domingo, 23 de mayo de 2010

Una semana más en CEADS

Hola queridos compañeros del Centro Espírita Amalia Domingo Soler,

Tal y como previsto, en la reunión de ayer seguimos trabajando el tema de la influencia de los espíritus en la vida cotidiana. Esta vez, hablamos de los afectos que los espíritus nutren por los encarnados (texto de estudio) y sobre la interdependencia entre nuestra salud física y espiritual (texto de estudio).

Nos dividimos en dos grupos. Cada grupo quedó responsable de trabajar su texto a fondo y luego explicar a los compañeros su contenido, dando ejemplos. De las aportaciones de los dos grupos, yo subrayo las que veis a continuación. Si recordáis de algo que me dejo, por favor, no lo guardeis solo para vosotros – Alfredito, enróllate todo lo que quieras =) Este blog se ennoblece con vuestra participación.

  • Aun que es correcto que por una cuestión de sintonía “el semejante atrae al semejante”, el afecto que los espíritus nutren por los encarnados es más complejo de explicar. Esto se debe al hecho de que muchos espíritus, principalmente los más elevados, se dedican al amparo y regeneración de espíritus aun ignorantes del bien.
  • Esto se explica con que la forma de amar de los espíritus elevados es más elevada y sublime que la forma como frecuentemente nos referimos al amor mientras encarnados. Por ejemplo, cuando decimos el popular refrán “entre el amor y el odio, hay un paso”, en realidad nos referimos a sentimientos de pasión y posesión. El odio es la más absoluta ausencia del amor y hay una distancia infinita entre ellos. Aquí nos referimos al amor que Dios tiene por nosotros, el mismo amor que hemos de aprender a tener por toda su creación, nuestros hermanos en la caminada evolutiva.
  • Jamás estamos solos. Tenemos muchos amigos en la espiritualidad, que se alegran con nuestras conquistas espirituales y se entristecen con nuestros fracasos. Frecuentemente también tenemos la compañía de espíritus con los cuales estamos endeudados desde otras existencias. Hemos de pedir a Dios ser dignos del afecto y ayuda de nuestros amigos, y que nos enseñe a perdonar y ser perdonados por nuestros desafectos en el plano espiritual.
  • La salud moral es tan o más importante que la física. Muchas veces sentimos compasión por personas que tienen problemas físicos, pero no somos capaces de comprender o perdonar a una persona que sea egoísta u orgullosa. En realidad, deberíamos alegrarnos por los hermanos que tienen la oportunidad de rescatar sus deudas con la espiritualidad superior a través de las pruebas físicas y sentir compasión por las personas que tienen dificultades morales. Aun estamos muy lejos de esto, pero hay que trabajar la compasión constructiva, por una parte, y la paciencia y la aceptación, por otra.
  • Muchos males físicos son consecuencia de nuestros estados mentales. Con nuestros pensamientos y sentimientos, nutrimos nuestro cuerpo de energía regeneradora o destructiva. Muchas enfermedades son resultado de la acción continuada de sentimientos como la rabia y el rencor.
  • La medicina más sublime para el espíritu es el perdón. Nuestro Señor, el médico de almas. Cada uno debemos aprender a identificar nuestros sentimientos negativos y buscar el antídoto. El primer paso, es el autoconocimiento.
  • La oración nos renueva física, emocional y espiritualmente. A través de la oración, sintonizamos con nuestros amigos espirituales, atraemos a espíritus más elevados y abrimos nuestros corazones para el perdón de nosotros mismos y de nuestros hermanos.
Creo que me repito un poco, porque muchas veces termino este breve repaso diciendo que fue una clase muy agradable e instructiva… pero es que lo ha sido =) Gracias al Padre Celestial hemos podido disfrutar de un ambiente lleno de armonía y repostar los corazones de luz para la semana que se inicia.

¡Un beso a todos!

6 comentarios:

  1. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

    Después del magnífico resumen hecho por Janaina, sólo me gustaría añadir que el Amor es la fuerza más sublimne que existe en el Universo.

    Es cierto que, no obstante, muchas veces, por una idea equivocada de lo que es el Amor, el ser humano comete muchas torpezas y desatinos.

    Pero sentir en tu interior un Amor grande, limpio y sincero hacia otro ser, es un sentimiento tan pleno, tan grandioso, que te da la fuerza necesaria para meterte en un pozo si con ello consigues sacar de él a ese otro ser a quien tanto amas.

    Y si nosotros,llenos aún de tantas imperfecciones, somos capaces de esos sacrificios, ¿qué no harán esos Espíritus Superiores por ayudarnos en nuestra jornada terrestre. Hagámosles más fácil el trabajo, poniendo de nosotros lo mejor que tengamos.

    Un abrazo.
    Alfredito.

    ResponderEliminar
  2. Alfredito, creo que lo que dices, de ponerles más fácil el trabajo a nuestros espíritus protectores, es responsabilidad de todos. Pedimos ayuda con mucha frecuencia, pero ¿con que frecuencia pedimos trabajo? ¿Con que frecuencia haces cosas que nos hacen más dignos de recibir la ayuda de nuestros amigos espirituales? Nuestro progreso es nuestro propio trabajo y vivir para el bien es un acto de amor. Si vivo para el bien, permito que los buenos espíritus dediquen su tiempo a otros más necesitados de su orientación. hemos de ser más independientes. Un besito a todos!!!

    ResponderEliminar
  3. "Pero sentir en tu interior un Amor grande, limpio y sincero hacia otro ser, es un sentimiento tan pleno, tan grandioso, que te da la fuerza necesaria para meterte en un pozo si con ello consigues sacar de él a ese otro ser a quien tanto amas."

    Me parece muy bueno Alfredo lo que has dicho en el párrafo que me permito remarcar copiándolo y pegándolo en mi mensaje. Y no entiendo que se le niegue ayuda al hermano (nuestro prójimo) que acude a nosotros pesaroso implorándola... Ejercer la caridad es muy importante para todos nosotros, sobre todo siendo espíritas, lo que también nos grava con una mayor responsabilidad cuando negamos esa ayuda con mil pretextos.

    Gracias Janaina por tus excelentes resúmenes y dedicación, y gracias Alfredo por tus siempre acertadas palabras.

    Un cariñoso abrazo,y hasta el sábado si Dios quiere.

    Emily

    ResponderEliminar
  4. Hola Emily, esta semana el tema de la caridad ha estado presente en el Evangelio en el Centro y en casa. Algunas veces nos cuesta porque miramos a nuestros hermanos necesitados y, con nuestros ojos físicos, vemos un morador de la calle, un enfermo, un cuerpo desforme o una persona en desesperación. A muchos nos entra la compasión y el deseo de ayudar. Pero creo que muchas veces nos sentimos superiores a estos hermanos necesitados. He estado pensando sobre esto y puede que me equivoque, pero creo que desde el punto de vista de la perfección de Cristo, la diferencia entre unos y otros es inapreciable. Es decir, si estamos todos encarnados aquí, es que estamos todos (a exepción de los espíritus en misiones, como Alfredito =) en el mismo nivel evolutivo. En un pasado MUY reciente hemos necesitado la ayuda que nos pide el hermano necesitado, o la necesitaremos pronto si no hacemos nuestra reforma intima. Así, la caridad es una ato de amor al prójimo, pero también a uno mismo. La persona que sufre no es "el otro", soy yo mismo, ayer o mañana. Un beso a todos!!!

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡

    Janainita.... jajajaja¡¡ Te has pasado un pelín con eso de que soy un Espíritu en Misión, pero te juro que me has hecho reir un buen rato. Bueno... ahora que lo pienso con calma, igual algo de razón sí que tienes y mi misión es aguantaros a todos/as cada sábado... jajaja¡¡¡.


    Bromas aparte, ¡pues claro que yo soy un Espíritu en misión¡... de la misma forma que lo somos cada uno de nosotros, porque todos tenemos la misión de progresar, de ser cada vez mejores, de superar todas las pasiones que nos arrastran y nos impiden hacer nuestro camino. Y la mejor forma para "cumplir esa misión" es, precisamente, lo que estábais hablando Emily y tú: la caridad, hacia los demás y, no lo olvidemos nunca, hacia nosotros mismos.

    Un abrazo
    Un espiritu en misión.

    ResponderEliminar
  6. Querido espíritu en misión,

    esta mañana el Evangelio me ha vuelto a decir que hay que hay que hacer caridad... Nos tenemos que mover, Alfredito. Tengo ideas =)

    Un besito de otro Espíritu en Misión

    ResponderEliminar