martes, 28 de febrero de 2012

Domingo es dia de Mercat Solidari

Hola familia,

el próximo domingo os invitamos al II Mercat Solidari. Para los que no habéis tenido la oportunidad de participar en esta fiesta de la familia CEADS, aquí os pongo la crónica de la primera jornada para que os animéis a participar. Para toda la gente, ¡ahí os esperamos!


Cariños de la hermana menor!

domingo, 26 de febrero de 2012

No quedará piedra sobre piedra

Hola familia de mi alma,

Ayer en CEADS tuvimos la oportunidad de recibir una vez más a Fernando Espelho. La sensación que tengo alrededor de Fernando, este señor mayor sano y sereno, de actitud calmada y alegre, voz mansa y pausada, es que hace falta poco para entender grandes cosas. Un poquito de humildad, una chispa de buena voluntad, un momento de atención… Tan poco nos pide la vida y tanto a ganar a cambio… Bueno, dejo mis divagaciones y os explico de qué nos habló Fernando ayer.

El tema de su charla era el Sermón Profético de Jesús, que está en Marcos, capítulo 13.

“Saliendo Jesús del templo, le dijo uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios. Jesús, respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? No quedará piedra sobre piedra, que no sea derribada.”
Los discípulos de Jesús estaban impresionados ante la belleza imponente del tempo, pero Jesús, con toda la madurez psicológica que le caracterizaba, no se dejaba impresionar por las apariencias. Él sabía que el principal cemento de aquel tempo era el orgullo y que en cada ladrillo puesto allí por los esclavos que lo habían construido, relucía el egoísmo humano. Por esto les dice a sus discípulos que aquel templo es una obra transitoria, que el tiempo pasaría y su importancia también lo haría, puesto que los valores que lo erguían no eran los valores transcendentes del amor y la humildad.

La historia confirmaría la profecía de Jesús, expresión de la verdad, puesto que el templo fue efectivamente destruido en el año 70 después de Cristo, por los Romanos, bajo la dirección de Tito. Los discípulos, sin embargo, quedan sorprendidos de la vehemencia del Maestro. El tempo era seguramente la mayor expresión del poder religioso en Jerusalén, una construcción monumental… ¿cómo podía Jesús decir que de aquel templo tan sólido no quedaría nada?

"Y se sentó en el monte de los Olivos, frente al templo. Y Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse? Jesús, respondiéndoles, comenzó a decir: Mirad que nadie os engañe; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos."
.
Jesús advertía contra los falsos profetas. Pide que estemos atentos, que usemos la razón y no nos dejemos engañar. De hecho, uno de los lemas de Kardek en la organización de la doctrina era que era mejor rechazar 10 verdades antes que aceptar una mentira. Todo debe pasar por el filtro de la razón. No debemos renunciar a nuestra capacidad intelectual, confiando a los demás la responsabilidad por salvarnos. Pero Jesús no se limita a hablar de los falsos profetas, también da otras señal por la que podremos identificar una importante transición planetaria:

"Mas cuando oigáis de guerras y de rumores de guerras, no os turbéis, porque es necesario que suceda así; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos."
Advertía Jesús que la imperfección del carácter humano traería guerras, como las trajo; que la naturaleza nos impondría desafíos, como lo ha hecho; que el dolor pondría el hombre a prueba, y así ha sido. Pero todo esto, nos decía Jesús, es solamente el comienzo.

Fernando nos invitó a rechazar con vehemencia, esperanza y fe cualquier predicción catastrofista del fin del mundo. Incluso llegó a afirmar que hay informaciones del plan espiritual de que grupos de espíritus se dedican a fortalecer las placas tectónicas del planeta para evitar más muertes en masa. El cambio que se avecina, afirmó Fernando, es moral. La Tierra tiene que vivir una renovación que es antes de todo moral. El evangelio de Jesús tiene que prevalecer en todas las naciones, no como discurso, sino en cada gesto, pensamiento y actitud de todos los seres humanos. Son llegados los tiempos de hacer la opción de vivir en coherencia con nuestras supuestas creencias. Para seguir reencarnando en la Tierra, los seres humanos tendrán que optar por la ley de amor y vivir en harmonía con esta opción. Los espíritus que se resistan serán trasportados a planetas con niveles vibratorios más acordes con su poca evolución moral. Este proceso ya ha empezado. Vivimos una importante fase de transición planetaria. Esta transición, insistió Ferando, es ante todo moral. Pese a que siempre haya gente dispuesta a hacer predicciones con fechas y horas precisas para el final de los tiempos, Fernando nos recomienda que leamos las palabras de nuestro Maestro:

"Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo."

Jesús no dijo hace dos mil años qué sucedería. También nos dijo qué deberíamos hacer: orar y vigilar. Es decir: palabras y actitud; pensamiento y acción; amor de palabras y de obras.

Tomamos nota, Fernando. Gracias por visitarnos con tu amabilidad y dulzura. Aquí te esperamos siempre que quieras volver, ocupándonos de lo que más nos urge: vivir en harmonía con las creencias que profesamos.

Cariños de la hermana menor!

viernes, 24 de febrero de 2012

Conferencia pública

25/02 - 17.30 en CEADS
Reflexiones sobre el sermón profético de Jesus
a cargo de Fernando Espello


Siempre una alegría poder recibir a Fernando en nuestra casa. Podéis leer la crónica de nuestro último encuentro en CEADS clicando aquí.

domingo, 19 de febrero de 2012

Origen y naturaleza de los Espíritus

Hola familia,

como de costumbre, ayer nos reunimos en CEADS. Dedicamos la clase a sacar dudas que habían quedado de la clase anterior. Para esto, nuestros queridos monitores Alfredo y Rafa nos trajeron otro texto, que ampliaba el tema. No podemos tener la pretensión de penetrar en los misterios de Dios y llegar a comprender en detalle cómo creó la vida. Los espíritus nos advierten constantemente que nuestra capacidad de comprensión y lenguaje son muy limitados para ello. Es evidente que hoy día se sabe más sobre el universo, su origen y leyes constituyentes, pero para avanzar más los científicos tendrán que rendirse a las verdades espirituales, las gentes tendrán que instruirse sobre los temas del intelecto y del espíritu, y el conocimiento (científico y espiritual) tendrá que democratizarse. ¿Por qué el espiritismo dedica tantas páginas entonces a la explicación de algo que aun no somos capaces de entender en toda su complejidad? En primer lugar, porque como nos dijo el Espíritu de la Verdad, amar es el primer mandamiento, el segundo, ¡INSTRUIRNOS! La disciplina y la inquietud por el conocimiento son actitudes esenciales del ser que peregrina hacia la perfección. En segundo lugar, el estudio que el espiritismo nos ofrece no debe servir para otra cosa que no sea despertarnos para nuestra realidad transcendental, encendiendo en los hombres y mujeres la compresión de su responsabilidad en cada acto, pensamiento y palabra.

Os deseo a tod@s una semana de armonía y trabajo. Que nuestro amado Maestro nos sigua iluminando el camino en este peregrinaje hacia la casa de nuestro Padre Celestial.
Cariños de la hermana menor.


ORIGEN Y NATURALEZA DE LOS ESPÍRITUS

En la investigación del origen de la vida, la biología nos ofrece un vasto campo de estudio a través de varias hipótesis. Estudiaremos aquí la enseñada por los Espíritus Superiores, que al mismo tiempo llega a representarse en su casi totalidad el consenso general de la ciencia oficial.

«Buscando establecer ideas seguras acerca del cuero espiritual. Será preciso remontarnos, de algún modo, a los orígenes de la vida en la Tierra, cuando recién cesaban las convulsiones telúricas, por medio de las cuales los Ministros Angélicos de la Sabiduría Divina, con la supervisión de Cristo y en nombre de Dios, lanzaron los fundamentos de la vida en el cuerpo ciclópeo del planeta (...)».



Luego de la formación de la Tierra, a partir de una materia elemental existente, los espíritus superiores actúan sobre el planeta propiciando la aparición de extensas superficies de mares tibios o calientes y de « (...) una gigantesca masa viscosa que se extiende en el seno del paisaje primitivo. (...)

De esa jalea cósmica fluye el principio inteligente en sus primeras manifestaciones (...)» este principio inteligente o monada celestial, en el transcurso de miles de años es elaborado y magnetizado por la espiritualidad mayor, hasta llegar a manifestarse en « (...) una red filamentosa protoplasmática de la cual habría de derivarse la existencia organizada en el globo constituido.

Aparecen los virus y con ellos surge el campo principal de la existencia, formado por nucleoproteínas y globulinas, que ofrece el medio adecuado a los principios inteligentes o monadas fundamentales, que se destacan de la sustancia viva...» originándose de esta manera las formas primitivas de microorganismos que evolucionan sucesivamente, a través de miles y miles de años, hacia los minerales, los vegetales, (inferiores y superiores), los animales (esponjas, crustáceos, peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) hasta llegar, en el periodo cuaternario, a la aparición de la forma humana.

Si bien comprendemos que el principio divino arribó a la Tierra emanado de la Esfera Espiritual, trayendo en su mecanismo el arquetipo al que estaba destinado, (...) no podemos circunscribir su experiencia al plano físico simplemente considerado, ya que a través del nacimiento y la muerte de la forma sufre constantes modificaciones en los dos planos en los que se manifiesta (...)». De allí que consideremos que la evolución de las formas de la vida en nuestro planeta no se produjo solamente en su manifestación en el campo físico, sino también en el extrafísico; se justifica así la ignorancia en que la ciencia todavía se mantiene frente a los llamados «eslabones perdidos» de la evolución. Si la ciencia considerase la evolución más allá de la materia comprendería el proceso lento, aunque continuo y gradual, de la vida y no se detendría en las búsquedas infructíferas para hallar tales eslabones perdidos.

El hecho de que una especie de antropoides irguiera la columna vertebral en sentido vertical, considerado por la biología como un grandioso y glorioso hito evolutivo, tiene igualmente elevadas implicaciones al tratarse al hombre como ser espiritual significa la conquista de la razón. A partir de allí ya no se habla de elemento espiritual sino de una individualidad organizada, destinada a la perfección, llamada Espíritu.

A la evolución de la forma se equiparo la evolución moral. El perfeccionamiento del cuerpo físico generó la depuración de los sentidos y al aumentar la percepción exterior, la orientación directa ejercida por los Espíritus Superiores fue disminuyendo gradualmente dejando al hombre progresar mediante la adquisición del libre albedrío. Antes de dejar algunos comentarios respecto a la naturaleza de los espíritus, es importante establecer la diferencia entre principio espiritual y principio vital.

«(...) Hay en la materia orgánica un principio especial, que no se puede aprender y que todavía no puede ser definido: el principio vital. Activo en el ser viviente, ese principio esta extinguido en el ser muerto. (...)» Los seres orgánicos asimilan el principio vital para realizar todas las funciones vitales. Los seres inertes, como por ejemplo los minerales, no asimilan este principio y las estructuras químicas, tales como el hidrógeno, oxigeno, carbono, nitrógeno, etc. se combinan entre sí, formando los diversos tipos de cuerpo inorgánicos, ampliamente distribuidos en la naturaleza. El principio vital modifica la constitución molecular de un cuerpo, dándole propiedades especiales.

«La actividad del principio vital es alimentada durante la vida por la acción del funcionamiento de los órganos. Cuando cesa tal acción, por causa de muerte, el principio vital se extingue. (...)» A partir de la extinción del principio vital, la materia se descompone en sus elementos constitutivos (oxigeno, carbono, nitrógeno, etc.) los cuales podrán componerse para formar cuerpos inertes o inorgánicos, o se mantendrán dispersos hasta la formación de nuevas combinaciones.

El principio espiritual «tiene existencia propia» . . . Individualizado, el elemento espiritual constituye los seres llamados espíritus. (...) Y espíritus son, por lo tanto, «individualidades inteligentes, incorpóreas, que pueblan el Universo, creados por Dios, independientes de la materia. Prescindiendo del mundo corporal, actúan sobre él y tornándose corpóreos a través de la carne reciben estímulos, transmiten impresiones, en intercambio significativo y continuo (...)»

La naturaleza de los espíritus es algo que poco o nada sabemos. La pregunta 82 de «El libro de los Espíritus» sobre la inmaterialidad de los espíritus nos dice así: « (...) Inmaterial no es el termino correcto; incorpóreo sería más exacto, pues debes comprender que, siendo creación, el espíritu ha de ser alguna cosa. Es materia quintaesenciada, pero sin analogía para vosotros, y tan etérea que escapa enteramente al alcance de nuestros sentidos. (...)»

En la misma pregunta, inmediatamente después Kardec completa: «Decimos que los Espíritus son inmateriales porque por su esencia difieren de todo lo que conocemos bajo el nombre de materia. Un pueblo de ciegos carecería de términos para expresar la luz y sus efectos . . . nosotros somos verdaderos ciegos en relación con la esencia de los seres sobrehumanos (...)»

----------------------------

Para seguir investigando

La Génesis - Obra básica del Espiritismo. 

A Camino de la Luz. Chico Xavier (André Luis, espíritu)

Evolución en dos mundos. Chico Xavier (André Luis, espíritu)

Lo que Darwin descubrió al admirar la naturaleza. Artículo en portada de Uciencia. Número 1. Julio 2009.

lunes, 13 de febrero de 2012

No toda mediumnidad es espiritismo, no todo en el espiritismo es mediumnidad

Hola familia,

pocas veces el espiritismo se ha visto retratado en los medios de comunicación con tanto acierto. Y no es para menos, Juan Miguel Fernandez y Elías Mateo hacen un gran trabajo. A Juan Miguel tendremos el placer de tener en la X Jornada Espìritsta de Barcelona. Le podemos conocer un poco más en esta entrevista de la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid.  Elías Mateo es historiador, no es espiritista. También le podemos conocer un poco más en este texto. Ambos explican con sencillez, objetividad y elegancia que no toda mediumnidad es espiritismo, así como no todo en el espiritismo es mediumnidad.

Qué disfrutéis, familia.

Cariños de la hermana menor!

Visión Espírita - año 3 - nº 11


¡Disfrutemos de la vida de manera consciente!

Pincha aquí



domingo, 12 de febrero de 2012

Más cosas entre el cielo y la tierra...

Querida familia CEADS,

Ayer en la clase de ESDE, dedicamos la clase al estudio de términos fundamentales en nuestra amada doctrina: el “principio vital” y el “principio espiritual”. Os presento un pequeño resumen de la discusión, ampliado por una revisión del Libro de los Espíritus. Los que habéis estado en clase, los compañeros espíritas más experimentados y todos los lectores del blog estáis des de luego invitados a corregir y completar este texto con vuestras aportaciones, ¿de acuerdo?

Existen tres elementos distintos y necesarios para que exista la vida orgánica tal como la entendemos en el plano de los encarnados: la materia, el principio vital y el principio inteligente. Estos elementos son independientes entre sí, pero son todos ingredientes necesarios para que una planta, un animal o un ser humano vivan en el plano material. Podemos distinguir tres grandes grupos de seres: 
  • los seres inanimados formados únicamente de materia, sin vitalidad ni inteligencia, que son los cuerpos brutos. 
  • los seres animados no pensantes, formados de materia y dotados de vitalidad, pero desprovistos de inteligencia.
  • los seres animados que piensan, formados de materia, dotados de vitalidad y que tienen además un principio inteligente que les da la facultad de pensar.
Vayamos por partes, no sé a vosotros, pero a mí el tema me resulta extremadamente complejo:

La materia. Generalmente, se define la materia como lo que tiene extensión, lo que impresiona a nuestros sentidos y es impenetrable, es decir, todo aquello que ocupa un sitio en el espacio, se puede tocar, se puede sentir, se puede medir, etc. Nos explican los espíritus, sin embargo, que la materia existe en estados que nos son desconocidos y puede ser, por ejemplo, tan etérea y sutil que ninguna impresión produzca en nuestros sentidos. En dicho estado, ninguna impresión produciría en nosotros, pero seguiría siendo materia. En la codificación, los espíritus describen la materia como “el lazo que sujeta al espíritu; el instrumento que el espíritu emplea y sobre el cual ejerce, al mismo tiempo, su acción.” Se puede definir la materia como el medio con la ayuda del cual y sobre el cual actúa el espíritu. Muerto el ser orgánico, la materia inerte se descompone y toma nueva forma; sus elementos sufren combinaciones que forman nuevos seres.

El principio vital. Es común a todos los seres vivos, desde las plantas hasta el hombre, aun que, según nos informan los espíritus, se encuentra modificado según las especies. El principio vital es lo que anima el cuerpo de los hombres, animales y plantas. Tiene su origen en el fluido universal y es el intermediario, el lazo entre el espíritu y la materia. El principio vital es lo que da el impulso a la actividad intima de los órganos, una especie de fuerza motriz de los cuerpos orgánicos. La cantidad de fluido vital no es un factor absoluto para todos los seres orgánicos; varía según las especies y no es un factor constante, bien sea en el mismo individuo, o en individuos de la misma especie. Los hay que están saturados de él, mientras que otros disponen apenas de una cantidad suficiente, y de aquí que la vida sea en algunos más activa, más vibrante y en cierto modo superabundante. Muerto el ser orgánico, el principio vital vuelve a su fuente, el fluido cósmico universal.

El principio inteligente. Los Espíritus son individualizaciones del principio inteligente, como los cuerpos son individualizaciones del principio material. En los seres inferiores de la creación se elabora el principio inteligente, se individualiza poco a poco y se ensaya para la vida. Este es hasta cierto punto, un trabajo preparatorio como el de la germinación, después del cual el principio inteligente experimenta una transformación y se convierte en Espíritu. Entonces empieza para él, el período de la humanidad, y con él la conciencia de su futuro, la distinción del bien y del mal y la responsabilidad de sus actos; como después del período de la infancia viene el de la adolescencia, después de la juventud y en fin la edad madura. Desde el momento en que el principio inteligente alcanza el grado necesario para ser Espíritu y entrar en el período de humanidad, cesa de tener relación con su estado primitivo y deja de ser el alma de los animales, como el árbol ya no es la simiente. No es fácil de analizar al espíritu con el lenguaje humano porque el espíritu no es una cosa palpable. La inteligencia es uno de sus atributos. La inteligencia es una facultad especial del espíritu, propia de cierta clase de seres orgánicos. La inteligencia da a los seres, a través del pensamiento, la voluntad de actuar, la conciencia de su existencia y de la individualidad, así como también los medios para establecer relaciones con el mundo exterior y de atender a sus necesidades. El principio inteligente proviene del elemento inteligente universal, sobrevive a la muerte orgánica de la materia y reencarna en una escala ascendiente de progreso con el fin de alcanzar el perfeccionamiento moral e intelectual.

Me he dado cuenta a lo largo de este estudio de que yo confundía VIDA con “principio vital”. Para que exista VIDA, tal como la entendemos en la frecuencia vibratoria de los encarnados, hace falta el elemento material, el principio vital y el principio inteligente (o un espíritu). Sin embargo, cualquiera de estos elementos puede existir sin los demás. Nuestro compañero Jonah nos aclaró que la muerte física no es instantánea, sino que la vida se va apagando poco a poco. Hay células en nuestro cuerpo físico que siguen trabajando después de que se declara muerta una persona, como, por ejemplo, las del pelo y de las uñas, que son más resistentes. Esto quiere decir que mismo después que el espíritu abandona la materia, una cierta porción de principio vital la sigue impregnando. Mientras preparaba este resumen también me he acordado de haber leído que los suicidas, que interrumpen sus vidas cuando el cuerpo físico aun dispone de elevada cantidad de principio vital, se sienten enormemente aturdidos y atraídos a sus cuerpos físicos, incapaces de libertarse de la materia. Se entiende que, en condiciones normales, los cuerpos de los desencarnados (su periespíritu) no estaria animado por el principio vital. Se ve que en la frecuencia vibratoria de los desencarnados, la materia se encuentra en un nivel tan elevado de sutiliza que carece del principio vital para que el espíritu pueda actuar sobre él.

En clase también discutimos la posibilidad de ampliar esta definición de vida, dejando de lado la restricción de aplicarse únicamente a los cuerpos orgánicos. Los científicos han encontrado seres que se alimentan y reproducen en condiciones extremas, como las bacterias termófilas, por ejemplo. esto también me ha recordado las clases de biología en el instituto, cuando el profesor nos explicó qué son los virus, afirmadno que no se sabía al cierto si son formas de vida o no. Por esta razón he intentado dejar claro que estos apuntes se restringen a la vida orgánica tal como la entendemos en el plano material de los encarnados. Finalmente habría que añadir que todo esto está condicionado por nuestra capacidad intelectual y moral, que no da para más, de momento…Los espíritus nos recuerdan incontables veces en el libro de los espíritus que nuestra capacidad de abstracción, así como nuestro lenguaje son aun muy limitados para comprender muchas cosas.
Sigamos trabajando en la senda del bien, del amor y de la paz, purificándonos, como nos orientan los espíritus, para desarrollar las facultades que nos hacen falta para un día penetrar en el misterio de las cosas. Hasta entonces, ocupémonos de vivir según las enseñanzas de Nuestro Maestro Mayor y de seguir estudiando nuestra amada doctrina.

Con mis deseos de una semana plena de amor y paz para todos,

Cariños de la hermana menor!

domingo, 5 de febrero de 2012

Las gafas del amor y la linterna de la misericordia

Querida familia de mi alma,

Como cada primer sábado de mes, ayer realizamos un vez más el estudio del Evangelio según el Espiritismo. El tema de la clase fue “Los infortunios ocultos”, estos “millares de desastres particulares que pasan desapercibidos”, “los infortunios discretos y ocultos que la verdadera generosidad sabe descubrir sin esperar que vengan a pedir asistencia”. Nos presenta el Evangelio en el cap. XIII ítem 4 a una autentica dama de la caridad, que emplea los recursos de los que dispone para amparar a su semejante. Después de dividirnos en dos grupos, la primera tarea era la de, basándonos en su ejemplo, contestar a la pregunta, ¿Cómo debemos hacer la caridad?

El Evangelio nos lo dejaba muy claro con el ejemplo de la dama. La caridad no es ociosa, busca por su propia iniciativa la oportunidad de servir; lo hace sin vanagloriarse y no busca otra aprobación que la de su la propia conciencia; está por encima de las divisiones religiosas, filosóficas, sociales o raciales; la verdadera caridad se hace sin esperar nada a cambio, en anonimato, ofreciendo lo que cada uno realmente tiene de suyo, que tanto pueden ser bienes materiales, como puede ser una sonrisa, un gesto de tolerancia, un acto de paciencia o un pensamiento de amor.

La segunda etapa del estudio era un poco más compleja… cada grupo tenía dos imágenes y debería contestar qué infortunios veían ahí y qué podríamos hacer para ayudar a sus víctimas. ¿Quieres probar? ¿Qué infortunio ves aquí?



Los infortunios de la miseria, el desespero y la desigualdad social son los que saltan a los ojos, ¿verdad? Alguien puede llegar a ver en el gesto de dar limosna un acto de orgullo. Yo no lo comparto, pero entiendo que se pueda llegar a ver esto. Pero si nos hemos quedado aquí, lo siento, pero nos hemos quedado cortos. Necesitamos poner las GAFAS DEL AMOR y usar la LINTERNA DE LA MISERICORDIA para analizar la foto una vez más… Y si volvemos a mirar la imagen con las GAFAS DEL AMOR y la LINTERNA DE LA MISERICORDIA quizá seamos capaces de ver que este joven que da la limosna lo está pasando fatal porque tiene miedo a perder el trabajo y vive en constante ansiedad; o quizá sea inmigrante y le duela la soledad y el tener a la familia tan lejos; o quizá fue educado sin el afecto de una madre atenta y afectuosa… El infortunio del miserable es más evidente, pero el Evangelio nos convoca a un tipo de caridad que va más allá. Un tipo de caridad que desvela los infortunios ocultos tras nuestro egoísmo.

Si miramos aquí, ¿qué vemos? ¿Qué infortunios hay?



Opresión, sumisión, violencia, cobardía, pasividad… El que sufre la opresión o la tiranía necesita nuestra caridad, está claro. Pero si nos hemos quedado ahí, necesitamos volver a poner las GAFAS DEL AMOR y usar la LINTERNA DE LA MISERICORDIA. El opresor está enfermo también y desafía nuestra capacidad de amar. Hay que condenar el pecado, pero amar al pecador, como nos enseñó nuestro amado Maestro.

¿Lo intentamos una vez más? ¿Qué infortunios ves aquí?


Soledad, enfermedad, abandono, quizá… Una vez más, para no quedarnos cortos, pongamos las GAFAS DEL AMOR y usemos la LINTERNA DE LA MISERICORDIA . Quién abandona aun no sabe amar, demasiado ocupado con sus propias necesidades, tiene el ego enfermo. Es evidente que el abandonado necesita nuestra caridad, pero el que abandona a sus familiares o a sus hermanos de humanidad está también enfermo y desafía nuestra capacidad de amar.

También hemos discutido cómo ayudar a las víctimas de estos y tantos otros infortunios. ¿Qué podemos hacer si no somos como esta distinguida señora, que tiene recursos económicos y tiempo para dedicarse a la caridad? Lo primero es entender que aquí hablamos de apoyar tanto a ofensores como a ofendidos, con las GAFAS DEL AMOR muy puestas y bajo la LINTERNA DE LA MISERICORDIA. Lo segundo, que no hablamos de cosas materiales… Podemos dar tolerancia, paciencia, mansedumbre y afecto; podemos escuchar sin juzgar, ofrecer nuestra empatía, oraciones por la mejor solución de la situación. Así como sucede con los recursos materiales, no todos tenemos estos tesoros para dar a los necesitados. Lo bueno es que, diferente de lo que ocurre con los bienes materiales, cualquiera que desee sinceramente cultivar los valores del espíritu lo podrá hacer y encontrará siempre ayuda del alto para hacerlo.

La tercera etapa del estudio, a la que tantas y tantas veces no llegamos y que muy a menudo relegamos a segundo plano, tiene que ver con el auto-amor. ¿Estás dispuesto a hacer por ti mismo lo mismo que deseas hacer por los demás? Ponte las GAFAS DEL AMOR, usa la LINTERNA DE LA MISERICORDIA y mira hacia ti mismo: mereces tanta paciencia, tanta tolerancia, tanto afecto y tanta mansedumbre como cualquiera en este planeta. Que cada uno reflexione sobre las palabras de Carl Gustave Jung, eminente psicólogo suizo.
"Que yo invite un mendigo a sentarse en mi mesa, que perdone a los que me ofenden y me esfuerce por amar incluso a mi enemigo, todo esto en el nombre de Cristo es, por supuesto, una gran virtud. Lo que hago al más pequeño de mis hermanos es al Cristo mismo a quién lo hago. Pero, ¿qué pasa si, por casualidad, me doy cuenta de que el más pequeño, el más miserable de todos, el más pobre de los mendigos, el más insolente de mis detractores, mi enemigo se encuentra dentro de mí, soy yo mismo, y necesita de la limosna de mi bondad? ¿Qué pasa si yo mismo soy el enemigo que hay que amar?
Carl Gustave Jung (The Collected Works of CG Jung – vol. XI, pg. 520)"

Ya por último, sé que me alargo esta vez, pero no podría dejar de compartir los que sucedió al final de la clase. El Evangelio nos hablaba de una distinguida señora, que se dedicaba a la caridad… E yo no podría dejar pasar la oportunidad de compartir con la familia de mi alma un amor recién descubierto en mi corazón: Isabel de Aragón. Entonces os reproduzco aquí el texto que leí al final de la clase, que escribí para presentar a los que no conocéis esta excelsa trabajadora del bien.

Isabel de Aragón, la Reina Santa de Portugal

Este es un humilde homenaje a una señora que teniendo más bienes materiales que ninguna otra mujer de su tiempo, y la posición social más elevada entre los hombres, no se dejó jamás encadenar por el orgullo, la vanidad o el egoísmo. Hablo de Isabel de Aragón, la reina Santa de Portugal. Nació en tierras españolas y desposó a Don Dinis aún muy joven. Isabel es actualmente la protectora espiritual de la península Ibérica.

Nuestro amigo Chico Xavier describió el trabajo apostólico de Isabel como tiniendo dos vertientes muy claras: la paz y la caridad. Era la reina de la paz y de la dedicación al semejante en el palacio o en las oscuras y frías habitaciones medievales, tristes e incómodas. Donaba de todas las formas posibles lo que tenía a los pobres, a los enfermos, a las madres anónimas. Eso por veces incomodaba al rey de Portugal que decidió prohibirle suavizar el hambre del pueblo en sus excusiones de caridad.

Cierta vez, aun de madrugada, después de rezar mucho a Maria, como era de su costumbre, dejó su habitación decidida a saciar el hambre de sus suditos una vez más. Fuera le esperaban sus damas de compañía, que le siguieron hasta la cocina del palacio. Cestas de pan recién hecho les esperaban. Aun contra la voluntad del rey, Isabel creía que Dios le había coronado para hacer la caridad. Las mujeres cogieron las cestas de pan y se dispusieron a salir del palacio. No tomarían la salida habitual para no despertar la atención. Antes de alcanzar el portón lateral, sin embargo, se interpone el rey en persona ante el grupo, impidiendo que Dueña Isabel siguiera.

_ ¿Adónde va a tan tempranas horas, Señora?, quiso saber el rey.
La reina pálida contestó:
_ Voy a decorar el altar de Santa Cruz, mi señor.
_¿Y que lleva en estas cestas?, preguntó Don Dinis sospechando que su mujer saldría a hacer la caridad, desobediente a sus ordenes.
_Rosas, mi señor, para decorar el altar.
_ ¿Rosas en enero, mi señora? ¿Acaso me toma por imbécil?

Sin perder la serenidad, la reina lentamente recoge la punta del manto que cubría su cesta. Lindos ramos de rosas blancas se dejan ver donde antes solo había panes, mientras suave perfume de rosas rodeaba a todos.

_Perdone, señora, ya no le entretengo más.

Lejos de la vista del rey, la reina dijo a sus damas:

_¡Vamos señoras, hay mucho dolor que calmar!

El título de embajadora de la paz le fue concedido por Jesús y Chico Xavier le tenía verdadera veneración. Cuenta Chico que una noche, mientras hacía sus oraciones, vio su habitación inundarse del color lila, mientras resplandeciente señora se le presentaba. Ante la emoción no pudo más que ponerse de rodillas, mientras escuchaba la voz de la señora decirle:

_ Francisco, en nombre de Nuestro Señor Jesús Cristo vengo a pedirte ayuda para los pobres.
_Señora, soy pobre y nada tengo para dar. ¿Qué auxilio podré prestar a los más necesitados?, preguntó Chico.

Con la ayuda de elevadas entidades espirituales, entre ellas la reina Isabel, Chico multiplicó el pan material y espiritual que sus manos repartieron entre los más necesitados durante toda su vida. Esta primera comunicación entre Chico e Isabel sucedió justo al principio del trabajo apostolar del médium minero. Iluminado por el sol vivo de la caridad, Chico cumplió la misión que le fuera confiada por Cristo, orientando a millares de almas encarnadas y desencarnadas.

Amada reina, muy poco dignos somos de trabajar en nombre de Nuestro Señor, pero nos entregamos al servicio esperando que éste nos renueve. Te pedimos, señora, orientación y consuelo, mientras nos preparamos para el trabajo redentor.

¡Que así sea!

Cariños de la hermana menor.

viernes, 3 de febrero de 2012

Lo esencial es invisible a los ojos

Hola familia,

mañana en nuestro querido centro toca el estudio del Evangelio según el Espiritismo, este libro que nos inspira a volver a examinar las máximas del Evangelio de Nuestro Amado Maestro para, a partir de una compresión más madura de sus Verdades, replantear nuestra manera de vivir.

Os pongo el texto de estudio de mañana, para que los más aplicados empecéis a dar vueltas al tema. Yo por mi parte, he dado dos vueltas interas al mundo =)

Cariños de la hermana menor!

(...)

Los infortunios ocultos

En las grandes calamidades, la caridad se manifiesta y se ven generosos impulsos para reparar los desastres; pero al lado de esos desastres generales, hay millares de desastres particulares que pasan desapercibidos, de personas que yacen sobre un camastro sin quejarse. Estos son aquellos infortunios discretos y ocultos que la verdadera generosidad sabe descubrir sin esperar que vengan a pedir asistencia.


¿Quién es esa mujer de maneras distinguidas, ataviada con sencillez aunque cuidada, seguida de una joven vestida también modestamente? Entra en una casa de sórdida apariencia, en la que es conocida sin duda, porque en la puerta la saludan con respeto. ¿Dónde va? Sube hasta la buhardilla y allí yace una madre de familia en una cama, rodeada de sus hijos pequeños; a su llegada, la alegría brilla en esos semblantes demacrados; es que va a calmar todos esos dolores; lleva consigo lo necesario, sazonado con dulces y consoladoras palabras, que hacen aceptar el beneficio sin vergüenza, porque estos infortunados no son mendigos profesionales; el padre está en el hospital y durante este tiempo, la madre no puede atender todas las necesidades. Gracias a ella, esos pobres niños no soportarán ni hambre ni frío, irán a la escuela bien abrigaditos y el seno de la madre no se agotará para los más pequeños. Si hay un enfermo entre ellos, ningún cuidado material le repugnará. De allí se va al hospital a llevar al padre algunos consuelos y tranquilizarle sobre la suerte de la familia. Al extremo de la calle espera un carruaje, verdadero almacén de todo lo que lleva a sus protegidos, que visita sucesivamente; no les pregunta por su creencia ni por su opinión, porque para ella todos los hombres son hermanos e hijos de Dios. Concluido su paseo, se dice: Comencé bien mi jornada. ¿Cuál es su nombre? ¿Dónde vive? Nadie lo sabe; para los infelices es un nombre que nada descubre, pero es el ángel del consuelo y por la noche, un concierto de bendiciones se eleva para ella hasta el Creador: católicos, judíos, protestantes, todos la bendicen.

¿Por qué ese porte tan sencillo? Es porque no quiere insultar a la miseria con su lujo. ¿Por qué se hace acompañar por su joven hija? Es para enseñarle cómo se debe practicar la beneficencia. La hija también quiere hacer caridad, pero su madre le dice: “¿Qué puedes dar tú, hija mía, si no tienes nada tuyo? Si yo te entrego alguna cosa para pasar a las manos de los otros, ¿qué mérito tendrás? En realidad seré yo la que haga la caridad y tú la que tendrá el mérito; esto no es justo. Cuando vamos a visitar a los enfermos, tú me ayudas a cuidar de ellos; pues el procurarles cuidados ya es alguna cosa. ¿No te parece esto suficiente? Nada hay más sencillo; aprende a hacer obras útiles confeccionando vestidos para estos niños, de este modo tú darás alguna cosa que te pertenezca”. Es así como esa madre, verdaderamente cristiana, forma a su hija según la práctica de las virtudes enseñadas por Cristo. ¿Es espírita? ¡Qué importa!
En su hogar, es la mujer del mundo, porque su posición lo exige; pero se ignora lo que hace, porque no quiere otra aprobación que la de Dios y de su conciencia. Pero un día, una circunstancia imprevista conduce a su casa a una de sus protegidas, que le ofrecía una labor manual; esta la reconoció y quiso bendecir a su benefactora: “¡Silencio!” Le dijo; no lo digáis a nadie”. Así hablaba Jesús.
Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, cap. XIII, ítem 4.