domingo, 6 de octubre de 2019

El Espiritismo como filosofía intelectiva y vivencial

Por Alvaro Vélez Pareja

Usualmente expresamos que el Espiritismo es una doctrina de tres aspectos: científico, filosófico y moral; podríamos definir, en términos generales, en qué consiste su aspecto científico y moral, pero a veces encontramos cierta dificultad en expresar y explicar qué sería la filosofía espírita, cuál sería su definición, su objeto y sus elementos fundamentales. 

Sin adentrarnos en mayores complicaciones filosóficas, podemos decir que la filosofía espírita nos habla, con relativo alcance, de los porqués de todo cuanto somos y nos rodea, aproximándonos desde la perspectiva espiritual a los grandes temas y problemas de la filosofía universal, a saber: Dios, el hombre, el alma, el universo, la vida y la muerte, el bien y el mal, la conducta humana y otros semejantes, tratando de responder al tradicional “de dónde venimos, porqué estamos aquí y hacia dónde vamos”. A lo largo de la historia centenares de autores, sistemas y escuelas desfilaron en el escenario del mundo intentando dar respuesta a todos esos interrogantes, creyendo cada uno tener la razón y la última palabra, llegando incluso a enfrentamientos, ejecuciones y guerras debido al fanatismo y la intolerancia de las partes. Así mismo muchas fueron las definiciones diferentes y hasta divergentes sobre lo que es la filosofía en sí, según los criterios de cada uno, intentando en algunas ocasiones llegar a un mínimo consenso. 

Con la publicación de El Libro de los Espíritus el 18 de abril de 1857 por Allan Kardec, así como los demás libros de la Codificación, empezó a delinearse y configurarse para el mundo la Filosofía Espírita que vendría a explicar, desde una perspectiva espiritualista nueva, objetiva y racional, los grandes temas de la filosofía universal, con una propuesta diferente, novedosa, revolucionaria y desprovista de las complejidades lingüísticas, academicistas y epistemológicas acostumbradas en la filosofía tradicional, intentando explicar, desde un horizonte inmortalista y trascendental qué somos, de dónde venimos, por qué estamos aquí y hacia dónde vamos. De esta manera, la filosofía espírita presenta al mundo una propuesta explicativa, esclarecedora, orientadora y consoladora, especialmente sobre Dios, el alma o espíritu, el universo, la vida y la muerte, la vida futura, la evolución, la ley de causa y efecto, la reencarnación, la moral, el bien y el mal, el tiempo, la historia, la sociedad, la felicidad y muchos otros. 

Desafortunadamente los prejuicios científicos, filosóficos, religiosos y sociales, especialmente frente al fenómeno mediúmnico, en buena medida han dado al traste con la propuesta espírita, asumiendo posturas de desprecio, ignorancia, descrédito, ridiculización y ataques frontales, queriendo reducir la Doctrina Espírita, por desconocimiento o por interés, a una “prohibida y peligrosa” evocación de “muertos” y “manifestaciones fantasmales”, muy lejos de la realidad, desconociendo la importancia y trascendencia de la nueva propuesta científica, filosófica, social y moral que presentaba el Espiritismo en aquellos tiempos, así como en la actualidad. 

Debemos reconocer que el mundo de hoy sigue viendo con recelo al Espiritismo, ya sea por desconocimiento o por intereses creados, mas para nosotros la Filosofía Espírita revelada desde la dimensión espiritual por espíritus superiores y sistematizada por el insigne pedagogo francés Hipólito León Denizard Rivail, más conocido como Allan Kardec, es todo un conjunto racional y armónico de enseñanzas fundamentales, como filosofía de vida que inspira, ilumina y orienta nuestro quehacer y nuestro rumbo hacia mejores estados de conciencia, de ubicación y de realización en el sentido personal, familiar y social, comprometiéndonos a trabajar por un mundo mejor. 

Muchas doctrinas y sistemas filosóficos del pasado se dirigieron a satisfacer el intelecto; otras, de corte moralista se encaminaron a normativizar desde afuera la conducta; no faltaron los sistemas pesimistas y nihilistas que solo conducían a la angustia existencial, dejando un vacío en el alma o no resolviendo los grandes problemas humanos. Quienes conocemos la Doctrina Espírita y procuramos seguir sus lineamientos como filosofía intelectiva y vivencial encontramos que nunca antes otra filosofía nos esclareció tanto ni colmó nuestras expectativas personales y sociales como hoy lo hace el Espiritismo bien comprendido, sentido y aplicado.

3 comentarios:

  1. Que significa exactamente la expresion "filosofía intelectiva"...??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace referencia a entender.

      Eliminar
    2. Filosofía intelectiva, porque se basa en la aplicación de nuestra inteligencia y razonamiento para entender nuestra naturaleza, origen y destino en relación con el Universo y nuestra función en esta encarnación,lo que nos sucede actualmente, y que tiene relación con vidas anteriores. Ley de Causa y Efecto.

      Eliminar