jueves, 30 de julio de 2015

Sábados de luz con el Evangelio en el centro

Familia querida de cerca y de lejos,

durante el mes de agosto, las actividades de CEADS cambian. El centro estará abierto el lunes 03/08 y todos los sábados con la lectura y comentarios de “El Evangelio según el Espiritismo”.


Durante este periodo la hermana menor se toma unas vacaciones. Los resúmenes de clase, así como todas nuestras actividades normales, vuelven en septiembre.

¡Disfrutad del verano con alegría y gratitud por la vida!


Cariños de la hermana menor

domingo, 26 de julio de 2015

La facultad mediúmnica

Hola familia,

ayer nos reunimos nada menos que 42 encarnados y a saber cuántos desencarnados en CEADS para despedir el estudio del ESDE hasta después de vacaciones. Durante los sábados de agosto, el centro sigue abierto, pero en lugar de las actividades habituales, haremos el evangelio. En septiembre volvemos al Estudio Sistematizado de la Doctrina y del Evangelio, además de las conferencias.

Os dejo a continuación conceptos clave debatidos en la clase de ayer. Es importante tener en cuenta que todo lo que sigue dice respecto a la facultad mediúmnica tal como la entendemos los espiritistas, estando educada bajo los conceptos de la doctrina.

Cariños de la hemana menor

El fin de las manifestaciones es el de convencer a los incrédulos que para el hombre no se acaba todo con la vida terrestre (plano físico) y el de brindarles a los creyentes ideas más justas sobre el futuro. Los buenos Espíritus vienen a instruirnos para que nos mejoremos y para que progresemos, no para revelarnos lo que aún no debemos saber, o lo que sólo debe ser logrado a través de nuestro esfuerzo. Las manifestaciones no están, pues, destinadas a servir a los intereses materiales; su provecho está en las consecuencias morales que dimanan de ellas.

Los Espíritus encarnados y desencarnados  tienen un cuerpo fluídico al que se le da el nombre de periespíritu. Su sustancia es extraída del fluido universal o cósmico que lo forma y alimenta. El periespíritu es etéreo en mayor o menor grado, según los mundos y el nivel de depuración del Espíritu. En las comunicaciones mediúmnicas desempeña un rol fundamental porque es el órgano transmisor de todas las sensaciones. Respecto de las que proceden de lo exterior, se puede decir que el cuerpo recibe la impresión; el periespíritu la transmite y el Espíritu, que es el ser sensible e inteligente, la recibe. Cuando el acto proviene de la iniciativa del Espíritu, podemos decir que el Espíritu quiere, el periespíritu transmite y el cuerpo ejecuta.


El médium es un intérprete del pensamiento y de la voluntad de los Espíritus que se comunican por su intermedio, así como es necesario un cable de electricidad para comunicar una noticia a gran distancia, y en el otro extremo del cable se necesita una persona inteligente que la reciba y la transmita. Por lo tanto, utiliza la mente para conocer las intenciones y las ideas del Espíritu que se comunica.



La sintonía mediúmnica se produce mediante la vinculación de la mente del Espíritu que se comunica con la mente del médium.


Durante el intercambio mediúmnico el médium está a veces en un estado más o menos acentuado de crisis (trance). De esa forma, la sintonía mediúmnica es solamente una de las etapas del trance obtenida mediante la concentración y la utilización de dos importantes herramientas: el pensamiento y la voluntad.

viernes, 24 de julio de 2015

¡Participa e infórmate! ¡El suicidio se puede prevenir!

Querida familia espírita,

en 2014 finalizamos la manifestación para la prevención del suicidio organizada por CEADS con una oración delante de la Generalitat (ver vídeo resumen de la I Semana de Prevención del Suicidio). En aquella oración dijimos que teníamos pedidos que hacer y que deseábamos que estos pedidos se elevaran a las esferas superiores, donde los verdaderos gobernantes están. Ninguna oración cae en el vacío. Menos una que se hace de la manera como la hicimos, todo corazón, gran círculo de personas reunidas por la solidaridad, el amor y la paz, pidiendo que la vida sea el valor más importante para todos.

Os comunico con gran satisfacción que la prevención del suicidio es uno de los objetivos de salud y calidad de vida en el Plan de Salud de Catalunya 2016-2020. En el Plan de Salud 2011-2015 tan sólo se perseguía mantener el nivel actual de la tasa de mortalidad por suicidio. Dicho objetivo nos parecía insuficiente, por lo que le enviamos al señor Boi Ruiz i Garcia, por carta certificada, una serie de reivindicaciones. Pese a no haber tenido nunca una respuesta forma, hemos observado como se han producido avances tales como la re-orientación del Plan de Salud de Catalunya 2016-2020 y la implantación del “Codi de Risc Suïcidi”, que pretende ser un protocolo de actuación en casos de detección de riesgo alto de suicidio. 
Con el fin de contribuir a la reducción de la mortalidad por suicidio, le hemos enviado, una vez más, una carta certificada al señor Boi RuizConseller del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya,  en la que hacemos aspectos susceptibles de mejora sobre la implementación del “Codi Risc de Suïcidi”:
  • El protocolo únicamente se dirige a las personas que se ponen en contacto con el  SISCAT (061-CatSalut ), sin embargo, la ciudadanía no está informada sobre la existencia de este servicio. Debe haber amplia difusión de que Catalunya apuesta por la prevención del suicidio y que las personas que se plantean interrumpir sus existencias tienen alternativas y estarán asistidas si acuden a SISCAT.
  • La ciudadanía, a través de sus organizaciones activistas, vecinales o culturales, es una de las fuerzas que interviene en la primera etapa de atención a las personas con un riesgo alto de suicidio, como el propio protocolo prevé. Hasta el momento, sin embargo, no ha habido ninguna iniciativa para la formación o la creación de sinergias entre la ciudadanía, los profesionales sanitarios y las fuerzas de seguridad.
  • El retorno al “circuito habitual” de las personas con ideaciones suicidas será más efectivo si éstas se encuentran amparadas por una red de apoyo, en lo que la ciudadanía, a través de sus organizaciones activistas, vecinales o culturales, puede intervenir favorablemente.
Además, le enviamos también una carta a la señora Ada Colau, ya que creímos que era importante que conociera los aspectos susceptibles de mejora en la implementación del “Codi Risc de Suïcidi”. Le pedimos a la alcaldesa de Barcelona que considere apoyarnos en nuestros esfuerzos junto a los organismos en los que pueda actuar dentro de sus responsabilidades.

En 2015 CEADS impulsa la II Semana de Prevención del Suicidio (07 al 13 de septiembre), bajo “Conciencia Social”.

Mientras cerramos la programación que este año contará con actos en Barcelona, Madrid y otras ciudades de España, os pedimos también vuestro apoyo. ¡Hay muchas maneras de colaborar con la causa! Puedes hacer una, dos o todas las siguientes actividades:
1. Envíanos una foto y una frase al mail divulgacionceads@gmail.com que te exprese #Ilusión de vivir y comparte el amor por la vida a todo mundo. Confeccionaremos un pequeño video con las fotos y frases, dejando plasmado el amor en la red.
2. Firma la petición en change.orgClica aquí para firmar
3. Puedes acudir a la Plaza Cataluña el 12/09 a las 11:00 y marchar por la vida, por vivir el presente y por crear conciencia social.
4. También puedes asistir a las charlas gratuitas en CEADS el 12/09 de 17:30 a las 19:00.
5. Comparte nuestros eventos en Facebook invitando a tus amigos, familiares y todos tus contactos.
II Semana de Prevención del Suicidio - Conciencia Social (07-13/09/2015)
Día Mundial para la Prevención del Suicidio - Vivir el Presente (12/09)
Cada año mueren aproximadamente 500 personas en Catalunya a causa del suicidio. Se calcula  que se realizan más de 6.000 intentos de suicidio anualmente. El suicidio es más que una tragedia personal: es un problema de salud pública, con graves consecuencias espirituales, que debemos afrontar como sociedad.

¡Ayúdanos a empujar nuestras reivindicaciones a las esferas superiores, donde los verdades gobernantes están. Cuantos más seamos y más interesados en esta causa solidaria, más intensamente haremos vibrar el fluido cósmico universal.

¡Gracias!

Comisión de organización de la II Semana de Prevención del Suicidio
Departamento de Asistencia Social - CEADS


Si necesitas ayuda puedes llamarnos al teléfono 665 312 687 
o al teléfono de atención SISCAT 061.

miércoles, 22 de julio de 2015

El fin providencial de las manifestaciones

Hola familia,

los monitores del ESDE de sábado nos envían el texto de estudio. ¡Nos vemos en CEADS!

Cariños de la hermana menor

Finalidades de las comunicaciones mediúmnicas
El fin providencial de las manifestaciones es el de convencer a los incrédulos que para el hombre no se acaba todo con la vida terrestre (plano físico) y el de brindarles a los creyentes ideas más justas sobre el futuro. Los buenos Espíritus vienen a instruirnos para que nos mejoremos y para que progresemos, no para revelarnos lo que aún no debemos saber, o lo que sólo debe ser logrado a través de nuestro esfuerzo. Las manifestaciones no están, pues, destinadas a servir a los intereses materiales; su provecho está en las consecuencias morales que dimanan de ellas. Pero, aunque no tuvieran otro resultado que el de hacer conocer una nueva ley de la Naturaleza y demostrar materialmente la existencia del alma y su inmortalidad,
eso ya sería mucho.


La posibilidad de ponernos en comunicación con los Espíritus es un dulcísimo consuelo porque nos proporciona el medio de conversar con nuestros parientes y amigos que dejaron la Tierra antes que nosotros. Mediante la evocación, los atraemos, y ellos vienen a nuestro lado, nos escuchan y nos responden. De ese modo, es correcto decir que cesa toda separación entre ellos y nosotros. Nos ayudan con sus consejos, nos testimonian el afecto que nos tienen y la alegría que sienten porque los recordamos. Para nosotros es una gran satisfacción saber que son dichosos, y, por su intermedio, podemos informarnos sobre los pormenores de la nueva existencia que lograron, y adquirir la seguridad de que un día nos reuniremos con ellos.

Las comunicaciones mediúmnicas tienen otra finalidad: mostrar el estado futuro del alma, no ya en teoría, sino en la realidad. Nos ponen ante todas las peripecias de la vida de ultratumba. Al mismo tiempo, nos las muestran como consecuencias perfectamente lógicas de la vida terrestre, y aunque están despojadas del fantástico aparato que creó la imaginación del hombre, no son menos personales para aquellos que hicieron mal uso de sus facultades. En realidad, lo que produce en la mente de muchas personas la duda sobre la posibilidad de las comunicaciones con el Más Allá, es la falsa idea que tienen del estado del alma después de la muerte. Se imaginan que ella es un soplo, un humo, algo vago, sólo aprehensible por el pensamiento, que se evapora y que va no se sabe a dónde, pero sí a algún lugar tan distante que cuesta entender que se pueda volver a la Tierra. Si por el contrario consideramos al alma aún unida a un cuerpo fluídico, semi material, con el cual se forma un ser concreto e individual, sus relaciones con los seres vivientes (encarnados) no tienen nada de incompatibles con la razón.


2. Me canismos de las comunicaciones mediúmnicas
2.1. El rol que ejerce el periespíritu
Sabemos que los Espíritus encarnados y desencarnados  tienen un cuerpo fluídico al que se le da el nombre de periespíritu. Su sustancia es extraída del fluido universal o cósmico que lo forma y alimenta. El periespíritu es etéreo en mayor o menor grado, según los mundos y el nivel de depuración del Espíritu. En las comunicaciones mediúmnicas desempeña un rol fundamental porque es el órgano transmisor de todas las sensaciones. Respecto de las que proceden de lo exterior, se puede decir que el cuerpo recibe la impresión; el periespíritu la
transmite y el Espíritu, que es el ser sensible e inteligente, la recibe. Cuando el acto proviene de la iniciativa del Espíritu, podemos decir que el Espíritu quiere, el periespíritu transmite y el cuerpo ejecuta.

Durante la comunicación mediúmnica, el periespíritu del médium capta los fluidos del Espíritu que se comunica, y esto le provoca sensaciones buenas o malas, según el nivel evolutivo del Espíritu. Estas sensaciones y percepciones varían en tipos y grados porque depende de la organización (periespiritual) y de la mayor o menor facilidad con que se produzca la combinación de los fluidos. También influye la mayor o menor simpatía del médium con los Espíritus que encuentran en él la fuerza fluídica necesaria. Al actuar esos fluidos sobre el periespíritu, éste, a su vez, reacciona sobre el organismo material con el cual está en contacto molecular. Si los efluvios son de buena naturaleza buena, el cuerpo se estimula con una impresión saludable; si son malos, la impresión es penosa.



2.2 El rol que ejerce la mente
El médium es un intérprete del pensamiento y de la voluntad de los Espíritus que se comunican por su intermedio, así como es necesario un cable de electricidad para comunicar una noticia a gran distancia, y en el otro extremo del cable se necesita una persona inteligente que la reciba y la transmita. Por lo tanto, utiliza la mente para conocer las intenciones y las ideas del Espíritu que se comunica. Al reconocer pues los valores anímicos como capacidad de comunicación entre los Espíritus, cualquiera sea el plano en que se encuentren, no podemos perder de vista el mundo mental del agente y el del receptor, porque, en toda situación mediúmnica, la inteligencia receptiva está sujeta a las posibilidades y a la tonalidad de los pensamientos con los cuales vive, y, la inteligencia emisora, yace sometida a los límites y a las interpretaciones de los pensamientos que es capaz de producir. La mente pues, está en la base de todas las manifestaciones mediúmnicas, sean cuales fueren las características en las que se expresen.

Procedieron acertadamente aquellos que compararon nuestro mundo mental con un espejo. Reflejamos las imágenes que nos circundan y arrojamos hacia los otros las imágenes que creamos. Y, como no podemos huir de la fuerza de atracción, sólo reflejaremos la claridad y la belleza si instalamos la belleza y la claridad en el espejo de nuestra vida interior.

Uniendo la acción del periespíritu y la de la mente podemos entonces percibir los fluidos ambientes y los de los Espíritus que nos rodean y entrar en sintonía con ellos captando sus intenciones, sentimientos, voluntad e ideas. Este es el mecanismo básico de la comunicaciones mediúmnicas.



2.3 Sintonía mediúmnica
La sintonía mediúmnica se produce mediante la vinculación de la mente del Espíritu que se comunica con la mente del médium. El Espíritu André Luiz esclarece que durante la comunicación mediúmnica se forma un circuito mental que de esa manera expresa una “voluntad – llamada” y una “voluntad– respuesta” en el trayecto de ida y vuelta, donde se define el comando de la entidad que se comunica y la conformidad del médium. Este fenómeno es aplicable tanto a la esfera de los Espíritus desencarnados como a la de los Espíritus encarnados, porque manifiesta su unión natural o provocada en los dominios de la inteligencia, y abarca la totalidad de los trabajos de asociación, asimilación, transformación y transmisión de la energía mental. 


Para realizar esas actividades, el emisor y el receptor tienen consigo posibilidades particulares en los recursos del cerebro en cuya intimidad se procesan circuitos elementales del campo nervioso, teniendo en cuenta los trabajos espontáneos del Espíritu como: la ideación, la selección, la autocrítica y la expresión. Es importante tener en cuenta, que durante el intercambio mediúmnico el médium está a veces en un estado más o menos acentuado de crisis (trance). De esa forma, la sintonía mediúmnica es solamente una de las etapas del trance obtenida mediante la concentración y la utilización de dos importantes herramientas: el pensamiento y la voluntad.

martes, 21 de julio de 2015

domingo, 19 de julio de 2015

Chico: un hombre admirable

Hola familia,

ayer cuantos tuvieron la oportunidad de acercarse a CEADS pudieron ver la película sobre la vida de Chico Xavier. Chico es sin lugar a dudas un hombre admirable, pero ¿extraordinario? Tal vez sí, porque la renuncia de la que fue capaz durante su vida, bellamente explicada en la película biográfica, no es algo corriente. Tal vez no, porque Chico fue sencillamente un hombre que, comprendiendo la aportación que podría hacer a la vida, trabajó con disciplina por no desviarse de un programa de amor y donación. Lo que Chico hizo, todos lo podríamos hacer... ¿O no? Lo dejo para la reflexión de mi familia espiritual. Si queréis volver a ver la película, aquí la tenéis. Si no la habéis visto y la disfrutaréis por primera vez... ¡Qué momentos tan lindos os esperan!

Cariños de la hermana menor

sábado, 18 de julio de 2015

El Periespíritu

EL PERIESPÍRITU
Andrea Campos

El Periespíritu: el cuerpo espiritual
El ser humano está formado principalmente por el espíritu, el periespíritu y el cuerpo físico. Este artículo lo dedicaremos a explicar básicamente el periespíritu o cuerpo espiritual.
El periespíritu (peri = alrededor; espíritu = alma o espíritu) es una unión fluídico-energética que del espíritu (principio inteligente donde reside el pensamiento, voluntad y moralidad) al cuerpo físico con que identificamos nuestra existencia actual.

¿De qué está formado?
El cuerpo físico es una copia exacta de nuestro cuerpo periespiritual y está vinculado célula a célula a éste, que al igual que su acrónimo carnal, está constituido por materia del entorno en que vivimos, en este caso, en el planeta Tierra, donde abundan carbono, oxigeno, nitrógeno, etc. La diferencia reside en la manera en cómo están formados: el cuerpo físico está compuesto por elementos más densos y visibles, mientras que el periespíritu se compone de elementos más sutiles y fluídicos.

¿Para qué sirve?
Es en el periespíritu donde almacenamos las impresiones, sensaciones, experiencias y recuerdos de nuestro pasado. En cada existencia corpórea el periespíritu se modifica y plasma en el cuerpo físico lo que hemos vivido anteriormente.
Si, por ejemplo, cuidamos de nuestra salud, nuestro periespíritu estará sano y plasmará un cuerpo físico sano en la próxima existencia, pero si descuidamos nuestros hábitos saludables las células del cuerpo físico pueden enfermar y a su vez, las del cuerpo periespiritual.  Por ello muchos seres nacen con algunas enfermedades o deformaciones físicas durante la existencia presente, con o sin causa aparente a los ojos de la medicina.
El periespíritu sirve como individualización e identificación del alma, principalmente cuando cesa la vida del cuerpo físico, ya que será el envoltorio del espíritu o alma, con sus particulares características evolutivas.
Es necesario que aprendamos a cuidar de nuestra inteligencia, nuestra moral y nuestra salud desde este mismo momento, para que podamos llevar impresos en nuestro cuerpo espiritual los buenos recuerdos y así evitar las causas negativas que puedan ocurrirnos en el futuro.

Los centros vitales
Los principales centros vitales1del periespíritu son siete: coronario, frontal, laríngeo, cardíaco, gástrico, esplénico y básico o genésico. Están íntimamente vinculados a los principales plexos nerviosos de nuestro cuerpo físico, los cuales captan la energía vital del Fluido Cósmico Universal2 y giran irradiando esta energía para irrigar cada célula de ambos cuerpos, consiguiendo que todo funcione en armonía y equilibrio.



Sus propiedades
La ciencia Espírita todavía no conoce en profundidad todas las propiedades del periespíritu. Hasta ahora conocemos las 9 propiedades principales: reflectividad, plasticidad, absortividad, penetrabilidad, densidad, expansividad, luminosidad, sensibilidad magnética y corporeidad.
Destacamos la propiedad de absorción por su capacidad de asimilación de los fluidos, principalmente cuando vivimos una experiencia en el cuerpo físico, ya que todo lo que pensamos, hacemos o comemos es absorbido tanto por el cuerpo físico como por el cuerpo periespiritual; es donde todas esas sensaciones se quedarán registradas en sus moléculas.
De allí la urgente importancia de una reforma moral de nuestros pensamientos y acciones, además de los cambios en nuestros hábitos alimentarios, el abandono de los vicios y abusos como el tabaco, el alcohol, los medicamentos y las drogas.
Es determinante para nuestro proceso evolutivo y para nuestra vida futura, ya sea como espíritus o bien para las próximas encarnaciones, cuidar lo que pensamos, comemos y hacemos ¿qué estamos dispuestos a registrar en nuestro periespíritu durante esta vida?

1 Los centros vitales también son conocidos como “chacras” (de la lengua sánscrita) que significa rueda.
2 El Fluido Cósmico Universal es la energía o materia básica, creadora de todo lo que conocemos en el Universo.

Bibliografía:
Doctrina Espírita para principiantes. Luis Hu

Periespíritu, funciones y propiedades. Regina Costa.

Percepciones, sensaciones y sufrimientos de los Espíritus

Percepciones, sensaciones y sufrimientos de los Espíritus - Capítulo VI
Andrea Leripio

En la pregunta Nº 82 de «El Libro de los Espíritus», Kardec formula la siguiente indagación: ¿Será correcto decir que los Espíritus son inmateriales? (...) Inmaterial no es el término correcto; incorpóreo sería más exacto, pues debes comprender que por ser una creación, el Espíritu ha de ser alguna cosa. Es la materia quintaesenciada, pero sin analogía para vosotros y tan etérea que escapa por completo al alcance de vuestros sentidos. (...)« 

Las sensaciones y percepciones. Podemos decir que el Espíritu una vez desencarnado y en el mundo espiritual, conserva las percepciones que tenía durante la última encarnación y, además,  vuelve a tener otras que poseía en encarnaciones anteriores. Todas las percepciones (ver, oír y sentir) y la inteligencia son atributos del espíritu. Éstos adquieren más libertad cuando no están sujetos a las trabas del cuerpo físico.


foto de  Salvatore Vuono en freedigitalphotos
Los Espíritus no saben acerca de todas las cosas. Pero, una vez más, todo depende del grado de evolución que tengan. Los seres superiores, saben mucho. En cambio, los  inferiores son más o menos ignorantes acerca de todo.

Igual que nosotros en nuestro cuerpo material, nuestros presentimientos son como advertencias secretas para que hagamos o dejemos de hacer alguna cosa. Lo mismo ocurre con los Espíritus, sólo que en un grado superior, pues siendo la esencia de los Espíritus más sutil que la nuestra, ellos perciben mejor las advertencias divinas, que vienen a través de Espíritus superiores.

Los Espíritus viven fuera del tiempo, tal como nosotros lo entendemos. Para ellos el transcurso de éste se anula, si así vale decirlo, y los siglos, que tan largos nos resultan a nosotros, para ellos constituyen sólo instantes. El traslado depende de su pureza, puede irradiar y fijarse al mismo tiempo en muchos puntos diferentes mientras más puro es. El cansancio del Espíritu está directamente enlazado con su grado de elevación. Cuanto más elevados son, menos necesario es el descanso. Entretanto, el descanso no es físico como nosotros lo necesitamos, una vez que no tiene el cuerpo físico (y los órganos que demandan energía, por ejemplo). El cansancio está en proporción de su inferioridad; mientras más elevados son, menos necesarios les es el descanso. 

Son capaces de percibir la música, la terrestre y la celestial; en cambio, los Espíritus vulgares pueden experimentar cierto placer en escuchar la música terrestre, porque no les es dado todavía comprender otra más sublime. La música tiene infinitos encantos para los Espíritus, debido a sus muy desarrolladas cualidades sensitivas.

Pueden ver con más nitidez, ya que nada les oscurece la vista; perciben los sonidos que percibimos nosotros y otros que nuestros limitados sentidos no pueden notar. Cuando se halla revestido de un cuerpo material, aquéllas sólo le llegan por conducto de sus órganos, pero en estado de libertad las percepciones dejan de estar localizadas.  El Espíritu sólo mira y escucha lo que quiere ver y oír.

Entonces, podemos llegar a esta conclusión: los Espíritus poseen todas las percepciones que tenían en la Tierra, pero en grado más elevado, porque sus facultades no están amortiguadas por la materia. Tienen sensaciones desconocidas para nosotros, ven y oyen cosas que nuestros sentidos limitados no nos permiten ver ni oír. Para ellos no hay oscuridad, a excepción de aquellos que, por consecuencia de sus actos, están temporariamente en tinieblas.

La evolución es entendimiento, es conocimiento. Es la posibilidad de quitarnos las amarras de la vida material y abrirnos para el conocimiento amplio, para las sensaciones y percepciones. Si el sufrimiento es un modo de avanzar, pues que sepamos que nosotros lo hemos “escogido” y que si lo superamos, evolucionaremos tanto en el material como en el espiritual. Quizás no seamos capaces de comprender en un principio, pero más adelante, sabremos porque tuvo que ser así.

Bicorporiedad y Transfiguración

Bicorporiedad y Transfiguración
Wellington Bossi


Puesto que ya hemos detallado en otras ocasiones la fisiología del espíritu, o alma, cuando este está encarnado, obviaremos esa parte de este estudio; también hemos comentado que mientras dormimos, nuestro espíritu goza de una sensación de libertad parcial y que éste queda ligado al cuerpo físico por el “cordón de plata”.

Durante el sueño, el cuerpo físico descansa y el cuerpo espiritual viaja hacia sus lugares afines. Por eso no nos debe extrañar que algunas veces nos despertemos más cansados que cuando fuimos a acostarnos, posiblemente porque no fuimos a lugares de buenas vibraciones, o quizá por haber trabajado mucho, o bien cuando el ego nos impide aceptar nuestras imperfecciones o acontecimientos. El hecho es que en esos desplazamientos estamos ligados a entidades espirituales y en ambientes acordes a nuestras actitudes morales.

Allan Kardec, en el capítulo sobre la bicorporiedad, nos comenta varios casos de personas que han podido ser vistas en ese estado por personas que estaban despiertas; para uno, el que ha soñado, muchas veces eso queda como algo irrelevante, como una creación mental; mientras tanto, para aquel que goza de ese fenómeno atípico, se queda con la curiosidad y busca explicaciones razonables de lo que ha presenciado. Esto llevó a Kardec a seguir investigando los fenómenos para hallar las respuestas.

foto de Stuart Miles en freedigitalphotos
Cuando “yo” me desdoblo de mi cuerpo físico, (sueño) en contadas ocasiones. Según los casos suelo recordar con toda riqueza de detalles lo que hice. Según nos explica el autor, esto sucede porque esa es una experiencia del espíritu, que tiene una capacidad mucho más amplia de conocimientos, pero el cuerpo físico muchas veces no puede asimilar todos los acontecimientos una vez ha regresado, actuando esto como factor limitador. En los casos que cita Kardec, al comentar a las personas o espíritus que fueron vistos fuera del cuerpo en alguna ocasión, no saben de qué se les está hablando. Podríamos definir el fenómeno de la bicorporiedad cuando una misma persona es vista en dos lugares distintos al mismo tiempo.

Uno de los casos más famosos fue el del San Alfonso de Ligorio, quien fue canonizado antes del tiempo exigido por haber sido visto en dos lugares distintos, por lo que la Iglesia lo consideró como un milagro. Por otro lado, San Antonio de Padua se encontraba predicando en España y mientras predicaba, su padre que estaba en Padua, se dirigía a los juzgados, acusado de asesinato. En ese momento apareció San Antonio, para demostrar la inocencia de su padre, haciendo reconocer al verdadero criminal, que acabó cumpliendo la condena. Cuando fue preguntado sobre el fenómeno contestó que “cuando uno está completamente desmaterializado y por su virtud  ha elevado su alma a Dios, puede aparecer en dos lugares a la vez…”. El alma puede expandirse cuando está en ese estado de elevación y puede hacerse visible en otra parte.

Para regresar al cuerpo físico basta únicamente la intención de hacerlo, o también como se puede regresar como un rayo cuando el cuerpo físico libera adrenalina al sentirse amenazado, por puro instinto de supervivencia. Cuando soñamos gozamos de un estado de libertad tan grande que nos resulta pesado regresar a la materia densa, sabiendo que nos encontraremos con todos los desafíos existenciales que conlleva estar encarnado. La rotura de ese “cordón de plata” puede ocasionar la muerte del cuerpo físico, porque es el espíritu quien lo anima.

Otro fenómeno que estudió Kardec fue el de la transfiguración. Es la facultad por la que un médium, al recibir la aproximación de algún espíritu, toma por completo la forma de aquel, incluso la altura que aparenta es distinta dependiendo de qué espíritu se aproxime. Una joven de aproximadamente unos 15 años en las cercanías de Saint-Eitenne, poseía esta facultad. Pesaron la médium en su estado normal y volvieron a pesarla en estado de trance mediúmnico; cuando se aproximó su hermano ya fallecido el peso llegó a ser el doble.

Mi reino no es de este mundo

Mi reino no es de este mundo
(Janaina Minelli)

¡Qué escena tan fuerte la que nos narra el evangelio de Juan, cuando Poncio Pilato, oficial del Imperio Romano de la provincia de Judea, interroga a Jesús preguntándole, ¿Eres tú el rey de los judíos? Poncio era prefecto de Herodes, rey de Judea, Galilea, Samaria e Idumea. Quería escuchar de los labios de un hombre de aspecto humilde, que recibiera malos tratos físicos, aquello que confirmaría o le liberaría de las acusaciones hechas contra él por los sacerdotes judíos. El prefecto no era simpático a los sacerdotes, pero ¿qué sabía él de los reyes? Que eran hombres poderosos, ricos, prepotentes, despiadados y autoritarios. La majestad del Maestro, cuyas bases son la armonía con la ley cósmica de amor, no le debe haber impresionado a primera vista, pero la voz de Jesús seguramente le confundió. Le informó el Maestro que su reino no era de este mundo, convocando la conciencia del prefecto a elevarse por encima de la realidad material. Él, que vivía envuelto en juegos de poder, sensualidad y codicia, escuchaba la voz de un acusado de los sacerdotes decirle que había venido al mundo para dar testimonio de la verdad; todo aquél que fuera de la verdad, escucharía su voz.

Incluso un ser materialista como Poncio Pilato titubearía ante la voz de Jesús. Hasta la última fibra del prefecto se reconoció ante algo que no comprendía. Se sintió presionado por fuerzas opuestas. A un lado, los sacerdotes y la gente que fuera del pretorio esperaba la condena de Jesús; además estaba Herodes - como supiera que había absuelto un hombre que se decía rey en sus dominios, tendría problemas. Al otro lado, estaba este hombre que le hablaba de la verdad… Que le decía que había otro mundo, donde las reglas no serían las mismas conocidas de Poncio… Una especie de reino donde las recompensa no eran los bienes de la Tierra, ni tampoco la supremacía contra los enemigos. El debate interior de Poncio, pese a intenso, duró sólo unos instantes para los demás. El prefecto pensó haber encontrado una solución en la que no se comprometería. Salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo, “Yo no encuentro ningún delito en él, y les ofreció su libertad, ya que era costumbre liberar a alguno en la Pascua. No le salió bien el plan. Como no nos sale bien a nosotros cuando, bajo la presión que experimentamos cuando hay que decidir entre los valores del espíritu o los de la tierra, buscamos decisiones no comprometidas.

Nos dicen los espíritus que todo cristiano tiene fe en la vida futura. Los espíritas, sin embargo, hemos recibido información más tangible de la patria espiritual. Ésta nos ha sido descrita con riqueza de detalles en la codificación básica, en primer lugar, y en las obras mediúmnicas de Chico Xavier, Divaldo Franco, Ivonne do Amaral y tantos otros. Con base a estas informaciones es que reconocemos las injusticias de la tierra como formas de alcanzar el equilibrio ante la ley cósmica.

El conocimiento de nuestra doctrina nos conduce a vivir las dificultades de la vida con entereza, esperanza y aceptación pro-activa. Las quejas no deben ser parte de nuestro repertorio y la tolerancia es la regla de convivencia con tantos cuantos se encuentren en nuestro camino. Somos conscientes de que el acaso no existe y que leyes del magnetismo, todavía ignoradas en gran medida por los hombres, atraen a nuestras vidas las situaciones a las que nos debemos sobreponer y las personas a quienes debemos aprender a amar. Ante el dolor físico o emocional, la dificultad financiera, la oportunidad de beneficios materiales, el juicio de las personas materialistas, todos tenemos nuestro “momento Poncio”. Es ahí cuando la voz del Maestro nos recuerda, “Mi reino no es de este mundo. El que es de la verdad, escucha mi voz”. Seamos firmes, poniéndonos al lado del Maestro. No lo entreguemos más, nosotros que lo hemos hecho tantas veces, siempre que en lugar de dar prioridad a los valores de la vida futura, nos apegamos a los de la tierra.

Origen de la creencia en los demonios

CAPÍTULO IX – LOS DEMONIOS
 (Silver Chiquero)

Origen de la creencia en los demonios.

La creencia en un poder superior es instintiva en los hombres y en todas las épocas los demonios cumplieron un papel de importancia en las distintas teogonías. Si aún hoy se discuten la naturaleza y los atributos de ese poder ¿cuánto más imperfectas debían ser esas nociones en la infancia de la humanidad?

Para los hombres primitivos, es imposible concebir nada fuera del mundo visible y tangible, se imaginan que el mal radica en los seres y las cosas que les ocasionan daño. Por la misma causa, personifican al bien en aquellas cosas que les resultan útiles.
El doble principio del bien y del mal fue, durante largos siglos y con diversos nombres, la base de todas las creencias religiosas, lo personificaron en Ormazd y Ahrimán; los hebreos en Jehová y Satanás; los paganos en una multitud de individualidades con vicios o virtudes y recibieron el apelativo general de dioses; los cristianos y los musulmanes heredaron de los hebreos la idea de los ángeles y los demonios.

Los demonios según la Iglesia.

Según la Iglesia, Satanás, el jefe o rey de los demonios, no es una personificación alegórica del mal, sino un ser real que sólo obra el mal, en tanto que Dios sólo realiza el bien. Si Satanás es eterno, es increado y en consecuencia, igual a Dios; si es posterior, es una creación divina, siendo Dios creador primero del mismo, no siendo infinitamente bueno.
Dice la Iglesia: “La mediación de Cristo, concebido de toda la eternidad, fue revelado a los ángeles mucho tiempo antes de cumplirse”. Dios sabía que los ángeles y los hombres necesitarían esa mediación ¿Sabía Dios que ciertos ángeles fracasarían? Si lo sabía, entonces, creó a esos ángeles con conocimiento de causa, por tanto no sería todopoderoso y omnisciente.


”Apenas la rebelión estalló en […] sus pensamientos, fueron exiliados para siempre de la ciudad celeste y precipitados en el abismo. […] Dios permite que ocupen un lugar en el orden al  que pertenecen. En tanto otros permanecen en la morada tenebrosa, sirviendo de instrumento a la justicia divina”. Según esta doctrina, una parte de los demonios se encuentra en el infierno y la otra se mueve en libertad ¿Por qué semejante diferencia? ¿Los libres son menos culpables? ¿Cómo se podrá aceptar que la justicia de Dios no sea más perfecta que la de los hombres?

Dios deja a sus criaturas a merced de los demonios, con conocimiento de causa. Su arrepentimiento, su regreso al bien, sus aflicciones no han de valer. ¡Y es en nombre de Jesucristo, quien sólo predicó el amor, la caridad y el perdón, que se enseñan tales doctrinas!
¿De qué les serviría no perseverar en el mal si el arrepentimiento es inútil? Si perseveran en el mal es porque la esperanza les es negada ¿Por qué Dios habría de negarles la esperanza? ¿Para vengarse por la ofensa recibida con su falta de obediencia? Se hace decir a Dios “¡Que perezca toda la raza humana, antes que renunciar a mi venganza!” ¿Así nos presenta Jesús a su Padre? ¿Querría que los hombres fuesen mejores, más justos y comprensivos que el mismo Dios?

Los demonios según el Espiritismo.

Dios creó seres perfectibles, que gracias al trabajo personal tuvieran el mérito de lograr la perfección. Llegados al apogeo se convierten en Espíritus puros o ángeles. De esta manera existen seres en todos los grados de sabiduría e ignorancia, de bondad y perversidad. Según el Espiritismo los demonios son Espíritus imperfectos que progresarán. Quienes por despreocupación, negligencia, obstinación o mala voluntad permanecen mayor tiempo en las zonas inferiores, sufren los males de su actitud y la costumbre de obrar el mal les dificulta salir de él. Si el progreso fuese obligatorio no tendría mérito alguno y Dios quiere que sean los artífices de sus propias obras.


Una sola especie de seres inteligentes, sometidos a  la ley del progreso, el mismo punto de partida, la misma ruta a recorrer y la elevación conquistada a través del propio mérito responde mejor a la justicia de Dios que la doctrina de la creación de seres diferentes.

Hoy los conceptos de los hombres son más amplios, poseen nociones más precisas de la justicia, la quieren para sí. Por esta razón, cualquier doctrina que no represente a la justicia divina totalmente pura, produce su rechazo.