez el planeta tenía su protección en la corteza terrestre, aislando el calor en forma líquida que en las más profundas capas, ya estaría preparado para el desarrollo de las primeras rocas.

Este era el aspecto de este primer periodo: verdadero caos de todos los elementos confundidos, buscando la estabilización. Período en el cuál ningún ser vivo podría existir. Por esta razón su característica distintiva, en geología, es la ausencia de cualquier vestigio de vida vegetal o animal.


Bibliografía:

La Génesis según el Espiritismo. Cap. VII – Esbozo geológico de la Tierra: Estado primitivo del globo. Periodo primario.

El Libro de los Espíritus. Noticia de la obra.

Lo que el Espiritismo ofrece a los que piensan en el suicidio

Lo que el Espiritismo ofrece a los que piensan en el suicidio
(M. Pagnotta)



Si queremos dejar de sufrir, tenemos que empezar a pensar seriamente en practicar el bien.



Normalmente queremos una respuesta sencilla, bella, práctica y directa, muchas veces incluso romántica a las dudas que tenemos, a los problemas que nos afligen.  Como un “kit” de alivio que nada más abrirlo por si sólo nos ayuda.

El Espiritismo nos enseña que nos es así tan fácil. Todo depende. Pero depende de nosotros mismos y de nadie y de nada más.

En el CEADS intentamos pasar un poquito del conocimiento que los espíritus nos enseñan de manera tan caritativa. Esclarecer lo que sucede a un suicida después del acto terriblemente triste y rebelde es abrir puertas a la ignorancia. Es poner las cartas abiertas y limpias a la mesa, es enseñar qué senda un potencial suicida está abriendo para si mismo. Una senda dura, llena de dolor moral y físico, una senda sombría. Es, como mínimo, una actitud honesta que el Espiritismo transmita estas enseñanzas, aunque muy duras.


Foto: cortesia de Keerati en freedigitalphotos.net

¿Pero qué más nos ofrece el Espiritismo a modo de esperanza?

Para esto no hay una respuesta sencilla, resumida, fácil, romántica. El Espiritismo nos ofrece toda su doctrina. Nos ofrece las leyes que rigen el universo. Somos parte del universo.

Ley de causa y efecto. Esta ley nos exige humildad. Humildad para reconocer que todo lo que sufrimos, indistintamente de la causa, viene de nuestro interior.  Está en nuestro pasado reciente o en nuestras vidas anteriores a esta. Todo el bien del cuál disfrutamos también es consecuencia de actos pasados. No hay misterio: un golpe hace daño a la mano; la palabra “gracias” dicha por nosotros nos devuelve una sonrisa.
Si entendemos que lo que sufrimos tiene raíces internas y si ya no queremos sufrir, podemos empezar a evitar sufrimientos futuros practicando el bien, cambiando nuestro enfoque de la vida hacia un enfoque de amor y de devoción a toda la obra divina universal. Por supuesto los cambios no son inmediatos, pero si poco a poco tomamos consciencia de nuestro interior hasta entonces callado, si tomamos consciencia de cada milímetro de nuestro cuerpo físico, de cada persona alrededor nuestro, de cada olor, de cada ruido, entonces empezaremos el cambio hacia una vida menos penosa y dejamos de generar futuros padecimientos. El futuro será más ligero, ¡más feliz!

Los cambios no son inmediatos. Por eso Dios, con sus extremos e inimaginables inteligencia y amor, nos da la oportunidad de evolucionar. Infinitas oportunidades, a través de la ley de reencarnación. No nos pune eternamente. De hecho, no nos pune. Y la reencarnación es la herramienta con la cuál evolucionaremos hacia una vida más feliz.
Dios nos da siempre, siempre, eternamente, la oportunidad de renacer y reescribir equivocaciones pasadas.
Nos dicen los espíritus que el sufrimiento cansa. Esto ya lo sabemos, pero muchos nos olvidamos, o no lo sabemos, que después de una vida terrenal mal gastada, el Espíritu sigue sufriendo. No mal gastar, no acotar una existencia en el plano material sólo nos traerá consecuencias positivas. Hay que aprovechar la vida, hay que valorizar todo el trabajo que invirtió el plano espiritual en la planificación de nuestra reencarnación. Nosotros mismos hemos ayudado a organizarla.

El Espiritismo no acaba en estas dos leyes, sino que es una compleja red de conocimiento filosófico, moral y científico. Tenemos el libre albedrío para poder buscar y usar estos conocimientos a nuestro favor.

Dejar de sufrir, dar y recibir amor, estar contento consigo mismo, practicar y recibir el bien. Esto es lo que el Espiritismo, con toda su amplitud de enseñanzas, ofrece a los suicidas.

Trobada Espírita - Igualada 2016


Entrevista a Pura Argelich Minguella

Entrevista a Pura Argelich Minguella


¿Cómo y cuándo has conocido el Espiritismo?

Nací en el seno de una familia espiritista, o sea que, desde siempre, he estado en contacto con esta filosofía. Además, todo lo que he ido aprendiendo, jamás me pareció nuevo; siempre fue y sigue siendo, como recordar algo que ya estaba en mí.


¿Cómo ha sido tu trayectoria en la divulgación espírita en España?

Mi trayectoria en la divulgación espiritista, está ligada al CBCE. Pero antes me gustaría hacer una breve introducción.
A pesar del ostracismo de la dictadura franquista, y no existiendo aún la libertad de expresión necesaria y tan anhelada, a partir de 1967 podríamos decir que se inició una nueva etapa llena de inquietudes por saber y conocer lo que ocurría en otros lugares cercanos y más lejanos, acerca del movimiento espiritista, puesto que ya se recibían noticias de una actividad importante.
Nuestros primeros contactos (y digo nuestros, pues también intervinieron varios familiares, entre ellos mi primo David Santamaría), a nivel europeo y español, se realizaron entre 1968 y 1970, los cuales siguieron produciéndose por varios países europeos y también Brasil, hasta el día de hoy.


¿Qué es el CBCE?

El Centre Barcelonès de Cultura Espirita, es una asociación sin fines de lucro, dedicada al estudio y divulgación del Espiritismo y al estudio y práctica de la mediumnidad, que se inauguró en Barcelona, calle Niça, 18-20, sótano 3ª., el 28 de junio de 1980; quedando legalmente constituida por La Generalitat de Catalunya, el 30 de julio de 1982, una vez resueltos los problemas de transferencia de competencias entre el gobierno de Madrid y el gobierno de Catalunya, y que este mes de mayo cumplirá sus 36 años de actividad.
No puedo dejar de mencionar que el artífice e impulsor de que el CBCE existiera, fue Josep Casanovas Llardent, su primer presidente. Después de que nos conociéramos (1975), y de bastantes actividades públicas, ya se empezó a contemplar la necesidad de formar un grupo más consolidado que permitiera actuar a nivel público, con mayor credibilidad y eficacia.

¿Qué es Flama Espirita?

Otra vez Josep Casanovas, tomó la iniciativa de disponer de un vehículo escrito donde manifestar sus/nuestras opiniones sobre aspectos doctrinarios y otros relativos al contexto espiritista. Él ya escribía sobre espiritismo, parapsicología y el Más Allá, en otras revistas, como “Karma-7” y “Algo”, pero sentía la necesidad de continuar con su labor escrita en un contexto donde pudiera expresarse con total libertad.
Así pues, el 1 de mayo de 1981, vio la luz Flama Espirita, como órgano de divulgación del CBCE. (Debo aclarar que no acentuamos la palabra “espirita” como se hace en portugués puesto que en castellano ésta no existe, por tanto hicimos un símil de traducción del francés “spirite” al catalán, cuya fuerza de pronunciación recae en la segunda sílaba).

Cada año el CBCE promueve una conferencia con Divaldo Franco, ¿de dónde viene este vínculo? 

Cuando hablaba de los contactos que establecimos, fue precisamente en julio de 1970, en Coimbra (Portugal), en el Parque Público “O Chopal”, cuando tuvieron lugar las presentaciones con Divaldo Franco, quien manifestó: “Iré a España, a sus casas…” Y al mes siguiente así lo hizo, llegando a Barcelona, tras su paso fugaz por Madrid, en ambas ciudades por primera vez, e iniciando esta importante colaboración que continúa hasta el día de hoy.
No se puede dejar de mencionar, el primer acto espiritista público que organizamos en Barcelona, 29 de mayo de 1977, después de 40 años de silencio, ante 200 personas, con la inestimable ayuda de Karma-7, que fue el que realizó el profesor Divaldo Franco. El CBCE aún no estaba constituido, pero se estaba gestando.
En tal significativa fecha nos acompañaron el presidente de la Federación Espírita Brasileña, Dr. Francisco Thiesen, y el traductor al castellano de los textos psicografiados por Divaldo Franco, el argentino Juan Antonio Durante, gran trabajador, conocido por todos.

¿Cuál es la importancia para el Espiritismo español su gira de conferencias anuales?

La de mantener viva la llama de esta filosofía de vida en todos aquellos que se acercan y asisten a los diferentes actos públicos que se le organizan. La de abrir las mentes para que tomemos consciencia de lo importante que es la aplicación de los principios espiritistas a la vida cotidiana.

¿Crees que el Espiritismo en España ha crecido o crece? En tu opinión ¿cuál es su importancia?

Evidentemente desde el inicio de esta nueva etapa de apertura, los grupos espiritistas han aumentado, dando lugar a una divulgación notable. En cuanto a su importancia, es vital, siempre y cuando esta divulgación se base en los principios establecidos en la codificación del Espiritismo realizada por Allan Kardec con la colaboración de los Espíritus que intervinieron en su formulación. Pero, por encima de todo, es fundamental tratar de aplicarlos en nuestras conductas.

 ¿Qué palabras podría dejar a los lectores de Visión Espírita?

Que no se cansen de instruirse con mente abierta. Que la base, el punto de partida está en la Codificación. Que bajo el nombre Espiritismo, también existen falsos “maestros”. Que por encima de todo, somos seres todavía muy imperfectos, pero que estamos en el camino cierto, si somos capaces de asumir y llevar a buen puerto los objetivos que nos brinda esta fantástica filosofía de vida, filosofía progresista, que abre nuestras mentes para que podamos vislumbrar nuevos horizontes mucho más prometedores.

domingo, 22 de mayo de 2016

Ley de Causa y efecto: Casos

Querida familia CEADS,

ayer en CEADS tuvimos el placer de escuchar la conferencia de nuestra compañera Dunia Durán. Ella generosamente nos envía el resumen extenso de su texto. ¡Gracias, Dunia!

Y a todoa la familia,

Una semana plena de armonía

Equipo de Divulgación CEADS

Ley de Causa y efecto. Casos
Dunia Durán Juvé
Miembro de CEADS

Según los diccionarios, causa es el agente eficaz que da existencia a lo que no existía; es lo que determina un acontecimiento o fenómeno. Efecto es el resultado o realización de una acción.

Aquí hacemos referencia a la pregunta nº.1 del Libro de los Espíritus, cuando Allan Kardec, el Codificador del Espiritismo, hizo a los espíritus Superiores la pregunta "¿Qué es Dios?", y ellos entonces respondieron: "Dios es la causa primaria o primera de todas las cosas. Por tanto, todo lo que vemos o conocemos, o todo lo que existe en los planos físico y espiritual son "efectos" de la "causa mayor" que es Dios."Causa y Efecto" es una ley Divina y Universal. En la pregunta 4 del libro de los espíritus se formula ¿Dónde podemos hallar la prueba de la existencia de Dios? Respuesta: En un axioma que aplicáis a vuestras ciencias: no hay efecto sin causa. Buscad la causa de todo lo que no sea obra del hombre y vuestra razón os responderá. La Ley de Causa y Efecto es una ley de vida que muchas personas no tomamos en cuenta, y que es realmente importante para poder lograr buenos resultados en todos los aspectos de nuestra vida. Es una ley que funciona perfectamente en todos los planos y trae a la realización todo lo que sembramos, tanto en pensamiento, palabra y acciones. Esto quiere decir que todo lo que hacemos pone en movimiento una causa y ésta trae una consecuencia, positiva o negativa, que dependerá de la causa puesta en movimiento. No existe el azar, la buena suerte o la mala suerte, sólo existen resultados. Todos tenemos responsabilidades que cumplir que no debemos evadir, si las evadimos tendremos que hacer las correcciones pertinentes y mientras más las evadamos, más difícil y penosa será la corrección que debamos hacer, pues las consecuencias son ineludibles. Aún los actos aparentemente “insignificantes” pueden afectar a docenas y aún a cientos de personas y de esas consecuencias seremos directamente responsables, y la propia ley exigirá su pago, que no es otra cosa que el proceso de aprender a obrar bien. Como somos aún seres imperfectos, estamos expuestos a cometer errores. Y si por el contrario pensamos en positivo y luchamos para que cada día seamos mejores, entonces, así, lograremos resultados positivos. Si cambiamos la calidad de nuestro pensamiento, cambiaremos la calidad de nuestra vida. El cambio de nuestra experiencia exterior traerá consigo el cambio de nuestra experiencia interior. Recogeremos lo que hemos sembrado ya sea negativo o positivo. Todo lo que somos o lleguemos a ser será el resultado de nuestro modo de pensar y de nuestra actitud. Tengamos en cuenta que el pensamiento es el arma más importante para lograr nuestros objetivos. Si deseamos a los demás buenas cosas, entonces estamos al mismo tiempo deseándonos buenas cosas para nosotros mismos.


1.- Frases de André Luiz (médium Francisco Cándido Xavier = Xico Xavier) en su libro “Acción y Reacción”. Ed. Kier de Buenos Aires
El bien es expansión de luz y el mal es condensación de sombra, cuando nos desviamos en la crueldad hacia los demás, nuestros pensamientos, por ser ondas de energía sutil, al pasar por los lugares y criaturas, por las situaciones y cosas que afectan a nuestra memoria, actúan y reaccionan sobre si mismos en circuito cerrado, y nos traen así, de vuelta, las sensaciones desagradables, emanantes de nuestras obras infelices”.
 “La luz, aclarando nuestra vista, nos ilumina el camino. Las tinieblas cegándonos, nos encadenan en la cárcel de nuestros errores”.


“El espíritu en armonía con los designios superiores, vislumbra el horizonte próximo y camina, valeroso y sereno, con el fin de superarlo, no obstante, el que abusa de la voluntad y la razón crea la sombra en torno a sí mismo, aislándose en pesadillas aflictivas, incapacitándose para continuar hacia el frente”.

“A veces cuando desencarnamos no nos recordamos de nuestros errores de vidas pasadas, ni de amigos que se puede haber tenido, esto es así porque si en la vida física hemos atendido nuestros deberes con exactitud, entonces volvemos pacíficamente a los dominios de la memoria en cuanto desencarnamos, en cambio si no hemos cumplido, quedamos sujetos a nuestras culpas que son una nube de sombra que eclipsa nuestra vista. Esto es como un lago, cuando está tranquilo la luz queda reflejada, las cosas quedan reflejadas, pero cuando está turbio o revuelto, la luz no logra verse (se torna opaca)”. 

 “La casa de Dios que es todo Universo, no podría subsistir sin estar sometida a un orden (organización). La Administración Divina, dispone de sabios departamentos para relacionar, conservar, comandar y engrandecer la Vida Cósmica, pautado bajo la magnanimidad del amor y la justicia. En las sublimes regiones celestes de cada esfera entregadas a la inteligencia y a la razón, al trabajo y progreso de los hijos de Dios, fulguran los genios angélicos encargados del rendimiento y de la belleza, del perfeccionamiento y la ascensión de la obra Excelsa, con ministerios apropiados a la concesión de préstamos, moratorias, créditos especiales y cursos extraordinarios a todos los espíritus encarnados o desencarnados, que lo merezcan en función de los servicios referentes al bien Eterno y, en las regiones atormentadas, arrasadas por ciclones de dolor regenerador, tenemos los poderes competentes para promover el cobro y la recuperación de todos aquellos que se convierten en deudores complicados ante la Justicia Divina, poderes que tienen la función de purificar los caminos evolutivos y circunscribir las manifestaciones del mal”.

“La acción del mal, puede ser rápida, pero nadie sabe cuánto tiempo exigirá el servicio de la reacción indispensable al restablecimiento de la armonía soberana de la vida quebrantada para nuestras actitudes contrarias al bien”. Por eso recordaba Jesús, “reconcíliate rápidamente con tu adversario, mientras te encuentres en el camino con él”. 
Casos de libro acción y reacción de Xico Xavier

El caso de una mujer que estaba recién desencarnada y cuando todavía no se había dado cuenta de su situación, empezó a reclamar a su padre para que la perdonara, debido a que cuando falleció su padre, había echado de su casa a su madre diciéndole palabras crueles para que se marchara, obligándola a caer en la extrema pobreza y como su madre ante aquellas humillaciones hizo gestos de dolor pero sin ninguna queja y cuando estaba desencarnada explicando esto con mucho dolor y arrepentimiento, notó como una voz le decía “descanse, descanse”. Ella se pensó que era su padre, cuando en realidad era su madre desencarnada. Ella siguió diciendo como si se tratara de su padre “No me dejes encontrarla sin que pague antes mi terrible deuda”” Señor,, compadécete de mi, de esta pecadora que os ofendió humillando e hiriendo a la amorosa madre que me diste”. Mientras tanto, los espíritus desencarnados la estaban auxiliando para hacerla sentir mejor. Un asistente espiritual preguntó a sus compañeros ¿Por qué motivo se habría confesado la enferma, de ese modo?. A lo que un compañero le contestó que eso era un fenómeno común ya que las facultades mentales de un espíritu en sufrimiento, se pueden estancar en el remordimiento, como consecuencia del máximo delito de su última existencia y, desde el momento en que comenzó a sentir intensamente las reflexiones de la muerte, se entregó de ese modo a semejantes reminiscencias.

Otro caso es el de un hombre que, con un carro, persigue a un transeúnte borracho, hasta alcanzarlo y atropellarlo, matándolo sin compasión. Este hombre desencarnado presentaba una tremenda angustia, situada entre el remordimiento y el arrepentimiento. Sin ser consciente, tampoco, de su estado, empezó a decir a los auxiliares del mundo espiritual: “¡No hay testigos! No fui yo quien atropelló a aquel infeliz, no obstante, lo odiase con razón ¿Qué pretenden de mi? ¿Denunciarme? ¡Cobardes! ¿Me estaban espiando en la calle desierta?. A lo que los auxiliares no respondieron porque vieron que aquel hombre estaba enredado en los recuerdos del crimen que cometió, creyendo continuar, después de la muerte, escarneciendo la justicia. (Pág. 38 y 39)

Uno de los auxiliares, dijo: “El problema es de origen mental. Cuando modifique sus propias ideas, logrará modificar su situación”. A lo que otro añadió: “Esto no es fácil, ya que nuestras creaciones mentales son preponderantes, fatalmente, en nuestra vida. Nos liberan cuando se enraizan en el bien que sintetiza las Leyes Divinas, y nos encarcelan, cuando se afirman en el mal que expresa la delincuencia responsable, envolviéndonos por tal razón, en el lodo sutil de la culpa. Hay un dicho en la tierra que “el criminal siempre vuelve al lugar del crimen”. De lo que podemos deducir que, aun disfrutando de la posibilidad de ausentarse del ambiente del crimen, el pensamiento del criminal está prendido en el ambiente y a la propia sustancia de la falta cometida”. 

Por último voy a hacer un resumen del libro de “Eustaquio, 15 siglos de trayectoria”(de Abel Glaser. Espíritu: Cairbar Schutel): Es un libro, que, en su momento, me impactó, porque en él se ve la trayectoria que sigue un espíritu a lo largo de un sinfín de existencias desde una de ellas en la que era un espíritu bastante inferior, hasta llegar a un estado de regeneración importante, concretamente desde el año 445 al año 1971 aproximadamente. La historia comienza con la vida militar de un general del ejército llamado Eustaquio quien sobre el año 445 se dedicaba a matar a personas inocentes sin piedad hasta que en una batalla, él también es asestado con una espada sin piedad, desencarnando. Cuando Eustaquio entra en el estado errático, no siendo consciente de su situación, sigue mandando órdenes y disparando a unos y otros como si su tropa y sus enemigos aún estuvieran allí, de hecho, se encuentra en la erraticidad con  enemigos suyos, vengándose de él, humillándolo, y hiriéndole en su orgullo y vanidad, aunque llega a ser líder de las esferas tenebrosas. En la reencarnación posterior, vuelve a ser un chico rebelde, bastante pillo y holgazán vuelve a cometer un crimen hacia un hombre y es traicionado por su esposa infiel, en otra reencarnación en el que toma forma de mujer, dos delincuentes la violan y se queda embarazada de uno de ellos. Ella da a luz y da su hijo en adopción. La posterior reencarnación vuelve a ser mujer y tiene tres hijos, los cuales dos son los que la violaron y el otro es el que dio en adopción la vez anterior. Ella se resigna, pasando pruebas muy duras con los hijos que en la anterior ocasión la violaron, progresando y dando muestras de verdadera humildad. Eustaquio va pasando reencarnación tras reencarnación por pruebas duras para su regeneración, aunque las expiaciones las tiene que pasar en el ámbito militar y en Francia que es su punto y país donde muestra mayor debilidad puesto que es donde muestra mayor orgullo y tiene más enemigos. En este libro se habla de tres formas básicas de progreso espiritual en lo tocante a las reencarnaciones por las cuales pasa el espíritu:

Reencarnación-clave que se destina a los mayores y más importantes rescates que hay que afrontar. Las grandes deudas acumuladas por el espíritu generalmente se concentran en una determinada región del globo terrestre y se relacionan con personalidades específicas. El reencarnante, en el escenario de sus más graves desmanes, sufre una trayectoria de pruebas y expiaciones. Triunfando en el transcurso, conseguirá elevada depuración espiritual. Fracasando, continuará en el mismo estado evolutivo y deberá progresar, en el futuro, en la trilla expiatoria y regenerativa. Para que ese viaje de retorno tenga un mínimo de probabilidades de éxito, el espíritu deberá pasar, antes, por reencarnaciones alternativas y preparatorias. La reencarnación-alternativa constituye un apoyo al espíritu para que él se desvincule de su anterior pasaje por la materia. Una reencarnación-clave que no trajo progreso a la criatura no será fácilmente olvidada. Así, la reencarnación alternativa, en un lugar distante del escenario de sus arraigados desvíos y con otros seres, posibilita a la entidad en progreso desligarse de sus lazos del pasado, abriendo su campo de actuación para el futuro. No siempre una única reencarnación-alternativa es suficiente para dejar preparado a un espíritu a volver a la costra, en la reencarnación clave. Depende del libre albedrío de cada un y de su fuerza de voluntad en superar los obstáculos con resignación, podrá o no haber varias reencarnaciones alternativas. Reencarnación preparatoria (o estratégica) realizada la estancia de la criatura en una o más reencarnaciones alternativas, el retorno a la vida material que deberá preceder a una reencarnación-clave se denomina preparatoria. El espíritu si utiliza mal su libre albedrío podrá acumular tantos débitos en una reencarnación preparatoria, que no podrá volver, después a una reencarnación clave. Entre tanto, por regla, cuando la entidad alcanza la reencarnación preparatoria significa que ha alcanzado un estado razonable de evolución que lo acredita a un retorno decisivo. No obstante estas reglas no son de tipo absoluto en su encadenamiento, pueden sucederse una y otra en función del tipo de pruebas y expiaciones. La reencarnación-clave tiene un elevado número de pruebas y menor número de expiaciones. Las preparatorias tienen un mayor número de expiaciones que de pruebas (aunque sabemos que la expiación también incorpora una prueba)). Podríamos decir que la reencarnación-clave procede de una situación en donde mostramos una mayor flaquedad. Por ejemplo, el caso de Eustaquio la clave estaba en el campo militar. Era en este campo donde se mostraba más orgulloso, altivo, egoísta, ambicioso, déspota, etc., por tanto tuvo que pasar por bastantes reencarnaciones-alternativas para poder volverse a reencarnar en una reencarnación clave en el campo militar y demostrar su grado de evolución.

Absolutamente todo lo que estamos viviendo en el presente ha sido generado en algún momento, lo hemos creado ya sea consciente o inconscientemente en esta o en otra vida. Cuando decimos que algo nos sucede "por casualidad", sólo estamos refiriéndonos a una ley que desconocemos, pero en realidad era un evento que nos tocaba vivir porque lo habíamos generado de alguna manera.


Cada estudiante de espiritismo debe analizar el conjunto de información que ha recibido a lo largo de su vida; conscientemente debe seleccionar aquello que desea mantener en su mente y lo que debe desechar, es decir, debe saber discernir. En este proceso se debe reconocer lo que pensaba... nuestro padre, nuestra madre, nuestros abuelos, y qué es lo que elegimos pensar nosotros. También es conveniente recordar lo que uno acostumbraba pensar tiempo atrás y lo que elige pensar ahora. Siempre tenemos la libertad de poder elegir en el presente, que es el único momento que existe. Tenemos que recordar que lo que llamamos "libre albedrío" no es más que la oportunidad que se nos da de elegir nuestros pensamientos. En esto radica nuestro verdadero poder y es así como tomamos las riendas de nuestra vida. Las aparentes injusticias que vemos en la vida diaria encuentran su fundamento en el principio de causa y efecto. A lo largo de numerosas vidas anteriores hemos ido generando causas, que determinan nuestra situación presente. Hay personas que han hecho mucho bien en el pasado y ahora les toca vivir su recompensa. A estas personas las percibimos como "afortunadas". Por otra parte, hay otros que han cometido muchos errores, han quebrado ciertas leyes universales y ahora se encuentran atrapados en problemas y dificultades. Por eso es que nace gente pobre o enferma, mientras que otros nacen saludables, en un hogar confortable y con buenas oportunidades. Si alguna vez hemos perjudicado a alguien, tarde o temprano alguien nos va a perjudicar. Esto es lo que la Biblia explica como la "Ley del Talión", que dice textualmente: "Ojo por ojo, diente por diente". Esta ley ha sido mal interpretada y muchos la entienden como la ley de la venganza; sin embargo, lo que afirma no es más que la ley de causa y efecto: si le quitas un ojo a alguien, te tocará perder un ojo tuyo, ni uno más ni uno menos.


Podemos entender una deuda y una recompensa como actividades de dos bancos diferentes. Al primero le debemos dinero y nos perseguirá hasta que le paguemos. Por el contrario, el segundo nos paga intereses por lo que hemos depositado. Estos bancos no tienen conexión entre sí; es decir que por más buenas obras que hagamos en el presente, igual tendremos que saldar nuestras deudas con el destino. La cadena de la deuda puede llegar a ser eterna: una persona quizá sea víctima de alguien en una vida y luego se vuelva vengadora en la siguiente, para luego volver a ser la víctima y así sucesivamente.. La cadena se corta cuando una de las partes involucradas decide perdonar. La deuda se disuelve por completo gracias a la práctica del perdón. Cada estudiante de espiritismo debe saber que la Justicia Divina opera a través de la Ley de Causa y Efecto. En consecuencia, debemos aprender a ser conscientes de nuestros actos. Cada pensamiento o acción que iniciamos es una causa que, indefectiblemente, tendrá su efecto. Si peleamos y discutimos con la gente a nuestro alrededor (causa), el resultado será un gran conflicto (efecto). Sin embargo, si hacemos favores y ayudamos a otros (causa), también recibiremos lo mismo en algún momento (efecto) aunque quizá los favores nunca provengan de las personas a quienes hemos ayudado. Por eso es que todas las creencias morales del mundo enseñan a hacer el bien. La única manera de vivir bien es generando buenas acciones.