domingo, 31 de enero de 2016

Lenguaje e identificación de los espíritus

Muy buenas!!

Ayer en el estudio sistematizado de la Doctrina Espirita estudiamos el lenguaje y la identificación de los espíritus comunicantes en una reunión mediúmnica.

Hicimos una pequeña dinámica muy divertida donde uno de los monitores hablo al oído del primero asistente de la derecha una frase muy conocida y, se repetiria de oido a oido, hasta el último asistente de la sala, que debería escribir en la pizarra la frase que le había llegado.

¡Vaya, la frase que llegó al último asistente solamente tenía igual las tres primeras palabras!! 

La idea de la dinámica era ilustrar que la comunucación es una acción de extrema dificultad en nuestro día a día y que necesita cuidado y mucha atención. A igual que la comunicación entre los dos mundos. No debemos olvidar que es una comunicación entre dos seres humanos, generalmente del mismo grado de evolución, siendo que el ser de cuerpo físico recibe la petición de ayuda o mensaje de consulo de otro ser sin el ropaje de carne.

Después de la lectura del texto, podéis consultarlo en la entrada de este blog, dividimos los asistentes en dos grupos para contestar un par de perguntas. 

Aquí os dejamos las perguntas y respuestas de los grupos:


Grupo 1 - Lenguaje de los espíritus

Estamos estudiando la relación entre el lenguaje de las comunicaciones mediúmnicas y su relación con el grado de elevación del espíritu comunicante.

 a) ¿Por qué es importante entender esta relación?
Es importante saber que no todas comunicaciones mediúmnicas nos traen conocimiento que se puede aprovechar en nuestras vidas. Si percibimos que un mensaje falla en el aspecto moral, la debemos ignorar y no utilizarla como fuente de conocimiento. Buscamos las comunicaciones para aprender, para encontrar respuestas a nuestras inquietudes, para buscar orientación para el camino de la felicidad. Si un mensaje proviene de un ser que no es elevado, en poco probable que nos oriente correctamente.

b)¿Podemos aprovechar este aprendizaje en otras situaciones fuera del ámbito de las comunicaciones mediúmnicas? ¿Tenéis ejemplos?

Sí. Tenemos que ser críticos con toda la información que nos llega, por la tele, radio, internet, amigos, familiares. Si se tratan de consejos que no nos ayudan a encontrar la serenidad, el equilibrio, debemos rechazarlos.
No caer en las trampas del lenguaje polido y estar atentos al sentido profundo  y moral que se quiere comunicar. 
El grupo nos brindó con un ejemplo bastante comun: los políticos. Tienen mucho conocimiento del lenguaje para manipular las masas a su favor pero el contenido si siempre es para el verdadero bien de todos.


Grupo 2 - Identidicación de los espíritus comunicantes

a) ¿Por que un espíritu se utilizaría de una identidad falsa en una comunicación?

Simplemente como "broma" en casos inofensivos. Generar confusión, poner en duda las enseñanzas del Espiritismo en un caso más extremo, por ignorancia de la vida después de la muerte o para prejudicar al médium.

b) ¿Es importante saber quién es el autor del mensaje?

Lo más importante es el contenido de los mensajes. Por supuesto que en una comunicación de un familiar, cuyo contenido sea verídico, conocer el autor puede servir de consuelo a una persona que esté sufriendo, como por ejemplo, las madres que buscaban noticias de sus hijos en con Chico Xavier.

Un abrazo fraterno

CEADS

jueves, 28 de enero de 2016

Un nuevo cuerpo, mismo espíritu

Buenas tardes,

El pasado martes tuvimos la conferencia especial de Lindomar Coutinho en Ceads. El tema que nos presentó fue "Vidas Sucesivas y la memoria" y aquí os dejo un pequeño resumen de los puntos principales de la charla. Recordamos que este sábado, 30 de enero,  tenemos ESDE y estudiaremos los ítems 2 y 3 sobre la Identificación de las feuntes de comunicación mediúmnicas.


Vidas Sucesivas y la memoria

Para cualquier espírita es difícil entender la vida sin la idea de la reencarnación principalmente en los temas de los males de la humanidad efectos de la ley de acción y reacción.

El tema de las vidas sucesivas despierta mucha fantasía, curiosidad y dudas, por eso existe la necesidad de explicar su función en todo el proceso de la evolución de la humanidad.

Pero, ¿porqué no recordamos nuestras vidas pasadas? ¿Porqué tenemos la memoria "apagada"?

Es verdad que el hombre es un ser filosófico y más de pura curiosidad tiene la voluntad intrínseca de buscar su origen y el porque de su existencia, consecuencia natural, de la chispa evolutiva que el Creador nos dejo grabada en nuestra genética espiritual.

A modo de ejemplo, podemos cambiar de casa, de ciudad, de lugar con la simple voluntad pero no podemos cambiar fácilmente la relación de tenemos con las personas, la experiencias vividas, sean malas o buenas, lo que sentimos o no sentimos respecto a ella.

La principal intención de las vidas sucesivas es tener la oportunidad de volver a aprender de los errores en una nueva vida, con los "enemigos" del pasado, a través del amor y de la vivencia.
Aunque la ciencia no hay probado que exista la vida después de la muerte o las vidas sucesivas tampoco han podido probar que no existe, así que las filosofías reencarnacionistas son las únicas que poseen una respuesta razonado para los sentimientos de odio, venganza, amor o rechazo que algunos seres recién llegados al ceno familiar tienen con algunos parientes.

La sensibilidad anímica del alma (espíritu encarnado) no se olvida de las experiencias aunque su cerebro físico no proceso la memoria anterior ya que su función es bloquearla para que la nueva personalidad de este espíritu en evolución sea capaz de aprender y desarrollar otras experiencias. El olvido no es absoluto ya que juega un papel importante el sentimiento de todo lo que vivimos, aunque no recordamos las acciones en su misma nos queda grabado en el alma el aprendido.

Así que, cuando más dificultad tengamos en perdonar más difícil será el acto de auto-perdonarse, y vice y versa. Jesús nos dijo que no se puede dar al prójimo algo que uno no tiene, así que a cada vida debemos olvidar nuestras faltas, auto perdonándose para que podamos avanzar hacía la perfección.

Antes de seguir, tengamos claro la diferencia entre vida y existencia.



Vida es única y no tiene fin, es la inteligencia en su misma, el espíritu inmortal. Existencias tienen comienzo y final, donde desarrollamos las personalidades actuales, el rol de aprendizaje en un medio y sociedad, cultural y religiosa y que escribe nuestro libro de vida.

Por lo que, no hablemos de vidas sucesivas pero sin de existencias sucesivas, que tienen dos principales características:
Biológicas = un nuevo cuerpo, mismo espíritu.
Morales = nueva personalidad, mismo carácter.

Entonces la vida es la unión de varias existencias donde recibimos un nuevo cuerpo y una nueva personalidad para vivir experiencias para el desarrollo de nuestra inteligencia inmortal y acumular conocimiento moral e intelectual.

Pero ni siempre nuestra existencia actual nos gusta del todo. Casi siempre nos enfadamos con los acontecimientos presentes, nos cansamos de las batallas diarias, de las dificultades de todo género, del dolor que nos causa. Por ese motivo, los Espíritus nos contestan:

Al despertar cada día debemos tener el objetivo de crecer y colaborar con la evolución de todos para que podamos evolucionar haciendo nuestro papel de co-creador en todo que conocemos. Las experiencias sucesivas deben tener una utilidad para la vida y el amor sin condiciones es el único camino para que ese objetivo triunfe, lógicamente que no nos olvidaremos de los errores de los demás, del daño que nos ha causado en algún momento, pero en este momento de dolor tenemos la oportunidad de aprender a amar, perdonar y seguir adelante, de empatizar con el otro pues el tiene tiene sus debilidades como nosotros mismos.



Y la memoria de esta vida, ¿cómo podemos accesarla?

Muchas persona creen que al desencarnar (muerte del cuerpo físico), despertamos a la vida espiritual recordando de todo que hemos vivido en todas nuestras existencia anteriores. Pero eso no una verdad para la mayoría de nosotros.

A igual que al despertar de un sueño profundo de manera brusca el espíritu despierta a la espiritualidad todavía turbado por las mecanismos físicos del desligamiento del cuerpo espiritual (periespíritu) del cuerpo físico. Para los espíritus más evolucionados ese despertar en la espiritualidad y a sus memorias es más fácil pues ya están preparados para tener acceso a esta información de manera consciente y responsable, ya para la mayoría de nosotros, el olvido de esas experiencias ulteriores es medicina. Pero, no nos olvidemos que el olvido no es absoluto ni eterno, y que recordar todo tampoco es útil para la evolución del ser.

No podemos dejar de puntualizar la importancia de la memoria para todos los seres de la creación, pues nos identifica como seres individuales, nuestra subjetividad, la historia de nuestra vida y el acumulo de conocimiento moral e intelectual que nos llevará a la sabiduría por excelencia. No existe un solo individuo igual, aunque haya nacido en la misma familia o cultura.

Existen varias manera de recordar nuestras experiencias, muchas de ellas de manera espontánea, en vigilia o en sueños, o mismo a través de técnicas no espontaneas como las terapias de regresión. En todas las posibilidades tengamos claro la NECESIDAD ÚTIL de acceder a los archivos del pasado, no que sea mera curiosidad, consentido y con un objetivo serio de ayudar. Es de esta manera que la ley del progreso nos permite acceder a esos recuerdos. Puntualizando una vez más la utilidad y seriedad para el seguimiento en las dos manera de acceso, sea espontanea o provocada, sea por los grupos de tratamiento espiritual o terapeutas entrenados.

Por lo que concluimos que:

  • Las existencias sucesivas son una realidad
  • La memoria una facultad del espíritu
  • El recuerdo una posibilidad de mejoría

La real necesidad de conocer el pasado debe estar directamente vinculada a la necesidad de auto-mejorarse y colaborar con la evolución colectiva sacando provecho de esos recuerdos en la vida presente para disfrutar de un mañana más consciente.

lunes, 25 de enero de 2016

Conferencia especial con Lindomar Coutinho

Buenos días

Mañana, 26 de enero de 2016, celebramos una conferencia especial, con el titulo "Las vidas sucesivas y la memoria", de 20 a 22 horas, a cargo de Lindomar Coutinho.

Currículum: Licenciado en Filosofía y Sociología, postgraduado en Epistemología Genética y Maestría en Pedagogía. Profesor en la Universidad Estatal de Santa Cruz (Brasil), Presidente del Centro Espírita "Porto de Esperança" (Ilheus, Bahía, Brasil), conferenciante y médium psicógrafo.

Sinopsis: Las existencias sucesivas y la memoria son una necesidad evolutiva que permite al espíritu desarrollar sus potencialidades en la bondad y sabiduría divinas, demostrando las dimensiones de la mente que posibilitan, al mismo tiempo, mantener preservadas las informaciones de las experiencias vividas y tener, predominantemente, el beneficio del olvido temporal en las sucesivas encarnaciones.

¡Estáis todos invitados!

Entrada libre y gratuita.

Centre Espírita Amalia Domingo Soler
Dept. Divulgación
08028 – Barcelona 

domingo, 24 de enero de 2016

Fenómeno mediúmnico vs Fenómeno Anímico

Buenas noches

Este sábado hemos estudio el ítem 1 del estudio sistematizado sobre la Identificación de las fuentes  de la comunicación mediúmnica. La semana que viene estudiaremos los ítems 2 y 3.


Fenómeno mediúmnico vs Fenómeno Anímico

El fenómeno mediúmnico, cuando hay comunicación de un espíritu ajeno con el médium, y el fenómeno anímico, cuando es el propio espíritu del médium que se comunica, se difiere por quien se comunica pero lo más importante es el mensaje que comunica.

Sabemos que es muy difícil saber con exactitud si el mensaje transmitido es del médium o del espíritu, ya que existe siempre interferencia en la comunicación, a igual cuando queremos transmitir un mensaje de un amigo a otro.

¿Pero si no es importante quien comunica y si su mensaje, por que el médium debe saber si es suyo o de otro la comunicación? Por su veracidad y transmitir el mensaje con lo mínimo de interferencia. Tanto el animismo como la comunicación mediúmnica tiene la misma importancia.



En todos los campos de estudio del Espiritismo observamos la necesidad constante de la mejora continua para su propia evolución. 

Kardec, como científico pedagógico usaba la técnica de observación para aprender y razonar con todos los mensajes que recibía mientras organizaba la codificación, y eso es el primer paso para todo médium para protegerse y saber comunicar bien todo el contenido de los espíritus en una reunión mediúmnica.

Después de la observación, el médium tiene que tener en cuenta el estudio de los mecanismos y la máxima atención en las interferencias del medio que está sujeto, esta última, puede afectar la sintonia de sus comunicaciones.

Para la práctica mediúmnica es necesario que el ambiente sea propio, en un centro espirita serio, bajo la bandera de las enseñanzas de Jesús, con un equipo sintonizado, comprometido, además del esfuerzo, disciplina, dedicación y mucha persistencia en el bien, para evitar el mediumnismo común, descontrolado y sintonizando con espíritus burlones o faltos del bien.

Así que, el animismo siempre estará presente en las comunicaciones mediúmnicas, pero con las pautas seguras del Espiritismo en práctica, el médium obtendrá más conocimiento de si mismo, aprenderá a diferenciar su historia de los demás, y comunicar el mensaje de los espíritus comunicantes de manera clara.

¡Feliz semana!

miércoles, 20 de enero de 2016

Identificación de las fuentes de la comunicación mediúmnica

¡Buenas noches!

Este sábado tenemos el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita con el tema "Identificación de las fuentes  de la comunicación mediúmnica". Os dejo el texto para previo estudio y os esperamos puntualmente a las 17:30 horas.



Identificación de las fuentes  de la comunicación mediúmnica

Una de las mayores dificultades que encuentra el médium para realizar su tarea, sobre todo si es principiante, se refiere a la procedencia de las comunicaciones que transmite, aunque tenga conocimientos sobre los fenómenos anímicos y los mediúmnicos. Naturalmente, el tema despierta algunos interrogantes: ¿es posible saber con seguridad si la comunicación es mediúmnica propiamente dicha o es anímica? ¿Es posible que bajo (...) la evocación de ciertas imágenes el pensamiento del médium no se sujete a determinadas asociaciones e interfiera automáticamente en el intercambio entre los hombres de la Tierra y los habitantes del Más Allá? ¿Podríamos definir (...) el límite donde cesa la acción de su propia alma y donde comienza la de los Espíritus? Saber distinguir si una comunicación procede del médium o de un Espíritu demanda tiempo y aprendizaje. Es necesario observar con atención la naturaleza de las comunicaciones, el lenguaje y la identidad de los Espíritus que se comunican. Pero no es una tarea fácil de realizar. Entre tanto, es posible analizar las principales dificultades para identificar las fuentes de comunicación mediúmnica.
Distinción Entre fenómeno mediúmnico y fenómeno anímico
Muchas veces es difícil distinguir en un efecto determinado, qué es lo que proviene directamente del alma del médium de lo que procede de una causa ajena, porque con frecuencia las dos acciones se confunden y se confirman. Es así que en las curas por imposición de manos el Espíritu del médium puede actuar por sí solo o asistido por otro Espíritu; que la inspiración poética o artística puede tener doble origen. Pero, por el hecho de que sea difícil hacer una distinción de esa naturaleza, no quiere decir que sea imposible efectuarla. Generalmente, la dualidad es evidente, y en todos los casos, casi siempre surge de una atenta observación. Otro punto que debe ser tenido en cuenta para distinguir un fenómeno de otro, además de la observación indicada por Kardec, es el conocimiento sobre la mediumnidad: sus mecanismos, las influencias a las que está sujeto el médium, etc. Busquemos un símbolo más sencillo, y figurémonos que el médium es como un puente que une dos esferas entre las cuales, debido a la diferenciación de la materia del campo vibratorio, se ha establecido una aparente solución de continuidad. Para ser un instrumento relativamente exacto, es imprescindible que haya aprendido a ceder, y no todos los artífices del taller mediúmnico realizan esa adquisición en poco tiempo, porque esa tarea requiere devoción por la felicidad del prójimo, elevada comprensión del bien colectivo, avanzado espíritu de ayuda fraterna y serena superioridad en los roces con la opinión ajena. Por lo tanto, en el mediumnismo común, el colaborador servirá con la materia mental que posea, y sufrirá las imprecisiones naturales ante la investigación terrestre; y, después de adaptarse a los más nobles dictámenes de la renuncia personal, edificará, no de improviso, sino a costa de incesante trabajo, el templo interior de servicio en el cual reconocerá la superioridad del programa divino por encima de los caprichos humanos. Cuando logre esa realización estará preparado para sintonizarse con mayor número de desencarnados y de encarnados, y de ofrecerles, como el puente benefactor, la oportunidad de que se encuentren unos con los otros en la posición evolutiva que hayan alcanzado, a través de constructivos entendimientos. De esta manera, las influencias anímicas disminuirán con el transcurso del tiempo, - sin cesar nunca totalmente - a medida que el médium adquiera más conocimiento y más experiencia, porque la mediumnidad, como todo en la vida, tiene (...) su evolución, su ámbito, su ruta. No es posible galardonar a un estudiante del curso superior si no ha sido lo suficientemente aplicado durante los cursos preparatorios a través de algunos años de lucha, de esfuerzo, de disciplina.




Lenguaje utilizado en las comunicaciones

Los (...) Espíritus, como los hombres, deben ser juzgados por el lenguaje que utilizan. Supongamos que un hombre reciba veinte cartas de personas desconocidas; por el estilo, por las ideas, en fin, por una inmensidad de indicios, comprobará si esas personas son instruidas o ignorantes, cultas o incultas, superficiales, profundas, frívolas, orgullosas, serias, irreflexivas, sentimentales, etc. Lo mismo sucede con los Espíritus. Debemos considerarlos como corresponsales que nunca vimos, y preguntarnos qué pensaríamos del saber y del carácter de un hombre que dijera o escribiera esas cosas. Se puede establecer como regla invariable y sin excepción, que el lenguaje de los Espíritus está siempre relacionado con el nivel de progreso al que hayan llegado. Los Espíritus realmente superiores no sólo dicen cosas buenas, sino que también las dicen en términos que no tengan ningún indicio de trivialidad. Aunque esas cosas sean óptimas, si una sola expresión que manifieste bajeza las ensucia, constituye una indudable señal de inferioridad; con mucha más razón, si el conjunto del dictado hiere la decencia por su grosería. El lenguaje revela siempre su procedencia, ya sea por los pensamientos que expresa como por la forma, y aunque algún Espíritu quiera engañarnos sobre su pretendida superioridad, bastará con que conversemos algún tiempo con él para que lo percibamos. 4 La bondad y la afabilidad son atributos esenciales de los Espíritus depurados. No sienten odio por los hombres ni por los Espíritus. Lamentan sus debilidades, critican los errores con moderación, sin hiel y sin animadversión. Si se admite que los Espíritus verdaderamente buenos no quieren sino el bien y expresan sólo conceptos elevados, se llegará a la conclusión de que todo lo que en el lenguaje de los Espíritus manifieste falta de bondad y de benignidad, no puede provenir de un Espíritu bueno. 5 Pero, si se somete a todas las comunicaciones a un examen escrupuloso y se investiga y analiza el pensamiento y las expresiones como se acostumbra hacerlo cuando se trata de juzgar una obra literaria, rechazando sin vacilar todo lo que peque contra la lógica y el buen sentido, todo lo que desmienta el carácter del Espíritu que se supone es el que se está manifestando, se desanima a los Espíritus mentirosos, quienes acaban por retirarse al convencerse de que no lograron engañar. Repetimos: este medio es único y es infalible, porque no hay una mala comunicación que resista una crítica rigurosa. Los buenos Espíritus no se ofenden con ella; por el contrario, ellos mismos la aconsejan porque nada tienen que temer con el examen.




Identificación del espíritu que se comunica


El problema de la identidad de los Espíritus es uno de los más controvertidos, aún entre los adeptos del Espiritismo. Es que, efectivamente, los Espíritus nos presentan con una identificación visible, y ya se sabe con qué facilidad algunos del los adoptan nombres que nunca les pertenecieron. Por eso mismo, ésta, después de la obsesión, es una de las mayores dificultades del Espiritismo práctico. Sin embargo, en muchos casos, la identidad irrefutable no es más que una cuestión secundaria, sin importancia real. La identidad de los Espíritus importantes de la antigüedad es la más difícil de lograr y muchas veces es imposible efectuarla. Por esa razón es que quedamos limitados a una apreciación puramente moral. (...) Si por ejemplo un Espíritu se presenta con el nombre de Fenelón y dice trivialidades y tiene expresiones pueriles, está claro que no puede ser él. Pero, si solamente dice cosas dignas del carácter de Fenelón que éste no se negaría a aprobar, existe por lo menos la posibilidad moral de que sea él, aunque no haya una prueba material. Es sobre todo en ese caso, que la identidad real se transforma en una cuestión secundaria. Desde el momento en que el Espíritu sólo diga cosas provechosas, poco importa con qué nombre lo diga. A medida (...) que los Espíritus se purifican y se elevan en jerarquía, las características propi as de sus personalidades se extinguen, en cierto modo, en la uniformidad de la perfección, pero si n perder sus individualidades. Es lo que sucede con los Espíritus puros. En esa situación culminante, el nombre que tuvieron en la Tierra en una de las miles de existencias corporales efímeras por las que pasaron, es algo absolutamente insignificante. ( . . . ) Por otra parte, si consideramos los innumerables Espíritus que desde el origen de los tiempos hayan alcanzado los planos más altos, y si comparamos el reducido número de hombres que dejaron un nombre ilustre en la Tierra, comprenderemos que entre los Espíritus superiores que pueden comunicarse, la mayoría debe carecer de nombres conocidos para nosotros. Por lo tanto, si en una reunión mediúmnica se comunica un Espíritu superior con el nombre de un personaje conocido, no tenemos ninguna (. . . ) prueba de que sea exactamente el Espíritu de ese personaje; pero, si no expresa algo que desmienta el carácter de quien di ce ser, se puede suponer que sea realmente él, y en todo caso, se puede decir, que si no es él, es un Espíritu de su mismo nivel de perfección, o tal vez, su enviado. En resumen, la problemática del nombre es secundaria porque puede considerarse que ese nombre no es más que un simple indicio de la categoría que el Espíritu tiene en la escala espírita. Es mucho más fácil comprobar la identidad cuando se trata de Espíritus contemporáneos cuyos caracteres y hábitos se conocen, porque precisamente esos hábitos de los cuales aún no tuvieron tiempo de despojarse, son los que permiten que se los reconozca, y desde ya afirmamos, que eso es lo que constituye una de las más seguras señales de identidad. Sin duda, el Espíritu puede dar pruebas de su identidad al responder algún pedido que se l e haya hecho, pero sólo procede así cuando le conviene. 

domingo, 17 de enero de 2016

Emancipación del amo: ¡el trabajo nunca duerme!

Muy buenas noches

Ayer tuvimos una preciosa conferencia preparada por nuestra querida Nathalia.

Intentaremos hacer un breve resumen de los puntos más importantes sobre el tema presentado, que se intitula "Emancipación del alma: el trabajo nunca duerme"

Nathalia empezó la conferencia explicando que es la emancipación del alma. Es el momento de desprendimiento parcial del espíritu y su cuerpo espiritual (periespíritu) en la la hora del sueño.

Decimos que es un desprendimiento parcial pues el espíritu no está totalmente libre de la experiencia de la encarnación, será total cuando llegue el momento de la muerte física, así que, diferenciamos alma de espíritu, aunque es el mismo periespíritu, uno está ligado a la carne y el otro libre de ella.

Sabiendo que pasamos un tercio de nuestras vidas "durmiendo" deberíamos estar más atentos a ese momento, más conscientes de que no dormimos del todo, no estaremos ociosos ya que el espíritu, la inteligencia del hombre, sigue experimentando experiencias ya que no existe la necesidad de dormir.

Ejemplo de emancipación del alma.


El objetivo principal de su conferencia es llamar la atención a esta valiosa herramienta de evolución que tenemos y que apenas o nada aprovechamos, el momento del sueño.

En el Libro de los Espíritus, Capítulo VII - Emancipación del alma, los Espíritus nos orientan respecto a esta libertad condicional del ser humano mientras desencarnado.

Antes mismo de dormir, deberíamos vivir la caridad y la reforma íntima en nuestro día a día, prepararnos antes de dormir y mantener una vibración tranquila, comer ligero, leer buenos libros, estar en meditación y oración, para que el espíritu se prepare para vivir la "verdadera vida".

Cuando nos desprendemos del cuerpo físico seguimos ligados a el a través de un cordón fluídico y espíritu vivirá las experiencias según sus afinidades. Podemos visitar parientes o amigos, auxiliar a otras personas, aprender en escuelas de la espiritualidad, o bien, vincularnos a los vicios o debilidades que nos es propio en este momento presente de nuestra experiencia.

Si optamos por hacer lo mejor mientras estamos despiertos auxiliará mucho en nuestras vivencias mientras el cuerpo físico descansa y se recupera molecularmente. Caso contrario, desaprovechamos este 1/3 de tiempo de nuestra evolución.

En varios libros espiritistas encontramos relatos sobre los "sueños inteligentes", como decía Kardec, donde los espíritus encarnados auxilian o aprenden mientras su cuerpo descansa. A igual que encontramos historia sinfín de espíritus que desaprovechan este momento sublime.

No podemos negar que es muy difícil saber exactamente lo que se vivió o lo que hemos "imagino". El cerebro físico humano no es capaz de absorber todas las experiencias y  cuando volvemos a nuestro cuerpo podemos mezclar lo que presenciamos con mensajes vistas así como preocupaciones del día a día.

Muchas veces, lo único que acordamos es el sentimiento del sueño, si despertamos bien es posible que hemos vivido situaciones agradables, al contrario, puede que no sea del todo mal, y no deberíamos dar tanta importancia.


Resumidamente, debemos prepararnos antes de dormir, solicitando siempre amparo de nuestro guía, aprovechando el día para ser mejor persona, y de esta manera, seguir este mismo trabajo de evolución por la noche, por como dice el propio titulo de la conferencia: ¡el trabajo nunca duerme!


En algunos días, subiremos la presentación para consulta y, ¡una novedad!


Muy buenas noches, ¡felices y provechosos sueños!

miércoles, 13 de enero de 2016

Sábado de alimento para el alma

Este próximo sábado tenemos la primera conferencia del año, intitulada "Emancipación del alma: el trabajo nunca duerme, a las 17:30 horas, a cargo de Nathalia Vernizzi.


Nathalia es brasileña y reside en España desde 2005, es licenciada en Comunicación Audiovisual por la UPF y especializada en Dirección de Fotografía Cinematográfica por la ESCAC. Espírita desde joven, colabora en CEADS como monitora del GELE desde 2014. Actualmente prepara su primer documental: "Voladores".
Sinopsis: Presentaremos conceptos básicos y hablaremos de cómo el momento del descanso físico permite la realización de trabajos de asistencia espiritual, así como las posibilidades que nos brinda para seguir aprendiendo, evolucionando y ayudando al prójimo.

domingo, 10 de enero de 2016

Hábitos saludables para el ejercicio de la mediuminidad

¡Feliz domingo para tod@s!

Ayer la familia CEADS se reunió para el estudio de la Práctica Mediúnmica propuesto por el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita (ESDE).

Para los que no saben, el ESDE es un curso dividido en varios tomos para el  estudio de la Doctrina Espírita, organizado en varios temas que se desarrollan del más básico a los más complejo, evolucionando el aprendizaje de todos los ámbitos de la filosofía, moral y ciencia espírita. Este curso fue confeccionado por la Federación Espírita Brasileña en los años 80 y traducido a varios paises para que nos auxilie en la exposición y preparación de estudios organizados.

En esta primera clase del tema Práctica Mediumnica hemos estudio las cualidades esenciales del médium espírita.

La mediumnidad es una facultad orgánica a igual que otros sentidos del ser humano, puede estar más o menos desarrollado, es mutable y perenne y no depende de la actitud moral de la persona que la posee, pero de diferencia la manera que se utiliza este sentido tanto para el bien como para el mal uso.

El médium espírita, persona que posee la facultad mediumnidad bien desarrollada, debe utilizarla para su adelantamiento moral y espiritual, a través de la caridad y luchando para ser mejor persona a cada dia.

Más del 70% de las personas portadores de este tipo de mediumnidad están en desequilibro espiritual, es decir, que no hacen buen uso de esta herramienta de evolución, están sintonizados con espíritus igual o menos moralizados o bien desconocen como usarla de manera correcta.

Las imperfecciones que alejan a los buenos Espíritus del médium son las mismas que les alejan de las personas que la poseen en menor grado de sensibilidad, pero que les puede afectar mucho más. El orgullo es uno de peores escollos de la humanidad y a los médiuns, puede ser más maligno porque es la que menos de reconoce poseer.



La confianza ciega en las comunicaciones de los espíritus, el desprecio por las demás opiniones, el elogio constante de los compañeros, el creer poseer la verdad y rechazar cualquier consejo aleja al médium de la asistencia de los buenos guías y, consecuentemente, de las personas o equipo del equipo mediúmnico. No existe un solo médium poseedor de la verdad y capaz de garantizar acontecimientos del futuro o comunicaciones entre los dos planos pues la "llamada" siempre se da del plano espiritual al plano físico y depende si el medium querrá o no contestarla. 

Matizamos aquí, una vez más, la responsabilidad de los centros espíritas y de las personas que lo asisten para el cuidado de no elevar el ego de un medium pues no posee un don especial tampoco tiene el poder mayor en decisiones, su mediumnidad es para SU PROPIA evolución espiritual, para que pueda llevar consuelo y esperanza, aprender la caridad y el total desapego material.

En el texto se resume muy bien los peligros que amenazan a la mediumindad:
  • Ambición: creer que es un don y que se puede cobrar por su uso o bien creer que es dueño de la verdad.
  • Ausencia de autocrítica: creer en todo lo que dicen los espíritus, olvidando que, en la mayoría de las veces, son seres humanos imperfectos a igual que nosotros en la carne.
  • La falta de perseverancia en el bien: creer que ya es un espíritu evolucionado y que ya posee todas las cualidades para ello.
  • Vanidad: considerarse invulnerable.

Una vez identificamos las imperfecciones y peligros, podemos citar los hábitos saludables que todo médium espírita debe llevar a cabo para el buen ejercicio de la mediumnidad:
  1. Evangelizarse antes de las tareas doctrinarias: llevando a cabo las acciones indicadas por Jesús y buscando su autoiluminación.
  2. Granjearse la benevolencia de los buenos espíritus: estar en sintonía con los hábitos de los Buenos Espíritus, buscando ser mejor persona cada día y responsable con el uso de su facultad.
  3. Ser humilde y abnegado: saber que no es el dueño de la verdad.
  4. Tener total desinterés moral y material: no esperar ninguna forma de recompensa moral (elogios) o material (regalos, dinero, etc)
  5. Estudiar mucho: no existe mejor hábito que el estudio constante para la correcta aplicación de la caridad, conociendo pautas y formas de comunicación, entendimiento del mecanismo de intercambio entre los dos planos, etc.
Por supuesto que todos esos hábitos no se consiguen de la noche a la mañana, es necesario perseverancia y ayuda mutua. Ser un médium no significa ser perfecto pero desear más que nada mejorarse moralmente a través del trabajo de caridad, que de lejos no tiene nada a ver con la participación en reuniones mediúmnicas.

Un saludo fraternal

Divulgación CEADS

jueves, 7 de enero de 2016

Cualidades esenciales del médium

Buenas tardes

Os dejo el texto de estudio del ESDE de este sábado.

Un abrazo fraterno

Divulgación




Cualidades esenciales del médium

Indiscutiblemente, la mediumnidad, en el aspecto que la conocemos en la Tierra, es la resultante de una extrema sensibilidad magnética, aunque en el fondo estemos informados de que los dones mediúmnicos en diferentes grados, son recursos inherentes a todos. Cada ser es portador de ciertas actividades, y por eso mismo, es instrumento de la vida. (...) Pero, es importante reconocer que existen mentes reencarnadas en condiciones especialísimas que ofrecen cualidades excepcionales para los servicios de intercambio entre los vivos de la carne y los vivos del Más Allá. En esas circunstancias, identificamos a los intermediarios adecuados para los fenómenos de la manifestación del espíritu liberado en los círculos de la materia densa. Con todo, no siempre quienes poseen esas energías son mensajeros de la sublimación interior. (...) Más de dos tercios de los médiums del mundo yacen aún en las zonas de desequilibrio espiritual, sintonizados con inteligencias invisibles con las que se afinan. Por esa razón, esas mediumnidades exigen estudio y buena voluntad en el servicio del bien a fin de retomar el ascenso armónico a las cimas de la luz. (...). En cualquier esfera de actividad de la vida los médiums, tamices de ruegos y de respuestas, necesitan despertar hacia la realidad de que viviremos siempre en compañía de aquellos que buscamos, ya que, en todas partes, estamos inmersos en un clima acorde con nuestro campo de atracción.

Cualidades esenciales del médium 
El ejercicio de la facultad mediúmnica no tiene relación con el desarrollo moral de los médiums. La facultad (...) propiamente dicha radica en el organismo; es independiente de lo moral. Pero no sucede lo mismo con su aplicación, que puede ser buena o mala, según las cualidades del médium. Sin embargo, es forzoso reconocer que la mediumnidad, en esencia, en lo referente a la energía eléctrica en sí misma, nada tiene que ver con los principios morales que rigen los problemas del destino y del ser.
Por la espontaneidad con que se evidencia, pueden disponer de ella sabios e ignorantes, justos e injustos; en ellos se expresa la necesidad de una recta conducción, mientras que la fuerza eléctrica exige disciplina para poder ayudar. Al ser así, si bien el (...) médium, desde el punto de vista de la ejecución no es más que un instrumento, ejerce sin embargo una influencia muy grande desde el aspecto moral. Puesto que para comunicase el Espíritu desencarnado se identifica con el Espíritu del médium, esta identificación no se puede producir si no hay simpatía entre uno y otro, y, si es lícito decirlo, afinidad.
El alma ejerce sobre el Espíritu libre una especie de atracción o de repulsión, según el grado de semejanza que exista entre ellos. En consecuencia, los buenos tienen afinidad con los buenos y los malos con los malos, de donde se desprende que las cualidades morales del médium ejercen una influencia fundamental sobre la naturaleza de los Espíritus que se comunican por su intermedio. Si el médium es vicioso, se agruparán en torno de él Espíritus inferiores siempre dispuestos a ocupar el lugar de los buenos Espíritus evocados.
Las cualidades que preferentemente atraen a los buenos Espíritus son: la bondad, la benevolencia, la sencillez de corazón, el amor al prójimo, el desprendimiento de las cosas materiales. A la par de la cuestión moral, se presenta una auténtica consideración que no es menos importante, que se relaciona con la naturaleza misma de la facultad.
La mediumnidad seria no puede ser y no será nunca una profesión, no sólo porque se desacreditaría moralmente si se la identificara con los que leen la buena suerte, sino también porque se opone a eso un obstáculo: el hecho de que se trata de una facultad esencialmente móvil, huidiza y mutable, con cuya perennidad nadie puede contar. (...)
La mediumnidad (...) no es un arte, ni un talento, por eso no puede tornarse en una profesión. Ella no existe sin la colaboración de los Espíritus; si ellos faltan, no hay mediumnidad. Podrá subsistir la aptitud, pero el ejercicio se anula. De esto se desprende que no hay en el mundo un solo médium que sea capaz de garantizar la obtención de algún fenómeno espírita en un momento determinado. Lucrar con la mediumnidad es, en consecuencia, disponer de una cosa de la cual no se es realmente el dueño. La mediumnidad es una cosa santa que debe ser practicada santamente, religiosamente.



Imperfecciones que alejan a los buenos Espíritus 
En la extensa comunidad de almas de la Tierra, encontramos aún en mayoría, conciencias enfermizas, moralmente endeudadas con la Ley Divina; consecuentemente, la mayor parte de las organizaciones medianímicas en el Planeta, no pueden escapar de esa regla.
Más de dos tercios de los médiums del mundo yacen aún en las zonas de desequilibrio espiritual, sintonizados con inteligencias invisibles que son sus afines. Al ser así, no podemos olvidar que la (...) mediumnidad es una energía peculiar a todos en mayor o menor grado de exteriorización, energía esa que está subordinada a principios específicos según hacia donde la dirijamos, y a la ley de la aplicación, de la misma manera que la azada puede ser utilizada tanto para servir como para herir, según el impulso que la oriente; si está en servicio metódico, mejorará siempre, o se cubrirá de herrumbre asfixiante y destructivo si está en constante reposo. De ese modo, las imperfecciones morales son las puertas que permiten el acceso de los malos Espíritus; las que más se evidencian son: (...) el orgullo, el egoísmo, la envidia, los celos, el odio, la codicia, la sensualidad, y todas las pasiones que esclavizan al hombre a la materia. La imperfección que ellos explotan con más habilidad es el orgullo, porque es la que menos reconoce poseer la criatura.
El orgullo ha perdido a muchos médiums dotados de las más bellas facultades; si no hubiera sido por esa imperfección, hubieran podido transformarse en notables instrumentos muy útiles, mientras que, prisioneros de Espíritus mentirosos, sus facultades se aniquilaron después de haberse pervertido, y más de uno se vio humillado por amarguísimas decepciones.
El orgullo en los médiums se traduce a través de evidentes señales sobre las que es necesario insistir, porque constituye una de las causas más poderosas de sospecha en lo referente a la veracidad de sus comunicaciones. El médium comienza por tener una confianza ciega en esas comunicaciones y en la infalibilidad del Espíritu que las brinda.
Después, manifiesta un cierto desdén por todo lo que no provenga de ellos: es que consideran tener el privilegio de la verdad. El prestigio de los grandes nombres con los que se adornan los Espíritus considerados protectores los deslumbra, y como el amor propio sufriría en ellos si tuvieran que confesar que han sido engañados, rechazan todo consejo; los evitan, apartándose de sus amigos y de todos aquellos que puedan abrirles los ojos. Si consienten en escucharlos, no le dan ningún valor a las opiniones que reciban, porque dudar del Espíritu que los asiste sería casi una profanación. La menor contradicción, una simple observación crítica, los disgusta, y, a veces, llegan al punto de odiar a las personas que les han brindado esa ayuda. Para favorecer el aislamiento al cual los arrastran, los Espíritus que no quieren contradictores, se complacen en cultivar ilusiones y les hacen considerar como cosas sublimes a los más evidentes absurdos. De ese modo: confianza absoluta en la superioridad de lo que obtienen, desprecio por aquello que no provenga de ellos, importancia irracional asignada a los grandes nombres, rechazo de todo consejo, desconfianza sobre cualquier crítica, apartarse de aquellos que puedan emitir opiniones desinteresadas y la creencia en sus aptitudes, a pesar de no tener experiencia: esas son las características de los médiums orgullosos.
También debemos convenir, que muchas veces, aquellos que forman el entorno del médium son los que despiertan en él el orgullo. Si tiene facultades un poco trascendentes, se lo busca, se lo elogia; entonces comienza a considerarse indispensable. Después, toma aires de importancia y de desdén cuando brinda ayuda a alguien.
Por lo tanto, es necesario huir (...) de los peligros que amenacen a la mediumnidad, como: la ambición, la ausencia de autocrítica, la falta de perseverancia en el bien y la vanidad de considerarse invulnerable. El medianero lleva consigo los mayores enemigos de sí mismo.

Cualidades que el médium espírita debe desarrollar para obtener la asistencia de los buenos Espíritus 
Es necesario que todos los Espíritus que hayan venido al Planeta con la responsabilidad de trabajar en las labores mediúmnicas comprendan la magnitud de sus sagrados deberes para obtener éxito en su elevado y noble trabajo. Todos los médiums que realicen dignamente la tarea que fueron llamados a desempeñar en el planeta, necesitan identificarse con el ideal de Jesús, y buscar como basamento de sus vidas la enseñanza evangélica en su divina pureza. La eficacia de su acción depende de su desprendimiento y de su caridad, y necesita comprender en toda su magnitud, la verdad contenida en la afirmación del Maestro: “Dad de gracia lo que de gracia recibisteis”. Quien conozca las condiciones según las cuales se comunican los buenos Espíritus, el rechazo que sienten por todo aquello que indique interés egoísta, y sepa qué poco se necesita para que se alejen, no podrá admitir nunca que los Espíritus superiores estén a disposición del primero que se presente. (...) El simple buen sentido rechaza semejante idea. (...) Por lo tanto, quien desee comunicaciones serias debe, antes que nada, pedirlas seriamente, y después, tomar conocimiento sobre la naturaleza de las simpatías que el médium tenga con los seres del mundo espiritual. Ahora bien, la primera condición para granjearse la benevolencia de los buenos Espíritus, es la humildad, la devoción, la abnegación, el más absoluto desinterés moral y material.
El médium espírita en especial, debe: Evitar suponer que tiene responsabilidades o misiones de gran trascendencia. También debe tratar de (...) acallar todo deseo de evidencia personal en la producción de este o de aquel fenómeno. Estar atento para no envanecerse: (....) aun cuando provenga de círculos bien intencionados, rechazar el tóxico de la lisonja. (...) La primera necesidad del médium es evangelizarse antes de entregarse a las grandes tareas doctrinarias. (...) El médium tiene la obligación de estudiar mucho, observar intensamente y trabajar en todo momento por su propia iluminación. Para obtener una educación deseable, es necesario estudiar la facultad que se posee y la Doctrina Espírita, a fin de identificar el mecanismo de fuerzas de las cuales se dispone y los valores éticos e instructivos del Espiritismo, que deben ser incorporados en las acciones diarias para que generen conquistas morales que liberen al médium de las pasiones inferiores y atraigan a los Seres Espirituales interesados en el progreso de la Humanidad.
Agréguese a esto la disciplina como factor relevante, ya que, gracias a su contribución se establecen los hábitos saludables en el ejercicio de la facultad, para que se tengan en cuenta los fines específicos de esa función a la que se denomina de naturaleza extra sensorial. (...)
Ciertamente, ésta no es una tarea que se pueda realizar de un solo intento, impulsados por la empatía o por el entusiasmo, sino que se produce a través de un proceso de auto control de largo curso, que se logra mediante el ejercicio constante que genera un clima emocional armonioso que favorezca el silencio mental indispensable. Con estas consideraciones no se pretende establecer que el médium deba ser un espíritu perfecto para lograr ese estado, sino que es deseable que se esfuerce siempre por mejorarse, que ascienda a peldaños más elevados de la evolución, y que aspire a más significativas conquistas morales. Por eso es que no basta la mediumnidad para concretar los servicios que nos competen. Necesitamos de la Doctrina del Espiritismo, del Cristianismo Puro, para poder controlar la energía medianímica de manera de dirigirla a favor de la sublimación espiritual en la fe religiosa. (...) Simbólicamente, el Espiritismo es Jesús que retorna al mundo y nos invita al perfeccionamiento individual a través del trabajo constructivo e incesante.


Bibliografía para consulta

KARDEC, Allan.
El evangelio según el espiritismo. Capítulo XXVI. Ítems 8, 9, 10
El libro de los médiums. Capítulo XX. Ítems 226, 227, 228
XAVIER, Francisco Cândido.
Conducta espírita. Capítulo 4: Del Médium
El consolador. Preguntas 387, 392
Emmanuel. Capítulo XI: Mensaje a los médiums. Necesidad de ejemplificar.
Evolución en dos mundos. Capítulo: Mediumnidad y Cuerpo Espiritual. Ítem: Función de la Doctrina Espírita
Liberación. Capítulo XV: Finalmente, el socorro.
En los dominios de la mediumnidad. Capítulo 15: Energías Viciadas y Capítulo 18: Anotaciones al margen
Roteiro. Capítulo 35: Entre las Fuerzas Comunes.
FRANCO, Divaldo Pereira.
Temas de la vida y de la muerte. Capítulo: Educación Interior.

domingo, 3 de enero de 2016

Que la paz sea en todas las moradas

Hola a tod@s,

Ayer hemos estudiado la tercera y última parte del Capítulo 25 - Buscad y Hallaréis de El Evangelio Según el Espiritismo con el tema "No os pongáis en trabajos para tener oro".
Después de la lectura en grupos, nuestros monitores nos han propuesta contestar a cuatro preguntas sobre el texto expuesto.
A ver cuales fueran nuestras respuestas y reflexiones sobre el estudio en grupo.

1. ¿Por qué nos es tan difícil creer en la Providencia Divina?
Debido a nuestro estado evolutivo moral actual tendemos a creer más a las ideas materiales, de las ayudas que podemos ver y tener exactamente en el momento presente, nos olvidamos que todas las consecuencias de hoy pueden ser resultados de acciones del pasado y la falta fe de en el porvenir nos aleja aún más de Dios y de las leyes perfectas para nuestra evolución.

2. Cuáles son las acciones diarias para que la Providencia Divina nos ampare?
Deben ser acciones llenas de buena voluntad para nuestro propio adelantamiento y con respeto a todos los demás seres que aquí habitan.
Cuando nos conectamos con la Sabiduría Suprema a través de las buenas acciones del día a día, orando y vigilando lo que hacemos para los demás a igual que nos gustaría saber para nosotros mismos estaremos siempre amparados.
También podemos seguir las orientaciones de San Agustín cuando nos invita a la reflexión diaria de todas nuestras buenas y equivocadas acciones. Puede que no tengamos lo que deseamos pero recibiremos todo lo que necesitamos para nuestra evolución, y cuando sean pruebas difíciles nos auxiliará y fortalecerá para afrontarlas.



3. Según Jesús, ¿quiénes son las personas dignas de dar hospedaje?
Primeramente aclaramos que es "hospedaje".
Sabemos que Jesús usaba las costumbres y las palabras para ilustrar enseñanzas muy profundas de sentimientos y acciones morales como guía para nuestra evolución. Debemos siempre reflexionar profundamente sus palabras más allá de las historias y nada al pie de la letra.
Podemos entender como hospedaje el propio cuerpo físico que tenemos, donde alberga a nuestro espíritu, a esa inteligencia inmortal, que necesita aprender, que necesita de paz interior, de practicar la caridad interior, el auto-perdón y el auto-amor.
Debemos estar abiertos para escuchar y aceptar las palabras de amor que nos dejó. También debemos abrir las puertas a aquellos que quieren escucharlas, hablando de sus consuelos y esperanzas a todos los que lo buscan.
Así que, para Jesús, todos somos dignos de dar hospedaje a sus palabras.

4. ¿Y cuáles son las actitudes que debemos tener con aquellos que no son dignos de dar hospedaje?
Si partimos del principio que TODOS son dignos de hospedaje solamente tenemos que cuidar de no "violentar ninguna conciencia" si ella no busca las enseñanzas, respetando su decisión, su libre albedrío, sus creencias, esperando el momento de dar el cobijo necesario a cada uno.
Debemos entender que divulgar la Doctrina Espírita es respetar el momento del otro, que no tenemos ninguna necesidad de convencer a nadie de nuestra verdad, de lo contrario podría parecer que nosotros mismos necesitamos convencernos de ella.


Que podemos seguir los pasos de los viajeros de bien, que llevan la paz a todos los rincones de manera responsable y digna de la segura hospedaje del amor del Padre.

¡Buena semana y nos vemos el prójimo sábado!

Divulgación CEADS

viernes, 1 de enero de 2016

Un nuevo año lleno de oportunidades

¡Feliz 2016!
Ya es un nuevo año y tenemos 365 días de oportunidades para crecer, aprender y evolucionar, y mañana empezamos con energía e ilusión las actividades en el Centre Espírita Amalia Domingo Soler.

No existe mejor regalo que empezar las actividades con el Estudio Sistematizado del Evangelio según el Espiritismo, con el Capítulo 25 - Buscad y hallareís, los ítems del 9 al 11 - No os pongáis en trabajos para tener oro. Y las clases de la Educación Espírita Infantil también vuelve con mucha alegría, juegos y risas para semear buenos frutos.

Para la primera semana del año, tenemos el ESDE, del primer lunes de mes, 4 de enero, con el tema "El ejercicio irregular de la mediumnidad" y el GELE, de los jueves, el 7 de enero con el estudio del libro "Nuestro Hogar".

Nuestro calendario de actividades está disponible en nuestra página web.

Os dejo el texto de estudio para la clase del sábado.

Un abrazo fraternal

Equipo Divulgación CEADS



CAPÍTULO XXV - BUSCAD Y HALLARÉIS
No os pongáis en trabajos para tener oro




9. “No os pongáis en trabajos para tener oro o plata, u otra moneda, en vuestra bolsa. No preparéis alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón, porque el trabajador merece su alimento.”

10. “Cuando entréis en alguna ciudad o aldea, averiguad quién es digno de daros hospedaje, y ermaneced en su casa hasta que os marchéis. Y cuando entréis en la casa, saludadla diciendo:
‘Que la paz sea en esta casa’. Si esa casa es digna, vuestra paz vendrá sobre ella; y si no lo es, vuestra paz volverá hacia vosotros.
”Cuando alguien no quiera recibiros, ni escuchar vuestras palabras, al salir de la casa o de la ciudad sacudid el polvo de vuestros pies. En verdad os digo: que el día del juicio, Sodoma y Gomorra serán tratadas con menos rigor que esa ciudad.” (San Mateo, 10:9 a 15.)

11. Esas palabras, que Jesús dirigió a sus apóstoles cuando los envió por primera vez a anunciar la buena nueva, nada tenían de extraño en aquella época. Estaban en correspondencia con las costumbres patriarcales de Oriente, donde el viajero siempre era recibido en la tienda.
Pero entonces los viajeros eran escasos. Entre los pueblos modernos, el aumento de la circulación creó nuevas costumbres. Las de los tiempos antiguos sólo se encuentran en las comarcas retiradas, donde el movimiento intenso noha penetrado aún. Si Jesús volviese hoy, ya no podría decir a sus apóstoles: Poneos en marcha sin provisiones.
Además del sentido literal, esas palabras tienen un sentido moral muy profundo. Al expresarse así, Jesús enseñaba a sus discípulos que confiaran en la Providencia.
Puesto que ellos no llevaban nada, no despertarían la ambición de quienes los recibiesen. Ese era el medio para distinguir a los caritativos de los egoístas. Por eso les dijo: “Procurad saber quién es digno de daros hospedaje”, es decir, quién es suficientemente humano para albergar al viajero que no tiene con qué pagar, porque esos son dignos de escuchar vuestras palabras. Los reconoceréis por su caridad.
En cuanto a los que no quisieran recibirlos ni escucharlos, ¿acaso recomendó Jesús a sus apóstoles que los maldijeran, que se impusiesen a ellos, que emplearan la violencia y los apremios para convertirlos? No, sino que les indicó pura y simplemente que fuesen a otros lugares, y que buscasen personas de buena voluntad.
Lo mismo expresa actualmente el espiritismo a sus adeptos: No ejerzáis violencia sobre ninguna conciencia;
no obliguéis a ninguna persona a que deje sus creencias para adoptar la vuestra; no lancéis el anatema a los que no piensan como vosotros; recibid a los que se acerquen a vosotros y dejad en paz a los que os rechacen. Recordad las palabras de Cristo: En otro tiempo, el Cielo se tomaba por la violencia; hoy se conquista mediante la dulzura. (Véase el Capítulo IV, §§ 10 y 11.)