domingo, 30 de septiembre de 2012

Evidencias científicas de la reencarnación

Hola familia, 

Ayer, como es de costumbre, hicimos una clase más del ESDE (Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita). La clase estaba dedicada a las evidencias científicas de la reencarnación y los monitores habíamos invitado, la semana anterior, a los compañeros que quisieran hacer aportaciones también. Entre las aportaciones de los compañeros y las que hemos podido aportar los monitores, las evidencias de la reencarnación proceden de los siguientes campos:


  1. Recuerdos de de las vidas pasadas – Investigadores serios como el célebre Dr. Ian Stevenson han ido a contrastar las informaciones ofrecidas por personas, en general niños, sobre vidas anteriores, siendo en algunos casos capaces de efectivamente comprobar informaciones de las que los informantes no serían capaces de conocer.
  2. Terapias de vidas pasadas – Utilizadas por profesionales serios y competentes, dichas terapias han puesto de manifiesto la posibilidad de acceso a archivos localizados en el inconsciente humano, con historias coherentes y completas referentes a otras encarnaciones de los pacientes.
  3. Neurobiología – Se ha demostrado que, cuando en transe hipnótico, diferentes pacientes acceden a registros de encarnaciones pasadas, activan una misma zona del cerebro. La existencia de esta zona cerebral y su activación es una evidencia para la continuidad de la existencia. El espíritu archiva sus experiencias anteriores, liberando a la personalidad únicamente el conocimiento necesario y útil a su presente encarnación.
Es importante observar que desde el punto de vista de la ciencia materialista, no existen pruebas de la reencarnación. Hablamos únicamente de evidencias. Por esta razón el Dr. Ian Stevenson es tan cauto en afirmar que sus investigaciones son casos que “hacen pensar” en la reencarnación. Desde el punto de vista del nuevo paradigma de la física cuántica, sin embargo, la reencarnación se puede plantear como la lógica de la vida misma.

"Cuando uno cae en la cuenta de que la energía no se crea ni se destruye, y que nuestra alma es energía y la fuerza vital es energía, uno tiene que considerar la posibilidad de la reencarnación. Si ningún otro tipo de energía se destruye, ¿Por qué nosotros no podemos continuar también cambiando y transformándonos? Reflexión de una participante anónima en un programa en que Oprah entrevista a Carol Bowman 
También está mal entendido el pensamiento muy extendido lo que la ciencia no reconoce en sus paradigmas oficiales es falso. Sin entrar a plantear la compleja dinámica de lucha de paradigmas científicos, busquemos entender una única cuestión fundamental de la ciencia: ésta avanza a base de confirmar hipótesis. Los científicos son hombres que se dedican a enunciar posibilidades en sus campos de conocimiento y a partir de ahí, buscan, según unos métodos compartidos en sus comunidades de investigación, formas de comprobar o rechazar la realidad de sus hipótesis. Una hipótesis que no puede ser comprobada o no ha sido puesta a prueba no es, por tanto, falsa. De ahí que, de momento, únicamente podamos hablar de “evidencias” de la reencarnación cuando nos limitamos a un paradigma científico oficial materialista.

Pese a que esperemos con ansiedad el día en que la ciencia oficial pueda finalmente producir las pruebas definitivas, los espíritas no lo necesitamos para conocer la realidad de la reencarnación porque la doctrina espírita es un manantial vivo de pruebas e informaciones acerca de la reencarnación. A continuación os pongo el texto que leímos y discutimos en clase, que contiene fragmentos de dos libros escritos por investigadores no espiritistas (ni tampoco espiritualistas).

Las investigaciones del Dr. Ian Stevenson, 
autor de Veinte casos que hacen pensar en la reencaranción

Su método - En el censo internacional de casos que hacen pensar en la reencarnación que estoy realizando, tengo recogidos cerca de seiscientos. Los veinte casos que se presentan en este volumen son una muestra representativa de los que he investigado personalmente. Los casos que dan mayores pruebas de la reencarnación suelen ser los espontáneos. El material suele aparecer fuera del laboratorio, bajo circunstancias en las que no se puede ejercer un control ni siquiera mediano. En el estudio de esos casos, he intentado seguir los métodos tradicionales de la ley, la historia y la investigación psíquica, recogiendo tantos testimonios como me era posible obtener y evidencias comprobatorias de los hechos narrados. En la ciencia e incluso en el laboratorio, no podemos prescindir de algún tipo de testimonio humano y lo que hay que hacer es comprobar y mejorar este testimonio en vez de descartarlo.

El Caso de Ravi Shankar - El 19 de enero de 1951, a Ashol Kumar, conocido como Munna, el hijo de seis años de Sri Jageshwar, un barbero del distrito de Chhipatti, en Kanauj, India, lo engañaron y lo asesinaron brutalmente, cortándole la cabeza. Munna era el único hijo de Sri Jageshwar y parece que el móvil del crimen fue el deseo de eliminar a su heredero para que uno de los asesinos (un familiar), pudiese recibir sus bienes. Uno de los presuntos asesinos inicialmente confesó el crimen de forma no oficial, pero luego no confirmó su confesión. El proceso se paralizó a falta de pruebas y ambos asesinos quedaron en libertad. Algunos años después, llegó a los oídos de Sri Jageshwar que un niño nacido en otro distrito de Kanauj en lulio de 1951 (seis meses después de la muerte de Munna) decía que era el hijo de Sri Jageshwar, el barbero. Pese a que su padre incluso le pegara para que dejara de decir cosas como estas, el niño que se llamaba Ravi Shankar explicaba a los familiares, vecinos y a su maestro detalles de “su” asesinato, diciendo quiénes eran los asesinos, el lugar del crimen y otras circunstancias de la vida de y la muerte de Munna. Cuando Sri Jageshwar oyó hablar de estas declaraciones, fue a casa de los padres de Javi Shankar para obtener toda la información posible. Inicialmente no pudo hablar con Javi, puesto que su padre temía perder su hijo que reclamaba con insistencia los juguetes que decía que tenía en la casa de su vida anterior. El padre de Javi tenía constantes discusiones con los vecinos, pidiendo que olvidasen el tema. El vecindario, que conocía toda la historia explicada por Javi, le confirmó al padre de Munna todo lo que él había oído. Más tarde, tras la muerte del padre de Javi, finalmente se produjo el encuentro. La madre de Javi testificó que el niño tenía en el cuello una marca lineal que se asemejaba a la herida de un cuchillo. Cuando Javi hablaba del asesinato de la vida anterior, demostraba tener miedo a su padre (que le había pegado para no hablar del tema) y a los asesinos de Munna. Por estos también experimentaba rabia, ya que expresó su intención de vengar el asesinato. Con los dados ofrecidos por Javi, Sri Jageshwar intentó reanudar los cargos legales contra los presuntos asesinos, lo que no fue posible, no se sabe si por el tiempo que había trascurrido o si porque las autoridades no quisieron tomar en cuenta el testimonio del niño. El Dr. Ian Stevenson volvió a reencontrarse con Javi en 1969, cuando éste tenía 18 años. Decía que había olvidado por completo los recuerdos de la vida anterior, pero que conocía los detalles principales de lo que había recordado por lo que oía contar a otras personas sobre sus recuerdos. Vió al padre de Munna en 1969 y estaba contento de haberlo visto. Por esta época, Javi había perdido todas las fobias que tenía de pequeño e ya no tenía ningún deseo de venganza contra los asesinos de Munna. 

Las investigaciones de Carol Bowman,
autora de Recuerdos de las vidas pasadas de los niños

Carol Bowman presentó la conferencia “Comprobaciones de la existencia y de la inmortalidad del Espíritu” en el 6º Congreso Espírita Mundial, en 2010, Valencia. A partir de sus investigaciones y de la literatura que revisa, Carol concluye que cualquier niño, en cualquier parte del mundo y cualesquiera sean la cultura y la religión de sus padres, puede tener un recuerdo de una vida pasada. La mayoría de esos recuerdos no ocasiona problemas. Son benignos y contribuyen a explicar el talento, el temperamento, las peculiaridades de la conducta de un niño.

Según Carol Bowman, cuando efectivamente los niños recuerdan vidas pasadas, dichos recuerdos tienen las siguientes características:

  1. Son típicamente experiencias que suceden a temprana edad; 
  2. Cuando hablan sobre vidas pasadas, los niños asumen un tono serio, para nada característico de su nivel intelectual;
  3. Muchas veces son capaces de reconocer a lugares, objetos y personas;
  4. Los niños presentan conocimiento que va más allá de su experiencia y hablan de cosas que no podrían saber a su edad; 
  5. Consistencia en los detalles de las historias explicadas en diferentes momentos; 
  6. Los niños tienen comportamientos y/o características físicas relacionadas a la experiencia relatada. 
Los recuerdos de las vidas pasadas de los niños pueden cambiar para siempre las creencias más arraigadas de los padres acerca de la vida y de la muerte. Porque al compartir con nosotros sus recuerdos, los niños pequeños nos enseñan lo que algunos adultos hemos olvidado: la vida continúa después de la muerte. Los recuerdos, ya sean benignos o traumáticos, brindan a los padres una oportunidad de ayudar a sus hijos. Carol Bowman presume que en algunas ocasiones lo único que los padres deben hacer es reconocer que el recuerdo es verdadero y no negarlo. Así, el recuerdo seguirá su curso.


El inconsciente, donde residen los recuerdos de vidas pasadas, es selectivo en cuanto a lo que libera a la conciencia: permitirá que la persona llegue tan lejos y profundo como lo necesite y no más. Los recuerdos de los niños no siempre tienen los mismos rasgos de los recuerdos de los adultos, algunas veces oscuros y sangrientos. Los recuerdos de los niños están más cerca de la superficie. Los niños no han vivido la cantidad de años ni tantas experiencias como para cubrir con capas y enterrar profundamente éstos recuerdos en el interior de sus personalidades. Los niños muy pequeños, sobretodo, no tienen capas adicionales de creencias y condicionamientos culturales que cubran sus recuerdos, obstruyan su comprensión y les lleve a creer que las vidas pasadas son imposibles.
......

También comentamos el trabajo del Dr. Hernani Guimaraes Andrade, incansable investigador espírita que impulsó en Brasil el abordaje científico de la reencarnación, dejando extensa obra, como se puede comprobar en su biografia.

Fue una reunión más de armonía y aprendizaje para todos. La reencarnación es una ley que nadie ignora, pese a que la personalidad por veces la rechace. Todos los seres de la creación han encarando demasiadas veces como para ignorar esta realidad. Pero la reencarnación también es a la vez un tema que nadie domina. Como lógica de la vida misma, ¿quién podrá algún día decir que conoce sus meandros y mecanismos? Somos todos viajeros en la luz, aprendices en la ciencia de la mente y del corazón. Busquemos armonizar estos dos dínamos de nuestra existencia para que el viaje nos lleve a todos a parajes de más paz.

Recibid los cariños de la que os ama sin saber hacerlo, 

Vuestra hermana menor

Los jóvenes hablan de suicidio otra vez

Hermanos de mi alma, 

una vez mas estábamos reunidos con nuestros jóvenes para una nueva clase de evangelización. La clase tenía caras nuevas y las ganas de aprender y pasárselo bien sólo aumentaban. Nos presentamos para conocernos mejor y a partir de esto iniciamos el tema del día. Daríamos continuidad al estudio del suicidio. 

En la primera clase, habíamos hablado de qué era el suicidio, que sabían de este tema y de las consecuencias de cometer este acto. En la segunda clase hemos profundizado también en los casos de suicidio inconsciente. Para empezar, cada niño recibió un párrafo del libro “Una Vida sin Limites” de Nick Vuijic. Tenían que leer y escribir como creían que era la persona que había escrito estas frases... 

“Tengo fe en muchas áreas de mi vida. Acepto la existencia de ciertos elementos que no puedo ver, tocar ni sentir, pero creo en ellos de todos lo modos.” “Yo no puedo ver, ni tocar ni sentir el oxígeno. Sólo se que existe por que yo estoy aquí. Si estoy vivo, entonces debo estar a respirarlo, por eso el oxígeno debe existir, ¿correcto? (página 71) 
“Todos tenemos limitaciones. Nuca voy a ser una estrella de la NBA, pero no pasa nada porque puedo inspirar a las personas a ser las estrellas de sus propias vidas. Nunca debes vivir de acuerdo con lo que te falta. Por lo contrario, vivas como si pudieras hacer cualquier cosa que sueñes.” (página 76) 
“Bethany me ha inspirado tanto que le pedí que me ayudara a hacer una cosa que siempre he querido probar. ¿Me enseñas a hacer surf? Para mi sorpresa se ofreció a llevarme de inmediato a Waikiki (en Hawai)” (página 78) 
“La auto-aceptación y el amor propio son importantes pero son también conceptos muchas veces mal entendidos. Debes amarte a ti mismo como un reflejo del amor de Dios y como alguien colocado en este mundo para dar una contribución única.” (página 99)

Selene nos dijo que pensaba que era una persona muy positiva que creía en el amor y que se quería a si mismo...
Stefan nos dijo que era una persona joven, curiosa, inteligente, positiva... Denis nos dijo que era una persona amable, generosa...
Daniel nos dijo que era una persona amable, un buen surfista...
Lucas nos dijo que era una persona morena, buen aconsejador y muy fiel a sí mismo.
Rosa nos dijo que era una persona de autoestima baja y que se siente fea y sola, y es una persona con ganas de ayudar a la gente.
Iris nos dijo que era una persona que no se quiere a sí mismo, pero que se puede ayuda a los demás con sus experiencias.
Ian nos dijo que se enfrentara a su vida porque habría gente peor que el.

Después de que cada joven había dicho lo que pensaba sobre esta persona oculta hasta este momento les enseñe la foto de Nick y un video donde nos cuenta cómo fue su vida y porque se ha intentado suicidar con apenas 10 años de edad. Después de ver el video, las opiniones sobre Nick cambiaron totalmente: luego todos creían que Nick era una persona muy buena, que ayudaba a las personas con la palabra de Dios, que se aceptaba como era y que era muy positivo. 


Les enseñe algunas imágenes para que pudieran identificar los suicidios conscientes e inconscientes. Nos han explicado nuestros jóvenes que beber, fumar, drogarse o ir a toda velocidad en coche sin observar condiciones de seguridad son formas de suicidio inconsciente. En estos casos, aun que las personas saben que lo que hacen no está bien, siguen haciéndolo. Luego hablamos de los tipos de suicidio consciente, como quitarse la vida con un disparo en la cabeza, ahorcarse , saltar desde un balcón... Les volví a explicar lo que nos cuenta Joanna de Angelisdespués de la tempestad”. Joanna nos habla de las consecuencias del suicidio:
"Aquellos que destruyen el cráneo reencarnan sordos-mudos conforme la parte del cerebro afectada. Los que se colgaran reaparecen con paraplejia infantil. Disparos en el corazón cardiopatías congénitas. Los que se ahogaran con enfisema pulmonar. Tóxicos y envenenados sufren deformaciones congénitas, ulceras gástricas, cáncer… Tenemos que aprender a no juzgar al hermano que comete este acto, no es que él ya no quiera vivir y sí que ya no aguanta vivir de aquella manera."
Cada niño escribió una frase de motivación para una persona que piensa que el suicidio es la única manera de quitarse los problemas.

“No me gusta la vida que tengo, ¿por qué vale la pena seguir vivo?
...Para intentar cambiar tu vida, porque la vida es una oportunidad que se te ha dado... 
Porque Dios nunca pone nada en tu camino que no puedas superar, no puedes dejar que las dificultades te destruyan porque están ahí para hacerte más fuerte... 
Mejora tu espíritu, la muerte no es el fin, Dios te ama, tu vida siempre puede mejorar, alguien tiene una vida peor... 
Las cosas pueden cambiar... 
Porque hay mucha gente que te quiere, y además las cosas siempre salen bien...
Nos fuimos a los pases y al retornar con la tranquilidad que emanaban nuestros corazones mientras merendábamos escuchamos la canción de U2 que nos dice que hoy es un lindo día, entonces no dejes que se vaya... Y así terminamos nuestra clase con la sensibilidad de entender a nuestros hermanos que cometen el terrible error del suicidio, de no juzgar de estar seguros que Dios siempre quiere lo mejor para cada uno de nosotros y que la reencarnación es un regalo para que podamos quitar nuestras deudas pasadas, y que no debemos mal gastar esta encarnación.

Con todo cariño y amor,

Vuestra hermana Kèdima.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Hechos que comprueban la reencarnación


Hola familia,

El sábado volvemos con el tema de la reencarnación, esta vez tratando de las evidencias científicas que lo demuestran. El espiritismo es una doctrina que se apoya en tres pilares: el moral, el filosófico y el científico. Éste último, el que investiga de forma empírica la dinámica interrelación entre los diferentes planos de la vida, es el que nos ocupa esta semana.


Para calentar motores, vamos a recordar las conferencias de dos investigadores que estuvieron presente el el 6º Congreso Espírita Mundial, Carol Bowman y Sergio Felipe.

 Carol Bowman presentó la conferencia “Comprobaciones de la existencia y de la inmortalidad del Espíritu”. La ponente remarcó que sus investigaciones demuestran que existe una continuidad de la conciencia entre la muerte y el nacimiento y que los recuerdos que los niños pueden tener de vidas pasadas son importantes oportunidades de curación para el alma. Carol trabajó especialmente con niños y después de estudiar muchos casos, comprobó que existen rasgos que dichas experiencias comparten:

- Son típicamente experiencias que suceden a temprana edad;
- Cuando hablan sobre vidas pasadas, los niños asumen un tono serio, para nada característico de su nivel intelectual;
- Muchas veces son capaces de reconocer a lugares, objetos y personas;
- Los niños presentan conocimiento que va más allá de su experiencia y hablan de cosas que no podrían saber a su edad;
- Consistencia en los detalles de las historias explicadas en diferentes momentos;
- Los niños tienen comportamientos y/o características físicas relacionadas a la experiencia relatada.

En su estudio, Carol comprobó que un 75% de los niños que tienen recuerdos de vidas pasadas recuerdan sus muertes; un 50% de esas muertes son traumáticas y un 35% desarrollan fobias relacionadas a la muerte. Lo bonito es que el consejo de Carol para transformar el recuerdo traumático en una curación es en momentos de extrema relajación y serenidad del niño, afirmarle que el del recuerdo era él mismo, pero en otro cuerpo y en otro tiempo. Se le debe llevar el niño a ver que ahora está seguro en un nuevo cuerpo. Mi hipótesis es que, como se sabe que el periespíritu no acaba de “encajar” completamente en el cuerpo hasta los 7 años, aproximadamente, durante este período la conciencia aun guarda estos recuerdos traumáticos demasiado superficiales. Lo que dice Carol sobre aprovechar la oportunidad de curación es realmente importante. Si la conciencia ya totalmente encarnada entierra el trauma en su profundidad, luego puede ser que sea mucho más difícil superarlo.

Sergio Felipe de Oliveira habló en el congreso sobre la mediumnidad, no precisamente sobre la reencarnación, pero creo que vale la pena recordar su conferencia, puesto que fue justamente a través de la mediumnidad que la doctrina Espírita nos presentó la realidad de la reencarnación. ¿Sabíais que la medicina tradicional reconoce el transe mediúmnico como un fenómeno biológico que puede o no ser saludable? Pues sí. El CID 10 de la Organización mundial de la Salud contiene el registro de todas las enfermedades reconocidas por la medicina en el mundo. En el punto F 44.3 presenta al transe o posesión. Sus síntomas son la pérdida transitoria de la identidad con la conservación de nociones del ambiente. Se considera una enfermedad cuando el individuo no tiene control sobre el fenómeno y no se le considera así en su contexto cultural o religioso. Sergio nos explicó que nuestro organismo no es sólo lo que vemos con nuestros ojos, sino que se extiende magnéticamente. Hoy ya se sabe que el pensamiento y la imaginación provocan actividad cerebral, lo que equivale a decir que provocan alteraciones químicas en el cerebro. Por lo tanto, el pensamiento es energía, puesto que disloca materia. La medicina también ha identificado a la glándula pineal como responsable por la captación de energías electromagnéticas en el ambiente. Ella es responsable también por la redistribución de esta información. El nivel de conciencia del fenómeno de la mediumnidad en los seres humanos está influenciado por el área donde la pineal envíe en el cerebro a la información electromagnética captada del ambiente y la existencia más o menos acentuada de cristales diamagnéticos en el cerebro.

El Espiritismo conserva en sus archivos un número sorprendente de hechos que demuestran experimentalmente la reencarnación. Recomendamos la lectura de las siguientes obras: “El FenómenoEspírita”, de Gabriel Delanne, “El problema del Ser, del Destino y del Dolor”, de León Denis, “La Reencarnación y sus pruebas”, de Carlos Imbassahy y Mario Cavalcante de Melo, “20 Casos sugestivos de Reencarnación”, de Ian Stevenson, y “Reencarnación e inmortalidad”, de Herminio Miranda.

El sábado seguimos.

Cariños de la hermana menor

miércoles, 26 de septiembre de 2012

lunes, 24 de septiembre de 2012

Por el árbol se conoce el fruto


Hola  hermanos de mi alma,

hemos vuelto a las clases de la evangelización con mucha alegría y ilusión. Teníamos ganas de hablar, de contar como habían sido las vacaciones, pero lo mejor teníamos ganas de aprender. Hablamos de los profetas y les conté una historia:


Les presenté Clarinha, una muñeca  muy inteligente que va a las clases de evangelización y que nos explicó  lo que había aprendido en una de las clases. ¿Que son los profetas? 

"Los profetas son personas que predican la palabra de Dios pero no solamente predican, también practican las enseñanzas de Cristo."


Entonces Clarinha, entre de los profetas que había estudiado, decidió elegir un profeta para seguir sus pasos, es decir, para seguir las enseñanzas de Cristo. Clarinha después de tanto pensar decidió elegir a Jesús que fue un profeta y que trazó un camino muy bonito en la tierra. Luego Clarinha se dió cuenta de que no tenía una foto de Jesús y pensó: ¿Cómo puedo seguir a Jesús si no tengo una foto suya? Ah ya lo sé, sábado cuando vaya a la clase de evangelización  pediré una foto a mi evangelizadora, ella seguro que tendrá. Pasó la semana y a cada día Clarinha se ponía más nerviosa con ganas de tener la foto de Jesús para poder seguir sus enseñanzas. Cuando llegó el sábado, Clarinha pidió a su abuela para ir a la evangelización más pronto. Su abuela viendo su ansiedad le preguntó: ¿Clarinha, porque quieres ir a la evangelización tan temprano? Aun nos falta hora y media. Y Clarinha le contestó: Sabe abuela, en mi última clase de evangelización estudiamos los profetas, y entonces decidí seguir los caminos de Jesús, las enseñanzas de Cristo, pero me he dado cuenta que no tengo una foto suya, ¿Y si me encuentro con el por la calle?

Su abuela con todo cariño le explicó que no hacía falta tener una foto de Jesús. Si era de su agrado le regalaría una,  pero que Jesús está dentro de nuestros corazones y que lo más importante era seguir las enseñanzas de Cristo. Clarinha se puso muy contenta sabiendo que a partir de ahora podría seguir su camino teniendo a Jesús dentro de su corazón.


Después del cuento miramos al árbol, que pone la siguiente frase “Por el fruto se conoce el árbol” y nos preguntamos quién sería el árbol, y quien seria los frutos... El árbol somos nosotros, los frutos son nuestras acciones y sentimientos y que Jesús es el gran jardinero.

Cada niño escribió cual serian los buenos frutos, como por ejemplo la caridad, el amor, obedecer a los padres...

Hicimos un test de verdadero o falso entre todos, confeccionamos la cajita de los problemas, y luego jugamos.

Y así fue nuestra clase de estreno después de vacaciones.

Que Dios os proteja y los bendiga a todos.

Con todo cariño y amor,

vuestra hermana Kédima

domingo, 23 de septiembre de 2012

Un paso hacia el Creador


Hola familia,

Ayer nos reunimos una vez más en CEADS, dando continuidad a nuestros estudios de la Doctrina de los Espíritus. El tema que nos ocupaba en esta ocasión era el objetivo de la reencarnación. Empezamos con un brain storming, en el que algunos compañeros lanzaron ideas sobre cuál sería o el objetivo de la reencarnación. Rescate, aprendizaje, crecimiento, evolución, expiación, aprender a amar, reunirse con seres queridos o con los que tenemos deudas, cumplir, valorar la Creación… éstas son algunas de las ideas que empezaron a mover las energías en nuestra reunión de sábado.

Pasamos entonces a la lectura del texto de estudio y acto seguido nos dividimos en dos grupos. Pese a que tenían las mismas preguntas, es interesante cómo cada grupo enfocó sus respuestas de manera sutilmente diferente. No deja de ser fascinante pensar como diferentes respuestas a una misma pregunta pueden ser simplemente aspectos complementarios de la verdad. Bien, antes que me vaya por las ramas, os pongo un pequeño resumen de lo que se discutió.

¿Qué es lo que evidencia con toda firmeza la reencarnación?

La inmortalidad del espíritu, en primer lugar. El cuerpo es perecedero, pero el espíritu sobrevive a la materia y vuelve a animar diferentes cuerpos. En cada nueva encarnación, asumimos una personalidad diferente, pero el espíritu es único y evoluciona en una espiral ascendente de progreso, alternando periodos de experiencia en la carne y en la espiritualidad. La reencarnación también evidencia la solidaridad y hermandad entre todos los seres del universo: todos los seres procedemos de un origen, el Creador, que ideó en la reencarnación un mecanismo evolutivo que eslabona todo cuanto existe en la naturaleza. Por último pero no menos importante, la reencarnación evidencia la misericordia divina, que a ninguna de sus criaturas condena al infierno. El cielo o el infierno son el resultado de nuestros propios pensamientos, sentimientos y actitudes. Dios, en su infinita paciencia y sabiduría, nos da cuantas oportunidades nos sean necesarias para que progresemos.

¿Cuáles son los beneficios que la teoría de la reencarnación ha traído y todavía traerá a la Humanidad?

El conocimiento de la reencarnación puede contribuir a hacer el hombre más consciente de sus actos: no existe un dios vengador, rencoroso o que nos juzgue por nuestras actitudes. Nuestros cuerpos son el vivo reflejo de nuestra historia, son nuestra historia viva. Cuando el hombre comprende que cada pensamiento de lo cotidiano queda registrado en su cuerpo espiritual y conforma el único patrimonio que verdaderamente le pertenece, pasa a esforzarse por dominar sus inclinaciones inferiores, por tener sentimientos más elevados y hábitos más armonizados con su objetivo de evolucionar. El conocimiento de la reencarnación también puede ayudar a disuadir personas de cometer el funesto acto del suicidio, puesto que nos aclara la inequívoca inmortalidad del espíritu y las consecuencias tremendamente dolorosas que el desequilibrio provocado por el suicidio provoca en el cuerpo espiritual, afectando al cuerpo que se forma en una nueva encarnación.    

Además, una vez conocemos la ley de la reencarnación, deberíamos ser capaces de desarrollar sentimientos superiores como la compasión y la solidaridad, silenciando el juicio que tan frecuentemente emitimos sobre el comportamiento ajeno. Dios, que nos creó a todos, nos concede la inmortalidad y cuántas oportunidades de reencarnarnos cuantas nos hagan falta para que nos despojemos de lo que nos sobra – porque no nos sobra nada, pero nos sobra egoísmo, orgullo, vanidad… ¿Quién nos creemos entonces para criticar a los demás? ¿Qué nos hace creer que podemos emitir juicios sobre nuestros compañeros de jornada evolutiva? La reencarnación nos hermana a todos, enseñándonos que somos espíritus en diferentes puntos de nuestra trayectoria evolutiva, todos destinados a la perfección y tan dignos de amor como cualquier otro ser.

¿Qué cambiará en la vida del hombre del futuro y en el mundo cuando se comprenda que las células de nuestros cuerpos físicos no sólo representan segmentos de carne sino compañeras de la evolución?

En definitiva, nos cuidaremos más y mejor. Comprendiendo que el cuerpo es un vehículo para nuestra evolución, no fumaremos y no malgastaremos nuestra energía vital. Además, también nos aceptaremos más: sean cuales sean las características de mi cuerpo, debemos comprender que son las que merecemos y necesitamos para nuestra evolución.


Por último, pedimos a los compañeros que completaran la frase: “El sudor que proviene del trabajo abre las puertas a la idoneidad. El esfuerzo en la escuela constituye adquisición de cultura. Las pruebas a las que nos enfrentamos en una encarnación…” Algunos de ellos han querido compartir su inspiración y aquí reproduzco lo que los compañeros han escrito…

Las pruebas a las que nos enfrentamos en una encarnación…
sirven para nuestra evolución espiritual. Contribuyen a nuestra evolución y aprendizaje, para mejorar nuestras imperfecciones. Nos llevan al progreso. Nos llevan al progreso, al aprendizaje y al perfeccionamiento. Nos hacen progresar moralmente. Atribuyen evolución para el espíritu. Son una clave para nuestra evolución. Sirven para evolucionar, crecer, recatar…Deben ser aceptadas para que nos elevemos.nos hacen evolucionar y aprender. Son reflejo de la continua evolución. Nos permiten reparar el daño que hicimos a nosotros mismos y a los demás. Nos ayudan a evolucionar y seguir en el camino del bien. Nos ayudan a progresar. Nos dan la oportunidad de aprender y evolucionar espiritualmente. Nos hacen madurar y progresar como espíritus que buscamos el bien. Son un paso hacia el Creador…
No está mal que no nos olvidemos, para que en los momentos difíciles de la vida tengamos el valor de incluso dar las gracias por los obstáculos a los que nos enfrentamos.

Dando las gracias por cada átomo que compone nuestros cuerpos físicos y espirituales, por la piel que permite que sintamos el toque de un ser querido, por los ojos que permiten que contemplemos la belleza de la naturaleza, por las manos que deben aprender a servir, por la vida en todas sus formas de manifestación, finalizamos nuestra reunión llenos de alegría por haber tenido una oportunidad más de instruirnos en las leyes que la Inteligencia Cósmica Universal ideó para que se le acerquemos a través de la eternidad.

Cariños de la hermana menor

jueves, 20 de septiembre de 2012

Objetivos de la Reencarnación


Hola familia, el sábado en la clase de ESDE seguimos con el tema de la reencarnación. Para que os preparéis a conciencia para la clase, aquí os pasamos el texto de estudio. Nos vemos en CEADS.

Cariños,

La hermana menor

OBJETIVOS DE LA REENCARNACIÓN

167 – ¿Cuál es el objetivo de la reencarnación?
– La expiación y mejoramiento progresivo de la Humanidad, sin lo cuál, ¿dónde estaría la justicia?
El Libro de los Espíritus

La reencarnación revela la justicia divina porque no permite que seamos condenados eternamente por los errores que la ignorancia nos hizo cometer. Por el contrario, Dios nos abre una puerta para el arrepentimiento. Habría gran injusticia, de parte de nuestro Padre y Creador, si no nos diera oportunidades de reparar las faltas cometidas, muchas veces en momentos de irreflexión, frutos de nuestra ceguera e imperfección espiritual. «(...) ¿No son hijos de Dios todos los hombres? Tan sólo entre los egoístas se encuentran la iniquidad, el odio implacable y los castigos inexorables».

«Todos los Espíritus tienden a la perfección y Dios les facilita los medios para alcanzarla, proporcionándoles las pruebas de la vida corporal. Sin embargo, su justicia les concede realizar, en nuevas existencias, lo que no hayan podido hacer o concluir en una primera prueba». «No obraría Dios con equidad, ni de acuerdo con su bondad, si condenara para siempre a los que tal vez hayan encontrado obstáculos a su mejoramiento, originados en el ambiente donde fueron colocados y ajenos a la voluntad que los animaba. (...)» La razón rechaza la unicidad de la existencia humana porque va contra la justicia, la bondad y la sabiduría de Dios. Al contrario, la idea de la reencarnación, es decir, la que consiste en admitir para el Espíritu muchas existencias sucesivas, es la única que corresponde a la idea que nos formamos de la justicia de Dios para con los hombres que se encuentran en una condición moral inferior; la única que pueda explicar el futuro y fortalecer nuestras esperanzas, pues nos ofrece los medios para que rescatemos nuestros errores con nuevas pruebas. La razón nos la indica y los Espíritus la enseñan. (...)»

Además, la doctrina de la reencarnación es muy consoladora, pues hace que el hombre vea en su Creador, no a un Dios vengador y parcial, sino a un Padre amistoso y justo. La criatura se cubre de esperanzas de vivir días futuros de felicidad, luego de despojarse de las deudas contraídas con la Bondad Suprema. A pesar de que la vuelta al nacimiento físico sea un recurso sublime que auxilia a la evolución del hombre, «la reencarnación no siempre es un acontecimiento expiatorio, como no toda lucha en el cuerpo físico expresa punición. «El sudor que proviene del trabajo abre las puertas a la idoneidad. El esfuerzo en la escuela constituye adquisición de cultura. (...)»

«(...) Al renacer en la superficie terráquea, recibimos con el cuerpo una herencia sagrada cuyos valores necesitamos preservar con el perfeccionamiento. Las fuerzas físicas deben evolucionar, tanto como nuestras almas. Si nos ofrecen el recipiente preparado para servir, para que hagamos nuevas experiencias que contribuyan a nuestra elevación, debemos retribuir con nuestro esfuerzo, favoreciéndolas con la luz del respeto y el equilibrio espiritual, dentro del campo del trabajo y la educación orgánica. El hombre del futuro comprenderá que sus células no sólo representan segmentos de carne sino compañeras de la evolución, acreedoras de su reconocimiento y auxilio efectivo. (...)»

La creencia en las vidas sucesivas no es cosa nueva creada por la Doctrina Espírita.» (...) Domina toda la antigüedad; vamos a encontrarla en el fondo de las grandes religiones de Oriente y en las obras filosóficas más puras y elevadas. Guió en su marcha a las civilizaciones del pasado y se perpetuó a través de las edades. (...) Oriunda de la India se extendió por el mundo. Mucho antes de que hubieran aparecido los grandes reveladores de los tiempos históricos ya era enunciada en los Vedas y particularmente en el «Bhagavad Gita». El brahmanismo y el budismo se inspiraron en ella. (...)» «(...) Egipto y Grecia también adoptaron esa doctrina. A la sombra de un simbolismo no suficientemente claro, se esconde por todas partes la universal palingenesia (...)» (o doctrina de la reencarnación).


domingo, 16 de septiembre de 2012

Reencarnación: oportunidad de amar y ser amado

Buenas noches a todos,

Ayer en CEADS hemos estudiado el tema de la reencarnación. Para los espiritas pueda que sea un tema bastante conocido y estudiado; ya para los que todavía empiezan el estudio puede ser algo sin mucho sentido. Aunque sepamos cómo y por qué existe siempre es un tema maravilloso de estudiar pues de esta manera entendemos (o intentamos entender!!) la belleza del amor incondicional del Padre Creador.

El texto estudiado fue el que habíamos dejado el viernes y nuestros queridos monitores Patricia y Marcello nos invitarán a trabajar en dos grupos contestando algunas preguntas. Así que os dejo las preguntas y las respuestas...si queda alguna duda o queréis discutir el asunto estaremos encantados a participar y quizás entender aún más la misericordia de la Inteligencia Cósmica Universal.

En la sociedad actual todavía existen muchas dudas y cuestiones existenciales del hombre que quedan sin respuestas concretas y satisfactorias (desigualdades, sufrimientos, etc...) Dad ejemplos de algunas de estas cuestiones que la ley de reencarnación nos ayuda a esclarecer.

Las desigualdades y sufrimientos surgen por nuestra propia ignorancia al transgredir las Leyes Universales. La reencarnación es la oportunidad de restablecer el equilibrio con esas leyes y seguir en nuestra evolución hacía la perfección.
Un ejemplo podría ser la diferencia entre una familia en que todos sus integrantes se llevan bien y otra en que los individuos apenas pueden vivir juntos. En la primera podríamos concluir que están juntos para evolucionar moralmente y sus afinidades están equilibradas ya en la segunda podrá este reencuentro una oportunidad de que estos hermanos puedan amarse y aprender el respecto y paciencia. 
También existen las pruebas colectivas donde los espíritus vienen con el propósito de amar unos a otros y desarrollar las tareas de caridad y ayuda entre ellos.


¿En qué momento se produce a unión del Espíritu que reencarna con el nuevo cuerpo? ¿En muchos paises, el aborto es considerado un crimen a partir del segundo o tercer mes de gestación, según el caso, ¿Cuál es la posición de Espiritismo a ese respecto?

La unión de Espíritu al cuerpo físico se da en el momento de la fecundación. Según es Espiritismo el aborto es una violación de las Leyes Universales puesto que quitamos la oportunidad de un ser de poder evolucionar, amar y ser amado, aprender o simplemente depurar su Espiritu a través de la prueba de la carne y la convivencia familiar y social. No se juzga el porqué algunas madres lo hacen puesto que tenemos nuestro libre arbitrio para decidir aceptar o no esta nueva vida pero cabe recordar que el amor materno puede curar todas las enfermedades físicas o psicológicas que cualquiera pueda llevar en su carga de experiencias. En el único caso que el Espiritismo ve lógico un aborto sería si la madre estuviera en peligro de muerte puesto que se da prioridad al ser ya reencarnado.

El olvido del pasado no es absoluto. En algunas personas las reminiscencias se avivan a través del desligamento parcial durante el sueño o por las manifestaciones de las tendencias intuitivas. El recuerdo de existencia pasadas podría presentar graves inconvenientes para la reforma de los individuos y para el progreso de la Humanidad. ¿De qué manera el olvido del pasado representaría la manifestación de la Misericordia Divina?

Olvidar el pasado es poder seguir adelante visando el futuro a través de las pruebas y experiencias del presente. Ya nos cuesta mucho dejar los recuerdos que nos hicieran mal en esta vida para que tengamos que sufrir y no avanzar pensando en los errores del pasado. Este olvido es necesario y divinamente bondadoso pues nos da la oportunidad de vivir (y convivir) con seres que en el pretérito nos han hecho mal (o hicimos mal). Seria casi insoportable vivir al lado de un hermano que en un pasado tenga herido o maltratado. Es la oportunidad de amar al prójimo y a todos como hermanos cósmicos que somos.

La vida en la materia favorece el perfeccionamiento del Espíritu a través de las pruebas necesarias a su adelantamiento moral. De ejemplos acerca de cuál es la situación en que un Espíritu podrá no adelantar moralmente, manteniéndose estacionario a pesar de ser sometido a las pruebas expiatorias.

Toda y cualquier actitud contra las pruebas "impuestas" puede retrasar nuestra evolución. La no aceptación activa no auxilia en su desarrollo evolutivo. Impuestas pues sabemos que las impusimos nosotros antes de reencarnar y activa pues la pasividad es lenta aunque también efectiva en la evolución. No es ser lo más rápido en evolucionar pero si ser lo suficiente bueno para avanzar evitando vicisitudes innecesarias.


¿En qué condiciones se encuentra el Espíritu entre el momento de la concepción y el nacimiento?

Depende (como diría nuestro querido Alfredo) según el grado de evolución de este Espíritu, sus pruebas y expiaciones. En la mayoría de los casos de los que reencarnamos en un planeta como la Tierra puede que sea de turbación y adormecimiento en este proceso de unión del periespñiritu con el cuerpo que empieza a formarse. Como sabemos el cuerpo espiritual se une al embrión, molecula a molecula, moldeando la forma, moral y genética, necesaria para sus pruebas de evolución. Durante toda la gestición el Espiíritu ya entiende el amor (o desamor) que la madre, padre o familia podrá ofrecerle. Es un estado de todal reconocimiento y trabajo de la Espiritulidad minuaturización del cuerpo espiritual. En el momento del nacimiento la actividad culminante es el total o parcial olvido del pasado para que pueda aprender nuevas experiencias y probar esta nueva oportunidad.
En todas las etapas el amor siempre vence y es la cura eficaz para todos los males del alma y del cuerpo.

Una semana llena de amor y vibremos por todos los hermanos necesitados de él,

Andrea Campos

viernes, 14 de septiembre de 2012

Unión del alma al cuerpo

Después de un fin de semana largo lleno de aprendizaje, iniciando con la conferencia de Vera se sobre la comunicación entre padres e hijos y culminando con el Día para la Prevención del Suicidio, donde el tema principal fue la importancia de la vida material. De esta manera, nos cae muy bien profundizar el tema del proceso reencarnatorio. De cierto modo la clase del sábado involucrará estos dos temas y veremos la importancia de los padres en dar la oportunidad de un espíritu reencarnar y se discutirá cómo e por qué reencarnamos.
Os dejamos el texto para la clase del sábado.
Un saludo,
Patricia Almeida y Marcello Pagnotta


OBJETIVO DE LA ENCARNACIÓN: UNIÓN DEL ALMA AL CUERPO


Dios creó a los Espíritus «(...) simples e ignorantes, es decir, con igual aptitud para el bien y para el mal (...)» (1). El destino de todos es la perfección espiritual y para alcanzarla deben pasar por experiencias y adquirir conocimientos, fortaleciéndose en el ejercicio del bien y desarrollando en sí mismos el amor sublime.
La vida en la materia favorece el perfeccionamiento del Espíritu. Al tomar un cuerpo, o sea al encarnar, los Espíritus son sometidos a situaciones y pruebas necesarias a su adelantamiento moral. Cuando fallan y no alcanzan los objetivos propuestos en determinada encarnación, vuelven a sufrir las vicisitudes de la vida corporal, reencarnando para una tarea expiatoria. La vida en la materia posibilita, además, la cooperación de cada Espíritu con la Obra Divina, en el mundo en que habita.
Como todos los fenómenos de la vida, la encarnación está sujeta a leyes inmutables. Los procesos de encarnación, a pesar de obedecer a los principios generales establecidos por las leyes divinas, varían de un caso a otro.

La unión del alma al cuerpo es planeada previamente y tiene como principal determinante, en nuestro Orbe, las pruebas o expiaciones por las que el Espíritu deberá pasar, con el objetivo de su redención. El que va a encarnar podrá cooperar o trabajar activamente en ese planeamiento. De acuerdo con el grado evolutivo en que se encuentra, el Espíritu podrá facilitar o dificultar el proceso para volver a nacer. Los que se detienen en la hostilidad y el desequilibrio demandan una cooperación mucho mayor de los benefactores que se encargan de las tareas relativas a la vuelta al nacimiento de la carne. Los Espíritus rebeldes o indiferentes tienen su encarnación por completo a cargo de los trabajadores divinos, que eligen las condiciones bajo las cuales deberán volver a nacer y las experiencias a las que deberán someterse. «(...) La mayoría de los que retornan a la existencia corporal en la esfera del globo, son magnetizados por los benefactores espirituales, que organizan para ellos nuevas tareas redentoras (...)» (7) Muchos encarnan en estado de inconsciencia.
Los procesos de la encarnación son operaciones graduales: se inician con la concepción y se completan con el nacimiento. La unión del alma con el cuerpo se efectúa por medio del perispíritu, envoltorio fluídico que servirá como conexión entre el Espíritu y la materia. Mediante un mecanismo extremadamente variado y complejo, ya sea por la acción del mismo reencarnarte y por la de los benefactores espirituales, el perispíritu es reducido, condensado y se asimila a las moléculas materiales.
El perispíritu se transforma en un molde fluídico que actúa sobre el cuerpo en formación, juntamente con las condiciones hereditarias, la influencia materna y la actuación de los benefactores que colaboran en el proceso relativo a la reencarnación. «(...) El modelado del feto y el desarrollo del embrión obedecen a leyes físicas naturales, como ocurre en la organización de formas en otros reinos de la Naturaleza, pero, en todos esos fenómenos, la influencia ejercida por la cooperación espiritual coexiste con las leyes, de acuerdo con los planes de evolución o rescate (...)» (8) Según las necesidades de expiación o de pruebas, el cuerpo en formación podrá presentar deficiencias o cualidades que habrán de constituirse en oportunidades de redención o recuperación del equilibrio.
Durante el periodo que se extiende desde la concepción hasta el nacimiento el estado del que encarna se asemeja al del Espíritu encarnado durante el sueno. Los Espíritus más evolucionados gozan de mayor libertad. Si embargo, desde el momento de la concepción el Espíritu siente las consecuencias de su nueva condición. Comienza a sentirse turbado. Una especie de entorpecimiento de los sentidos, agonía y abatimiento lo envuelven gradualmente, intensificándose hasta el termino de la vida intrauterina. «(...) Sus facultades se van velando, una tras otra, la memoria desaparece, la conciencia queda adormecida y el Espíritu parece estar sepultado en una opresiva crisálida». (7) Ese fenómeno se debe a la constricción del perispíritu, y al limite impuesto por el cuerpo, con lo que determinan que la existencia en el Plano Espiritual y la conciencia de las vidas precedentes vuelvan al inconsciente.
El olvido del pasado no es absoluto. Durante el sueno, liberado parcialmente de los lazos corporales, el Espíritu puede tener conciencia del pretérito. En muchas personas el pasado se manifiesta bajo la forma de impresiones y en unas pocas bajo la forma de recuerdos, algunos nítidos, otros vagos e imprecisos. Las reminiscencias del pasado pueden manifestarse con tendencias instintivas, simpatías inexplicables y súbitas, ideas innatas, etc. Eso sucede por el hecho de que «(...) el movimiento vibratorio de lo registrado por el perispíritu, amortiguado por la materia en el transcurso de la vida actual, es excesivamente débil para que el grado de intensidad y la duración necesaria para la renovación de esos recuerdos, puedan ser obtenidos durante la vigilia (...)» (6)
La oclusión de la memoria espiritual tampoco es definitiva. Cuando regresa al mundo espiritual, liberado de las contingencias materiales , el Espíritu podrá volver  a tener conciencia de su pasado.
Ese mecanismo, que permite que el hombre pueda olvidar sus experiencias anteriores al nacimiento, es prueba irrefutable de la Sabiduría Divina. El conocimiento total de la vida pasada, en otras encarnaciones o en el Plano Espiritual, presentaría graves inconvenientes para la reforma de los individuos y para el progreso de la Humanidad. Implicaría mayores dificultades al Espíritu, en la tarea de transformación de su herencia mental y tal vez contribuiría a prolongar, a través de los siglos, ideas falsas, teorías erróneas y preconceptos, que generalmente son tanto más activos cuanto más presentes están en la memoria del ser.
En la vida de relación el hombre tendrá que convivir con antiguos adversarios, con el objetivo de la reconciliación. Si los reconociese encontraría dificultades para establecer los vínculos afectivos necesarios al entendimiento mutuo. En la calidad de ofensor podría sentirse humillado y, en calidad de ofendido, afligido o encolerizado.
Por otro lado, el conocimiento de un pasado fastuoso podría avivar el orgullo humano, mientras que un pasado de miseria o de errores terribles podría causar una innecesaria humillación y, tal vez, el remordimiento llegaría a paralizar todas las buenas iniciativas.
Para que el hombre progrese espiritualmente y cumpla el programa de trabajo que asumió al volver a nacer en el cuerpo físico, no es necesario el recuerdo de las experiencias anteriores. El Espíritu recibe la advertencia, para no reincidir en el error, bajo la forma de intuiciones e impresiones provenientes de las lecciones del pasado, impresas en su conciencia, así como de las buenas resoluciones que adoptó en el sentido de su mejoría interior.
En algunos casos, las tendencias instintivas, el tipo de vicisitudes y pruebas que sufre pueden también esclarecer al hombre acerca de su pasado y sobre la naturaleza de los esfuerzos que tiene que realizar para su evolución. La observación de sus malas inclinaciones y de las dificultades que atraviesa le permitirá saber qué fue, qué hizo y qué necesitará hacer para corregirse.



Referencias 
01. KARDEC, Allan. El Libro de los Espíritus. Trad. de Alberto Giordano. 3a. Ed. Buenos Aires, Editora Argentina «18 de Abril», 1983. Preg.121.
02.____ . Preg.344.
03.____ . Preg.351 04.____ . Preg.394.
05. DENIS, León. Reencarnación. En: ____. Después de la Muerte. Trad. de Cesar A. Comet. 3a. ed. Buenos Aires, Editorial Kier, 1967.
06.____ . Las Vidas Sucesivas. Pruebas Experimentales. Renovación de la Memoria. En: ____. El Problema de Ser y del Destino. Trad. de Esteva Grau. 3a. ed. Buenos Aires, Editorial Kier, 1976.
07. XAVIER, Francisco Cándido. Reencarnación. En: ____. Misioneros de la Luz. Dictado por el Espíritu André Luiz. Trad. de Luis Guerrero Ovalle. Buenos Aires, Editorial Kier, 1969.
08. Obra citada.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Enseñanzas para la vida


Lo que el Espiritismo tiene para ofrecer

Marcello Pagnotta

Si queremos dejar de sufrir, tenemos que empezar a pensar seriamente en practicar el bien.

Siempre queremos una respuesta sencilla, bella, práctica y directa, muchas veces incluso romántica a las dudas que tenemos, a los problemas que nos afligen.  Como un kit de alivio que nada más abrirlo y por si sólo nos ayude.

El Espiritismo nos enseña que nos es así tan fácil. Todo depende. Pero depende de nosotros mismos y de nadie y de nada más.


El día 10 de septiembre  fue el Día Mundial de Prevención del Suicidio. En CEADS intentamos compartir un poco del conocimiento que los espíritus nos enseñan de manera tan caritativa. Esclarecer lo que sucede a un suicida después del acto terriblemente triste y rebelde es libertar la conciencia de la ignorancia. Es poner las cartas abiertas y claras sobre la mesa, es enseñar qué senda un potencial suicida está abriendo para si mismo. Una senda dura, llena de dolor moral y físico, una senda sombría. Es, como mínimo, una actitud honesta, que el Espiritismo transmita estas enseñanzas, aunque muy duras.

¿Pero que más nos ofrece el Espiritismo a modo de esperanza?

Para esto no hay una respuesta sencilla, resumida, fácil, romántica. El Espiritismo nos ofrece TODA su doctrina. Nos ofrece las leyes que rigen el Universo. Somos parte del Universo.

Ley de causa y efecto. Esta ley nos exige humildad. Humildad para reconocer que todo lo que sufrimos, aunque no comprendamos  la causa, viene de nuestro interior.  Está en nuestro pasado, en nuestras vidas anteriores a esta. Todo el bien del cuál disfrutamos también es consecuencia de actos pasados. No hay misterio: un golpe hace daño a la mano; la palabra “gracias” dicha por nosotros nos devuelve una sonrisa.


Si entendemos que lo que sufrimos tiene raíces internas y si ya no queremos sufrir, podemos empezar a evitar sufrimientos futuros practicando el bien, cambiando nuestro enfoque de la vida hacia un enfoque de amor y de devoción a toda la obra divina universal. Por supuesto los cambios no son inmediatos, pero si poco a poco tomamos consciencia de nuestro mundo interior, consciencia de cada milímetro de nuestro cuerpo físico, de cada persona alrededor nuestro, de cada olor, de cada ruido, entonces empezaremos el cambio hacia una vida menos penosa y dejaremos de generar futuros padecimientos. ¡El futuro será más ligero, más feliz!

Los cambios no son inmediatos. Por eso Dios, con extrema e inimaginable inteligencia y amor, nos da la oportunidad de evolucionar. Infinitas oportunidades a través de la ley de reencarnación. No nos pune eternamente. De hecho, no nos pune. Y la reencarnación es la herramienta con la cuál evolucionaremos hacia una vida más feliz.

Dios nos da siempre, siempre, eternamente, la oportunidad de renacer y borrar equivocaciones pasadas.
Nos dicen los espíritus que el sufrimiento cansa. Esto ya lo sabemos, pero nos olvidamos que después de una vida terrenal mal gastada, el espíritu sigue sufriendo. No mal gastar, no acotar una existencia en el plano material sólo nos traerá consecuencias positivas. Mantener una actitud de resignación, fe y esperanza ante una vida de dificultades es penoso, pero es una oportunidad de reconciliación con el pasado. Hay que aprovecharla, hay que valorizar todo el trabajo que invirtió el plano espiritual en la planificación de nuestra reencarnación. Nosotros mismos hemos ayudado a organizarla.

El Espiritismo esclarece el hombre sobre la ley de causa y efecto y la reencarnación: es una compleja red de conocimiento filosófico, moral y científico. Tenemos el libre albedrío para poder buscar y usar estos conocimientos a nuestro favor.

Dejar de sufrir, dar y recibir amor, estar contento consigo mismo, practicar y recibir el bien. Esto es lo que el Espiritismo, con toda su amplitud de enseñanzas, ofrece a la humanidad en general y a los potenciales suicidadas en particular.