domingo, 30 de enero de 2011

Locura y mediumnidad

Querida familia CEADS,

Ayer nos reunimos para nuestra habitual sesión de estudios de los sábados. Bajo la bendición de la espiritualidad amiga y la orientación de nuestros monitores Andrea y Alfredito, empezamos el trabajo dividiéndonos en dos grupos. Leímos el texto de estudio. El primer grupo debería centrarse en la explicación de las consecuencias del abuso de la mediumnidad; el segundo grupo debería profundizar en la relación entre la locura y la práctica mediumnica.

El primer grupo llegó a las siguientes conclusiones:

  • Cómo toda actividad, la práctica mediúmnica puede provocar fatiga si realizada sin el debido reposo y es totalmente desaconsejable en la infancia.
  • La práctica mediúmnica, bajo los preceptos espiritistas, debe ser realizada con recogimiento, respecto, de forma gratuita y con objetivos elevados.
  • El médium que practica la mediumnidad de forma segura debe buscar instruirse, vivir según los principios del evangelio, ser humilde, disciplinado y presistente.
  • Como todas las demás facultades del ser humano, sea la visión o la inteligencia, por ejemplo, la mediumnidad debe ser puesta a servicio del bien, de la paz y del amor.
  • La no observancia de cualquiera de las recomendaciones anteriores fatalmente tendrá por consecuencia la sintonía del médium con entidades inferiores, que le ocasionaran, pronto o tarde, decepciones y tristezas.
Las conclusiones del segundo grupo, respecto a la relación entre la mediumnidad y la locura, fueron las que os presento a continuación:

  • La mediumnidad practicada de la forma expuesta anteriormente (grupo 1) no puede llevar a la locura.
  • Puede volverse loco el médium que ya traiga por razones kármicas el germen de la locura impreso en su periespíritu o que, no observando las recomendaciones de la práctica segura de la mediumnidad, se entregue a procesos obsesivos complejos.
  • La doctrina espiritista no solo previne como también puede ser el antídoto a la locura, una vez que nos ofrece una guía segura para sintonizar con las fuerzas del bien y del amor.
  • El espiritismo es un mensaje de esperanza, fe y optimismo. Es nuestra responsabilidad la reforma intima, el cultivo constante de valores como la afabilidad, la paciencia, el amor al prójimo y, sobretodo, la caridad.
También recordamos las cartas consoladoras que nuestro querido Chico Xavier psicografió. El humilde e iluminado Chico, que se decía un cartero, consoló a incontables corazones, además de dar pruebas de la continuidad de la vida tras la muerte física. Como bien recordó Patricia, este trabajo tenía un rol en el plan de la espiritualidad superior, como las mesas giratorias en su momento también lo tuvieron. Sin embargo, no debemos aparcar en la franja del consuelo. Hemos de instruirnos y trabajar para edificar el Reino de Dios en nuestros corazones, en nivel íntimo, y poner los medios que tengamos a nuestro alcance para hacer el mundo mejor, en nivel colectivo.

Hermanos de mi alma, sea en temas de mediumnidad, sea en el campo de la vida donde miremos, recordemos el principio muy sencillo básico que rige el universo entero:

“El plantío es libre; la cosecha, obligatoria.”

Cariños de la hermana menor,

Janaina

jueves, 27 de enero de 2011

Abuso de la mediumnidad

Hola hermanos y hermanas,

Este sábado estudiaremos los peligros e incovenientes en el abuso del uso de la mediumnidad.

Si que es verdad que la mediunmidad es una herramienta de caridad de la espiritualidad superior para con nosotros y debemos utilizarla de la mejor manera.

Pero, ¿cómo no caer en los abusos? ¿Cómo controlar el orgullo y la vanidad? Llevamos meses estudiándola y sabemos que los más importante para el medium es la Evangelización con preparo, disciplina y estudio, mucho estudio.

En esta clase citaremos los abusos, peligros e inconvenientes de la práctica mediúnica y, también, explicaremos por qué la mediumnidad no causa locura.

Os dejamos la guía de estudio y sugerimos la lectura de los ítems 221 y 222 del Capítulo XVIII del Libro de los Médiuns.

Un abrazo fraterno,

Andrea Campos

EL EJERCICIO IRREGULAR DE LA MEDIUMNIDAD

(…) Tiene (…) el hombre que someterse a una compleja preparación y observar una regla de conducta, para desenvolver el precioso don de la mediumnidad. Es necesario para eso el cultivo simultáneo de la inteligencia, la meditación, el recogimiento, el desprendimiento de las cosas humanas. (…)

(…) Los Espíritus inferiores, incapaces de aspiraciones elevadas, se complacen en nuestra atmósfera. Se inmiscuyen en nuestras vidas…, participan de los placeres y trabajos de aquellos a los que se sienten unidos por analogías de carácter o de hábitos. Algunas veces, incluso, dominan y subyugan a las personas débiles que no saben resistir a su influencia. En ciertos casos, su dominio llega a ser tal que pueden impulsar a sus victimas al crimen o a la locura.  (…)

Existe peligro para quien se entrega sin reservas a las experimentaciones espíritas. El hombre de buenos sentimientos, de razón esclarecida y madura, puede recoger allí consuelos inefables y preciosas enseñanzas. Pero el que solo estuviera inspirado por el interés material o que no viese en esos hechos  más que una diversión frívola, se transformaría fatalmente en el objeto de una infinidad de mistificaciones, juguete de Espíritus pérfidos que, lisonjeando sus inclinaciones, seduciéndolo con brillantes promesas, captarían su confianza para, después, abrumarlo con decepciones y burlas.

Es, por lo tanto, necesaria mucha prudencia para entrar en relación con el mundo invisible. El bien y el mal, la verdad y el error se mezclan en él y para distinguirlos, deben pasarse todas las revelaciones, todas las enseñanzas por el tamiz de un juicio severo. (…)

Hablamos de los peligros que la práctica mediúmnica puede engendrar. No obstante, existen situaciones en las que el ejercicio no se caracteriza por un peligro propiamente dicho, sino por el abuso o inconveniencia.

Por ejemplo, el ejercicio muy prolongado de cualquier facultad produce fatiga; la mediumnidad está en ese mismo caso, principalmente  la que se aplica a los efectos físicos; ésta forzosamente ocasiona un desgaste de fluido que acarrea la fatiga, pero se repara con el reposo.

Desarrollar la mediumnidad en los niños además de no ser conveniente es muy peligroso; «(...) pues esos organismos débiles y delicados sufrirían de este modo grandes conmociones y las respectivas imaginaciones una excesiva excitación. Por lo tanto, los padres prudentes deben apartarlos de esas ideas o, al menos, no hablarles del asunto, más que desde el punto de vista de las consecuencias morales.»

El hecho de que se suponga que tal práctica conduciría o provocaría la locura.

«(…) La mediumnidad no producirá la locura cuando ésta no exista ya en germen; sin embargo, si éste existe, el sentido común aconseja que se debe ser cauteloso, desde todos los puntos de vista, porque cualquier conmoción puede ser perjudicial.»

«(…) La locura, a pesar de las avanzadas conquistas siquiátricas y psicoanalíticas, continua siendo un enigma desafiante para las más cultivadas inteligencias. Clasificada en su patología clínica y catalogada cariñosamente, los métodos exitosos en algunos pacientes resultan perniciosos en otros absolutamente inocuos, inexpresivos. Esto es así porque la terapia aplicada, a pesar de estar dirigida al Espíritu (psiquis), no es conducida, en verdad, hasta las fuentes generadoras de la locura: el Espíritu reencarnado y los Espíritus desventurados que lo martirizan, en el caso de las obsesiones. (…)»

Por esto, «(…) todas las grandes preocupaciones del Espíritu pueden ocasionar la locura: las ciencias, las artes e incluso la religión le aportan sus contingentes. La locura tiene como causa primaria una predisposición orgánica en el cerebro, que lo torna más o menos receptivo a ciertas impresiones. Dada la predisposición para la locura, ésta tomará el carácter de preocupación principal, que entonces se transforma en idea fija, pudiendo tanto ser la de los Espíritus, en quien se ha ocupado de ellos, la de Dios, los Ángeles, el diablo, la fortuna, el poder, un arte, una ciencia, la maternidad, un sistema político o social. Probablemente, el loco religioso habría de convertirse en un loco espírita, si el Espiritismo fuera su preocupación dominante. (…)

Cuando se afirma que la locura tiene como causa primaria una predisposición orgánica en el cerebro, queremos dejar aclarado que el cerebro del Espíritu encarnado tiene esta deficiencia debido a causas karmicas. La locura, en si, tiene origen en los actos perpetrados por el Espíritu en su pasado. «(…) Merece, sin embargo, considerar que denominamos causas Karmicas  a las que proceden a la vida actual, que vienen impresas en el psicosoma (o periespíritu)  del enfermo, vinculado por los debitos del pasado a quienes despojó y perjudicó y a aquellos de los que abusó. (…).»

Por lo tanto, no existe razón para considerar que la mediumnidad provoca la locura. Por el contrario, el Espiritismo «(…) bien comprendido preserva de la locura.

Ahora bien, el verdadero espírita ve las cosas de este mundo desde un punto de vista tan elevado que (…) lo que en otra persona produciría una violenta emoción, a él lo afecta medianamente. (…) Sus convicciones le dan, pues, una resignación que lo protege de la desesperación y, por consiguiente, de una permanente causa de locura o suicidio.

domingo, 23 de enero de 2011

Dudas sobre la doctrina de los espíritus

Familia de mi alma,

Este sábado en nuestra reunión, empezamos el estudio leyendo el texto sobre las contradicciones espírita. En el debate, quedó claro que el texto, pese a que continúe de impresionante actualidad, se elaboró para las contradicciones que sufría el espiritismo en el momento de la elaboración de la doctrina, el periodo de la manifestación de las mesas giratorias. En aquel momento, los incrédulos buscaban todo tipo de explicación para negar la existencia de la interferencia espiritual en el mundo material. Hemos de recordar que lo que atrajo nuestro querido Allan Kardec a su primera sesión mediúmnica fue precisamente el escepticismo y el deseo de comprobar la verdad tras la supuesta interferencia de los espíritus en los extraños fenómenos: mesas que se movían y respondían a preguntas… La mente científica de Kardec no le dejaba aceptar explicaciones a estos hechos sin comprobarlos y gracias a que se dedicó de forma seria al estudio de la mediumnidad y al contacto con la espiritualidad, tenemos hoy nuestra amada doctrina.

Tras leer y debatir el texto, nuestros hábiles monitores, Dea y Alfredito, nos preguntaron si alguna vez habíamos sido interrogados por puntos aparentemente contradictorios en la doctrina. ¿Qué le podríamos haber contestado a esta persona? Aquí os dejo un poco de lo que salió a la luz…

Si Dios existe, ¿por que permite que exista tanto dolor?

Dios es justo y perfecto. Hay siempre una causa justa para el dolor, si no en la vida presente, en una vida pretérita. Sin una perspectiva reencarnacionista, no podemos explicar por qué existen pobres y ricos, sanos y enfermos, afortunados y desgraciados. Pero la doctrina espiritista, de la mano de la espiritualidad superior, nos ha traído noticias consoladoras: no vivimos una única vida. Vivimos muchas vidas y, en cada una de ellas, estamos sujetos a las consecuencias de nuestros propios actos. Lo que damos al universo, es lo que recibimos. El dolor, el infortunio, la enfermedad, para el que no sabe que recibe de Dios una nueva oportunidad de reerguimiento de sí mismo a través de la reencarnación, puede parecer una penosa fatalidad o prueba de la inexistencia de Dios. Para los que sabemos que la reencarnación es ley divina, el infortunio es una oportunidad de aprendizaje y crecimiento que nos concede el amor misericordioso del Creador.

Si siempre reencarnamos los mismos, ¿cómo es posible que hace un millón de años, se estime que la población humana en el planeta no superaba los 125 mil habitantes, mientras que actualmente ya superamos la cifra de 6 mil millones de habitantes?

Dios crea continuamente. No está inactivo nunca. Además, hay flujos migratorios cósmicos controlados por la espiritualidad superior que renuevan la población de nuestro planeta, atendiendo a las necesidades de aprendizaje y meritos colectivos. Así fue que trajo, hace 40 mil años, espíritus provenientes de Capela para encarnar en el planeta Tierra. Así es como en la actualidad se prepara la espiritualidad superior para renovar la Tierra, exilando los espíritus que se niegan a abrir sus corazones para el bien y permitir que nuestro planeta haga el paso a la etapa evolutiva de regeneración.

Se sabe que en muchos centros espiritistas, se realizan reuniones mediúmnicas de caridad. Uno de los trabajos realizados es la orientación de espíritus desencarnados que, aun muy ligados a la materia, necesitan ayuda para dejar sus lazos con la vida terrenal y seguir adelante en su proceso evolutivo. ¿Por qué los espíritus necesitan a encarnados, los mediums y los doctrinadores, para orientar a espíritus desenecarnados?

No los necesitan. Sí,es cierto que espíritus muy evolucionados y con cuerpos espirituales sutiles necesitan el concurso de otros que tengan cuerpos espirituales más densos y, por esta razón, más cercanos a los cuerpos espirituales de desencarnados sufrientes muy arraigados a la materia. Sin embargo, hay que considerar que entre los propios desencarnados, podemos encontrar todos los niveles de sutileza de cuerpos espirituales. Entre los propios desencarnados, la espiritualidad superior puede encontrar – y lo hace continuamente – espíritus que, pese a que poco progreso evolutivo han hecho todavía, ya han abierto sus ojos a las verdades del Progreso y buscan oportunidades para servir, haciédose útiles en el reerguimeinto de otros hermanos desencarnados.

La pregunta entonces sería otra, si la espiritualidad no necesita los encarnados, ¿Por qué realizan los espíritas sesiones mediumnicas?

Contando aquí que hablamos de grupos espiritistas, que trabajan la mediumnidad de forma cristina y amparada en los fundamentos de nuestra amada doctrina, sabemos que la espiritualidad cuenta con tales grupos para su crecimiento y para la educación de sus espíritus. Los trabajadores espíritas que participan en la ayuda a hermanos desencarnados tienen ahí, además de la oportunidad de ser útiles, la instrucción inequívoca de que los hombres somos el resultado de nuestras propias acciones. El contacto cercano con la espiritualidad debe servir al espírita para entender, de una vez por todas que “la siembra es opcional, la cosecha, obligatoria”. Así se entiende que, reservando el caso de médiums iluminados como Chicho Xavier, en la mayoría de los casos, la mediumnidad ostensiva sea una prueba; que el contenido de los mensajes mediúmnicos recibidos por los médiums sea dirigido en primer lugar a ellos mismos; que los doctrinadores deban, antes que nadie, vivir según sus predicaciones. Ser médium ostensivo o participar en un grupo mediúmnico, por tanto, no es un don o un premio; más bien es un mensaje muy claro de la espiritualidad al espíritu encarnado: “No malgastes esta encarnación. Resgata tus deudas sirviendo en el reerguimiento de los hermanos que aun se demoran, en la caminada evolutiva, en zonas de progreso anteriores a las que has alcanzado tu.”

Recomendaciones finales:

  • No debemos entregarnos a la euforia o a la presunción de que sabemos todo sobre el espiritismo o sobre cómo funciona la espiritualidad. Vales más una actitud humilde de confesar cuando no se sabe la respuesta a la pregunta de alguien.
  • Hay que actuar con prudencia para evitar hacer daño a personas que en momentos de dolor intenso, puedan interesarse por la doctrina.
  • Es importante no entregarse a la cólera y no tomar como ofensa personal el hecho de que alguien dude o cuestione la doctrina. Cada espíritu tiene su tiempo para despertar. Si Dios nos concede la eternidad para progresar y espera por cada uno de nosotros, ¿por qué no podemos hacer lo mismo por nuestros hermanos de caminada evolutiva?
Ya veis que fue una clase riquísima en que una vez más compartimos informaciones, emociones y buenas vibraciones, con la alegría además de la visita de varios hijos pródigos. Ojalá vuelvan pronto =)

miércoles, 19 de enero de 2011

CONTRADICCIONES ESPÍRITA

Querida familia CEADS,

Este sábado volveremos con las clases del ESDE con el Mandato Mediúmnico a fin de citar las fuentes conocidas de contradicciones sobre las enseñanzas espíritas y estudiar las tres categorías de adversarios del Espiritismo.

En el capítulo XXVII del Libro de los Mediuns podremos encontrar más información respecto al tema. A los más dedicados al estudio del Espiritismo, os invitamos a leer los ítems del 297 al 301.

También os dejamos a continuación un texto para un estudio más dinámico.

Y nos preguntamos, ¿Ya hemos vivido una contradicción? ¿Sabemos reaccionar correctamente cuando esto ocurre?

¡Nos vemos el sábado! Que el Señor nos acompañe.

Andrea

(…)


CONTRADICCIONES ESPÍRITA

Las contradicciones sobre las enseñanzas espiritas son, en efecto, más aparentes que reales; casi siempre existen más en la superficie que en el fondo de las cosas y, en consecuencia, carecen de importancia. Provienen de dos fuentes: de los hombres y de los Espíritus.

Cuando comenzaron a producirse los extraños fenómenos del Espiritismo sucedió que cada uno los interpreto a su modo, de acuerdo con sus ideas personales, sus creencias y sus prejuicios. De ahí los muchos sistemas.

Los sistemas nacieron, por lo tanto, debido a las contradicciones de origen humano.

Los adversarios del Espiritismo pueden ser clasificados en tres categorías:
1ª - La de los que niegan sistemáticamente todo lo que es nuevo o no provenga de ellos, que hablan sin conocimiento de causa. Para ellos, el Espiritismo es una quimera, una locura, una utopía. Son los incrédulos con premeditación.
2ª - La de los que sabiendo muy bien qué pensar de la realidad de los hechos, los combaten, a pesar de ello, por motivos de interés personal. Para estos el Espiritismo existe, pero temen sus consecuencias.
3ª - La de los que hallan en la moral espírita una censura por demás severa a sus actos o a sus tendencias. (…) Los primeros son movidos por el orgullo y la presunción; los segundos, por la ambición; los terceros, por el egoísmo.

Los fenómenos espiritas son de dos clases: efectos físicos y efectos inteligentes. Si no se admite la existencia de los Espíritus, es concebible que sean negados los efectos inteligentes.

En cuanto a los efectos físicos, sus argumentos se pueden resumir en los cuatro sistemas siguientes:
a) Charlatanismo – Todos los espíritas serian individuos embaucados* y todos los médiums serian embaucadores**, no valiendo de nada la posición, el carácter, el saber y la honradez de las personas.
b) Locura – lgunos, por condescendencia están de acuerdo en dejar a un lado la sospecha de embuste. Pretenden entonces que los que no engañan son engañados, o que equivale a calificarlos de imbéciles (…) Declaran, pura y implemente, que los que creen están locos.
c) Alucinación – El observador obraría de muy buena fe; solo que creería ver lo que no ve. Ve por efecto de una especie de espejismo.
d) Músculo crujiente – La causa reside en las contracciones voluntarias o involuntarias del tendón del músculo peroneo lateral corto.

En cuanto a los adversarios que admitan la existencia de una acción inteligente en los fenómenos espíritas, fue presentada una teoría: el Sistema del Reflejo.

Se consideró que (esa inteligencia) bien podía ser la del médium o la de los asistentes.

Cesar Lombroso comenta, al respecto: «Se buscan otras explicaciones, para evitar la de la influencia de los muertos: por ejemplo la de que el médium extrae del cerebro de los presentes las respuestas a las cuestiones, (…) y después las proyecta al exterior. (…)» No obstante, no se comprende cómo el médium podría realizar tal prodigio.

Otra tentativa de explicación de los fenómenos espíritas es la del Sistema Diabólico, también llamado pesimista o demoníaco. Consiste en la creencia de que sólo el diablo o los demonios pueden comunicarse.

(…) Los Espíritus enseñan la fraternidad, el perdón de las injurias, la mansedumbre (…). Nos dicen que el único camino a la felicidad es el del bien y que los sacrificios agradables al Señor son los que obramos en nosotros mismos. Nos exhortan a vigilar cuidadosamente nuestros actos, a fin de evitar la injusticia; nos recomiendan el estudio (…) y el amor a los semejantes Si estos son los procesos empleados por Satanás para pervertirnos, es preciso declarar que guardan una asombrosa semejanza con los que Jesús empleaba para reformar a los hombres y el ángel de las tinieblas está conduciendo mal sus negocios, al inducirnos a la virtud, con la austeridad que recomienda en sus comunicaciones. (…)

El Espiritismo tiene, en realidad, muchos enemigos interesados en su perjuicio; por un lado los materialistas, por el otro, los sacerdotes de todas las religiones, de tal suerte que sus (…) partidarios están entre la espada y la pared, recibiendo rudos golpes de todos lados.

Los materialistas tienen argumentos extraordinarios; no conciben la buena fe en sus adversarios y declaran que los fenómenos espiritistas son todos debidos a la mistificación o a la prestidigitación. Para esos Espíritus solo existen dos clases en el mundo: la de los que engañan y la de los engañados. Ahora bien, como no compartimos esa opinión, seremos necesariamente embaucadores y los médiums unos vulgares charlatanes.

Para comprender la causa y el valor de las contradicciones de origen espírita, es preciso estar identificado con la naturaleza del mundo invisible y haberlo estudiado en todos sus aspectos. A primera vista, tal vez pueda parecer extraño que los espíritus no piensen todos de la misma manera. Suponer que tuvieran la misma apreciación de las cosas seria imaginarlos a todos en el mismo nivel; pensar que todos deben ver con exactitud seria admitir que todos han llegado ya a la perfección, lo que no es exacto ni puede serlo en tanto se considere que no son más que la Humanidad despojada del envoltorio corporal. Como pueden manifestarse Espíritus de todas las categorías, resulta que sus comunicaciones tienen el cuño de la ignorancia o del saber que les es peculiar en ese momento, o de la inferioridad o la superioridad moral que han alcanzado.

Los Espíritus realmente superiores jamás se contradicen y el lenguaje que usan es siempre el mismo, con las mismas personas. Sin embargo puede diferir, de acuerdo con las personas y los lugares. Aunque corresponde tener en cuenta que la contradicción, a veces, es solo aparente; está más en las palabras que en las ideas; porque quien reflexione verificará que la idea fundamental es la misma. Con el agregado que el mismo Espíritu puede responder de diversas formas acerca de la misma cuestión, según el grado de adelanto de los que lo evocan, pues no siempre conviene que todos reciban la misma respuesta, porque no todos están igualmente adelantados. Es exactamente como si un niño y un sabio os formularán una misma pregunta. Por supuesto, responderéis a uno y a otro de modo que os comprendiesen y quedasen satisfechos. Las respuestas, en tal caso, a pesar de ser diferentes, serian esencialmente idénticas.

(*) EMBAUCAR – Engañar, ilusionar.
(**) EMBAUCADOR – Impostor, engañador, embustero

jueves, 13 de enero de 2011

Visita a igualada

Querida familia CEADS,


el sábado 15/01/2011 nuestro centro estará cerrado (tampoco habrá clase Infanto-juvenil).

Visitaremos en esta oportunidad a nuestros compañeros de ideal de la Asociación de Estudios Espíritas de Igualada a ver dos conferencias a cargo de LINDOMAR COUTINHO E ILEANA ACEVEDO que nos hablaran sobre:

17.00 H. PROCESO DE COMUNICACION MEDIUMNICA

18.30 H. ENTENDIMIENTO Y PERDON MAS ALLÁ DE LA MUERTE.


LUGAR: ESPAI CENTRE CIVIC C/ TRINITAT Nº 12 ESQ. C/SAN CARLOS DE IGUALADA EL DIA 15 DE ENERO DEL 2011

Nos vemos ahí!!!

domingo, 9 de enero de 2011

¿Qué es amar al prójimo?

Querida familia CEADS,

Ayer hicimos clase de estudio sistematizado del evangelio según el espiritismo. Hablamos sobre el MANDAMIENTO MAYOR, que resume toda la ley y todos los profetas:
Amaréis al Señor nuestro Dios, con todo vuestro corazón, con toda vuestra alma y con todo vuestro Espíritu; éste es el mayor y el primer mandamiento. Y he aquí el segundo, que es semejante a aquél: Amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos. (San Mateo, cap. XXII, v. 34 a 40).

Pero, ¿cómo amar al prójimo como a nosotros mismos en nuestro actual estado evolutivo? ¿Cómo hablar del amor al prójimo sin caer en el cinismo o en la superficialidad, cuando lo que hacemos y vemos alrededor está tan alejado de este mandamiento?

Preparando la clase, empecé a jugar con la frase “hacer al prójimo lo que nos gustaría que nos hiciera”. Hay una diferencia considerable entre lo que el prójimo hará y lo que me gustaría que hiciera… dándole vueltas al tema, empecé a pensar que en nuestra sociedad, aun somos muchos los que HACEMOS AL PRÓJIMO LO QUE NO NOS GUSTARÍA QUE NOS HICIERAN. Por ejemplo, engañamos, mentimos, reaccionamos con violencia, pero no queremos que se nos engañe o que nos agredan. En este caso, NO DAMOS NADA, PERO EXIGIMOS MUCHO. Otros ESPERAMOS QUE EL PRÓJIMO NOS HAGA LO QUE NO HACEMOS POR ÉL. Por ejemplo, no somos capaces de hablar con dulzura o afabilidad, pero no soportamos que nos traten con agresividad. Aquí, damos poco - hemos superado la violencia física – pero exigimos mucho. Hay un tercer caso. Hay entre nosotros los que HACEMOS AL PRÓJIMO LO QUE ESPERAMOS QUE EL PRÓJIMO HAGA POR NOSOTROS. Damos mucho, pero también exigimos mucho. En este caso, somos amables, pero esperamos que el otro sea amable también; hacemos favores, pero esperamos que se nos retribuya; hacemos actos de bondad, pero esperamos que se nos reconozca el valor públicamente. Otros, pocos, somos capaces de HACER AL PRÓJIMO LO QUE NOS GUSTARÍA QUE NOS HICIERA. Da igual si lo hará o no: la gratitud del prójimo es su problema, no nuestro. Las personas que se encajan aquí lo dan todo y no exigen nada a cambio. Progresando en esta dirección es que podremos amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Pensé entonces que una escalera o una montaña serían una buena manera de representar gráficamente cada una de estas etapas por las que todos pasamos. Creo que no nos hemos de avergonzar si aun estamos en la base de la escalera. Para llegar al cume, hay que tener una base sólida, que permita avanzar. En cada escalón, vivimos muuuuchas vidas. Me parece útil tener presente cuales son los desafíos a los que nos enfrentamos para proponernos objetivos alcanzables y poder avanzar siempre. Un análisis sincero de nuestras actitudes y pensamientos es siempre la forma más segura de empezar la tan necesaria reforma íntima. (Clique en la imagen para verla más graande)
En clase, hemos llegado a la conclusión que cada escalón es la base de los siguientes, o sea, los desafíos son cumulativos. También hemos debatido si podemos subir y bajar, si podemos estar en diferentes escalones a la vez, etc. Lo dejo para que lo meditemos.

Cariños de la hermana menor,

Janaina

jueves, 6 de enero de 2011

AMAR AL PRÓJIMO

Queridos de mi alma,

El sábado 08/01/2011, en la clase de sábado, nos dedicaremos a entender en qué consiste AMAR AL PRÓJIMO CÓMO A SÍ MISMO.

Jesús nos enseñó,
“Amaréis al Señor nuestro Dios, con todo vuestro corazón, con toda vuestra alma y con todo vuestro Espíritu; éste es el mayor y el primer mandamiento. Y he aquí el segundo, que es semejante a aquél: Amaréis a vuestro prójimo como a vosotros mismos. Toda la ley y los profetas se resumen en estos dos mandamientos." (San Mateo, cap. XXII, v. 34 a 40).
Antes de Él, otros portadores de su mensaje de amor nos habían traído la instrucción de orden divina:

Decían los griegos, “No hagáis al prójimo lo que no deseáis recibir de él”.

Afirmaban persas, “Haced según queréis que se os haga”.

Enseñaban los chinos, “Lo que no deseáis para vosotros, no lo hagáis a los demás”.

Recomendaban los egipcios, “Dejad pasar al que hace a los demás lo que desea para sí mismo”.

Decían los hebreos, “Lo que no quieras para ti, no lo desees al prójimo”.

Afirmaban los romanos, “La ley grabada en los corazones humanos es amar a los miembros de la sociedad como a sí mismo”.

Los musulmanes profesan, “es tan bueno el vecino de un hombre cómo él mismo.”

(Camino, Verdad y Vida, mensaje 41. Emmanuel/Francisco Cândido Xavier)
Para ir pensando…

¿Qué es amar al prójimo como a sí mismo?

¿Cómo puedo amar al prójimo como a mí misma en mi presente estado evolutivo?

¿Es posible amar a Dios sin amar al prójimo?