Todos aprendemos

Ayer en CEADS, mientras los adultos estudiaban la ley Divina o Natural, en la salita de los niños, se hablaba del mundo físico y del mundo espiritual.

Los adultos comprendían que la Ley Natural es la ley de Dios. Es la única verdadera para la felicidad del hombre. Le indica lo que debe hacer o dejar de hacer y éste sólo es desdichado cuando de ella se aparta. Todos los fenómenos, físicos y espirituales, son regidos por leyes soberanamente justas y sabias en nuestro mundo, fuera de él y en todo el universo. Esas leyes reunidas, forman lo que conocemos como Ley Divina o Natural. Esta Ley es «eterna e inmutable como el mismo Dios». A través de un análisis superficial suponemos, algunas veces, que la ley de Dios sufre transformaciones, que es mutable. En realidad, sin embargo, las leyes humanas son las imperfectas y pueden sufrir modificaciones por fuerza del progreso.


Los niños escuchaban una historia con atención. Era un cuento sobre una niña llamada Marina, que le dijo a su mamá que estaba triste porque echaba mucho de menos a su abuelo. Su mamá le dijo que pidiera en oración a su mentor espiritual que la llevara durante el sueño a visitarle. ¿Es esto posible? ¡Claro que sí! El mentor de Marina le atendió y fue una reunión mágica. Cuando despertó, marina tenía la sensación de que había soñado con el abuelo y se sentía muy feliz. En los dibujos utilizados por la monitora, se vería el hilo de plata que ligaba el cuerpo físico de Marina a su cuerpo espiritual. Los niños de preocuparon por si éste se rompía o si alguien mal intencionado intentaba cortarlo. La monitora les tranquilizó. A la más minima posibilidad de peligro, el espíritu vuelve rápidamente a su cuerpo físico. Además, era un viaje patrocinado por el mentor de Marina, no había nada que temer. Así los pequeños aprendieron tantas cosas sobre el poder de la oración, las ciudades en el plano espiritual, nuestros mentores y sobre el desdoblamiento que ocurre durante el sueño.



¡Qué CEADS siga siendo un espacio de aprendizaje del amor donde niños y adultos tenemos oportunidades de desarrollar nuestra capacidad de mirar hacia la vida con una comprensión transcendental de los fenómenos que nos rodean!

Feliz semana a todos.

Equipo de Divulgación
CEADS

Comentarios