jueves, 28 de septiembre de 2017

El próximo sábado....

¡Muy buenas noches!!

Este Sábado, en CEADS, nuestros monitores del ESDE nos presentarán la evolución del principio inteligente en los diferentes reinos, en este proceso evolutivo hasta a la etapa hominal.

Hace tiempo, uno de los monitores, nos había blindado con una conferencia respecto al asunto, que os volvemos a dejar el link para la lectura previa a la clase.



http://amaliadsoler.blogspot.com.es/2014/05/del-big-bang-hombre-una-experiencia.html


¡Nos vemos el Sábado!!


domingo, 24 de septiembre de 2017

El alma humana

¡Hola compis!!

¡Ayer tuvimos la casa llena! Nos alegra el corazón saber que podemos mantener las puertas abiertas del centro espírita y recibir a todos (igual que nosotros) que buscan conocimiento, respuestas y consuelo.

No hay palabras para agradecer a la Espiritualidad Amiga ese amparo y oportunidad de servir y a aprender. Así que, desde nuestro humilde vocabulario pero lleno de sentimiento os dejamos nuestro ¡Muchas gracias!


Nuestros queridos monitores Jutta y Andrea Firenze nos han preparado la clase de ayer sobre "El alma humana", en continuidad al Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita (en adelante, ESDE), Programa II, Unidad 2, Subunidad 3, Guía 6.


Para los que acaban de llegar, nosotros utilizamos el material gratuito y disponible para todos los interesados, colgado de la web de la Federación Espírita Española. Aunque el curso sea abierto todos los 2º y 4º sábados de mes, los que asisten con compromiso completarán el estudio de todos los módulos en aproximadamente 3 años. Como no tenemos prisa pues somos seres inmortales, podemos acceder al material del estudio pinchando aquí. 

Insistiendo siempre que el estudio en el centro es una pequeña parte del aprendizaje.



En resumen, después de la lectura y coloquio en grupo sobre la temática, podemos concluir:

- Todas las religiones son espiritualista pues creen, de alguna manera, en la existencia de la vida después de la muerte física.

- El Espiritismo amplia la visión sobre la pre-existencia del alma al cuerpo físico, diferente de loa Vitalistas que creen que simplemente es una energía que anima el cuerpo o como los espiritualistas en general, que creen que el alma es creada con el cuerpo, sin una preexistencia anterior.Consideran como un efecto y no como causa.

- La inteligencia no tiene nada que ver con la vida orgánica, tiene carácter diferente de la materia, recordando siempre los tres elementos del Universo: Dios, Espíritu y Materia.

- El alma, o espíritu encarnado, son lo mismo, simplemente se diferencia pedagógicamente, siendo espíritu cuando está en la erraticidad y alma cuando está en la carne.

- Somo seres inmortales, con vivencias carnales para el progreso, somos dueños de nuestro destino, pudiendo moldearlo a cada nivel evolutivo de nuestro ser, según las Leyes Divinas que equilibran el Universo. Cuanto más purificados somos, mas cerca estamos de esas leyes y más podremos decidir nuestro destino.

"El alma humana es, pues, un ser real, individual, independiente y autónomo, de naturaleza puramente espiritual y que tiene por destino grandioso progresar siempre, elevándose cada vez más en conocimientos y en virtudes, realizándolo a través de múltiples existencias corporales, en las cuales se depura y se eleva gradualmente hasta que, por fin, se libera totalmente de la necesidad de encarnar, por haberse transformado en Espíritu puro alcanzando el tono de la Escala Espiritual, pasando a disfrutar una felicidad incomparable e inimaginable por el hombre terreno.
Con Allan Kardec, pues, y la Nueva Era del Espíritu – que él inició – se abrieron perspectivas nuevas para el Espíritu humano. Con el concepto del alma la Doctrina Espirita se transformó en la doctrina de la esperanza, pues descubrió́ ante los ojos de los hombres un futuro verdaderamente feliz y promisorio.
Nacer, Morir, Renacer y progresar siempre, tal es la ley."

sábado, 23 de septiembre de 2017

Visión Espírita - año 8 - nº 33

¡Es otoño!
¡Y llega nuestra nueva edición de Visión Espírita!!

Pincha aquí para accederla


Cuerpo mental, una expresión clínica de la mente

Por Dr. Nubor Orlando Facure


Una hipótesis alternativa para el estudio de la mente


Resumen

El autor presenta el “cuerpo mental” como una hipótesis alternativa para el acceso a la mente. En la actualidad, la mente se percibe como un conjunto específico de funciones desarrolladas por el cerebro. Este modelo no parece dar a la mente una idea compatible con el organismo como un todo.
Utilizando como método la semiología neurológica, trataremos de demostrar la existencia de un cuerpo mental que se revela en varias situaciones clínicas, tales como, la histeria, la hipnosis, la narcolepsia, los miembros fantasmas y las llamadas experiencias fuera del cuerpo.
Esta manera de estudiar la mente, bajo la perspectiva de un cuerpo que se identifica semiológicamente, puede abrir un amplio campo de experimentación y de interpretación de fenómenos tantos psicológicos como neurológicos.


Introducción

La matemática nos enseña que los elementos de un conjunto no pueden explicar la naturaleza entera de ese conjunto. El concepto del todo se nos escapa al que cada una de las partes pueda representar aisladamente (Bertrand Russell). Considerando las neuronas cerebrales como elementos de un conjunto que contiene la mente, podríamos preguntarnos si sería posible una comprensión completa del concepto de mente basado en las funciones de las neuronas. Esta cuestión nos permite, por lo menos teóricamente, a que situemos la mente dentro y fuera del conjunto de las neuronas cerebrales.

Por otro lado, las nuevas teorías (Ilya Prigogine in Del Nero) sugieren que los “sistemas de alta complejidad” tienen la capacidad de auto-organizarse. El sistema nervioso, además de su estructura física, puede ser visto como un bio-sistema altamente complejo, dotado de particularidades y propiedades específicas de los seres vivos. Una “teoría de la mente”, conocida como monista, materialista e inmediatista, identifica los “estados mentales” como un subconjunto distinto de “estados cerebrales” que son claramente de naturaleza física; que las actividades de las neuronas en sus cambios electroquímicos producirían un nuevo tipo de fenómenos que “emergen” como función mental, semejante a la orden que resulta en los sistemas de alta complejidad.

Las diferentes teorías de la mente aceptadas en la actualidad, todavía no consiguen pasar de meras hipótesis con una buena estructuración teórica, sin pasar por toda una serie de fenómenos conocidos de la actividad mental expresada. Ninguna teoría ha conseguido, hasta el momento, elaborar predicciones específicas sobre los fenómenos mentales y mucho menos nos garantizar la posibilidad de probarla clínicamente o en laboratorio.


Objetivo y método

Teniendo la posibilidad de testear la hipótesis desde el punto de vista clínico, sugiero el concepto de “cuerpo mental” en sustitución al concepto de “mente”. Presento diversas situaciones donde la semiología neurológica puede confirmar esta hipótesis como compatible con las expresiones clínicas. En este estudio, considero el cuerpo mental como un modelo que tiene una identidad clínica, que puede ser revelada por los instrumentos de evaluación que la semiología neurológica nos ofrece.


Modelos semiológicos

Histeria

Pacientes histéricos que presentan trastornos sensitivos o motores, revelando un comportamiento semiológico típico, observándose a priori, que no obedecen las distribuciones anatómicas adecuadas a las diversas vías de inervación del sistema nervioso.
Por otro lado, en las lesiones orgánicas del cerebro, el mapa de las anestesias revela distribuciones muy conocidas por los neurólogos, que saben constatar los niveles de anestesia y los síndromes, llamados de alternas, caracterizados por el comprometimiento anestésico de un lado del tronco y de los miembros del hemicuerpo contralateral.
Los estudios semiológicos demuestran que el paciente histérico tiene un patrón diferente al de la anestesia, comprimiendo muchas veces todo su cuerpo: él no sabe que es la inervación sensitiva de la cara que recorre el nervio trigémino, mientras que las regiones posteriores del cuero cabelludo, en la nuca, siguen inervaciones muy distantes, situadas al nivel de la médula cervical. La anestesia en los miembros del histérico no posee ningún tipo de sensibilidad, comprometiendo globalmente las sensibilidades superficiales y profundas. La organización de esta “anatomía”, elaborada por el histérico es producto de la concepción mental que él elabora de su cuerpo. El histérico se expresa semiológicamente como poseedor de un “cuerpo” organizado por su mente y no por su cerebro. Esta actitud es conocida en la historia de la histeria y sin duda es universal, como se puede leer en los tratados clásicos de la neurología (“Sémiologie des affections du système nerveux” de J. Dejerine, 1914). En la evaluación semiológica del histérico podemos identificar como expresa él su cuerpo mental.
La parálisis histérica también revela contrastes con la semiología de los síndromes de lesiones orgánicas. La flacidez es extraña, la hipertonía puede ser difusa en toda la musculatura, sin respetar la distribución entre agonistas y antagonistas que el sistema gama exige. La pierna de este paciente ofrecerá resistencia tanto para ser flexionada como para ser extendida. El hemipléjico o parapléjico histérico construye una deficiencia dentro de un modelo imaginario obedeciendo a una construcción mental y no a una pérdida de las vías nerviosas.


Hipnosis

Individuos que asimilan las sugerencias que inducen a la hipnosis, se pueden producir tanto parálisis como anestesias. La experiencia médica ha demostrado que, las parálisis y las anestesias, siguen el mismo patrón de los cuadros histéricos. En uno u otro cuadro, podemos percibir que el “cuerpo” construido por el histérico y por el hipnotizado tienen origen en sus modelos “mentales” y no sigue una sistematización de las vías neuronales.
Por la experiencia común del trance hipnótico sabemos que, al despertar, el hipnotizado no retiene los recuerdos de lo que oyó o hizo durante el trance. Una segunda inducción a continuación de la primera, le hará rescatar recuerdos, retornando a la escena del primer trance, sin recordar lo que oyó o hizo entre un trance y otro. Esta experiencia parece revelarnos dos archivos distintos de memorización. Diría que uno de ellos se localiza en el cerebro físico, mientras el paciente está despierto y otro en el cuerpo mental cuando el paciente está en trance. Esta situación puede ser comparada con el funcionamiento del ordenador: el archivo que creamos para determinado texto, no abre el texto de otro. Para que esto ocurra, es necesario copiar y pegar uno en el otro para que podamos leerlos juntos. En la hipnosis, podemos utilizar las sugestiones hipnóticas para transferirnos los recuerdos de un ambiente a otro, lo que se consigue con cierta facilidad.


Narcolepsia

La narcolepsia es un disturbio en el que el paciente entra súbitamente en un estado de somnolencia incontrolable. Los episodios se repiten con una frecuencia exasperante, alterando sus actividades diarias. La duración de los episodios puede variar entre minutos u horas. Al despertar, los pacientes comentan experiencias curiosas. Pueden permanecer lúcidos durante la somnolencia, realizando durante ese periodo, actividades complejas. Sienten su salida del cuerpo físico y conviven con escenarios y personajes diversos.
Algunos relatan una experiencia atemporal, pueden ser testigos de episodios pasados que se confirmen en el futuro. Parecen se poseedores de un cuerpo que vive sus experiencias, Los clásicos de las neurologías titulan estos cuadros como alucinaciones hipnagógicas. Parece ser que, en la narcolepsia, la experiencia es más consciente y menos simbólica que las experiencias oníricas comunes. No es difícil para estos pacientes relatar las características físicas y funcionales de este cuerpo mental que les permite transitar por sus “sueños”.


Miembro fantasma

Las amputaciones, que ocurren casi siempre por accidentes violentos, pueden producir en el paciente la percepción de la continuidad de la existencia de su miembro amputado (amputaciones en otras partes del cuerpo como mama, nariz, lengua, escroto y pene, pueden producir síntomas parecidos al miembro fantasma).
Melzack cree que la existencia, en el cerebro, de una imagen del cuerpo entero está en una matriz neuronal. Ésta estaría compuesta por una red de interconexiones neuronales, organizadas genéticamente y a partir de estímulos sensoriales, crea un patrón de identificación del yo, al que Melzack llama “neuro-firma”. Hasta los niños que nacen sin miembros pueden revelar una existencia de esa matriz corporal. Aunque las hipótesis neurofisiológicas intentan justificar los síntomas del miembro fantasma, su manifestación clínica puede complementar los ejemplos del cuerpo mental que queremos estudiar. El miembro fantasma produce en el paciente todas las sensaciones de un miembro real (Sentiment du realité concrète, según Lhermitte), quien siente dolor, cosquillas, movimientos espontáneos y reacciones de desplazamiento de muebles. Considerando este miembro como parte del cuerpo mental, veremos que la conciencia del paciente no ejerce control sobre sus funciones, sean motoras o sensitivas. Podemos decir que, esa falta de control, es pertinente a los cuadros de histeria e hipnosis ya descritos anteriormente.
Una serie de otros fenómenos clínicos parecen sugerir la existencia de esta representación corpórea de la mente que estamos analizando. La construcción de la imagen corporal y los síndromes de negligencia, son buenos ejemplos. La literatura neuropsiquiátrica ha producido en los últimos tiempos, un espantoso número de textos sobre las experiencias fuera del cuerpo y experiencias de casi muerte. Nosotros los neurólogos, encontramos con frecuencia entre las manifestaciones psíquicas de epilépticos, una “idea de una presencia”, como si “alguien” acompañara como testigo el cuadro de la crisis epiléptica.


Comentarios

No tenemos duda que el dilema cerebro-mente es inagotable, contradictorio y a la vez irreconciliable. Al proponer comentar el tema en términos de cuerpo mental, sabemos de la dificultad de introducir una nueva idea en un contexto de tamaña complejidad. Recordemos la frase del evolucionista, Stephen Jay Gould, que propuso la evolución puntual de las especies: “Nuevos hechos, estudiados al estilo antiguo, bajo la tutela de viejas teorías, raramente nos conducen a alguna revisión sustancial del pensamiento. Los hechos no hablan por sí solos: son estudiados a la luz de la teoría. El pensamiento creativo, tanto en la ciencia como en las artes, es el motor para el cambio de opinión”.
La discusión sobre la mente parece agotarse entre la Filosofía y la Ciencia sin llegar a un fin. El “cuerpo mental” parece que tiene el mérito de especificar un objeto de estudio más adecuado debido a su comportamiento clínico y experimental.

Esperamos que estudios subsecuentes puedan comprobar la validez de nuestra propuesta. Aún no hemos profundizado las características semiológicas sobre el cuerpo mental e identificado sus características anatómicas y funciones fundamentales puesto que él puede ser evaluado clínicamente en la histeria, testeado experimentalmente en la hipnosis, reconocido en los miembros fantasmas, confirmado en la narcolepsia y en las experiencias fuera del cuerpo conforme hemos ejemplificado en este artículo.

Vicios "Modernos"

Por Claudia Guadahnín
Colaboración con Revista SER Espírita



En los tiempos modernos, se ha oído hablar mucho de los vicios. Conceptualmente, estos vienen motivados por la búsqueda de la satisfacción por medio de sustancias que actúan en el organismo -en especial en los procesos psíquicos- provocando alteraciones caracterizadas por estados de euforia, autoconfianza y satisfacción temporal. 

Los vicios también pueden estar causados por el uso de sustancias psicoactivas -drogas, alcohol y tabaco, por ejemplo- pero también por la repetición excesiva de determinados comportamientos o incluso por el exceso de consumo. O sea, estos no son solamente el resultado del uso de estas sustancias, sino que también pueden manifestarse en un comportamiento, idea, creencia u opinión, causando traumas psicológicos e incluso actitudes intolerantes.

Según el médico psiquiatra, especialista en dependencias químicas y maestro en ciencias de la Salud, Ricardo Luiz Malina Losso, las influencias que contribuyen a la manifestación de comportamientos viciosos -sean estos generados por sustancias o factores psicológicos- pueden ser genéticas, sociales y hormonales. "Sabemos que, cuando existe un historial familiar de dependencia, la posibilidad de que otros miembros de la familia puedan desarrollarla aumenta significativamente. En una familia en la cual no existe el diálogo o es insuficiente, también" explica. Según el médico, la disponibilidad orgánica de la persona es otro factor que determina la intensidad del vicio. "Cuanto más dispuesto esté un organismo a la sustancia, mayor será la tendencia a su consumo".

Pero Losso explica que, actualmente, los vicios ya son entendidos por la ciencia de una manera más amplia, considerando comportamientos compulsivos, como el juego patológico y la necesidad incontrolable por comer o tener sexo, por ejemplo. "Hemos observado casos de pacientes que se sometieron a cirugía bariátrica (de reducción de estómago) sin el debido acompañamiento psicológico y pasaron a depender de sustancias psicoactivas en el tratamiento. Esto ocurrió porque las creencias, los pensamientos e ideas que llevaban a aquella persona a un comportamiento compulsivo en relación a la comida no fueron modificados con la cirugía", dice él.

El investigador de la Doctrina Espírita y presidente del Centro Espírita Ismael de São Paulo, Sergio Biagi Gregorio, comparte la opinión del médico. Para él, el vicio también puede ser manifestado por el mantenimiento de pensamientos intolerantes. Él cree que las ideologías y las religiones, que imprimen eslogans que pueden llevar a sus adeptos al fanatismo, merecen una atención especial. "La intolerancia nos impide pensar de forma diferente al de sus puntos de vista. Con ello, viven una especie de 'cristalización' y pasan a obedecer la lógica del sistema", explica.

Para Gregorio, el cuidado de las acciones individuales debe ser permanente, ya que las acciones son el resultado de los pensamientos. "Un vicio físico comenzó en nuestro pensamiento. Por ello, cuando mejoramos nuestro modo de pensar, evolucionamos como individuos. En ese momento, los vicios no encuentran más sintonía en la que desarrollarse", explica.

Más allá de comprometer la encarnación actual, los resultados de los vicios adquiridos repercuten en las vidas espirituales futuras y pueden ser una de las causas de posibles dolencias kármicas. En 1857, cuando fueron preguntados por el codificador del Espiritismo, Allan Kardec, sobre cuál sería el mayor obstáculo para la ascensión espiritual, los Espíritus Superiores fueron enfáticos en apuntar dos de las más perjudiciales características terrenales: el orgullo y el egoísmo (pregunta 785 de El Libro de los Espíritus).

Sobre la segunda actitud, apuntaron "Todo mal deriva del egoísmo. Estudiad todos los vicios y veréis que en el fondo de todos está el egoísmo, la verdadera llaga de la sociedad. El egoísmo es incompatible con la justicia, el amor y la caridad" (pregunta 913 de la misma obra).


ALERTA

Según Sergio Biagi Gregorio, una actitud moderna que, a su entender, se volvió el vicio más común de la actualidad es el consumo no consciente. "El consumismo es una aplicación muy práctica del egoísmo. Queremos adquirir bienes y más bienes, sin ponderar si aquello sirve a nuestro progreso espiritual. De maneras y con intensidades diferentes, los vicios nos llevan a la pérdida de la libertad individual y por ello, ningún tipo de exceso puede ser inofensivo".

Para el médico Ricardo Luiz Malina Losso, uno de los vicios más presentes en la actualidad es la distorsión del concepto de carpe diem ('vivir intensamente'). "Muchas personas actúan sin considerar las consecuencias de sus actos, como si no hubiese un mañana, pero éste siempre llega y cobra la cuenta. Creo que debemos valorar el ahora y el mañana en la misma proporción y vivir bien al encontrar una armonía entre ellos", indica.

Algunos comportamientos simples pueden ayudar a las personas a mantenerse alejadas de los vicios y comportamientos autodestructivos:
  • Practique ejercicio físico diariamente y consuma alimentos saludables;
  • Cultive buenas y valiosas amistades;
  • Practique buenas acciones;
  • Evalúe las ventajas y desventajas de una situación antes de tomar actitudes impulsivas;
  • Estimule el funcionamiento saludable del cerebro;
  • Hacer oraciones;
  • Cuando identifique alguna señal de comportamiento propenso a las dependencias, busque un médico. Cuanto más precoz sea el diagnóstico, indican los especialistas, más asertivo será el pronóstico.

Fuente: Revista SER Espírita; año 4, edición 21; págs. 34-35.

Estar con todo

Por David Santamaría

La Filosofía Espirita, y, por ende, el movimiento espiritista, están fuertemente enraizados en el excelente concepto de la Fraternidad. No en balde afirmaba Léon Denis que la ley de fraternidad “es la única que debe regir entre los hombres[1]”, enfatizando así la importancia de la tolerancia y la comprensión entre todos los integrantes del género humano. Sin embargo, podríamos cuestionar si la aplicación de la fraternidad ha de ser indiscriminada, sin ningún distingo, sin ninguna restricción en cualquier orden y situación de la vida. La más elemental prudencia nos indica que podría ser arriesgado actuar de esta manera, ya que no todo el mundo –ni mucho menos- aplica este gran concepto en sus relaciones con los demás. No obstante, desde el contexto espirita se nos insta a ser tolerantes y fraternos de forma amplia, profunda, cuasi ilimitada. Como ejemplo podemos mencionar algunas máximas evangélicas (muy bien explicadas, por cierto, por Kardec en su obra “El Evangelio según el Espiritismo):

- “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mateo 5, 7)
- “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19, 18, y Mateo 22, 39)
- “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mateo 5, 44)

En una lectura literal, no vemos en estas máximas ningún tipo de cortapisa a la acción de la tolerancia, del perdón de las ofensas y de los sentimientos de fraternidad hacia los ofensores, por ejemplo. Allan Kardec explica convenientemente (especialmente en el capítulo XII de la obra citada) como hay que encarar las relaciones hacia los que se muestran contrarios a esas magníficas actitudes. Sin embargo, me permito insistir, da la impresión que desde los contextos espiritas se tiende más a la aplicación literal, tal cual, de esas máximas sin las convenientes matizaciones. Y, a veces, puede ser inadecuado, y hasta peligroso, aceptar determinadas actuaciones en aras de la fraternidad.

El propio Jesús nos alerta a este respecto. Cuando envía a los 70 discípulos a predicar, les recomienda: “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos: sed pues prudentes[2] como serpientes, y sencillos como palomas.” (Mateo 10, 16). O sea, les instaba a tener un comportamiento digno y fraterno, “sencillo”, pero recomendando al mismo tiempo la más elemental precaución -“prudencia”- en relación a los contactos que pudieran realizar.

André Luiz nos ofrece un excelente texto, titulado “Estar con todo[3]”, en el que reflexiona sobre el alcance de la actitud fraterna. Examinemos algunos párrafos (todos los resaltados son nuestros):

“Frecuentemente nos encontramos con hermanos de una excelente formación moral, quienes están convencidos que practicar la caridad es aceptar todo y que la paciencia debe soportar sin ninguna limitación.

“La evolución, sin embargo, en su proceso de realización, exige más la superación que la conservación.

“En ningún sector de la existencia el progreso y la cultura se complican con el “estar con todo”.

“La caridad de la vida es el perfeccionamiento.

“(…) Todas las disciplinas que orientan a las almas pulen impulsos, hábitos, preferencias y actitudes impropias de la dignidad espiritual.

“Todos los seres existentes en la Tierra se purifican en la medida que el tiempo les corrige las imperfecciones.

“(…) En el plano del alma, la lógica no es distinta. Podemos ver, oír y aprender todo, pero si es aconsejable destacar lo bueno de cada cosa, no resulta comprensible concordar con todo.

“(…) Debemos tratar con benevolencia y suavidad a quienes no piensan como nosotros, sin embargo, con intenciones de serles agradables no podemos aceptar sus preconceptos, engaños, inexactitudes o impropiedades.

“La Doctrina Espírita está fundamentada en la lógica, siendo por ello que, para ser espíritas, es imposible evadirnos de ella.

“Hay que auxiliar a todos, tanto como sea posible, más analizando todo, a los efectos de que el juicio nos oriente siempre...

“Pablo de Tarso escribiendo a los corintios expresó que “la caridad todo sufre, todo cree, todo espera, todo soporta”, mas no se olvidó de recomendar a los tesalonicenses que examinen todo, reteniendo lo bueno. Admitamos así, con el máximo respeto al texto evangélico que el Apóstol de los Gentiles se habría hecho entender claramente explicando que la caridad todo sufre con el fin de ser útil, todo cree con discernimiento, todo espera con idea de realizar lo mejor y todo soporta con el objetivo de aprender, pero no para estar con todo y todo aprobar.”

Es decir, no se puede “estar con todo”, no se puede aceptar cualquier propuesta, comentario u opinión, así, sin más. Allan Kardec nos enseñó a analizar, a reflexionar, a pasar por el tamiz de la razón cualquier aportación doctrinal ya provenga de encarnados o de desencarnados. Sin importar, evidentemente, el calibre de quien haga esa aportación o comentario. Es ésta una regla que debería ser básica para el movimiento espirita en general, y para los dirigentes espiritas en particular. O sea, si hay que disentir de alguien que ha hecho una propuesta inadecuada, se disiente, con respeto, educación, buenas maneras y con firmeza. A este respecto, será de utilidad repasar el apartado titulado: ¿Está permitido reprender al prójimo, observar sus imperfecciones y revelar el mal que comete?, del cap. X de “El Evangelio según el Espiritismo”, ítems 19 a 21. Examinemos alguno de esos párrafos:

- Ítem19. “Puesto que nadie es perfecto, ¿se sigue de ahí que nadie tiene derecho a reprender al prójimo?
Por cierto que no, pues cada uno de vosotros debe trabajar por el progreso de todos y, sobre todo, de aquellos cuya tutela se os ha confiado. No obstante, por esa misma razón, debéis hacerlo con moderación, con un fin útil, y no como se hace la mayor parte de las veces, por el placer de denigrar.”Por lo tanto en aras de la fraternidad no podemos “comulgar con ruedas de molino”, como se dice vulgarmente.

Veamos al respecto algunos ejemplos que atañen directamente a la lógica, de la cual no podemos evadirnos, como planteaba André Luiz:

1.    En 1866 se publicó en Burdeos la obra “Los 4 Evangelios; Revelación de la Revelación”, impulsada por el abogado Jean-Baptiste Roustaing y obtenida mediúmnicamente a través de la Sra. Emilie Collignon. Obra atribuida a los 4 evangelistas. La proposición más llamativa es la que hace referencia a que Jesús tuvo un cuerpo intangible, fluídico, y no físico. Allan Kardec ya refutó esta extravagancia de manera clara en “La Génesis”, cap. XV, ítems 64 a 67[4]. Sin embargo, todavía hay alguna prestigiosa institución espirita que da cobijo a estas obras y lo que ellas suponen de contradicción doctrinaria.

2.    El ítem 122 de “El Libro de los Espíritus”, nos ofrece otro concepto con el que es difícil concordar aunque está avalado por el mismo Allan Kardec. Veámoslo:

“¿Cómo pueden los Espíritus, en su origen, cuando  aún no tienen conciencia de sí mismos, tener la libertad de elegir entre el bien y el mal? ¿Hay en ellos un principio, alguna tendencia que los lleve en una dirección más que en otra?

“El libre albedrío se desarrolla a medida que el Espíritu adquiere la conciencia de sí mismo. No habría libertad si la elección fuese determinada por una causa independiente de la voluntad del Espíritu. La causa no está en él, sino fuera de él, en las influencias a las cuales cede en virtud de su voluntad libre. Se trata de la gran alegoría de la caída del hombre y del pecado original: algunos cedieron a la tentación, otros resistieron.”

Se hace muy cuesta arriba aceptar que los Espíritus puedan decantarse por el bien o por el mal desde el principio de su camino evolutivo. Pensamos que todo forma parte de un proceso, lleno de equivocaciones y de rectificaciones; pero, es inaceptable que se pueda postular que haya Espíritus que se inclinen indefectiblemente por el camino del bien desde sus inicios, aunque así se comente en esa espléndida obra.

3.    En los momentos actuales observamos con preocupación la instalación de una deriva de extrema violencia en tierras venezolanas. ¿Cuál debería ser la actitud de los espiritas venezolanos? ¿Aceptarlo todo pasivamente en aras de la fraternidad? Concordamos y admiramos las resoluciones de algunas Instituciones[5] espíritas venezolanas que han suspendido sus actividades para preservar la integridad física de sus integrantes y han sumado sus voces en fraterna actitud con los que padecen la violencia.

En estos tres ejemplos vemos que no se puede concordar con todo y que, en ocasiones, no queda más remedio que alzar respetuosamente la voz para que la verdadera fraternidad, y la lógica, queden perfectamente preservadas.






[1]“Después de la muerte”, cap. 55
[2]Algunas versiones de la Biblia en lugar de la palabra “prudentes”, utilizan el vocablo “astutos”. Ello nos da idea de la importancia, que para Jesús tenia, el hecho de que sus discípulos tuvieran mucho cuidado con las relaciones que pudieran establecer.
[3]“Opinión Espírita”, cap. 9, dictado a través de la mediumnidad de Waldo Vieira.
[4]A este respecto, también puede consultarse la obra “O corpo fluídico”, de Wilson García, publicada en 1981.
[5] Como el “Movimiento de Cultura Espirita CIMA”

Acción magnética curativa

Por Fernando Lora


El Libro de los Médiums
Cap. VIII – Laboratorio del Mundo Invisible
Acción magnética curativa, Ítem 131.


Sobre el agua fluidificada Allan Kardec nos dice lo siguiente:

“- Esta teoría nos ofrece la explicación de un hecho muy conocido en magnetismo, pero que hasta ahora no se había aclarado: el del cambio de las propiedades del agua por acción de la voluntad”. Allan Kardec. (1)

El agua es una molécula simple, cuyas propiedades eléctricas y su capacidad de autoionizarse posibilitan que otras moléculas puedan hidrolizarse en ella, por esta razón es considerada como el disolvente universal, adquiriendo de esta forma nuevas propiedades que la hacen un elemento vital en la naturaleza.

El Espíritu André Luiz nos revela en el libro Nuestro Hogar: “El agua aquí tiene otra densidad. Es mucho más tenue, más pura, casi fluídica... es uno de los vehículos más poderosos para los fluidos de cualquier naturaleza. Aquí es empleada sobre todo como alimento y como remedio”. (2) Como consecuencia ella puede adquirir propiedades fluídicas y magnéticas que pueden sustentar nuestro periespíritu y, donde este esté alterado puede auxiliar para restablecer el equilibrio y la armonía de nuestros cuerpos espiritual y físico, donándonos salud. Por esta razón ha sido utilizada en la antigüedad, en el Magnetismo y ahora en el Espiritismo. Los primeros cristianos también la utilizaban como recurso terapéutico, así queda consignado en el libro Pablo y Esteban en el primer viaje apostólico de Pablo y Bernabé a Chipre. (3)

No debemos menospreciar este recurso terapéutico, pues los buenos Espíritus la utilizan para ayudarnos. Pero si no tenemos fe en ella, receptividad, y la tomamos con indiferencia, este medicamento “real” no hará su efecto. En el ámbito espírita tenemos el ejemplo de Pancho Sierra, el “Doctor del agua fría”, como popularmente se le conocía en Argentina, cuya mediumnidad curativa se plasmaba principalmente a través del agua fluidificada. (4)

El mundo espiritual puede magnetizar el agua de forma general, como ocurre al final de un estudio o sesión mediúmnica, o de forma particular. Estas entidades aprovecharán las energías sutiles creadas en la psicosfera del Centro Espírita, el ectoplasma de los médiums presentes y sus propios fluidos bajo la acción de la oración.

El agua fluidificada tiene propiedades nutritivas, calmantes, reguladoras, revitalizantes, etc. Y auxilia a los obsesados, a los médiums perturbados o en desarrollo, a las personas en general que buscan el alivio en el Centro Espírita.

André Luiz nos revela: “Que el agua como fluido creador, absorbe en cada hogar las características mentales de sus moradores… Absorberá las amarguras, odios y ansiedades de los hombres limpiando sus casas y purificando su atmósfera íntima”. (5) Este hecho ha sido confirmado por Masaru Emoto, investigador japonés, que confirma la influencia que tienen sobre el agua las vibraciones ambientales y nuestras emociones. (6)


Utilicemos pues, con fe, este recurso maravilloso que la Bondad Divina nos brinda, estemos seguros que ante el estrés, el insomnio, estados gripales, obsesivos, etc.; ella será un factor coadyuvante que nos beneficiará total o parcialmente, disminuyendo la carga en los medicamentos tradicionales o sustituyéndolos en algunos casos. Tengamos fe en ella porque la fe mueve las montañas que surgen en nuestros caminos evolutivos.

¿Qué es el Periespíritu?


Por Flavia Roggerio



El ser humano está formado por tres elementos. Además del alma y el cuerpo existe un lazo que los une: el Periespíritu. Este, de naturaleza semimaterial, es el intermediario entre el Espíritu y el cuerpo físico, dando la oportunidad del Espíritu de comunicarse cuando está reencarnado.

Entendamos mejor cada elemento:
  • El cuerpo físico es el eer material animado por el principio vital.
  • El alma es el Espíritu encarnado cuya morada pasajera es el cuerpo.
  • El periespíritu (o cuerpo espiritual) es la sustancia material quintaesenciada que sirve de envoltura al Espíritu y lo une al cuerpo físico.


El periespíritu está formado por el Fluido Cósmico Universal que asimila de cada planeta. “Este fluido universal, o primitivo, o elemental, siendo el agente de que el espíritu se utiliza, es el principio sin el cual la materia estaría en constante estado de división y nunca adquiriría las cualidades que la gravedad le da.”(Allan Kardec)

Podemos decir que el cuerpo físico es la fotocopia de nuestro periespíritu. En él conservamos las impresiones, sensaciones y recuerdos de nuestro largo pasado evolutivo, y poseemos en él unas determinadas matrices o señales de todo lo acontecido. En el periespíritu conservamos nuestras experiencias de las distintas reencarnaciones por las que hemos pasado. Su naturaleza se va modificando en cada encarnación a medida que el Espíritu va progresando y, sobrevive a la muerte del cuerpo físico y preexiste a él, constituyendo el cuerpo espiritual del Espíritu.

El periespíritu tiene varias propiedades, entre ellas, podemos destacar tres:

Expansibilidad: El periespíritu por su naturaleza es flexible y expandible. Se adapta a la voluntad del Espíritu tomando la apariencia que él desee.

Irradiación: Forma en torno del cuerpo físico una atmósfera que el pensamiento y la voluntad pueden modificar en alcance e intensidad.          

Absorción:  A través de esta propiedad, el periespíritu consigue asimilar esencias materiales sutiles que temporalmente le dan ciertas sensaciones del cuerpo físico. Según el progreso del espíritu, absorbe las esencias finas que le dan vitalidad y goza de placeres materiales.

Además de otras capacidades, no menos importantes, como corporeidad, bicorporeidad, capacidad reflectora, densidad, luminosidad, mutabilidad, olor, penetrabilidad, perennidad, plasticidad, ponderabilidad, sensibilidad generalizada, sensibilidad magnética, tangibilidad, temperatura, unicidad y visibilidad.

También las funciones del periespíritu son innumerables, pero las principales son:

Conservar la individualidad del Espíritu y personificarlo, guardándole la apariencia de su última encarnación en la mayoría de los casos.
Hacer vibrar ciertas zonas del sistema nervioso central del médium (persona que se conecta mentalmente con el espíritu), según su estructura neurológica, entrando en contacto con el periespíritu de este. Así, se establece una interacción entre mente encarnada y mente desencarnada, el sentido mediúmnico.
Servir de lazo entre el Espíritu y la materia (cuerpo físico encarnado).
Gravar las experiencias de vidas pasadas e imponer al cuerpo limitaciones físicas o mentales. Esto ocurre porque, por su sutilidad, sufre el impacto de tóxicos, sentimientos y pensamientos corruptos del hombre.
La atmosfera fluidica del perisespíritu se dará según la calidad de los pensamientos del espíritu y su evolución. De ahí la importancia de vigilar nuestros pensamientos y sentimientos.


“Cuando las ciencias médicas comprendan la influencia del elemento espiritual, habrán dado un gran paso y verán abrirse entre ellas nuevos horizontes, entonces encontrarán explicación a muchas enfermedades y darán con los medios para combatirlas.”(Allan Kardec)

domingo, 17 de septiembre de 2017

¿De dónde vienen los Espíritus?

Buenos días :)

Ayer, en CEADS, estuvimos estudiando el Origen y la Naturaleza de los Espíritus.

Como resumen de los conceptos básicos y comentarios del grupo, citamos:

- Todavía no sabemos el real origen de los espíritus, tampoco su naturaleza, pero sabemos que es el principio inteligente individualizado del Universo, consciente de su ser y que se evoluciono según las vidas sucesivas a través de la reencarnación.

- Antes de se individualizar, el principio inteligente se manifiesta en los reinos vegetal y animal, pero no debemos afirmar que fuimos un gato o una rosa, puesto que en estos niveles de evolución solamente hay un principio inteligente que aprende algunas tareas antes de se individualizar, no tiene conciencia de si mismo, tampoco seria necesario pasar por todas las especies para aprender esas tareas.

Obs. Para saber algo más sobre la evolución del principio inteligente ver Del Big Bang al hombre: una experiencia compartida


- Todavía no sabemos en que momento y cómo se da el proceso de cambiar entre los reinos hasta llegar a la individualización, transformándose en espíritu.

- Nos cabe aceptar nuestra pequeñez, seguir estudiando y atentos a nuestra reforma íntima para obter el nivel más evolucionado de conocimiento. Todavía estamos en la guardería del saber, si comparamos con el post-doc que ya están algunos espíritus.

- A todos los momentos se crean espíritus. Por lógica evolutiva, ya que todo principio inteligente evolucionará hasta su individualización. Es evidente en nuestro planeta la mezcla de espíritus, más "jóvenes" y algunos más ¨niños", siendo pocos encarnados aquellos que ya han superado la adolescencia espiritual.


Agradecidos por la oportunidad de aprender la perfección y belleza de la creación, siendo criaturas aptas para entenderla llegado el momento evolutivo propicio.

¡Feliz semana!


jueves, 14 de septiembre de 2017

Quiénes Somos, de dónde venimos, hacia dónde vamos

¡Muy buenas noches!!

El 16 de septiembre, estamos de vuelta de las actividades normales de los Sábados.



Tenemos la clase de educación espírita infanto-juvenil para los más pequeños.

Las mamas, papas, ti@s, abuel@s, vecin@s que tengan interese en inscribir a sus peques en esta actividad hay que entrar en contacto con Janaina de Oliveira a traves del email socialceads@gmail.com






Para los jóvenes y adultos, volvemos con el ESDE, con el estudio de la Origen y Naturaleza de los Espíritus.

Como lectura básica para la clase, os recomendamos estudiar previamente todo el Libro Primero de El Libro de los Espíritus (págs. 62 a 87 de la edición de la Federación Espírita Española)
Pincha aquí para descargar gratuitamente este libro.


Además del Capítulo I - De los Espíritus, del Libro Segundo.

I.- Origen y naturaleza de los Espíritus

76.¿Qué definición se puede dar de los Espíritus?

- Podemos decir que los Espíritus son los Seres inteligentes de la Creación. Pueblan el Universo fuera del mundo material.

Nota: La palabra Espíritu se emplea aquí para designar a las individualidades de los Seres extra-corpóreos y no al elemento inteligente universal.


77.Los Espíritus ¿son Seres distintos de la Divinidad, o bien constituirían tan sólo emanaciones o parcelas de Ella, llamándoseles por tal razón hijos o criaturas de Dios?

- ¡Dios mío! Son su obra, exactamente como un hombre que construye una máquina. Esa máquina es la obra del hombre y no él mismo. Bien sabes que cuando el hombre hace una cosa bella y útil la denomina su criatura o su creación. Pues bien, lo propio acontece con Dios: somos sus hijos, puesto que somos su obra.


78.Los Espíritus ¿han tenido un principio o existen, como Dios, de toda eternidad?

- Si no hubieran tenido un principio sería iguales a Dios, pero constituyen su creación y se hallan sometidos a su voluntad. Dios existe de toda eternidad, y esto es incontestable, pero en lo que se refiere a saber cuándo y cómo Él nos creó, no sabemos nada al respecto. Puedes decir que no hemos tenido comienzo si entiendes por ello que, siendo Dios eterno, debió crear sin tregua pero cuándo y cómo fue hecho cada uno de nosotros, te lo repito, nadie lo sabe: allí reside el misterio.


79.Puesto que dos elementos generales hay en el Universo –el elemento inteligente y el material- ¿se podría afirmar que los Espíritus están formados del elemento inteligente, así como los cuerpos inertes se hallan integrados por el elemento material?

- Es evidente: los Espíritus son la individualización del principio inteligente, del modo que los cuerpos constituyen la individualización del principio material; lo que desconocemos es la época y la manera de esa formación.


80.¿Es permanente la creación de Espíritus, o sólo tuvo lugar en el principio de los tiempos?

- Es permanente, o sea que Dios no ha cesado jamás de crear.


81.¿Se forman los Espíritus espontáneamente, o proceden los unos de los otros?

- Dios los crea, como a todas las demás criaturas, por su voluntad. Pero, una vez más lo repito, su origen es un enigma.



82.¿Es exacto expresar que los Espíritus son inmateriales?

- ¿Cómo se podría definir algo cuando se carece de términos de comparación, y con un lenguaje insuficiente? Un ciego de nacimiento ¿puede acaso definir la luz? “Inmaterial” no es la palabra. “Incorpóreo” sería más exacto, porque debes comprender bien que, siendo el Espíritu una creación, debe ser algo. Es una materia quintaesenciada, pero sin analogía para vosotros, y tan etérea que no puede se percibida por vuestros sentidos.

Decimos que los Espíritus son inmateriales porque su esencia difiere de cuanto conocemos con el nombre de materia. Un pueblo de ciegos no dispondría de términos para expresar la luz y sus efectos. El que es ciego de nacimiento cree tener todas las percepciones mediante el oído, el olfato, el gusto y el tacto. No comprende las ideas que le daría el sentido de que carece. Así también, en lo que concierne a la esencia de los seres suprahumanos, somos nosotros verdaderos ciegos. Sólo podemos definirlos mediante comparaciones siempre imperfectas, o esforzando nuestra imaginación*.

* Objeto de esta referencia son los Espíritus revestidos de su periespíritu. Sin el periespíritu nada tienen ellos de material, conforme vemos en la respuesta dada al parágrafo 79. [N. de J. H. Pires.]



83.Los Espíritus ¿tienen un fin? Se comprende que el principio de que dimanan sea eterno, pero lo que preguntamos es si su individualidad tendrá un término y si en determinado tiempo, más o menos prolongado, el elemento de que están formados no se disgrega y retorna a la masa, como acontece con los cuerpos materiales. Resulta difícil entender que algo que tuvo principio pueda no tener fin.

- Muchas cosas hay que vosotros no comprendéis, por cuanto vuestra inteligencia es limitada, y esa no es una razón para rechazarlas. El niño no comprende todo lo que entiende su padre, ni el ignorante todo lo que comprende el sabio. Te decimos que la existencia de los Espíritus no concluye en modo alguno, y es todo cuanto podemos ahora decir.


¡Nos vemos el Sábado!

domingo, 10 de septiembre de 2017

Fin de la IV Semana para la Prevención del Suicidio

Ayer finalizamos la semana de prevención del suicidio. Por la mañana, estuvimos en la esquina del Centre Cívic Les Cotxeres de Sants con una mesa de información. Por la tarde, en nuestro local, atención fraterna, charlas y un espacio afectivo, abierto y cálido, libre de juicio, para que las personas pudieran compartir sus miedos, sus esperanzas y sus historias.

Nos sorprenderíamos con la cantidad de gente afectada por la problemática del suicidio que vive alrededor nuestro.

Si fuéramos lo suficientemente valientes para, durante un café con amigos, saliendo del trabajo con compañeros o en una comida con la familia simplemente dijéramos... "¿Sabes qué me he integrado? ¡En España hay más suicidios que muertes por accidentes de tráfico!" Si nos atreviéramos, seguro que veríamos cómo los casos más insospechados saldrían a la luz... "Pues el hijo de tal persona parece que se ha suicidado"; "¿Te acuerdas la señora esta, sí, esta, supe que lo intentó". Más de uno pensaría, aun que no lo dijera en voz alta, "Pues la idea pasa por mi cabeza". Lo que pasa es que no sacamos este tema. Es más, la mayoría de la gente ni siquiera sabe que el suicidio es un problema de salud pública y que se puede prevenir.
Las personas afectadas están escondidas detrás de miedo y vergüenza. Los que se piensan liberados por no tener ideas suicidas ni conocer a nadie que desee suicidarse tienen bien montada la barrera del egoísmo.


En CEADS, como en todas partes donde haya gente reuniéndose por las razones que sean, tenemos a personas directa o indirectamente afectadas por el suicidio conviviendo con personas que nunca han contemplado el suicidio como una opción o conocido a alguien que se haya suicidado. Pensamos, sin embargo, que donde cae uno de nosotros, caímos todos. Nos solidarizamos con las personas con ideaciones suicidas y les ofrecemos lo que de mejor tenemos: el conocimiento de la doctrina espírita. Esta doctrina que nos ha consolado y encauzado en tantos momentos, abriéndonos la mente para la dimensión espiritual de nuestras existencias. Sin ésta, es verdad, poco o nada tendría sentido. Para quien vive limitado por la materia, el suicidio puede parecer una opción. Para el que sabe de su condición espiritual, la balanza inexorablemente se inclina hacia la vida. Lo que no quiere decir que no titubeemos ante situaciones difíciles, tengamos miedo, tengamos ganas de que la vida fuera diferente. Pero somos conscientes de que nuestras vidas son más grandes que nuestros miedos.

ESDE Especial - Lunes, 4 de septiembre de 2017

Dentro de cada uno de nosotros está todo lo que necesitamos para sobrellevar lo que sea que nos suceda. La idea del suicidio, juntamente con las circunstancias materiales y espirituales que conducen a ella, hace con que uno no sea capaz de recordarlo o creerlo. Pero es así: todos tenemos dentro nuestro la fuerza que necesitamos y es nuestro deber existencial aplicarla en la dirección de nuestro bien estar físico, emocional y espiritual.

Sábado, 9 de septiembre de 2017

Ayer en nuestra mesa de información en la calle y luego en CEADS ofrecimos lo mejor de nosotros, que no es mucho, pero es lo que somos. También recibimos muchísimo: testimonios, historias personales que dichas en voz alta, compartidas... se convierten en las historias de todos. Unos ya no son los que nunca han pensado en el suicidio. Otros ya no son los que tienen ideaciones suicidas. Estamos todos en la misma onda. Somos uno, somos activistas de la vida; trabajamos por la prevención del suicidio.

El de uno mismo en primer lugar hasta su extinción como práctica social. Así sea, en nombre del bien, del amor y de la paz.

Así sea.