miércoles, 29 de marzo de 2017

¡Un día importante para CEADS!

¡Buenas tardes, familia!


Este Sábado, celebramos en CEADS, un día muy importante, la Asamblea Ordinaria Anual.



Para muchos puede que suene a reunión de vecinos, algo aburrido, soso; pero en CEADS intentamos que sea informativo y ameno para todos los participantes.

Como organización legalmente constituida, estamos obligatorios a presentar las cuentas a los socios, pero nuestra obligación va más allá de la legalidad.

Ese día presentamos las cuentas, presupuestos, decidiremos la nueva junta directiva, proyectos realizados año anterior y futuros proyectos a todas las personas que quieran conocer el funcionamento de CEADS, cómo gestionamos para que la casa siga abierta.

Es verdad, que los asistentes no-socios no tienen voto en las decisiones legalmente establecidas, pero tiene VOZ para preguntar y sugerir sobre cualquier tema que se presente.

De esta manera, podemos llevar a cabo la práctica de nuestra misión que es "Ser un espacio de aprendizaje del Amor y de las enseñanzas del Espiritismo para alcanzar la armonía y el equilibrio".

Invitamos a todas las personas que hacen CEADS a que participen de las decisiones, sea socio, trabajador o asistente; no importa, cada uno de nosotros somos CEADS, cada cual con su participación.

¡Os esperamos con mucha ilusión!

La Junta Directiva CEADS 2015-2017

domingo, 26 de marzo de 2017

Profesor Rivail y la Pedagogía Moderna

Buenos días,

Ayer tuvimos una verdadera clase de historia y sociología.
Para algunos puede ser un tema de poco relevancia para entender las enseñanzas del Espiritismo pero poco saben que nada es por acaso, que todo estaba preparado para la revelación. Kardec se preparó en la espiritualidad, recibió orientaciones para llevar a cabo la codificación pero podría elegir llevarla a cabo o no.
El propio Espíritu de la Verdad le contestó a esa pregunta, si no fuera él el codificado ya había relevo para sustituirlo; lo que significa que no hay elegidos en la viña del bien pero si elecciones de cada uno de nosotros para llevarla a cabo o no.
Profesor Rivail fue un hombre de época.
Aprovechó las oportunidades de la vida para realizar su misión de llevar la educación a los pobres y a las niñas.
Toda su vida, hizo uso del razonamiento de las ciencias con la observación intuitiva del amor. El resultado no podría ser otro, fantásticas obras de pedagogía ha escrito además de la codificación del Espiritismo, donde prima la razón, la lógica, sin misticismos, cultos, rezos o amuletos y basado en la única doctrina verdaderamente perenne: el amor.
La vida de Allan Kardec se puede dividir en dos fases: la primera, como el consagrado profesor Rivail; la segunda, como el Codificador del Espiritismo.

El blog de hoy, os dejamos un resumen de su niñez hasta convertirse por excelencia el maestro de la Pedagogía Moderna.


El niño Hippolyte 

Allan Kardec, cuyo verdadero nombre es Hippolyte Léon Denizard Rivail, nació en la ciudad de Lyon (Francia) el 3 de octubre de 1804, en el seno de una antigua familia lionesa de nobles y dignas tradiciones.

Sus padres fueron Jean-Baptiste Antoine Rivail, magistrado digno, y Jeanne Louise Duhamel (...).
El futuro codificador del Espiritismo recibió un apellido querido y respetado junto con un pasado de virtudes, honra y probidad. La mayoría de sus antepasados se habían distinguido en la abogacía, en la magistratura y también porque se dedicaron a tratar problemas relativos a la educación.

Desde temprana edad el niño reveló ser sumamente inteligente, además de un agudo observador y demostró una marcada preferencia por las ciencias y los temas filosóficos, en tanto que atendía a sus deberes y responsabilidades como si fuera un adulto.


Primeros estudios 

El Instituto de Yverdon. Según relata Henri Sausse (biógrafo de Kardec), Rivail realizó sus primeros estudios en Lyon, su ciudad natal, y fue educado según severos principios de honradez y rectitud moral. Es de suponerse que las influencias paterna y materna fueron las más benéficas en su infancia y se convirtieron en un manantial de nobles sentimientos.

Instituto Yverdon - 1800

A los diez años sus padres lo enviaron a Yverdon (o Yverdun), ciudad suiza del cantón de Vaud, ubicada en el extremo S. O. del lago Neuchâtel, en la desembocadura del Thièle, con el fin de que completara y enriqueciera su bagaje escolar, en el célebre Instituto Educativo instalado allí desde 1805 por el profesor y filántropo Juan Henrique Pestalozzi (...). Gran cantidad de extranjeros lo frecuentaban año tras año. Citado, descripto, imitado, era en definitiva la escuela modelo de Europa.

Encumbradas personalidades de la política, las ciencias, la literatura y la filantropía regresaban maravilladas de sus visitas al famoso Instituto. Loaban al creador de esa obra revolucionaria, por la que también se interesaron Goëthe, el rey de Prusia Federico Guillermo III y su esposa Luisa; el zar de Rusia Alejandro I; el rey Carlos IV de España; los reyes de Baviera y de Wurtemberg; el emperador de Austria; la futura emperatriz del Brasil D. Leopoldina de Austria, y muchos exponentes de la nobleza europea y del mundo cultural.

Juan Henrique Pestalozzi

El niño Denizard Rivail, a quien el destino le tenía reservada una sublime misión, pronto se reveló como uno de los discípulos más fervorosos del insigne pedagogo suizo (...). Poseía una aguda inteligencia y un elevado espíritu de observación, además de sentirse naturalmente inclinado hacia la solución de los trascendentes problemas de la enseñanza, como también al estudio de las ciencias y la filosofía. Rivail atrajo la simpatía y admiración del viejo profesor, de quien poco después llegó a ser un eficiente colaborador. Los ejemplos de amor al prójimo ofrecidos por Pestalozzi (para quien el amor es el eterno fundamento de la educación), orientaron definitivamente la vida del futuro Codificador del Espiritismo. Además, incluso aquel buen sentido que Flammarion acertadamente le adjudicara a Rivail, fue cultivado y robustecido con las lecciones y los ejemplos recibidos en el Instituto de Yverdon, donde así mismo iban a comenzar a manifestarse las ideas que más tarde lo ubicarían en la categoría de los hombres progresistas y librepensadores.


El profesor Rivail

Sin dudarlo, en cuanto arribó a la capital francesa, Denizard Rivail se dedicó a ejercer el magisterio. Aprovechaba las horas libres para traducir obras inglesas y alemanas, y a preparar su primer libro didáctico. 6 Así fue que en diciembre de 1823 publicó el Curso Práctico y Teórico de Aritmética según el método de Pestalozzi, con modificaciones.

El Cours d’Arithmétique (Curso de Aritmética) constituyó la primera obra de carácter pedagógico y al mismo tiempo la primera de todas las que habría de publicar Rivail.

El futuro Codificador del Espiritismo con apenas dieciocho años de edad (...) había invertido sus esfuerzos y talento en la preparación de ese utilísimo libro, basado en el pensamiento pestalociano aunque con muchas ideas originales y prácticas de su autor.

Esa obra era recomendada a los instructores y a las madres de familia que desearan dar a sus hijos las primeras nociones de Aritmética. En ella primaba la sencillez y la claridad, cualidades que son, además, el mérito de todas las publicaciones de Rivail-Kardec.

El método que empleó desarrolla gradualmente las facultades intelectuales del alumno. Éste no se limita a retener las fórmulas de memoria, sino que penetra su esencia, por así decirlo. Además de esa obra, Rivail publicó numerosos libros didácticos, como también planes y proyectos orientados a la reforma de la enseñanza francesa, con auténtica fertilidad pedagógica, como dicen Wantuil y Thiesen.

Seis principios más adecuados para educar a un niño según Kardec

Destacaremos, entre otras, las siguientes: Curso Completo Teórico y Práctico de Aritmética (1845); Plan Propuesto para la Mejora de la Educación Pública (1828); Gramática Francesa Clásica (1831); ¿Cuál es el Sistema de Estudio más armonioso con las necesidades de la época? (1831); Memoria sobre la Instrucción Pública (1831); Manual de los exámenes para los Títulos de Capacidad (1846); Soluciones de los ejercicios y problemas del tratado completo de Aritmética (1847); Proyecto de Reforma relativo a los exámenes y los Establecimientos Educativos para niñas (1847); Catecismo Gramatical de la Lengua Francesa (1848); Dictados Normales de los Exámenes (1849); Dictados de la Primera y la Segunda Edad (1850); Gramática Normal de los Exámenes (con Lévi- Alvarès – 1849); Curso de Cálculo Mental (1845 o antes); Programa de los Cursos usuales de Física, Química, Astronomía y Fisiología (1849, probablemente).


La enseñanza intuitiva 

Como no podía ser de otra manera, Rivail se valió de la enseñanza intuitiva, proceso didáctico promovido por Pestalozzi según el cual se transmite al educando la realización, la actualización de la idea, recurriendo a los ejercicios de intuición sensible (educación de los sentidos), un paso natural hacia las actividades mentales que preceden a la intuición intelectual.

La idea existe originariamente en el niño y la intuición sensible es solamente su realización concreta, el único medio para que la idea llegue a ser comprensible, pues se encuentra como fuerza modeladora que vive y obra en el niño.

La enseñanza intuitiva se fundamenta en la sustitución del verbalismo y la enseñanza libresca por la observación, las experiencias, las representaciones gráficas, etc. que actúan sobre las facultades del niño. La base de la instrucción elemental de Pestalozzi – afirmó Jullien de Paris – es la INTUICIÓN, a la que considera el fundamento general de nuestros conocimientos y el medio más adecuado para desarrollar las potencias del espíritu humano de la manera más natural.

Después de haber fundado la Institución Rivail, en París, en 1826, el joven profesor ejerció allí funciones directivas y educativas mediante un notable trabajo de perfeccionamiento de la inteligencia de centenares de educandos, a los que cariñosamente llamaba sus amigos. Cabe destacar que tanto en la Institución como en muchos otros de sus emprendimientos, Rivail pudo contar con el apoyo y la dedicación dedicación de la profesora Amélie-Gabrielle Boudet, con quien se casó en 1832.

Rivail y Amélie

Durante el desempeño de su profesión de instructor y filántropo Rivail cultivó la paciencia, la abnegación, el trabajo, la observación, la fuerza de voluntad y el amor a las causas nobles, gracias a lo que pudo llevar a cabo mejor la gloriosa misión que le estaba reservada.

De esta manera, antes de que el Espiritismo popularizara e inmortalizara su pseudónimo, Allan Kardec, Rivail ya había consolidado en el concepto del pueblo francés, al igual que en el respeto de autoridades y profesores, su reputación de distinguido maestro de la Pedagogía moderna, con su nombre inscripto en importantes obras bibliográficas.


continuará...

jueves, 23 de marzo de 2017

Allan Kardec: el profesor y el codificador

¡Muy buenas noches!

Ayer no nos fue posible subir el post de recordatorio para esa semana... pero, ¡mas vale tarde que nunca!

Ese Sábado, además de las actividades mágicas para los niños, preparadas por las monitoras de la educación espírita infantil, con mucho amor y respeto, dando una perspectiva humanitaria y amplia de la vida, tenemos el ESDE, Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita.


Hemos empezado el curso desde sus inicios y, ¡qué maravilla es recordar y aprender una y otra vez su historia, su contexto dentro del toda en la evolución planetaria!

Conoceremos un poco más la historia de Kardec y su misión dentro de ese contexto. No podría ser más apropiado el estudio de ese espíritu en el mes de su desencarnación e inicio del mes de la revelación del Consolador Prometido por Jesús.


Hemos publicado en nuestra revista digital Visión Espírita nº31 un resumen de su vida y un bello texto de Amalia Domingo Soler para su desencarne.

Para entender mejor toda la historia de la humanidad hasta llegar a la revelación espírita, os recomendamos la lectura del libro "A Camino de la Luz - Historia de la Civilización a la luz del Espiritismo"  y "El Consolador prometido por Jesús"(pincha en los links para leerlos o descargarlos gratuitamente)

¡Os esperamos con mucho cariño para una aula más de historia y conocimiento!


martes, 21 de marzo de 2017

Visión Espírita - año 8 - nº 31


¡Es primavera,
y tenemos Buenas Nuevas!

Pincha aquí para leer la edición 31 de VE




¡160 años de mucha luz!

Por Silver Chiquero

Hippolyte-León-Denizard Rivail, mayormente conocido como Allan Kardec, nació en Lyon (Francia) en 1804. Estudió en su ciudad natal y luego en Yverdon (Suiza), como discípulo del pedagogo Johann Heinrich Pestalozzi. 

En 1824 el señor Kardec se trasladó a París y se dedicó a la enseñanza basada en el método Pestalozzi hasta que por problemas económicos acabó trabajando de contable y traduciendo obras inglesas y alemanas. 

En 1832 se casó con la institutriz Amelia Boudet y desde entonces hasta 1848 escribió cinco libros relacionados con la enseñanza.

En 1854 oyó hablar de unas reuniones de moda entre la burguesía francesa, sobre fenómenos inexplicables como mesas ambulatorias, giratorias o danzantes y de escritura automática. 

En 1855 al reencuentro con un amigo suyo, Carlotti, le invitó a una de aquellas reuniones y Kardec, que era totalmente escéptico sólo accedió con la intención de poder desmontarlas. Quedó impresionado y analizando la situación escribió “hube de reconocer un hecho, y por consecuencia, una causa que lo determinara, que desde luego conceptué seria y como la revelación de una nueva ley que me propuse profundizar”, ampliando la ley física de causa y efecto a la ley moral de causa inteligente y efecto inteligente.
Empezó a asistir con regularidad a estas sesiones, provisto de “una serie de cuestiones preparadas y metódicamente ordenadas” que también envió a médiums de todas las partes del globo para que fueran respondidas por espíritus de todo el mundo. Recopiló todas las respuestas y tras compararlas seleccionó las que, aunque con diferentes palabras, tenían el mismo fondo “que recibieron contestación precisa, profunda y lógica”. 

Todas estas cuestiones son las que organizadas y completadas, concienzudamente repasadas y corregidas por la entidad espiritual que se identificó ante Kardec como “la Verdad”, sirvieron como base del cuerpo de la doctrina de El libro de los Espíritus, editada el 18 de abril de 1857, agotada a los pocos días y llegando a la decimosexta edición, en vida de Kardec.

En los prolegómenos de la obre se lee: “Los espíritus anuncian que los tiempos designados por la Providencia para una manifestación universal han llegado ya y que siendo ministros de Dios y agentes de su voluntad, su misión es la de instruir e ilustrar a los hombres, abriendo una nueva era a la regeneración de la humanidad”.

En sus escritos se habla de espíritus superiores e inferiores: “Se encuentran en el mundo de los espíritus, como en la Tierra, todos los géneros de perversidad y todos los grados de superioridad intelectual y moral”. “Los espíritus, siendo simplemente las almas de los hombres, no tienen ni conocimiento supremo ni sabiduría suprema; su inteligencia depende del progreso que hayan alcanzado y su opinión no es más que una opinión personal. […] No se debe dar crédito ciegamente a todo lo que dicen los espíritus”.

Nuevas obras sirvieron a la labor de sistematización de las ideas espíritas, que siendo clave para la interpretación de las religiones unificadoras, Kardec consideraba más de carácter científico, por estar fundadas en la reflexión basada en las comunicaciones de las experiencias de seres fallecidos. Kardec lo resume diciendo: “El Espiritismo es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los espíritus y de sus relaciones con el mundo corporal”.

Esta obra se convierte en la piedra fundamental del Espiritismo, basada en los principios evangélicos; destinada a divulgar los principios de la Doctrina, mediante el estudio de una realidad superior a todo lo conocido; desvelando los grandes misterios de la vida y del destino del hombre, por la comprensión racional y positiva de la pluralidad de existencias. Hasta hoy la ciencia aún no desmiente sus principios, sino más bien al contrario, se encamina hacia ellos, pues los hechos lo ponen de manifiesto día a día. Queda así legitimada la fuente espiritual, la pureza de los intermediarios y la precisión del método kardeciano.

A principios del siglo XIX se inicia una nueva etapa histórica llena de fenómenos transformadores; se asistía al momento de esplendor del positivismo y materialismo filosófico y científico. Estos cambios consolidaron las nuevas estructuras sociales, jurídicas, industriales y sobre todo mentales. La aparición de El libro de los Espíritus, vino acompañada de la aparición de obras como Manifiesto del Partido Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels, o El origen de las especies de Charles Darwin.


Bibliografía:


Evolución de las especies

Por Andrea Campos

“La vida del Espíritu recorre en conjunto las mismas fases de la vida corporal. Pasa gradualmente del estado de embrión al de infancia, para llegar por una serie de períodos al de adulto, que es el de la perfección; (...) realiza su progreso no en un solo mundo, sino pasando por diversos mundos”.

Hace aproximadamente 15 mil millones de años que se originó el Universo por el famoso Big Bang. Pero maticemos el “conocido por nosotros” pues es, hasta donde nuestra inteligencia y tecnología ha podido alcanzar a saber hasta el momento. No significa exactamente que sea el origen, pues tampoco los científicos se atreven a confirmarlo del todo.

En ese momento de creación de la vida, donde los átomos se juntan “aleatoriamente” para formar vida, para componer los planetas con los materiales de esa gran explosión; surgen los primeros momentos de la materia en sus diversos estados, formando los mundos y organizando el Espacio.

Nace el principio inteligente, fuerza motora de la Creación que anima todo lo que conocemos, a toda la materia, que en cada fase evolutiva pretende aprender algo y desempeñar funciones importantes para su propia supervivencia y la de los demás.
Según León Denis, filósofo espiritista, “el alma duerme en el mineral, sueña en el vegetal, se mueve en el animal y despierta en el hombre".

En el reino mineral, este principio inteligente tiene la finalidad de aprender las leyes de atracción y cohesión de las moléculas para mantenerlas agrupadas. Podríamos decir que uno de los eslabones, conocidos de este reino con el reino vegetal, es la piedra de cuarzo, ya que es única por su desarrollo rudimentario de una cierta “memoria”.

En el reino vegetal se desarrollan varios fenómenos de sensibilidad celular, como la búsqueda de agua y alimentos, la necesidad de reproducción, en algunas especies la necesidad de vivir en grupo, etc. De este reino al siguiente tenemos la planta-carnívora, el primer espécimen vegetal con un sistema digestivo más desarrollado y la necesidad de caza.

Ya en el reino animal, la variedad se amplía exponencialmente en varios tipos y modalidades, desde los insectos, moluscos, anfibios, invertebrados, vertebrados, marinos, terrestres y voladores; todo ello con la intención de empezar a desarrollar los instintos, preludios de razón, emociones y sentimientos. Los mamíferos están algo más desarrollados en esta escala hasta el punto culminante de esta fase, donde el principio inteligente, se desarrolla en los primates, desarrollando también la forma física bípeda, tan necesaria para formar el periespíritu hominal.

Llegado al reino hominal, el principio inteligente se transforma en Espíritu, en ser inteligente de la creación, donde empezará sus primeros pasos en la carne bajo formas físicas más grotescas y en planetas adecuados a su cuerpo físico y espiritual, a su nivel de inteligencia y de conciencia. A lo largo de esa evolución seguirá desarrollando, principalmente, el cerebro, desde el más primitivo de ellos, el reptiliano, archivo vivo de todas las experiencias anteriores; al límbico, donde se encuentran las experiencias emotivas presentes en los mamíferos; finalmente, al cerebro neo-córtex o frontal, con el Homo Sapiens, hace aproximadamente 195 mil años, donde nace la conciencia del yo y del entorno donde se vive.

En la Creación todo proviene del principio material: la materia, los fluidos, etc.; y del principio espiritual: los espíritus y los principios inteligentes que le anteceden.
En la pregunta 607-A de El Libro de los Espíritus, Kardec pregunta a los espíritus sobre la naturaleza del principio inteligente: "¿Parece, entonces, que el alma habría sido el principio inteligente de los seres inferiores de la creación?

- ¿No hemos dicho ya que en la Naturaleza todo se encadena y tiende a la unidad? Es en esos seres, a los que estáis lejos de conocer en su totalidad, donde se elabora el principio inteligente, individualizándose poco a poco y se ensaya para la vida, conforme hemos afirmado antes... Se trata en cierto modo de una tarea preparatoria, como la de la germinación, a consecuencia de la cual el principio inteligente experimenta una transformación y se convierte en Espíritu. Entonces comienza para él el periodo de humanidad (...)".

Sin duda uno de los grandes misterios de la creación es el nacer de la individualidad, oculto todavía al hombre actual. La Ley de Progreso es inherente a todos los reinos de la creación, el hombre no es una criatura privilegiada o superior.

André Luiz en el libro El en Mundo Mayor, concluye muy bien la evolución de las especies de la Creación, por lo que no podría definirlo mejor: "No somos criaturas milagrosas, destinadas al adorno de un paraíso de cartón”.

“Somos hijos de Dios y herederos de los siglos, conquistando valores, de experiencia en experiencia, de milenio en milenio”.

“La crisálida de la conciencia, que reside en el cristal que fluye en la corriente del río, ahí se halla en proceso de liberación; los árboles que se yerguen por centenares de años, soportando los golpes del invierno y calentados por las caricias de la primavera, están conquistando la memoria; la hembra del tigre lamiendo las crías recién paridas, aprende los rudimentos del amor; el simio, chillando, organiza las facultades de la palabra".


Bibliografía:



Droga: Traficante y usuario


Alcione Albuquerque 
Abrape (Asociación Brasileña de Psicólogos Espiritas)
Traducción libre: Susana Clavero


«… y no hay nada como estar limpio, hermano, pero necesitas de esperanza y la esperanza es algo que tienes que construir dentro de ti.” John Lennon

 (Durante su entrevista en 1971, comentando sobre su arresto por posesión de marihuana por la Policía de Londres).

Ando muy inquieta, incómoda como desecha por los últimos acontecimientos recientes. Observo como toda la población, aliviada, aplaude. Y ella tiene razón. Salir del cerco donde aquellas comunidades se encontraban hace tres décadas, al menos, es motivo de conmemoración por la posibilidad de reanudación.

¿Quién no quiere ser libre, quién no quiere ejercer la libertad, según su albedrío, el famoso derecho de ir y venir aunque sea de la escuela hasta la frutería, del trabajo a casa, del vecino hasta la plaza? Esas despreocupaciones que hacen parte de la condición humana, todos las queremos, pues es a través de este camino fácil que vamos cosiendo nuestras historias de vida. Todos nosotros, los seres humanos, independientemente de nuestro linaje, cultural y social.

Entonces quien abre las puertas, derrumba las barricadas, deja el camino libre, sin balas perdidas que nos puedan alcanzar y a nuestros hijos incluso estando dentro de nuestras habitaciones, son nuestros héroes. Nuestros libertadores, nuestros salvadores.
Sin duda alguna.

La estrategia de guerra se impone y los soldados del bien, de la policía pacificadora se hicieron presentes. La comunidad sufrida, llena de optimismo y con su confianza recuperada entregó la información a quien de derecho y se exploraron túneles, tejados descubiertos, paredes fueron al suelo, el armamento de la guerra fue reubicado y lo que había sido robado recuperado.

Y la hierba, de todo tipo fue incinerada, a toneladas. La más bella humareda jamás vista, el más bello incendio provocado por el hombre subió a los cielos… Un verdadero apocalipsis al contrario.

¡Incluso las lágrimas de sufrimiento de las madres que se encuentran sin sus hijos, de las esposas sin sus maridos y de los hijos sin sus padres, pareció soportable en nombre de la vida nueva que se anuncia!

Y todo parece encaminarse para un “Happy End” a la manera de las películas americanas de bandidos y los buenos.

Ocurre que estamos tan aliviados que parece que nos hemos olvidado del comienzo de toda esta historia ­­– ¿olvido de alivio? – tal vez una bella resistencia a manera de Jacques Lacan delante de lo absurdo de la realidad, lo que nos puede llevar al absurdo de negarla.
No tengo pretensión de esclarecer las múltiples facetas de las interfaces que rigen el fenómeno del uso de las drogas, tema demasiado arraigado y complejo para un simple texto.

Mejor sería escribir un tratado y tal vez ni así lograse el intento, pues muchos especialistas han contribuido, sin punto final. Alias, como todos los temas relevantes al humano.

Lo que aquí vengo a llamar la atención es para que si no hay una mirada sobre el usuario, si políticas sanitarias a nivel nacional, no se dirigen sobre aquel que depende, el adicto viciado, el dependiente, todos estos últimos acontecimientos de saneamiento social habrán sido en vano. En definitiva es él quien sustenta la droga, él es el comprador. Un comprador que depende del comercio, un cliente-enfermo.

¿Es necesario que me explique?

Van aquí algunos ejemplos: Fulano es hijo de familia de adictos de todos los tipos, sexo, alcohol, baja autoestima, depresión, entonces es comprensible que empiece usar drogas a los 16 años; sus hermanas, muy esforzadas y centradas a la propia recuperación en términos de salud mental, hacen de todo para ayudar al hermanos más joven a salir de ese lugar, ingresos durante 14 años, pero Fulano perdió la crítica; salió del hospital y en el mismo autobús baja en el punto de venta y se vuelve nulo el ingreso. Unas semanas, diez días, duerme con los mendigos de la calle, vuelve lisiado a casa, herido, enfermo, diciendo que se arrepiente. En casa es recibido, bañado, alimentado y vestido; dice que va a estudiar, hacer deporte, enamorarse… Pero estos propósitos hasta ahora, están solamente en las palabras…

Mengano tampoco le fue bien. Abogado e hijo de familia de abogados exitosos, es joven y bien parecido. No se sabe bien porque él entró en las drogas, pero cuando no las consigue, vende lo que primero que encuentra, sea de su madre, de la hermana, no importa. Coche, teléfonos móviles, radios, TV… La madre ahora acepto su dependencia costea sus ingresos que no son baratos, pues el hospital donde él se adaptó está lejos de casa, en otra provincia. Él es aislado de la familia, de nuevo vuelve, está unos días en casa y cuando siente que “el bicho está tomando”, vuelve a la clínica…

Zutano es diferente. Empresario de éxito, inteligente, se hizo de mucho dinero. Entró en las drogas parece que por influencia del hermano más joven también consumidor. Ahora se juntó con una mujer, aparentemente no tienen nada en común, o tienen el uso de las drogas, según el relato de su madre…
La joven pareja seguía el ritmo normal de vida hasta que la esposa descubrió que el marido consume crack. La esposa entró en análisis para ayudarse a entender su papel en todo esto...

Y así vamos.

La preocupación de los profesionales del área de la salud, en especial de la salud mental emocional, se justifica a través de múltiples ejemplos.
Hermínio Miranda viene a nuestro socorro y afirma que: “El hombre ha fallado a Dios” explicando este enorme agujero que precisa ser arreglado a cualquier coste; el Psicoanálisis propone una falta fundamental, y la mayoría de las Terapias Humanistas y Cognitivas propone una gestión de esta “falta” volviéndola existencialmente soportable y sistemáticamente comprendida por los muchos otros placeres de la autorealización y de la autoaprovación.

Pero volviendo a Lenon, esta es una tarea personal, “esperanza es algo que tú tendrás que construir dentro de ti”, cada uno a su tiempo, a su manera, su elección, sus valores fundamentales. Trabajo demorado y no siempre con éxito.

No es una tarea pequeña la tarea de vivir. Citando Guimarães Rosa: “Vivir es difícil y carece de coraje”. Es fácil imaginar entonces las dificultades que se eleva a la potencia máxima cuando pasas a ser gobernado, dirigido y prisionero de la dependencia química, hija de su déficit emocional y porque no añadir, espiritual.

Temo apartarme de mi primer objetivo al escribir este texto, entonces vuelvo a la cuestión: si no hay un programa estatal de apoyo al dependiente químico grave, todo este esfuerzo actual será pasajero. Ahora bien, ¿si soy adicto a los tomates y diezman la plantación y cogen a los cultivadores de tomates, tendré que morir por la falta, lo que no sería una solución ética, o tendré que encontrar quien me proporcione o los plantaré yo mismo? ¿Qué hacer? Hasta aquí, nada que contemple la parte ética.

Muy bien me recordó una amiga psicoanalista que trabajó en la Salud Pública en un centro de recuperación para drogadictos, si no sucede una acción multidisciplinar y un apoyo clínico a la familia, con objetivo de una terapia de grupo y en el grupo, si no son asentadas las bases que permitan al sujeto encararse, la droga continuará siendo la solución “perfecta” y rápida para “el agujero” donde el mismo se encuentra.

Un programa activo de combate a las drogas debería proporcionar no sólo a aislar a quien ofrece y a quien consume, dos puntas de un mismo problema. Entre un punto y otro, hay mucho más: la familia, la sociedad, educación, salud, ética, Dios. En fin, todo el entorno. La presencia y ausencia de todos estos elementos vitales que harán la diferencia en la vida de cada persona.

Y más, un programa con esta magnitud debe tener como objetivo la formación del equipo multidisciplinar, herramientas específicas para la ejecución.

Solamente así podremos toda la sociedad, aplaudir y respirar aliviados.

La guerra será vencida. ¡Y que maravillosa será la sensación de haber contribuido para la presencia de la esperanza!



Bibliografía:


Por una morada de gratitud, la tolerancia y la mansedumbre

Por Janaina de Oliveira

Nos dijo Jesús que hay muchas moradas en la casa del Padre.

No se turbe vuestro corazón. - Creéis en Dios, creed también en mí. -"En la casa de mi padre hay muchas moradas". (San Juan, cap. XIV, v. 1).

Los espíritus que participaron en la codificación de la Doctrina Espírita interpretaron estas palabras diciéndonos: que la casa del Padre es el universo; que las diferentes moradas son los mundos que circulan en el espacio infinito y que éstos, ofrecen a los espíritus encarnados estancias apropiadas para su adelantamiento. Cuando contemplamos el cielo lleno de estrellas, nos quedamos asombrados ante la belleza de la creación. No podemos alcanzar a imaginarnos cuántas civilizaciones vibran en actividad incesante en todo el cosmos. El Padre, Causa Primera de todas las cosas, lo ha creado todo, y a cada uno de nosotros.

No puede dejar de invadirnos un gran sentimiento de humildad cuando miramos al cielo. Todo esto es la creación y yo también lo soy. El micro-cosmos observa el macro-cosmos. Una multitud infinita de seres peregrinamos por las estrellas buscando nuestro perfeccionamiento moral e intelectual. El movimiento es constante. Absolutamente nada en el universo está estático.

Yendo más allá de la diversidad de los mundos. La codificación también nos hace pensar sobre estas palabras como representativas del estado feliz o desgraciado del espíritu en la erraticidad. Podríamos incluso decir “del estado del espíritu” sin más, encarnado o desencarnado. El ser vive en un mundo determinado según sea la elevación de sus sentimientos, la clase de preocupaciones que le afligen, la nobleza o la mezquindad de sus intereses. Este “lugar” que cada uno de nosotros ocupa es nuestra casa, el espacio que la mente crea con cada pensamiento, palabra y emoción. No andamos nada lejos cuando decimos que cada persona es un mundo. Así es, pero nos falta comprender que tenemos la posibilidad de crear este mundo. Está en nuestras manos que “nuestra casa” sea una de las moradas felices entre las “casas del Padre”. Todo depende de los hábitos que cultivamos, sean físicos, verbales o emocionales.

Como todavía somos seres más cercanos al punto de partida que al de la perfección. Tenemos que cultivar con especial atención sentimientos como la gratitud, la tolerancia y la mansedumbre. Estos sentimientos, esenciales para que nos sintamos felices, enraizados a nuestro propio mundo y sin embargo, conectados al Todo, no acostumbran a ser los que nos caracterizan. Es decir, necesitamos hacer un esfuerzo deliberado para desarrollarlos: proponernos a identificar situaciones y personas a quiénes debemos gratitud, pero no de forma obvia; aplicar dosis más elevadas de tolerancia para convivir con quién piensa y actúa de forma distinta a cómo nos gustaría que hicieran; cultivar la palabra apaciguadora, mansa y noble, en el momento en que la crítica baja la vibración de las conversaciones.


Un dicho árabe dice que dentro de cada uno de nosotros viven dos lobos: uno feroz y otro manso. ¿Cuál de ellos sobrevivirá? El feroz; dirán algunos, pensando que son víctimas de sus sentimientos o de las circunstancias. No, no es esta la respuesta. Sobrevivirá el lobo que tú alimentes. Alimenta al lobo manso que existe dentro de ti. Cuida tu casa mental para que esté armoniosa y brille llena de belleza en el cosmos, como morada bendita del Padre. Nuestros pensamientos elevados sanean la atmósfera de nuestro planeta. Está en nuestras manos cuidar el lugar que ocupamos en la creación. Imagina que en una galaxia lejana alguien contempla el cielo y se emociona, lleno de humildad y gratitud al Padre, por la belleza que le invade el alma mientras ve la morada que habitamos. No se turbe nuestro corazón. El Cristo, luz y guía de la humanidad terrestre, brilla fulgurante señalando el camino.

domingo, 19 de marzo de 2017

El sagrado comprimiso de la maternidad y la paternidad

Hola familia,

ayer en CEADS celebramos el primer encuentro de madres y padres espíritas, abierto a tod@s los que sienten a amor por la maternidad y la paternidad. Nos hemos dado cuenta de que, para encuentros futoros, lo ideal será que llamarlo "encuentro de la familia espírita", para no excluir a nadie. Lo que deseamos es que tod@s los que desean compartir sus dudas y experiencia, además de recibir el apoyo de los encarnados y desencarnados que componemos la gran familia CEADS, encontremos en este espacio la oportunidad de nutrir nuestras familias de lo mejor que nuestra Doctrina nos puede ofrecer: ESCLARECIMIENTO, CONSUELO y ESPERANZA.

En la reunión de ayer empezamos leyendo el prefacio y la oración por un niño recién nacido que nospresenta Kardec en el Libro de los Espíritus. Sabemos que en el Espiritismo las oraciones no obedecen a fórmulas, pero encontramos en esta propuesta del codificador, condensados, todos los deseos y esperanzas de los padres y madres, tengan la edad que tengan sus hijos. 
51. Prefacio. Los espíritus no llegan a la perfección sino después de haber pasado por las pruebas de la vida corporal: los que están errantes esperan que Dios les permita volver a tomar otra existencia que debe proporcionarles un medio de adelantamento, ya sea por la expiación de sus faltas pasadas por medio de vicisitudes, a las que se han sometido, ya. sea también cumpliendo una misión útil a la humanidad. Su adelantamiento y su felicidad futura serán proporcionados a la manera como habrán empleado el tiempo que deben pasar en la Tierra. El encargo de guiar sus primeros pasos y dirigirles hacia el bien está confiado a sus padres, que responderán ante Dios del modo como hayan cumplido su mandato. Para facilitar esta ejecución, Dios ha hecho del amor paternal y del amor filial una ley de la naturaleza, ley que no se viola jamás impunemente. 

54. Oración. (Dichas por los padres). - Espíritu que te has encarnado en el cuerpo de nuestro hijo, bien venido seas entre nosotros; Dios Todopoderoso que lo habéis enviado, bendito seáis. Este es un depósito que nos ha sido confiado, del que debemos dar cuenta en su día. Si pertenece a la nueva generación de los espíritus que debe poblar la Tierra, ¡gracias, Dios mío, por este favor! Si es un alma imperfecta, nuestro deber es ayudarla a progresar en el camino del bien, por nuestros consejos y buenos ejemplos; si cae en el mal por culpa nuestra, de ello responderemos ante vos, porque no habremos cumplido nuestra misión respecto a él. Señor, sostenednos en nuestro trabajo y dadnos fuerza y voluntad para cumplirlo. Si este niño debe ser objeto de nuestras pruebas, ¡que se cumpla vuestra voluntad! Espíritus buenos que habéis venido a presidir su nacimiento y debéis acompañarle durante su vida, no lo abandonéis. Separad de él a los espíritus imperfectos que pudieran inducirle al mal; dadle fuerza para resistir a sus sugestiones y el valor para sufrir con paciencia y resignación las pruebas que le esperan en la Tierra.
Después de leer este texto, cada uno fuimos compartiendo con los demás lo que más nos parecía importante o lo que veíamos que tenía un relación más directa con nuestra realidad. El ambiente era de mucha confianza y solidaridad, lo que permitió un rico intercambio de puntos de vista.

Seguramente lo más destacado en todo el encuentro fue el profundo respeto, gratitud y amor nuevo que la paternidad y la maternidad sembró en nuestros corazones por nuestros padres y madres. Antes de tener a nuestros hijos, vemos a nuestros progenitores de una manera. Cuando ya tenemos a nuestros propios hijos, tenemos la oportunidad de curar la imagen que teníamos de nuestros padres y madres, o de ampliar todavía más el amor que teníamos por ellos si ya era una relación luminosa. Sí, es cierto que debemos educar a nuestros hijos y que responderemos por ello ante el creador. Pero de momento, ya nos han enseñado nuestros hijos y hijas a amar todavía más a nuestros propios padres y madres. Sin lugar a dudas, la reencarnación es una ley que refleja la perfección divina y ejemplifica la solidad en que todos los seres debemos aprender a vivir como una gran familia universal algún día.

Acabamos nuestro encuentro con la foto que veis a continuación y una modesta pero alegre merienda, para alimentar el cuerpo después de tan rico alimento espiritual.



Ni bien habíamos acabado de merendar, ya empezaban a llegar los asistentes de la reunión de la tarde. Recibimos a David Estany, que nos presentó la charla "espiritismo y Mediumnidad". Ésta pronto estará disponible en nuestro canal de You Tube.

Cariños

Equipo de Divulgación
CEADS


miércoles, 15 de marzo de 2017

¡Eventos especiales en CEADS!



¡Este Sábado, 18 de marzo, tenemos encuentro en dosis triple!

A las 15:30 horas tenemos nuestro 1º Encuentro de Madres y Padres Espíritas. 



A continuación, a las 17:30 horas, tenemos la conferencia "Espiritismo y Mediumnidad", a cargo de nuestro compañero de Tarrega, David Estany, para los adultos; 
y para los niños tenemos Educación Espírita Infantil.


Y, para finalizar los eventos especiales de este mes de marzo, el miércoles, 22 de marzo, a las 19:30 horas, tenemos la video-conferencia "Visión espírita de la caridad". 


La entrada es libre y gratuita a todos nuestros eventos.

¡Nos vemos en CEADS!



domingo, 12 de marzo de 2017

Una invasión organizada

Hola familia,

en el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita que hicimos en CEADS ayer, leímos sobre hechos muy importantes para la Doctrina Espírita. En diferentes partes del mundo a mediados del siglo XIX sucedían fenómenos que la incredulidad atribuía a la charlatanía y los amantes de lo fantástico, a lo sobrenatural. Los hombres de ciencia de mente abierta de aquel tiempo se dedicaron a investigar estos hechos, mientras que las personas frívolas sólo vieron en estos fenómenos ocasión de diversión. 

En la clase de ayer leímos sobre las manifestaciones que ocurrieron en Estados Unidos y en Europa, en particular en Francia, llamando la atención de cuantos tomaban conocimiento de dichos sucesos.

1. Los Fenómenos de Hydesville 
En 1847 extrañas manifestaciones perturbaron la casa (una rústica vivienda) de un tal John Fox (y de su esposa Margareth) radicado en Hydesville, pequeño poblado del Estado de Nueva York: se oían ruidos inexplicables con tal intensidad que impedían el reposo de esa familia. 
A pesar de las numerosas investigaciones no se podía encontrar al autor de ese insólito barullo, si bien pronto se notó que la causa que lo producía parecía ser inteligente.
Las hijas del matrimonio Fox, Margareth y Kate, incluida también la mayor de ellas, Lía, casada, eran médiums. El día 31 de marzo de 1848, cuando los golpes (en inglés denominados “raps”) se tornaron más fuertes y persistentes, Kate, de 11 años, resolvió desafiar el misterio y entabló un diálogo con lo que todos suponían que era el diablo: 
— Señor con patas de cabra, haga lo que yo hago, golpeando las manos. 
De inmediato se oyó una serie de golpes de igual cantidad que las palmadas. La Sra. Margareth, entusiasmada, ordenó a su vez: 
— Ahora, haga exactamente como yo. Cuente uno, dos, tres, cuatro. 
Enseguida se escucharon los golpes correspondientes.

— ¿Eres un espíritu? – preguntó – Si así fuera, da dos golpes.
La respuesta afirmativa no se hizo esperar. — Si eres un espíritu asesinado, da dos golpes. ¿Fuiste asesinado en esta casa?


Se oyeron dos golpes estrepitosos. Convocados los vecinos, fueron testigos de los mismos fenómenos. Pusieron en acción toda clase de medios de vigilancia para descubrir al invisible golpeador, pero la búsqueda de la familia al igual que la de los vecinos fue inútil. Resultó imposible identificar la verdadera fuente de aquellas singulares manifestaciones. 

Las experiencias continuaron, abundantes y categóricas. Los curiosos, atraídos por los nuevos fenómenos, ya no se contentaron con preguntas y respuestas. Uno de ellos, llamado Isaac Post, tuvo la idea de pronunciar en voz alta las letras del alfabeto y de solicitar al Espíritu que diera un golpe cuando la letra mencionada estuviera incluida en las palabras que quería hacer comprender. A partir de ese día quedó inventada la telegrafía espiritual; este mismo proceso sería aplicado en las mesas giratorias.
Mediante ese proceso – el uso del alfabeto en la telegrafía espiritual – los Espíritus enviaron mensajes reveladores de los designios superiores, tales como el que sigue: 
Queridos amigos, debéis proclamar al Mundo estas verdades. Es la aurora de una nueva era, no intentéis ocultarla por más tiempo. Cuando hayáis cumplido con vuestro deber Dios os protegerá y los buenos Espíritus velarán por vosotros.

Los Fox, víctimas de la intolerancia y del fanatismo de los conservadores de la fe, resolvieron entonces ofrecerse para mostrar públicamente los fenómenos a la población reunida en el Corynthian-Hall, el salón más importante de la ciudad de Rochester. Después de pasar por el riguroso examen de tres comisiones, esas presentaciones fueron declaradas auténticas y, como era de esperar, grande fue el tumulto, al punto que las jóvenes Fox casi acaban linchadas. 
Pero la persecución trajo como consecuencia el aumento del número de adeptos a las ideas combatidas. Por consiguiente, pocos años después ya había varios miles de seguidores del espiritualismo moderno en los Estados Unidos.
2. Las mesas giratorias 
No podemos dejar de mencionar que el fenómeno adoptó enseguida otro aspecto. En vez de producirse sobre las paredes o el suelo, los golpes se hacían oír en la mesa alrededor de la cual se reunían los experimentadores. Precisamente los Espíritus sugirieron este modo de proceder.

Las primeras manifestaciones inteligentes se produjeron por medio de mesas que se levantaban y con una de sus patas daban cierto número de golpes, para responder de ese modo – por sí o por no – según se hubiera convenido, a una pregunta determinada. Hasta ahí no había nada convincente para los escépticos, porque bien se podía considerar que todo era obra de la casualidad. Posteriormente, con la ayuda de las letras del alfabeto, se obtuvieron respuestas más extensas: el mueble daba un determinado número de golpes que correspondían al número de orden de la letra. De esa manera se formaban palabras y frases en contestación a las preguntas formuladas. Tanto la precisión de las respuestas como la correlación que mantenían con las preguntas fueron motivo de asombro. Cuando se lo interrogó acerca de su naturaleza, el misterioso ser que respondía de esa manera declaró que era un Espíritu o Genio y rehusó mencionar su nombre, aunque suministró informaciones acerca de él mismo. Hay aquí una circunstancia muy importante que merece ser señalada: nadie imaginó que los Espíritus serían el medio para la explicación del fenómeno; el propio fenómeno reveló la palabra.
Cabe destacar que la raíz de esas manifestaciones nuevas en los Estados Unidos, muchos intelectuales, como el juez John W. Edmonds, el profesor James J. Mapes, el célebre profesor Roberto Hare, el sabio Robert Dale Owen entre otros, se acercaron a las nuevas ideas con el propósito de ilustrar a las personas acerca del engaño del que eran objeto. Pero por el contrario, ellos mismos, los sabios, se retractaron con honestidad de sus intenciones para declarar la autenticidad de los hechos, lo que aumentó más todavía el interés por las manifestaciones mediúmnicas, portadoras de mensajes provenientes del mundo espiritual.
La noticia de los misteriosos fenómenos que se producían en los Estados Unidos suscitó en Francia una enorme curiosidad y, en poco tiempo, la experiencia de las mesas giratorias alcanzó una difusión extraordinaria. En los salones la moda era interrogarlas sobre las más fútiles cuestiones. Era un pasatiempo de nueva índole que hizo furor. 
La imprenta informaba y urdía minuciosos comentarios acerca de las extrañas manifestaciones y, a no ser por el notable físico inglés Faraday, el sabio químico Chevreul, el conde de Gasparin, el marqués de Mirville, el abad Moigno, Arago, Babinet y algunos otros eminentes hombres de ciencia, a muy pocos les interesaba descubrir sus causas y explicarlas, mientras que la mayoría de los académicos miraban a esos fenómenos con superioridad y desdén. 
De vuelta a los días de la tumultuosa Francia de mediados de 1853, vemos que se habían organizado en un abrir y cerrar de ojos numerosos grupos de experimentadores curiosos. La maravillosa locura del siglo XIX ya se había infiltrado en el cerebro de la humanidad y toda París asistía, atónita y aterrorizada, a este torbellino fantástico de fenómenos imprevistos, que para la mayoría sólo eran creaciones de mentes alucinadas, pero la realidad los imponía aun a los más escépticos y frívolos. 
A raíz de la constatación irrefutable de los nuevos hechos (manifestaciones de Espíritus) que saltaban a la vista de todos, la prensa concedió mayor espacio en sus columnas a las noticias al respecto, lo que equivalió a atizar todavía más el fuego de los debates y las controversias que habían tomado impulso entre los observadores no tan frívolos.
La utilidad moral de los fenómenos de efectos físicos
Llegamos a la conclusión de que estas manifestaciones, planificadas y coordinadas por la espiritualidad superior, tenían objetivos elevados, pese a lo "grosero" que pudieron llegar a ser. Su función residió en:
  • Llamar la atención de las masas, tanto de las clases más humildes, como de las más ilustradas, de pobres y de las clases favorecidas;
  • La enorme repercusión que estos hechos generó, en particular por el espacio que ocupó en los medios de comunicación de este tiempo, contribuyeron a la propagación de las ideas espíritas;
  • Se cambió la visión de la mediumnidad, hasta entonces considerada únicamente como algo patológico o demoníaco;
  • Abrir las mentes y conciencias para la posibilidad de la existencia de algo que, aun desconocido, trascendía sus explicaciones y expectativas meramente materialistas;
  • Ofrecer a los que necesitaban "ver para creer" una oportunidad impar de constatación de que la muerte no es más que una transición a otra forma de vida, ya que seguimos existiendo con las mismas características que poseímos cuando encarnados, pero ahora sin un cuerpo físico.

Arthur Doyle clasificó estos hechos fundadores como una "invasión organizada". También es curioso pensar que Kardec mismo acudió a una de estas reuniones de las mesas giratorias como escéptico, con el propósito de identificar el embuste que allí consideraba que tenía que haber. Habiendo, sin embargo, excluido toda forma de engaño posible, llegó Kardec a la conclusión de que un efecto inteligente tiene una causa inteligente. Así fue como, entreviendo la trascendencia moral de los hechos que presenciaba, decidió dedicarse a la codificación de la Doctrina, lo que hizo bajo la asistencia e inspiración del espíritu de Verdad. Hoy en día fenómenos de esta clase son menos frecuentes, porque, por una parte, ya tenemos la Doctrina y lo que estos fenómenos nos venían a explicar; y por otra parte, vivimos la era de los fenómenos inteligentes.
Seguiremos con el estudio en las próximas clases, amigos.
¡Que la semana sea reica en oportunidades de aprendizaje y crecimiento para todos!
Equipo de Divulgación
CEADS