miércoles, 29 de enero de 2014

El hombre de bien

Hola familia,

el próximo sábado en CEADS volvemos a hacer el estudio del Evangelio según el Espiritismo. En la última clase de estudio del evangelio estudiamos los caracteres de la perfección, comprendiendo que habrá que aprender a amar incluso a nuestros enemigos. Pues en la próxima clase estudiaremos las intrusiones de los espíritus para que seamos hombres y mujeres de bien. El texto es precioso. ¡Qué disfrutéis!
Cariños de la hermana menor
El hombre de bien
3. El verdadero hombre de bien es el que practica la ley de justicia, de amor y de caridad en su más grande pureza. Si pregunta a su conciencia sobre sus propios actos, mira si ha violado esta ley; si no ha hecho daño, si ha hecho todo el bien "que ha podido", si ha despreciado voluntariamente alguna ocasión de ser útil, si alguien tiene quejas contra él; en fin, si ha hecho a otro lo que hubiera querido que hicieran por él.

Tiene fe en Dios, en su voluntad, en su justicia y en su sabiduría; sabe que nada sucede sin su permiso, y se somete en todas las cosas a su voluntad. Tiene fe en el porvenir; por esto coloca los bienes espirituales sobre los temporales.
Sabe que todas las vicisitudes de la vida, todos los dolores, todos los desengaños, son pruebas o expiaciones y las acepta sin murmurar.
El hombre penetrado del sentimiento de caridad y de amor al prójimo hace bien por hacer bien, sin esperanza de recompensa; devuelve bien por mal, toma la defensa del débil contra el fuerte, y sacrifica siempre su interés a la justicia.
Encuentra su satisfacción en los beneficios que hace, en los servicios que presta, en las felicidades que reparte, en las lágrimas que enjuga y en los consuelos que da a los afligidos. Su primer impulso es pensar en los otros antes que pensar en sí, buscar el interés de los otros antes que el suyo propio. El egoísta, al contrario, calcula los provechos y las pérdidas de toda acción generosa.

Es bueno, humano y benévolo para con todo el mundo, sin excepción "de razas ni de creencias", porque mira a todos los hombres como hermanos.
Respeta en los demás todas las convicciones sinceras, y no anatematiza a los que no piensan como él.
En todas las circunstancias la caridad es su guía; dice que el que causa perjuicio a otro con palabras malévolas, que hiere la susceptibilidad de otro por su orgullo y desdén, que no retrocede ante la idea de causar una pena, una contrariedad, aun cuando sea ligera, pudiendo evitarlo, falta al deber de amor al prójimo y no merece la clemencia del Señor.
No tiene odio, ni rencor, ni deseo de venganza; a ejemplo de Jesús, perdona y olvida las ofensas y sólo se acuerda de los beneficios; porque sabe que él será perdonado, así como él mismo habrá perdonado.
Es indulgente para con las debididades de otro; porque sabe que él mismo necesita de indulgencia y se acuerda de aquellas palabras de Cristo: "Que el que esté sin pecado arroje la primera piedra".
No se complace en buscar los defectos de otro ni en ponerlos en evidencia. Si la necesidad le obliga, busca siempre el bien que puede atenuar el mal.
Estudia sus propias imperfecciones y trabaja sin cesar para combatirlas. Todos sus esfuerzos consisten en poder decir al día siguiente, que hay en él alguna cosa mejor que en la víspera.
Nunca procura hacer valer su imaginación ni su talento a expensas de otro; por el contrario, busca todas las ocasiones de hacer resaltar lo que es ventajoso para los demás.
No está envanecido por su fortuna, ni por sus ventajas personales, porque sabe que todo lo que se le ha dado, puede perderlo.

Usa, pero no abusa de los bienes concedidos, porque sabe que es un depósito del cual deberá dar cuenta y que el empleo más perjudicial que pudiese hacer de ellos para sí mismo, es hacerlos servir para satisfacción de sus pasiones.
Si el orden social ha colocado a los hombres bajo su dependencia, les trata con bondad y benevolencia, porque son sus iguales delante de Dios; usa de su autoridad para moralizarles y no para abrumarles por su orgullo, evitando lo que puede hacer más penosa su posición subalterna.
El subordinado, por su parte, comprende los deberes de su posición y procura cumplirlos religiosamente. (Cap. XVII, no 9).
El hombre de bien, en fin, respeta en su semejante todos los derechos que dan las leyes de la naturaleza como quisiera que se respetaran en él.

Esta no es la relación de todas las cualidades que distinguen al hombre de bien; pero cualquiera que se esfuerce en poseerlas, está en camino de poseer las demás.

domingo, 26 de enero de 2014

Tomando perspectiva

Hola familia,

ayer nos reunimos en CEADS para una vez más realizar el Estudio Sistematizado del Espiritismo. Leímos el texto de estudio que ya había sido compartido en el blog la semana anterior y, guiados por los monitores de la clase, empezamos a debatir el tema de las pruebas de la miseria y de la riqueza. Marcello y Andrea nos invitaron a una reflexión inicial: tal vez, leyendo la reflexión que la doctrina espírita nos propone sobre la riqueza y la pobreza, si no somos ningún Bill Gates ni tampoco moradores de la calle, pensemos que esto no va sobre nosotros. Sin embargo, nos decía Andrea, podemos asumir otra postura: podemos entender que siempre estamos en relación con otras personas en diferentes situaciones y momentos de nuestras vidas. En comparación con personas que disponen de menos recursos económicos que nosotros, podemos ser “ricos” y, en comparación con personas que disponen de más bienes materiales que nosotros, podemos considerarnos "pobres". Tomando esta perspectiva, todos podemos beneficiarnos de las recomendaciones que los espíritus nos traen a través de la doctrina, cualquiera que sea la posición económica que nos corresponda en la presente encarnación.



Nos centramos ayer en la reflexión sobre la riqueza o la pobreza des de la perspectiva de la materia, es decir, la posesión o la carencia de bienes materiales. Otra muy distinta habría sido la discusión si hubiésemos hablado de la riqueza o la pobreza de espíritu, pero ayer nos correspondía comprender porqué hay diferencia de posesiones si todos somos iguales ante Dios.

Con la lectura del texto y el debate que le siguió, pudimos comprender diferentes temas. Os resumo a continuación algunos puntos de este aprendizaje.

Pese a que todos seamos iguales ante Dios, no todos vivimos el mismo momento evolutivo. Cada uno de nosotros, espíritus encarnados o desencarnados, se encuentra en un punto diferente de su caminada hacia la perfección. Si nos encontramos en diferentes momentos de nuestra jornada evolutiva, tenemos la necesidad de vivir diferentes pruebas y, a menudo, la necesidad de expiar errores cometidos en el pasado. Cada uno de nosotros es artífice de su propia trayectoria evolutiva. Así entendemos los espíritas la justicia divina: no transferimos a un ser, tampoco al ser Supremo, la responsabilidad por los infortunios que el uso equivocado del libre albedrío pueda suponer para nuestras vidas. La justicia divina concite en crearnos todos iguales y ofrecernos a todos los seres seres iguales condiciones para alcanzar la perfección a través de las pruebas que experimentamos. La riqueza y la pobreza son dos de las pruebas que el espíritu puede elegir para su propio perfeccionamiento, si ya dispone de cierta lucidez antes de encarnar; o serán situaciones que le serán compulsarais en el caso de que no haya todavía despertado para la realidad de la inmortalidad. Sea cual sea el nivel de lucidez espiritual del que disfrutemos, lo más importante es que aprovechemos todas las experiencias de la vida para crecer, evolucionar y aprender a amarnos a nosotros mismos ya a los demás.


La finalidad de las pruebas de la riqueza y de la pobreza - La riqueza ofrece al ser encarnado situaciones de que excitan el orgullo, la vanidad, la ambición, la codicia y el egoísmo. La pobreza, por otra parte, puede llevar a la rebeldía ante Dios y a la violencia contra los que sí disponen de bienes materiales. Son estas las condiciones de las pruebas ante las cuales el encarando debe probar su valor, esforzándose para conseguir niveles más elevados de conciencia cósmica.

  • El rico tiene la posibilidad de ser más altruista, pensando también en los demás y no únicamente en sí mismo. Debe ser justo, hacer la caridad como le sea posible y ofrecer trabajo a los demás. Si su riqueza se genera bienestar únicamente para él mismo y los suyos, puede prosperar ante los hombres, pero no experimenta la prueba de la riqueza de forma satisfactoria ante el tribunal de la conciencia. Para que pueda evolucionar, su riqueza debe hacer prosperar también a los demás. Cuanta mayor la fortuna de la persona, mayor su responsabilidad ante la ley cósmica que le confió medios de multiplicar los recursos en la esfera terrestre.

  • El pobre ejercita la humildad, que no viene dada por la sencilla falta de recursos materiales. La humildad se demuestra en el abandono ante la justicia divina, la aceptación pro-activa ante las situaciones difíciles de la vida y la fe en una fuente cósmica de Vida. El alma humilde no se desespera y tampoco se rebela; ejercita la creatividad y lleva al límite de sus fuerzas la capacidad de trabajo para tirar adelante. 


Como bien nos decían nuestros monitores al principio de la clase, todos nos podemos beneficiar del aprendizaje de esta tarde, sea la que sea nuestra posición social. Algún día seremos todos perfectos y, llegados a este momento, ya no nos hará falta entender las diferencias materiales entre nosotros… seremos todo esencia y en esencia somos luz y amor. Mientras caminamos hacia la iluminación, vamos abandonando nuestras imperfecciones por el camino, experimentando pruebas y expiando errores.

Que podamos vivir todas las pruebas de la vida como experiencias de aprendizaje y crecimiento espiritual.


Cariños de la hermana menor 

jueves, 23 de enero de 2014

Entrevista a Mado Martínez: el Espiritismo en el mundo académico

El pasado 12 de diciembre de 2013 la periodista Mado Martínez defendió un proyecto doctoral en la Universidad de Alicante titulada “La sistematización del espiritualismo por Allan Kardec y su repercusión en el mundo científico”.

Nosotros aprovechamos la oportunidad para entrevistarla y saber un poco más sobre el proyecto y su objetivo.

Es un marco para la historia del Espiritismo en España que revive los tiempos de oro anteriores a la dictadura militar en el país. Principalmente porque Mado no es espírita y su tesina es totalmente científica poniendo de manifiesto las palabras de Kardec que cuando la ciencia pruebe el contrario de las enseñanzas de la Doctrina Espírita será el momento de rever nuestros conceptos.

La ciencia cada vez más se acerca a probar que no estamos solos, que la muerte no existe y que estamos destinados a la felicidad. Por ahora solamente son estudios pero aproximar esos conocimientos completos y complejos espiritistas a las universidades es el camino, porque solamente a través de la información y educación transformaremos la humanidad. Kardec tenía toda la razón.




Mado Martínez 
http://www.madomartinez.com/

Es española, gnóstica, licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Alicante; Doctorado en Lengua y Literatura Española, Literatura Hispanoamericana, Lingüística General, Teoría de la Literatura y Literatura Comparada por la Universidad de Alicante; Doctora por la Universidad de Sevilla; Doctorado Lenguas, Culturas y sus Traducciones en el Ámbito Mediterráneo por la Universidad de Alicante; y actualmente cursa el tercer curso del Grado de Antropología Social y Cultural por la UNED
El pasado año defendió un proyecto doctoral sobre el Espiritismo y nos cuenta, a través de una pequeña entrevista,  su experiencia al estudiar la Doctrina Espírita desde el punto de vista científico.


¿Por qué defender un proyecto doctoral sobre el Espiritismo?

He tenido relación con el espiritismo por motivos profesionales y académicos. Me pareció un tema interesante, teniendo en cuenta que la Mediumnidad (chamanismo) está considerada la religión más antigua de la humanidad.
Me llamó mucho la atención la enorme repercusión que el Espiritismo tuvo en el mundo académico y científico desde sus inicios, a raíz de su sistematización por Allan Kardec.
La comunidad científica se ha acercado al espiritismo con el fin de investigarlo, comprobar si el fenómeno de la Mediumnidad es verídico y si la obtención de información obtenida a través del contacto con los espíritus es contrastable. También hay representantes de la comunidad científica que se han declarado seguidores del espiritismo. ¿No le parece llamativo que neurocientíficos, físicos, médicos e incluso Premios Nobel, hayan puesto su talento al servicio de estas investigaciones? ¿O que hayan encontrado motivos con el peso suficiente como para seguir investigando? Fue lo que más me llamó la atención.


¿Cuáles son los objetivos y conclusiones?

El título del proyecto es “La sistematización del espiritualismo por Allan Kardec y su repercusión en el mundo científico”.
Los objetivos de este proyecto eran mostrar la repercusión que el Espiritismo ha tenido en el mundo científico, cuántos científicos se han acercado al fenómeno con la intención de comprobar la veracidad de la Mediumnidad, la existencia del mundo de los espíritus, la vida después de la muerte, etc.
Mis conclusiones confirman esta repercusión y este interés científico que ha despertado el espiritismo desde sus inicios. En la actualidad, este interés sigue presente. 


¿Crees en la veracidad de la información que el Espiritismo indica?

No he sacado conclusiones personales en este trabajo ni tengo una opinión definida en este sentido. Cuando investigas un tema acabas teniendo cada vez más dudas y preguntas porque a medida que vas descubriendo cosas te das cuenta de que hay muchas otras más que todavía te quedan por descubrir, pero sí he observado que algunos científicos han realizado ciertas investigaciones en este campo, llegando a sugerir que algunos de los factores del espiritismo, especialmente los relacionados con la Mediumnidad, son auténticos. Los científicos que más están trabajando en este asunto en la actualidad son Julie Beischel y Gary S. 


¿Crees que eres pionera en España presentando un proyecto doctoral sobre el Espiritismo?

Hasta donde yo sé, es el primer trabajo de investigación doctoral presentado en mi país. 


¿Cómo fue la reacción de los profesores, compañeros y estudiantes de la Universidad sobre el tema elegido?

El tribunal de suficiencia investigadora definió mi trabajo como “novedoso”, al mismo tiempo que “riguroso”. Fue felicitado, gustó y despertó mucha curiosidad. La gente ha aprendido cosas que no sabía sobre el Espiritismo, y sobre todo, ha ganado nuevos niveles de reflexión sobre el tema. 


En tu opinión, ¿sería un nuevo paso para la apertura de este conocimiento en España, puesto que las Universidades son los grandes formadores de ideas?


Sí, definitivamente. 




Muchas gracias por la iniciativa, Mado. ¡Te deseamos mucha paz en tu evolución!

Andrea Campos
Depto. Divulgación
Centre Espírita Amalia Domingo Soler - Barcelona

martes, 21 de enero de 2014

Educación Espírita Infanto-Juvenil 2014


Este es el calendario de las clases de la Educación Espírita Infanto-Juvenil del Centre Espírita Amalia Domingo Soler.

http://issuu.com/ceads/docs/calendario_infanto-juvenil_ceads_20

Hacemos en sábados alternos las clases de los niñ@s (de 6 a 11 años) y de los jóvenes (de 12 a 16 años)

Invitamos a que toda la familia participe de las actividades de CEADS para la educación de nuestros corazones y espíritus.

lunes, 20 de enero de 2014

La riqueza y la miseria

Buenas noches,

El pasado sábado nuestra bloguera Janaina estuvo en Sevilla para un bello trabajo de divulgación y estudio espírita con nuestros compañeros del Grupo Espírita Nuevo Amanecer Joanna de Angelis. 

Por lo que no tenemos el resumen de mi conferencia pero os prometo que lo haré esta semana y colgaré en nuestro blog. 

Por ahora os dejo el texto de estudio para la próxima clase del ESDE que será guiada por Marcello y Andrea Firenze este sábado 25 de enero de 2014, a las 17:30 horas, en CEADS.

¡Que tengamos una maravillosa semana!

Andrea


Desigualdad de las riquezas: las pruebas de la riqueza y de la miseria

La igualdad de las riquezas no es posible: «(...) A eso se opone la diversidad de las facultades y caracteres.» (1)

Los hombres no son iguales. Unos son más previsores, otros menos. Unos más egoístas, otros menos. Unos más inteligentes, activos y trabajadores, otros menos. Entonces, si fuera «(...) la riqueza repartida en partes iguales, a cada uno daría una porción mínima e insuficiente que, suponiendo efectuada esa repartición, el equilibrio estaría roto en poco tiempo, por la diversidad de los caracteres y las aptitudes; que, suponiéndola posible y duradera, si cada uno no tiene más que con qué vivir, el resultado sería el aniquilamiento de todos los grandes trabajos que concurren al progreso y bienestar dela humanidad; que, admitiendo que se le diera a cada uno lo necesario, ya no existiría el incentivo que impulsa a los hombres a los descubrimientos y a las empresas útiles. Si Dios la concentra en ciertos puntos es para que de ahí se expanda en cantidad suficiente, de acuerdo con las necesidades. (...)» (4)

Dios concedió las pruebas de la riqueza a unos y las de la pobreza a otros, «para probarlos de modos diferentes. «(...) Además de eso, como sabéis, esas pruebas fueron escogidas por los mismos Espíritus, que sin embargo, con frecuencia sucumben en ellas». (2)

«(...) Una de las pruebas más difíciles es la de la pobreza, tanto como lo es la de la riqueza.
En la primera, el Espíritu puede sufrir la tentación de la rebeldía. En la segunda, la del abuso de los bienes de la vida, desvirtuando sus supremos objetivos...
Espíritus realmente evolucionados o simplemente esclarecidos sobre la Ley de Causa y Efecto, pueden solicitar la prueba de la pobreza, como oportunidad para el acrisolamiento de cualidades o la realización de tareas. 

Algunas veces, el mal uso de la riqueza, en una existencia procedente, lleva al Espíritu a pedir la condición contraria, con lo que espera resarcir abusos cometidos y ponerse a salvo de nuevas tentaciones, para las cuales no se sienta suficientemente fuerte. (...)



El libre albedrío del hombre puede conducirlo a la pobreza, sin que lo justifiquen antecedentes espirituales, causas ligadas al pasado. (...)» (8) Por ejemplo, la falta de estímulo para enfrentar los problemas de la vida, la pereza, la falta de previsión, que son factores que pueden conducir al hombre al estado de dificultades económicas.

«(...) La pobreza es, para los que la sufren, la prueba de la paciencia y de la resignación; la riqueza es, para los otros, la prueba de la caridad y de la abnegación. (...)» (4)

«Si la riqueza hubiera de constituir un obstáculo absoluto a la salvación de los que la poseen, conforme se podría inferir de ciertas palabras, de Jesús, interpretadas según la letra y no según el espíritu, Dios, que la concede, había puesto en las manos de algunos un instrumento de perdición, sin apelación de ninguna clase, idea que repugna a la razón. Sin duda, por los excesos a que da origen, por las tentaciones que genera y por la fascinación que ejerce, la riqueza constituye una prueba muy arriesgada, más peligrosa que la de la miseria. Es el supremo excitante del orgullo, del egoísmo y de la vida sensual. (...)» (5)

Cuando Jesús dijo: Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que entre un rico en el reino de los cielos» (Mateo, 19:24; Marcos, 10:25; Lucas, 18:25) se estaba refiriendo a los males, a las tentaciones a que la riqueza puede conducir al hombre.

Es erróneo interpretar que el rico no puede alcanzar la perfección; no fue lo que Jesús anunció. «(...) Si la riqueza solamente hubiera de producir males, Dios no la habría puesto en la Tierra. Compete al hombre hacerla producir bien. Si no es un elemento directo de progreso moral es, incuestionablemente, un poderoso elemento de progreso intelectual. (...) (6)

Por la riqueza puede el hombre mejorar la situación material del planeta donde vive, mejorar la producción a través de la relación entre los pueblos; crear mayores y mejores recursos sociales a través del estudio, la investigación y el trabajo. «(...) Con razón, pues, la riqueza es considerada elemento de progreso». (7)

La riqueza favorece las mayores tentaciones, por eso es difícil al rico acceder al reino de los cielos, pero no imposible, pues dispone de innumerables medios para hacer el bien. Pero, eso es justamente lo que no siempre hace. «(...) Se vuelve egoísta, orgulloso e insaciable.» (...) (3) Es por esos hechos que la prueba de la riqueza, a pesar de ser tan difícil como la de la pobreza, es más peligrosa para el progreso moral del hombre.
  

01. KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Trad. Alberto Giordano. 3. ed. BuenosAires, Editora Argentina «18 de Abril», 1983. Preg. 811.
02. __. Preg. 814.
03. __. Preg. 816.
04. __. No se puede servir a Dios y a las Riquezas. In: __ El Evangelio Según el Espiritismo. Rio de Janeiro, FEB, 1979. Item 8.
4a. __. No se puede servir a Dios y a las Riquezas. In: __ El Evangelio Según el Espiritismo. Trad. de Alberto Giordano. 3. ed. Buenos Aires, Editora Argentina «18 de Abril», 1982. Item 08.
05. __. Item 7.
06. __. Item 7.
07. __. Item 7.

viernes, 17 de enero de 2014

Por una educación para la vida


Este sábado es día de conferencia y os presentaré el tema "Pedagogía Espírita".
El objetivo de esta charla es revisar la trayectoria del Espiritismo como filosofía educadora e innovadora que busca unificarse a otras filosofías en búsqueda de herramientas para nuestra evolución.
La entrada es libre y gratuita, de 17:30 a 19 horas, en la Calle Ventura Plaja, 15 - bajos, Barcelona (metro Badal)



Este mismo día reiniciamos las clases de la Educación Espírita Juvenil para los jóvenes de 12 a 16 años.

¡Hasta mañana!

Andrea

domingo, 12 de enero de 2014

Salud en Plenitud: proyecto mejorarse

Hola otra vez, familia!

Esta mañana, como os contaba en el post anterior, hemos tenido la felicidad de escuchar a Lindomar y Eliana, que nos presentaron el seminario “Salud en Plenitud: proyecto mejorarse”. Lo que han hecho ha sido explicar, de forma amena y profunda, las bases filosóficas del libro psicografiado por Lindomar, dictado por el espíritu dr. Hans, que lleva el mismo título del seminario. El libro tiene 90 capítulos y está pensado para que sea utilizado como un programa que debe ser seguido día a día: cada día por la mañana, se lee un capítulo y se intenta poner en la práctica de este día la reflexión propuesta. Por la noche, se puede volver a leer el capítulo para evaluar la práctica diaria. El dr. Han explica que este es un

Proceso conciencial reflexivo de aplicación diaria cumulativa

Es decir: 1) es un proceso porque debe ser realizado de forma continuada; 2) es conciencial porque despierta el ser para su responsabilidad como ser perfectible; 3) es reflexivo porque propone que el hombre piense sobre sí mismo; 4) de aplicación diaria porque exige la traducción de la reflexión en actos cotidianos de forma persistente; 5) es cumulativo porque supone transformar la práctica diaria en experiencia evolutiva. Como se ve, no basta con vivir un día tras el otro… para “mejorarse” hay que buscar la plenitud. 


Pero nos podríamos preguntar si alcanzar la plenitud es posible. ¿No sería frustrante perseguir un objetivo que no nos corresponde en una única encarnación? Nos contó Lindomar que esto mismo le preguntó al dr. Hans. Y que este espíritu, lleno de paciencia y sabiduría, le dijo que utiliza un planteamiento aristotélico de la perfección. Todos somos responsables de esforzarnos por alcanzar el nivel de plenitud que nos corresponde en el momento evolutivo que vivimos actualmente. Ni menos ni más: lo justo y necesario para que sigamos el camino de perfeccionamiento que nos conduce, a través de la inmortalidad del alma, a la perfección.



La base del proyecto mejorarse es una nueva concepción del HOMBRE y una nueva concepción de la ENFERMEDAD. Lindomar también preguntó al dr. Hans porque no hablar de espíritus… ¿Por qué tener como base a los hombres? Otra vez la serenidad del mentor se hizo patente. Le contestó que escribe para los hombres. Y para que quedara clara su postura, le hizo a Lindomar una pregunta ¿Cuántos de los hombres, incluso si consideras los espiritualistas, y entre ellos los espíritas, ya se comportan como espíritus inmortales? La respuesta de nuestro amigo Lindomar fue el silencio. Es verdad: muchos seguimos teniendo miedo a la muerte, desesperándonos ante la desencarnación de seres queridos, rebelándonos cuando la enfermedad pica a nuestra puerta, quejándonos ante las dificultades de la vida… Ninguna de estas actitudes es característica de un ser conciente de su inmortalidad. Por esto el dr. Hans y en proyecto mejorarse escribe a los hombres, para que éstos puedan llegar a comprender que el hombre es un ser integral (cuerpo y espíritu) y que la enfermedad es un camino para el despertar de la conciencia, un mecanismo de auxilio evolutivo.


¿Cómo funciona el programa? Lo primero es que uno tome la decisión de seguir la lectura y aplicación diaria del libro, capítulo a capítulo, durante 3 meses. Y sobre todo que pase de la decisión a la acción, canalizando de forma consiente la energía psíquica necesaria para la realización de un objetivo: alcanzar la salud con plenitud. Una vez hemos dado este paso, nos cuenta Lindomar que nuestro mentor espiritual se pone en contacto con el enorme equipo encargado en la espiritualidad del tratamiento de todas las personas que deciden seguir el programa. En la espiritualidad se intercambian información sobre el mejor direccionamiento del paciente, que debe seguir el programa propuesto en el libro con firme VOLUNTAD, DETERMINACIÓN, PERSISTENCIA y DECISIÓN.

Fue una mañana de crecimiento y nuevas determinaciones para muchos de los que hemos estado allí. Muchos hemos comprado el libro y nos pondremos manos a la obra con el programa. Los que no habéis tenido la oportunidad de comprarlo, podéis descargarlo de la web.

Acabo de abrir el libro “al azar” y el mensaje que nos sale está al final del capítulo 62. Nos dice el dr. Hans “Usted necesita precisión. Usted necesita de una mirada hermana, con amor en el corazón. ¡Coraje! Usted puede.”

Pues… ya lo tenemos claro: a por el nivel de plenitud que nos corresponde alcanzar en el momento evolutivo que estamos viviendo actualmente. ¡PODEMOS! =)


Cariños de la hermana menor

PS. Quedan agendas en CEADS =) No pierdas la oportunidad de regalar luz y ayudar al centro.


Igualdad en la Tierra, como en el cielo

Hola familia!

¡El fin de semana fue intenso en CEADS! El sábado estrenamos el estudio de una nueva ley natural: la Ley de Igualdad. Y esta mañana hemos tenido el interesantísimo seminario presentado por Lindomar y Eliana, Salud enPlenitud, proyecto mejorarse.

¿Empezamos por el sábado?

Habíamos leído el texto de estudio de la clase, que afirma que hombres y mujeres tienen los mismos derechos, pero no las mismas funciones. Nuestros monitores Marcello y Andrea, sin embargo, empezaron la clase haciéndonos reflexionar sobre el Homo sapiens, es decir, la raza humana que dio origen a la humanidad tal y como la conocemos hoy y que pobló la Tierra hace aproximadamente 200 mil años. En esta reflexión inicial comprendimos que por su complexión física, probablemente le correspondió al género masculino la caza y la protección del hogar, mientras el género femenino se ocupó del cuidado de las criaturas y del entorno doméstico. La principal preocupación de del hombre de hace 200 mil años era la sobrevivencia y la división del trabajo no era una cuestión filosófica: era una cuestión de vida o de muerte. Lo que impresiona bastante es pensar que hace solamente cerca de 2.500 años que la filosofía y la reflexión sobre el origen, la función y el destino del ser se empezó a estructurar de forma trasmisible. 2.500 años no son nada comparados a los 200 mil años que hemos necesitado para convertirnos en lo que somos. ¿Qué pretendían nuestros monitores con esta explicación inicial? Hacernos ver de forma muy gráfica que la discusión entorno del rol que hombres y mujeres ocupan en nuestra sociedad es absolutamente reciente en lo que es la historia evolutiva de nuestra raza. En esta misma línea, nos presentaron la pirámide de las necesidades de Maslow, que nos viene a decir que existe un orden de prioridades que deben estar cubiertas, tal como necesidades fisiológicas, de seguridad y afiliación, antes que el ser empiece a ocuparse del auto-reconocimiento o la moralidad.

Cuando decimos que hombres y mujeres deben tener los mismos derechos, debemos admitir que estamos muy lejos de que este ideal se traduzca en una realidad en todo el mundo, aún en los países más desarrollados, en donde los mandatarios siguen siendo del género masculino y las mujeres, en general, por el mismo trabajo, cobran menos que los hombres – por no mencionar situaciones de violencia machista, que son una plaga todavía por erradicar. Sin embargo, también debemos considerar que hace solamente 2.500 que el ser se dedica a la filosofía. En toras palabras, pasado ayer nuestra única preocupación era la de subsistencia; ésta sigue siendo una preocupación, pero finalmente hemos alcanzado el nivel evolutivo, como raza humana, que nos permite repensar el rol de hombres y mujeres en la sociedad.


Hechos estos comentarios, llegamos a la conclusión de que:
  • Dios no crea hombres o mujeres: crea espíritus, que no tienen sexo. Los espíritus deben encarnar en cuerpos femeninos y masculinos, viviendo diferentes experiencias en cada nueva existencia.
  • Hombres y mujeres son iguales ante Dios y tienen los mismos derechos. En la sociedad esto todavía no es una realidad.
  • Algunos agrupamientos sociales están más lejos de reconocer la igualdad entre hombres y mujeres, algunos han hecho mayores progresos. Es innegable, sin embargo, que todavía estamos muy lejos de que en la sociedad se le reconozca y trate al género femenino en igualdad de condiciones que al masculino. Este es sin embargo un objetivo que debemos perseguir.
  • Puesto que hombres y mujeres son iguales ante Dios, deben también ser iguales en la sociedad.

Deseando que todos los seres gocen de los mismos derechos en la sociedad, persigamos la erradicación del egoísmo, que es la raíz de todo lo que distorsiona la búsqueda de la felicidad.


Cariños de la hermana menor

martes, 7 de enero de 2014

LA IGUALDAD DE DERECHOS DEL HOMBRE Y DE LA MUJER

Hola familia,

atendiendo a pedidos, vamos a publicar el texto de la clase de sábado más pronto, así los más aplicados podéis preparar mejor el tema de estudio. Estrenamos nueva ley natural, la ley de igualdad.

Cariños de la hermana menor

LA IGUALDAD DE DERECHOS DEL HOMBRE Y DE LA MUJER

Las desigualdades provenientes de las más variadas condiciones espirituales, de los diferentes pueblos de la Tierra, siempre son «…obra del hombre y no de Dios…». En realidad Dios creó a los Espíritus iguales y destinados al mismo fin, pero los hombres, debido a las imperfecciones morales que todavía poseen, crearon leyes, muchas de ellas injustas y hasta crueles, para regular las relaciones en la sociedad. Como consecuencia de esas leyes han surgido las desigualdades, más o menos pronunciadas en determinadas naciones, conforme con el grado evolutivo de sus elementos humanos. Sin embargo, el progreso sigue su curso ascendente y ininterrumpido y la desigualdad, como todo lo que es inferior, «… día a día disminuye… Desaparecerá cuando dejen de predominar el egoísmo y el orgullo. Entonces, quedará solamente la desigualdad de merecimientos.


Día vendrá en que los miembros de la gran familia de los hijos de Dios dejarán de compararse por la pureza de la sangre. Sólo el Espíritu es más o menos puro. Aun las desigualdades tolerables o normales para la categoría de nuestro planeta, dejarán de existir. «…No se abolirán tan pronto como los unionistas desearían o imaginan… Ni se harán desaparecer con revoluciones ni con guerras, ni leyes, decretos o discursos, disturbios ni maldiciones». Las desigualdades irán desapareciendo de modo lento y gradual, de acuerdo con el ritmo de los esfuerzos individuales y colectivos, por el progreso moral, y entonces serán destruidos los privilegios de casta, sangre, posición, sexo, raza, religión, etc. Del mismo modo, en una sociedad moralizada no se producirá la diferencia que aún hoy se observa entre el hombre y la mujer. En este sentido, los Espíritus Superiores preguntan: «¿No otorgó Dios a ambos la inteligencia del bien y del mal y la facultad de progresar ?» Luego, ante los códigos divinos ambos poseen los mismos derechos; la diferencia de sexo existe por fuerza de la necesidad de las experiencias específicas, por las cuales el Espíritu precisa pasar. 


Además, el Espíritu, centella divina, no posee sexo conforme con las denominaciones humanas. Entre el hombre y la mujer existe la igualdad de derechos; «… no la de funciones. Es necesario que cada uno esté en el lugar que le compete, ocupándose de lo exterior el hombre y de lo interior la mujer, cada uno de acuerdo con sus aptitudes. La ley humana para ser equitativa debe consagrar la igualdad de los derechos del hombre y de la mujer. Cualquier privilegio concedido a uno o a otro es contrario a la justicia. La emancipación de la mujer acompaña al progreso de la civilización, su esclavitud marcha a la par con la barbarie. Además de eso, los sexos sólo existen en la organización física. Visto que los Espíritus pueden encarnar en uno u otro, bajo este aspecto no hay ninguna diferencia entre ellos. Por consiguiente , deben gozar de los mismos derechos». Por más que en el mundo se acentúen los cambios sociales, siempre serán diferentes las funciones del hombre y de la mujer, por necesidad de la planificación reencarnatoria. 


«El hombre y la mujer, en la institución conyugal, son como el cerebro y el corazón del organismo doméstico. Ambos son portadores de igual responsabilidad en el sagrado colegio que es la familia; y si en la vida, el alma femenina ha presentado siempre un coeficiente más avanzado de espiritualidad, es porque desde temprano el espíritu masculino intoxicó las fuentes de su propia libertad, a través de toda clase de abusos, perjudicando su posición moral en el transcurso de existencias numerosas, en múltiples experiencias seculares.

domingo, 5 de enero de 2014

Camino de perfeccionamiento

Hola familia, ¡feliz año!

Ayer empezamos 2014 en CEADS con el estudio del evangelio. El Maestro no deja de renovar su invitación a que alcancemos niveles más elevados de conciencia. Su voz, algunas veces inaudible por el ruido del que nos hacemos rodear, otras veces incomprensible por la inmadurez espiritual, sigue proyectándose a través de los siglos, esperando que pueda finalmente hacer vibrar nuestras conciencias:
Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen: y rogad por los que os persiguen y calumnian. - Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? - Y si saludareis tan solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen esto mismo los gentiles? -"Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre celestial es perfecto". (San Mateo, cap. V, v. 44, 46, 47 y 48.)
Los publicanos eran los cobradores de impuestos, gente corrupta y de muy mala fama en la época de Jesús. Los gentiles eran los que no eran judíos, es decir, nos que no pertenecían al pueblo que se creía elegido de Dios. Nos dice Jesús que si sólo nos preocupamos por los que nos aman, no hacemos más que éstos, los que consideramos corruptos e “impuros”.  Quiere el Maestro que vayamos a más… ¿Qué quiere decir esto? Os resumo un poco de lo que hablamos ayer en la discusión del Cap. XVII de El Evangelio según el Espiritismo.

El amor cósmico, ágape, signo de la perfección, es un objetivo que debemos perseguir como espíritus inmortales. No hay que recriminarse por no ser capaz de sentirlo ahora mismo y menos por personas que deliberadamente nos hacen daño. La propuesta del Maestro es tan solamente de que nos pongamos de camino, que despertemos para la necesidad de considerar a todas las personas, incluso las que nos perjudican, como dignas de ser amadas. Inicialmente podemos practicar el ejercicio de no desearles mal, de no devolver el daño que nos hacen. Podemos y debemos pedir a Dios por estas personas, comprendiendo que si nos hacen daño de forma deliberada, es a sí mismo que hacen más mal.


La máxima “amar a los enemigos” no implica hacerse cómplice del que nos hace daño, porque nadie puede amar al prójimo, y menos a un enemigo, sin amarse a sí mismo. Permitir que las personas nos hagan daño en actitud de auto-flagelo no es amar al enemigo, es alimentar a su crueldad. Es necesario aprender a preservar las emociones, educándonos para actuar con compasión en el caso de que nos agredan, sin que esto suponga permitir que nos maltraten. Lo que pasa es que solemos pasar de la defensa al ataque demasiado rápido. Sólo una actitud de auto-conocimiento y educación de las emociones puede poner límites a la agresividad ajena sin la producción de agresividad interior. No es algo que se consiga de la noche a la mañana: cada nueva encarnación es una oportunidad de seguir en este camino de perfeccionamiento.


Cada “enemigo” que tenemos es una oportunidad que la vida nos presenta para aprender la lección de la educación de nuestras emociones. Los hay encarnados y desencarnados. No debemos olvidar que a nosotros también hay muchos que nos consideran sus enemigos. Por renovados que sean nuestros propósitos en la presente encarnación, el pasado espiritual de cada uno está lleno de equivocaciones de toda clase. La actitud del verdadero espírita es la de actuar con compasión hacia sus enemigos, intentando imaginar que su historia vital y/o espiritual les ha convertido en quiénes son y viendo en la convivencia con ellos una oportunidad de crecimiento. No es un ejercicio fácil, placentero o rápido, pero la recompensa es la de una conciencia tranquila, reconciliada con las leyes cósmicas. ¿Quién podría pedir más?

Pongamos en la lista de buenos propósitos de 2014 la indulgencia, la tolerancia y la paciencia con aquella persona, tal vez un jefe, tal vez un compañero de doctrina, un hijo, una ex-pareja… Que el Maestro nos envuelva a todos con su amor, fortaleciéndonos en la búsqueda de la perfección. Seremos perfectos, como perfecto es nuestro Padre Celestial.


Cariños de la hermana menor

viernes, 3 de enero de 2014

¡Comezando el año de bien con la vida!

¡¡Muy buenas tardes!!

Ya empezamos el año y nada mejor que seguir con las actividades de nuestro querido centro espírita.

Este sábado, nuestra querida Janaína Minelli, nos guiará en el Estudio Sistematizado de El evangelio según el Espiritismo (ESESE), empezando el Capítulo XVII - Sed Perfectos.

En este primer aula del año, comenzando el año de bien con la vida, no hay nada mejor que empezar estudiando el evangelio del Maestro.

Os dejo el texto preparatorio para mañana y esperaremos a ver que nos preparará Jana, pues seguro que será especial y lleno de mucho amor.

¡Nos vemos mañana!

Un abrazo fraterno,

Andrea Campos


Caracteres de la perfección

1. Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen: y rogad por los que os persiguen y calumnian. - Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? - Y si saludáreis tan solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen esto mismo los gentiles? -"Sed, pues, vosotros perfectos, así como
vuestro Padre celestial es perfecto". (San Mateo, cap. V, v. 44, 46, 47 y 48.)


2. Puesto que Dios posee la perfección infinita en todas las cosas, esta máxima: "Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro Padre celestial es perfecto", tomada literalmente supondría la posibilidad de alcanzar la perfección absoluta. Si le fuese dable a la criatura el ser también perfecta como el Criador, sería igual a El, lo que es inadmisible. Pero los hombres a quienes se dirigía Jesús no hubieran comprendido esta diferencia, y por eso se limita a presentarles un modelo y les dice que se esfuercen en conseguirlo.
Es, pues, preciso entender por estas palabras la perfección relativa de la que la Humanidad es susceptible y que más la aproxima a la Divinidad. ¿En qué consiste esta perfección? Jesús lo dijo: "Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen, rogad por los que os persiguen y
calumnian". El enseña con esto que la esencia de la perfección es la caridad en su más alta acepción, porque abraza la práctica de todas las demás virtudes.
En efecto, si se observan los resultados de todos los vicios y aun los simples efectos, se reconocerá que no hay uno siquiera que no áltere más o menos el sentimiento de la caridad, porque todos tienen su principio en el egoísmo y en el orgullo, que son su negación, porque todo aquello que excita el sentimiento de la personalidad, destruye, o al menos debilita, los elementos de la verdadera caridad, que son la benevolencia, la indulgencia, la abnegación, y el afecto. El amor al prójimo llevado hasta el amor de sus enemigos, no pudiéndose unir con ningún defecto contrario a la caridad, es, por lo
mismo, indicio de mayor o menor superioridad moral; de donde se sigue que el grado de la perfección está en razón de la extensión de este amor; por esto Jesús, después de haber dado a sus discípulos las reglas de caridad en lo que tienen de más sublime, les dijo: "Sed, pues, vosotros perfectos, así como vuestro padre celestial es perfecto".